Bolivia: nueva masiva marcha de artistas por el cierre del Ministerio de Cultura

Músicos marchan y protestan en La Paz en medio de la pandemia

Los músicos se hicieron sentir en La Paz. Protestaron por el cierre del Ministerio de Culturas con una marcha en el centro de la ciudad, el ritmo de caporal y los petardos se hicieron sentir en la avenida Montes.En la multitudinaria marcha también participaron artesanos y bordadores.

El pasado 4 de junio la presidenta del Estado, Jeanine Añez, había anunciado que se suprimían tres ministerios para ahorrar en gastos. Además de Culturas cerraron sus puertas los ministerios de comunicación y deportes.

Luego se anunciaron movilizaciones por parte de los artistas para la restitución de su ministerio, la manifestación de ayer por la mañana fue diferente, pero con el mismo resultado de otras, caos en el centro de la sede de Gobierno.

Los músicos avanzaron por el eje troncal bailando al ritmo de la música, con pancartas y la explosión de algunos petardos. Mucha gente observó la movilización en silencio, pero otros expresaron su molestia por la posibilidad de que los contagios se incrementen.

La Paz ocupa el cuarto lugar en cuanto a pacientes con el nuevo coronavirus con 1.149 personas infectadas. En el país el número de enfermos llega a los 18.459.

Los sectores afectados también demandaron la reprogramación de deudas como consecuencia del coronavirus que dejó sin trabajo a decenas de artesanos que se dedican a la actividad cultural.

Página Siete


Trabajadores, artistas y un senador inician la semana con protestas en dos ciudades

Artistas, trabajadores, microempresarios y un senador iniciaron la semana con protestas en las ciudades de Cochabamba y La Paz, en circunstancias especialmente sensibles por la pandemia que afecta al país y cuando las autoridades piden a la población mantener la distancia social, además de estrictas medidas de bioseguridad.

En las medidas de protesta en Cochabamba, por ejemplo, se observó que algunos manifestantes no guardaban la distancia mínima de seguridad o no se encontraban sin barbijo.

Entre tanto, músicos, artesanos y bordadores volvieron a salir ayer al centro de La Paz a tocar sus instrumentos, cantar y mostrar su trabajo en textiles para exigir al Gobierno transitorio de Jeanine Áñez que restituya el Ministerio de Culturas, que pasó a ser dependiente de la cartera de Educación, reportó la agencia EFE.

Varias organizaciones de La Paz y la ciudad vecina de El Alto protestaron por el céntrico Prado paceño mostrando mantas bordadas y polleras, las faldas típicas de las cholas bolivianas, y carteles con consignas como “soy artesano, yo no soy gasto absurdo” o “la música es el lenguaje de la cultura boliviana”.

También, algunos bordadores utilizaban barbijos con varios detalles que hacen alusión a danzas típicas del país y caretas con plumas con los colores de la bandera boliviana, mientras hacían sonar sus matracas, instrumento típico de la danza de la Morenada, en forma de protesta.

De la misma forma, los músicos marcharon tocando las guitarras, bombos, trompetas y saxofones, intentando cumplir el distanciamiento social por la cuarentena.

Algunos músicos se quedaron en la popular plaza San Francisco interpretando la canción “Viva mi patria Bolivia”, con carteles como “el pueblo delante, Bolivia adelante” impulsando a su gremio.

Silvia Aguilar, representante de la Asociación de Arte Popular de Bordadores, contó a EFE que este sector se ve “perjudicado” por la decisión del Gobierno interino de Áñez de “replegar” el Ministerio de Culturas, como también con la determinación de suspender las festividades sociales durante la cuarentena.

“Nos estamos quedando sin trabajo, necesitamos una propuesta”, señaló Aguilar.

Además, sostuvo que tienen que pagar créditos al banco y que se sienten “asfixiados” al no tener trabajo por esas decisiones tomadas por el Gobierno transitorio.

“No hay dinero, sabemos que el contagio está grave ahora, pero qué podemos hacer”, cuestionó la representante.

RECURSOS/b>

En La Paz, el senador Edwin Rodríguez encabeza una vigilia permanente, en demanda de que el Gobierno haga viable la devolución de los aportes a las Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP), con la finalidad de que los aportantes puedan contar con recursos económicos para enfrentar la crisis por la pandemia.

