Colapso sanitario en Bolivia: hospitales cierran parcialmente por falta de insumos

Cierre parcial de hospitales y laboratorio en emergencia por COVID-19

Ante el contagio de personal sanitario, la falta de insumos de bioseguridad y el incremento de positivos de la COVID-19, varios hospitales en el país decidieron cerrar parcialmente la atención, mientras que uno de los principales laboratorios que procesa las pruebas se declaró en emergencia.

El Centro Nacional de Enfermedades Tropicales (Cenetrop), uno de los principales laboratorios que procesa las pruebas para detectar el coronavirus SARS-CoV-2 en Bolivia, se declaró este martes en estado de emergencia al estar «rebasados» en su capacidad de atención y al no contar con ciertos equipos.

«Al haber solicitado reiteradamente la dotación de termocicladores, al no tener ninguna respuesta y al seguir rebasados en nuestra capacidad de atención para procesar dichas pruebas, es que nos declaramos en emergencia», señala un comunicado del centro.

El termociclador es una máquina que se utiliza en la lectura molecular, que ayuda a procesar las pruebas en los laboratorios PCR o Reacción en Cadena de Polimerasa.

A esta situación se le suma la decisión de varios hospitales como el Viedma en Cochabamba, que determinó cerrar sus puertas, ya que al menos 90 trabajadores han tenido contacto con pacientes positivos que fueron atendidos en salas comunes del centro sanitario al salir inicialmente negativos por la COVID-19.

Juan Mendoza, el director de ese nosocomio, manifestó a medios locales que el cierre será hasta que se cuente con los resultados de las pruebas realizadas al personal sanitario.

Hospitales saturados

Similar situación sucede en el Hospital del Tórax en La Paz, que determinó cerrar sus puertas temporalmente hasta que haya las condiciones necesarias de bioseguridad, tras la confirmación de ocho casos, siete doctores y una enfermera, que dieron positivo.

El hospital Boliviano Holandés en la ciudad de El Alto, contigua a La Paz, suspendió las consultas externas luego de confirmarse 36 contagios en el personal sanitario.

El Hospital de Clínicas en La Paz señaló en un comunicado que debido «al incremento de personas infectadas» se suspenden las «consultas ambulatorias» hasta nuevo aviso.

El Hospital del Niño paceño también suspendió las consultas externas y reforzó el área de emergencias, para «precautelar la seguridad» de los pacientes y del personal sanitario.

Bolivia registró este pasado domingo la mayor cifra de contagios en un día con 1.105 positivos, que en total suman 25.493 en el país y 820 decesos.

Varias regiones ingresaron a una «cuarentena dinámica» desde este mes, que flexibiliza ciertas medidas como el poder ir a trabajar, aunque otras como Santa Cruz, la más golpeada por el coronavirus, mantienen el confinamiento rígido.

El primer caso en el país se registró el pasado 10 de marzo y según la presidenta Jeanine Áñez, en este tiempo «se ha logrado reforzar el sistema de salud».

«Probablemente se necesita mucho más, por eso seguiremos trabajando con firmeza para revertir el mal estado de la sanidad pública que recibimos», escribió Áñez en Twitter.

El Gobierno es cuestionado por su gestión de esta emergencia sanitaria, mientras denuncia que heredó un sistema de salud precario tras la gestión de Evo Morales.

Jornada


Bolivia ante el colapso sanitario y sin protocolos de bioética para Covid-19

Decidir quién vive y quién no, o determinar quién accede primero a una unidad de terapia intensiva, son dilemas ante los cuales los médicos bolivianos están a punto de enfrentarse a medida que los casos críticos de la Covid-19 sigan en aumento.

Una de las primeras alertas se encendió cuando se reportaron más de mil contagios y 47 decesos en una misma jornada, algo que causó preocupación dadas las condiciones del sistema de salud, lo que ha criticado el propio Gobierno interino y los colegios médicos.

Acceder a espacios hospitalarios, al uso de respiradores o de unidades de terapia intensiva son una preocupación para familiares de enfermos, al mismo tiempo que pueden estar sujetos a criterios económicos, la edad o enfermedades de base del paciente, algo que no está regulado por un protocolo de bioética en caso de llegar a escenarios complejos.

Santa Cruz, epicentro de la pandemia 

«El protocolo no existe», manifestó este miércoles a Efe el presidente del Colegio Médico de Santa Cruz, Wilfredo Anzoátegui, quien reconoció que «puede que en algún momento» la responsabilidad sobre la vida de pacientes más graves recaiga directamente sobre los médicos.

Santa Cruz, la región más poblada del país con más de tres millones de habitantes, es la más golpeada con 351 decesos de los 846 de todo el país y con 15.442 casos de los 26.389 reportados en Bolivia.

