Brasil: casi 41 mil muertes y fosas en la playa de Copacabana en tributo a las víctimas

Brasil registra mais de 800 mil casos da covid-19 e quase 41 mil pessoas já morreram

O Brasil registrou 40.919 mortes por causa da covid-19 até esta quinta-feira (11). Em um dia, foram 1.240 confirmações. Pela terceira vez consecutiva nesta semana, os registros de óbitos ficaram acima de mil em 24 horas. Os números foram divulgados pelo Conselho Nacional de Secretárias de Saúde (Conass).

Ainda de acordo com os dados do Conass, 802.828 brasileiros já foram infectados pela doença. Como o número de testes realizados no país ainda é insuficiente, até mesmo o Ministério da Saúde já admitiu que a realidade pode ser ainda mais crítica.

Um dos indícios de subnotificação é o crescimento cada vez mais acelerado de mortes por Síndrome Respiratória Aguda Grave. Segundo os registros dos cartórios brasileiros, foram contabilizados mais de 8 mil casos desde 16 de março. No mesmo período do ano passado, o número era de 384.

Sem sinais de que a velocidade de transmissão vá diminuir, o país está cada vez mais próximo do Reino Unido, segunda nação do mundo em números totais de mortes. Por lá, no entanto, os casos fatais crescem em um ritmo bem menos acelerado, após adoção de medidas de isolamento. Entre quarta (10) e quinta-feira (11), foram pouco mais de 100. Atualmente o Brasil é o terceiro na lista dos que mais contabilizam mortes e o segundo em números de casos totais, atrás apenas dos Estados Unidos.

O que é coronavírus

É uma extensa família de vírus causadores de doenças tanto em animais como em humanos. De acordo com a Organização Mundial de Saúde (OMS), em humanos, os vários tipos de vírus podem provocar infecções respiratórias que vão de resfriados comuns, como a síndrome respiratório do Oriente Médio (MERS), a crises mais graves, como a síndrome respiratória aguda severa (SRAS). O coronavírus descoberto mais recentemente causa a doença covid-19.

Como ajudar quem precisa?

A campanha “Vamos precisar de todo mundo” é uma ação de solidariedade articulada pela Frente Brasil Popular e pela Frente Povo Sem Medo. A plataforma foi criada para ajudar pessoas impactadas pela pandemia da covid-19. De acordo com os organizadores, o objetivo é dar visibilidade e fortalecer as iniciativas populares de cooperação.Como ajudar quem precisa?

Brasil de Fato


Cavan tumbas en playa de Río de Janeiro como protesta contra Bolsonaro

Brasileños críticos de la respuesta ambigua de su gobierno a la pandemia del coronavirus cavaron el jueves 100 tumbas y clavaron cruces negras en la arena de la playa de Copacabana en Río de Janeiro, en un tributo a las cerca de 40 mil personas que han muerto en el país por Covid-19 hasta el momento.

Las tumbas fueron cavadas durante la noche en la playa frente al elegante Copacabana Hotel en el marco de una protesta montada por la organización no gubernamental Río de Paz.

Brasil se ha convertido en epicentro de la pandemia del coronavirus, con 39.680 muertes y más de 770 mil casos confirmados hasta el miércoles, el peor brote en el mundo después de Estados Unidos.

El presidente Jair Bolsonaro ha restado importancia a la gravedad de la pandemia y ha presionado a los gobiernos locales para que levanten las medidas de cuarentena, enviando señales contradictorias a los brasileños sobre si deben usar máscaras y practicar la distancia social.

“El presidente no se ha dado cuenta de que esta es una de las crisis más dramáticas en la historia de Brasil”, dijo el organizador Antonio Carlos Costa, quien criticó a Bolsonaro por no mostrar solidaridad con quienes sufren la pandemia.

“Las familias están llorando a miles de muertos, y hay desempleo y hambre”, afirmó.

No todos estuvieron de acuerdo con la protesta.

Un hombre molesto arrancaba las cruces y gritaba contra el tributo simbólico. Otro hombre, que afirmó que su hijo de 25 años murió de Covid-19, iba reemplazando las cruces caídas.

“Ehr una gran tragedia”, dijo la transeúnte Marcia Lucia Dias. “Es aterrador ver las cruces. Pero esto está pasando realmente. Nuestras autoridades se contradicen y no sabemos qué hacer”.