La vigilia instalada en oficinas del ex Ministerio de Economía, permanecerá, según Rodríguez, hasta que la presidenta Jeanine Áñez reciba a un grupo de dirigentes trabajadores de los diferentes departamentos del país y se llegue a una solución.

El senador potosino aseveró que la Asamblea Legislativa Plurinacional, según ERBOL, está dispuesta a aprobar la ley, sin embargo, requiere que desde el Órgano Ejecutivo se remita un informe positivo como respuesta a una consulta realizada hace un mes.

Por otra parte, microempresarios de la ciudad de El Alto anunciaron que mañana realizarán una marcha de protesta en demanda de que se cumpla la Ley 1294 de diferimiento (postergación temporal) del pago de créditos.

El presidente de la Federación Regional de la Micro y Pequeña Empresa de la ciudad de El Alto (Fermype), Juan Carlos Apaza, indicó que, además, están solicitando la reactivación de su sector, así como la protección de la industria nacional.

TRABAJO Y SALUD

En Cochabamba, un grupo de trabajadores de la Terminal de Buses bloqueó la avenida Ayacucho. Piden volver a sus fuentes de trabajo, debido a que, argumentaron, sus familias ya no tienen los recursos económicos para garantizar la canasta familiar.

En las avenidas Oquendo y Heroínas, los enfermos renales y familiares bloquearon en protesta a “la intención” de cerrar la Unidad de Hemodiálisis del hospital Viedma.

Asimismo, trabajadores de Obras Públicas del municipio de Cochabamba protestaron en instalaciones municipales. Exigen contratos para que puedan volver a trabajar. Dieron un plazo hasta el miércoles.

En el municipio de Colcapirhua, un grupo de trabajadores de la hilandería Sendtex continúa en vigilia en torno a la fábrica. Pide el pago de cuatro meses de salario, aportes a las AFP y el cumplimiento de la lactancia materna.

Opinión


Más sectores denuncian despidos y trabajadores retan a probar quiebras

Más trabajadores presentan sus quejas por despidos presuntamente injustificados y, aunque las empresas argumentan que tienen déficits, los asesores de los trabajadores señalan que se debe demostrar esa situación o proceder a la reincorporación.

Marcelo Inchausti, asesor legal de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia y de la Confederación de Fabriles, además de abogado de los trabajadores de las empresas Altifibers (La Paz), Sendtex, Prosil (Cochabamba) y Paitití (Santa Cruz) señaló que cada día se van sumando más denuncias por despidos injustificados.

El jefe de la Dirección Departamental de Trabajo, Wilge Lizarazu, señaló que su oficina recibió, además, la denuncia de los trabajadores de Imba, la cual se suma a la Sendtex y Prosil, en Cochabamba.

A esta situación se sumó una marcha de protesta de trabajadores de Fridalga, en La Paz, que también denunciaron “despidos injustificados”.

“Todo se está atendiendo. Programamos la audiencias de acuerdo a la capacidad funcionaria que tenemos”, afirmó.

El representante de los trabajadores fabriles, Mario Céspedes, denunció, por su parte, que se despidió a 81 trabajadores y que, si bien no les entregaron sus cartas de despido, no les dejan ingresar a sus empresas.

Inchausti detalló que, en el caso del sector minero, de momento se presentó la denuncia por el despido de 100 trabajadores de la empresa Paitití, por lo que ya se tiene una audiencia de reincorporación programada para el viernes.

“En Potosí, hay un poco de problemas. Las empresas quieren consensuar u obligar a trabajadores a reducciones salariales, lo que constituye un despido indirecto. Una reducción salarial siempre tiene que ser de manera consensuada, no obligada”, comentó.

El distrito minero Porco es una de las empresas que está realizando reducciones salariales.

Inchausti, al detallar los casos que se están presentando, estimó que se pueden conocer otros casos en los próximos días.

Justificación

Las empresas que están procediendo a despidos argumentan déficit en sus ingresos. Sin embargo, Inchausti señaló que, basándose en la Sentencia Constitucional que se aplica en estos casos, se debe tener una justificación del déficit que tiene la empresa.