Anzoáteguí advirtió de que «no son suficientes» las más de cien unidades de terapia intensiva habilitados en hospitales de la ciudad, de más de un millón y medio de habitantes, y que además de espacios «faltan recursos humanos» para atender la emergencia sanitaria.

Hace unos días se formaron brigadas médicas que fueron a barrios para detectar casos de la Covid-19 que no fueron reportados al sistema de sanidad y en esa labor «existen altamente sospechosos más de 2 mil casos», en contraste con las 700 camas de recuperación habilitadas, mencionó.

El presidente describió la situación en la Caja Nacional de Salud en Santa Cruz, en la que enfermos con dificultades respiratorias están a la espera de que un espacio de cuidados intensivos se libere, ya sea por el deceso o la recuperación del paciente que lo ocupa.

Criterios bioéticos de atención 

Uno de los criterios para la atención de pacientes críticos que se ha visto en países más afectados por la pandemia se basa en la «prioridad a los que pueden tener alguna alternativa de recuperación», explicó a Efe el médico intensivista y docente de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz Óscar Vera.

La posibilidad de recuperación inclina la balanza al contrario de los pacientes «irrecuperables» o que aparte de la Covid-19 presentan otras patologías como la hipertensión o diabetes, indicó.

Vera también señaló que dentro del sistema de sanidad boliviano muchas de estas decisiones recaen sobre los centros de salud y ante un comité médico de ética todavía en formación.

El especialista distinguió entre centros privados, donde muchas veces priman las «condiciones económicas de cada paciente», y los públicos, que al ser gratuitos resuelven la atención «según estados graves o no graves».

«Tendrían que haber ciertos criterios, por lo menos aproximados, para determinar no solamente los criterios de los que están viendo (un caso), sino que deben prevalecer los principios éticos», sentenció.

Tanto como Anzoátegui como Vera coincidieron en la necesidad de que el Ministerio de Salud sea el que emita una normativa.

En las últimas semanas ha causado impacto las condiciones de algunos decesos, algunos en vía pública en ciudades como Cochabamba y otros en puertas de un hospital como en La Paz.

Eju!


El virus ingresa a asilos de tres ciudades y deja nueve muertos

Hace dos semanas un adulto mayor que vivía en el Hogar San Roque de la ciudad de Potosí se indispuso porque aparentemente tenía el síndrome paramioplástico. Fue a la consulta médica y retornó al hogar. Se sospecha que fue ahí donde él se contagió el coronavirus porque falleció luego de 36 horas de su retorno al albergue.

“Teníamos 56 adultos mayores internados. Pero ahora tenemos 46. Desde ese entonces fallecieron 10 abuelitos entre 82 y 91 años. Fue dramática la situación”, relató la hermana María Osea, del Hogar San Roque que depende de la Iglesia.

La religiosa relató que los adultos mayores fueron enterrados como sospechosos y contó que se apoyaron en la caridad de la gente para cubrir los sepelios.

Osea aseguró que todos los adultos mayores fallecieron con síntomas de Covid-19, pero por falta de recursos no se realizaron las pruebas a todos. Sólo se realizaron los estudios a los últimos “tres que ya fueron confirmados”. “El último se confirmó hoy (martes)”, relató la religiosa en una entrevista con Página Siete.

No es el único asilo que fue golpeado por el virus. En la ciudad de El Alto (La Paz) y la capital beniana de Trinidad también fallecieron otros 14 ancianos. En total, según reportes de la Iglesia, 23 adultos mayores murieron con Covid-19 en albergues, pero sólo nueve fueron confirmados por laboratorio a base de los reportes de las autoridades departamentales de salud.

Según el jefe de la Unidad de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes) Potosí Huáscar Alarcón, además de los decesos, otros 44 ancianos y trabajadores del Hogar San Roque -que también son adultos mayores- dieron positivo. “La mayoría está con diagnóstico leve y sólo uno está con signos graves, por lo que fue derivado al Centro Covid-19, donde recibe tratamiento con medicamentos”, explicó.

La delegada de la Defensoría del Pueblo en Potosí Wilma Martínez aseguró que el resto de los adultos mayores están en el albergue cumpliendo un aislamiento estricto. “A todos se los ha encapsulado. Hubo otro grupo que no dio positivo. Los integrantes están aislados en otro sector del hogar”, indicó.

Martínez explicó que en el hogar la mayoría de los adultos mayores están abandonados, son personas que no tienen familias y que fueron recogidos de las calles. “Nosotros incluso llevamos a los abuelitos a ese hogar”, dijo y aseguró que el municipio de Potosí sólo cuenta con este hogar para personas de la tercera edad. “El departamento sí tiene otros asilos en Llallagua, Villazón, Uyuni, Tupiza y Cotagaita, pero en la ciudad es el único”, sostuvo.