La Jornada


Bolsonaro acusa Mandetta de forjar números da COVID-19 no Brasil: ‘Deu uma inflada’

No dia em que o Brasil ultrapassou a marca de 40 mil óbitos e 800 mil casos confirmados de coronavírus, o presidente Jair Bolsonaro fez uma grave acusação durante uma transmissão ao vivo em sua rede social. Bolsonaro disse que o ex-ministro da Saúde Luiz Henrique Mandetta adulterou números da COVID-19 no país durante sua gestão no comando da pasta.

O presidente afirmou que os números passados por Mandetta eram ‘fictícios’ e que ele deu uma ‘inflada’ dos dados. Bolsonaro ainda ironizou os conselhos dados pelo ex-ministro na época para que a população ficasse em casa e o fato de Mandetta levar a ciência como base para tomada de decisões.

“Levando-se em conta o ministro anterior, esses números eram fictícios. E ele todo dia estava vendendo o peixe de ‘fique em casa’, ‘não saia, a curva tem que amansar’, ‘ciência, foco, foco na OMS (Organização Mundial da Saúde)’. Olha o vexame da OMS aí. Gosto do Mandetta como pessoa, mas ali ele deu uma escorregadinha na questão da pandemia. Deu uma inflada”, acusou Bolsonaro.

Bolsonaro disse que Mandetta era um ‘cliente da TV Globo’, pelo fato de o ex-ministro conceder entrevistas à emissora em diversas oportunidades, e que por isso ele estava ‘empolgado’ em relação aos ‘números exagerados’.

“Ele foi empolgado pela Globo. Sabemos que ele era um cliente da Globo, gostava de dar entrevista para a Globo, mas nada pessoal contra ele, em outras áreas trabalhou muito bem, mas boa sorte ao Mandetta, mas houve exagero nos números da época”, concluiu.

Até o fechamento da matéria, Luiz Henrique Mandetta não havia se manifestado sobre as acusações.

Veja, na íntegra, a fala de Jair Bolsonaro

EM


/

El coronavirus ataca el corazón de la Amazonia

Manacapuru, una ciudad ubicada en el corazón de la Amazonia brasileña, está viviendo un verdadero infierno tras la llegada del coronavirus. En esta zona del norte del Brasil , bañada por las aguas del río más caudaloso del planeta, la pandemia entró con una virulencia inusitada. Allí la tasa de mortalidad por cada 100 mil habitantes es de 116. Es la tercer peor estadística del país según los últimos datos oficiales . Pese a ello, la Alcaldía puso en marcha un plan para salir de la cuarentena, como en la mayoría de las regiones brasileñas. Sin embargo la curva epidemiológica sigue subiendo en todo el territorio nacional, y el pico recién está previsto para las próximas semanas.

El dolor de una comunidad

Los vecinos de Manacapuru todavía lloran la muerte de uno de los pocos doctores que trabajaba en la ciudad. El hombre murió por coronavirus. Fue el último mazazo para esta recóndita localidad que entró en las noticias nacionales por su elevada tasa de mortalidad. Sólo la superan la ciudad de Saldanha Marinho, en el sur del país, y Senador José Porfírio, en el vecino estado de Pará. Sin embargo ya poco sorprende en Brasil, donde lo excepcional pasó a ser cosa de todos los días. Es uno de los focos globales activos de la pandemia, el segundo país en número de contagios, con cerca de 740 mil casos, y el tercero en muertos, con más de 38.400, según el ministerio de Salud.

La pérdida de Rangel, médico de atención primaria, significó un duro golpe para la comunidad de Manacapuru. Pero no fue el único. Otros 113 vecinos ya fallecieron por el nuevo coronavirus y hasta la fecha contabilizan unos 2.700 casos confirmados desde el inicio de la crisis. Un número demasiado elevado para una ciudad que no supera los 100 mil habitantes. La del doctor Rangel fue una de las últimas pérdidas. Tenía 42 años, aunque se sospecha que el hecho de ser paciente de trasplante de riñón lo convirtió en grupo de riesgo. Contrajo el virus y ante el agravamiento de su estado de salud fue transferido para un hospital de Manaos, la capital de Amazonas, a unos cien kilómetros por carretera. Sin embargo no logró sobrevivir.