“Para un despido de ese tipo (de fuerza mayor), la Sentencia Constitucional que modula las características, se encuentran que la empresa tiene que estar más de una gestión en déficit. Eso significa dos gestiones y se debe comprobar con sus estados financieros auditados, los que deben presentar para pagar el Impuesto a la Utilidad de la Empresa (IUE)”, explicó.

Inchausti aseguró que las empresas no están presentando estos estados financieros porque no se justifica el déficit que se argumenta para proceder a despidos por “fuerza mayor”.

“No demuestran un déficit que muestre que van a ir a la quiebra, porque el único perjuicio es de estos meses por la Covid-19 y el estado de emergencia sanitaria, no de un año o hace dos”, afirmó.

Lizarazu comentó que los argumentos de ese tipo deben ser presentados al juez laboral.

“Si se trata de un despido justificado, tiene que demostrar la causal, y no es una causal el hecho de que esté en quiebra, en disolución o reestructuración, automáticamente no es. Nosotros disponemos la reincorporación. Para temas más precisos, el juez laboral lo ve”, dijo.

6 empresas con problemas. En seis empresas del país se optó por el despido de personal; las empresas alegan que no generaron recursos.

FIDALGA DENUNCIA ACOSO LABORAL

Los trabajadores del supermercado Fidalga protestaron ayer por un presunto acoso laboral y despidos injustificados.

“Nos están despidiendo injustamente. Hemos trabajado de forma continua durante dos meses, nos quieren obligar a firmar un descuento del 30 por ciento de nuestro salario. Están despidiendo injustamente a nuestros compañeros”, afirmó uno de los trabajadores.

Asimismo, reclamaron que no les entregaron insumos de bioseguridad. Según se informó, al menos 30 personas fueron despedidas en los supermercados en La Paz.

EXISTEN QUEJAS POR ATRASOS Y POR PAGOS EN CUOTAS

El representante de los trabajadores fabriles en Cochabamba, Mario Céspedes, informó ayer que los trabajadores de algunas empresas hicieron conocer casos de retrasos en el pago de sus sueldos o la cancelación de los salarios en cuotas.

Hay otros casos en los que sólo se les pagó el 50 por ciento.

“Las demás empresas, no son muchas, están gozando de estabilidad laboral”, dijo.

Céspedes señaló que la Federación de Fabriles atiende las quejas que se presentan y que a la vez, se conversa con los asesores jurídicos para hacer prevalecer los derechos de los trabajadores de las empresas.

“Estamos hablando con los abogados y agarrando de las normativas”, afirmó.

En Cochabamba, otras empresas pequeñas como heladerías, una curtiembre y una empresa de fabricación de muebles también están instando a una renuncia voluntaria por parte de sus trabajadores.

Céspedes recordó que en el periodo de cuarentena no se puede realizar despidos injustificados, situación que se replica en el Decreto Supremo 4199.

Asimismo, se garantiza el pago de salarios de todos los trabajadores en función pública y privada.

Según información de la semana pasada, varias empresas de La Paz, El Alto y Cochabamba están incidiendo en la vulneración de derechos laborales.

Los Tiempos


Central Obrera Boliviana se declara en emergencia tras despidos

La Central Obrera Boliviana (COB) se declaró este domingo en emergencia tras masivos despidos, reducción de salarios tanto en empresas públicas como privadas y persecución contra dirigentes del gremio.

La COB denunció que el Gobierno de facto encamina a la nación suramericana al colapso y anunció la realización de un ampliado con sus respectivas medidas de bioseguridad, en el marco de la pandemia de la Covid-19.

El secretario Ejecutivo de la COB, Juan Carlos Huarachi, señaló que las sugerencias enviadas al Gobierno de facto para mejorar las condiciones laborales no han sido respondidas, “no nos han atendido y por eso los trabajadores hemos decidido una propuesta nacional”, agregó.

Los trabajadores expusieron un documento con 13 propuestas, las cuales apuntan a que las organizaciones sociales construyan una agenda nacional para reactivar el motor productivo, asimismo, que se garantice la estabilidad laboral, promover políticas efectivas en salud y educación, así como evitar la privatización de los recursos naturales como el gas y el litio.

El documento concluye con el repudio de los despidos masivos y la reducción salarial que alcanza entre un 25 y 40 por ciento en las mineras públicas y privadas.

Telesur