De vuelta a Manacapuru para ser enterrado, el coche funerario tuvo un accidente y el ataúd en el que estaba su cuerpo sufrió daños y hubo que cambiarlo. A su llegada, el vehículo paró en la puerta del Hospital General de Manacapuru, el único de la ciudad. Bajo una intensa lluvia, todos los profesionales sanitarios le rindieron un sentido aplauso y rezaron por su alma. En el cementerio “Campo da Saudade” fue despedido por una multitud de familiares y amigos. Ana recordó que su marido siempre le decía que si tuviera que morir por su profesión, lo haría sin dudarlo. “Consideraba su trabajo un regalo de Dios”, dijo la viuda. También se acercó a despedirlo parte del equipo de rescate del hospital. “Era de la tierra, buena gente, atendía muy bien y ayuda bastante al pueblo de Manacapuru. Es una perdida muy grande”, dijo Dias Gomes que trabajó al lado del doctor Rangel. A pocos metros del funeral había varias fosas abiertas para recibir a los próximos fallecidos.

“Para algunas personas el virus no existe”

En el Hospital General de Manacapuru aún permanecen internadas una decena de pacientes con el nuevo coronavirus. Por su aspecto exterior pareciera que es un edificio abandonado, si no fuera por el ir y venir de profesionales sanitarios, todos ellos equipados con los equipos de protección individual, y pacientes con máscaras. Una de las puertas de acceso a la sala de emergencias parece algo oxidada. En el interior un cártel intenta reconfortar a los que llegan: “Al escuchar esto, Jesús dijo: ‘No son los que tienen salud los que necesitan médicos, sino los enfermos'”. Algunos de los fallecidos terminan de ser colocados en el féretro en una de las entradas laterales del hospital, prácticamente al aire libre, pudo constatar la Agencia EFE.

Azenate Nogueira, de 52 años, tuvo que esperar un buen rato para retirar el cuerpo sin vida de su tía Lucila Cardoso, víctima de la covid-19 a los 71 años. “Es la segunda persona de mi familia que murió con esa enfermedad”, aseguró la mujer. Pero la memoria de Manacapuru parece ser frágil y hasta descreída frente a este drama, según denuncia Dias Gomes. “Sentimos miedo, estamos en la primera línea y sabemos un poco mejor cómo defendernos, pero para algunas personas el virus no existe. Parece que la población no se entera y piensa que es una gripecita”, reclamó el médico con ironía. El coronavirus ya llegó al 80 por ciento de los 5.570 municipios de Brasil. Y sigue en plena fase expansiva por el interior del país. En algunas zonas la infraestructura hospitalaria es deficitaria o incluso inexistente.

Página 12


Dirigente del MST alerta sobre aumento en decesos de médicos brasileños por Covid-19

El economista y dirigente del Movimiento Sin Tierra (MST), Joao Pedro Stédile, denunció este jueves que al menos 140 médicos han perdido la vida en Brasil por la Covid-19.

De acuerdo con Stédile, de ese total se contabilizan 30 en el estado de Río de Janeiro, mientras que ocurrió lo mismo con 98 trabajadores del área de enfermería en el país.

“Había 260 personas de enfermería (fallecidas) en todo el mundo, es decir, solo Brasil representa el 35 por ciento del total”, mencionó el dirigente en su cuenta de Twitter.

Por su parte, medios locales han reseñado que el número del personal de enfermería fallecido en el país suramericano es mayor que la cifra registrada en países como Estados Unidos (EE.UU.) o Reino Unido.

Para mediados de mayo pasado, un informe realizado por medios de comunicación brasileños presentaba que, aproximadamente, unos 113 médicos fallecieron desde el inicio de la pandemia, siendo un promedio de dos muertes por día desde el pasado 16 de marzo, luego de reportarse el primero de estos casos.

Asimismo, trabajadores de la salud han manifestado por sus compañeros y para exigir mejores políticas por parte de la administración de Jair Bolsonaro contra la Covid-19.

Brasil se ha convertido en el segundo país con más casos de contagios en el mundo, así como en el epicentro de la Covid-19 en Latinoamérica.

Telesur


VOLVER