La misionera de la caridad relató que luego de que el Sedes se hizo cargo de la atención al hogar, “retornó un poco la tranquilidad” porque recibieron donaciones como vitamina C y zinc, además de pañales. “Pero eso sólo nos servirá para dos días. Luego qué haremos”, dijo la hermana y pidió a la población ayudar al hogar de adultos mayores.

Ante esta situación, la Gobernación, Defensoría del Pueblo, Cruz Roja, PAC, Gacip, Sedeges y Sedes lanzaron una campaña para ayudar a este centro de acogida.

No es único asilo que requiere ayuda. Hay otros 26 centros de acogida para adultos mayores que son administrados por la Iglesia.

En Trinidad (Beni) el único hogar para adultos mayores depende de la Iglesia y requiere ayuda. El virus golpeó a este albergue, pero el brote de la enfermedad se logró controlar. Desde hace tres semanas fallecieron 10 adultos mayores en este asilo, de ellos sólo se realizaron pruebas al tres y los resultados dieron positivo a Covid-19.

“La enfermedad es fulminante. Aunque no sabemos cómo ingresó el virus, hemos tenido varias bajas de nuestros adultos mayores”, relató una de las hermanas que prefirió guardar su nombre en reserva.

Relató que ante el brote del virus el hogar fue encapsulado para ayudar a los ancianos. De acuerdo con la jefa de Epidemiología del Sedes Beni Fabiola Campos, “en el hogar de ancianos han fallecido tres”. Explicó que otros siete también dieron positivo. “(En la actualidad) están siendo vigilados con el personal que tienen ahí (en el centro de acogida)”, aseguró.

En la ciudad de El Alto también se registraron tres decesos en un hogar para adultos mayores administrado por la Iglesia. Hay además otros 12 con sospecha de Covid-19. “Hoy realizaron la toma de muestras y esperamos que en 24 a 48 horas se cuente con los resultados”, dijo el director de Salud del municipio de El Alto José Luis Ríos.

La autoridad municipal prefirió no dar el nombre del asilo porque indicó que la gente “toma represalias contra las personas” (que tienen coronavirus o son sospechosas del virus).

Un día antes, el secretario de Gobernanza de la Alcaldía de El Alto Henry Contreras reportó el deceso de una persona de la tercera edad. “Tenemos un adulta mayor que lamentablemente falleció y dio positivo; también han muerto otros tres ancianitos y se les ha tomado las muestras; estamos esperando los resultados de estas tres muertes para ver si son por Covid-19”, dijo en un contacto con los medios.

Según las hermanas que reciben y atienden a los adultos mayores, ellas toman los recaudos necesarios para evitar el ingreso del coronavirus a los centros de acogida, pero existen algunos factores externos que provocaron el ingreso del virus a los recintos.

Explicaron además  que desde Caritas existe una coordinación para que todos sigan los protocolos de bioseguridad. “Han creado incluso un grupo de WhatsApp, pero lamentablemente no todos contamos con celulares”, dijo una hermana del hogar de El Alto.

Los más  vulnerables

  • Tragedia  De acuerdo con    datos de la London School of Economics en cinco países europeos (Italia, España, Irlanda, Bélgica y Francia), entre 42% y el 57% de todas las muertes relacionadas con el nuevo coronavirus se produjeron en residencias de adultos mayores.
  • Situación  Según el portal www.perfil.com,  la Sociedad Belga de Gerontología y Geriatría dijo a los médicos que las personas mayores y más débiles que contrajeran el coronavirus debían morir en las residencias y no en los hospitales, para no colapsarlos. La cifra de muertes por  coronavirus registradas en las residencias de ancianos de Madrid (España) podría ser cinco veces más alta a la oficial, con casi 3.500 víctimas a las que no se practicó prueba.

Página Siete


Los casos de coronavirus llegan a 27.487 en Bolivia y cifra de decesos suma 876

En Bolivia hay un total de 27.487 casos positivos de coronavirus.

El reporte del Ministerio de Salud indica que la mayoría de los nuevos pacientes con COVID-19 está en Santa Cruz con 542 casos; La Paz es segundo con 195 casos; Cochabamba es tercero tras reportar 145 nuevos pacientes; Beni cuarto con 102; Chuquisaca quinto con 40; Tarija, 32; Oruro, 24; Potosí, 16; y Pando, dos.

Por departamentos el número total de contagios se distribuye de la siguiente manera: Santa Cruz, 15.984; Beni, 3.887; Cochabamba, 2.920; La Paz, 2.161; Oruro, 699; Potosí, 576; Pando, 507; Chuquisaca, 422; y Tarija, 331.

Del total de los 30 nuevos decesos, en Santa Cruz fallecieron 14 personas; en Cochabamba, cinco; Beni, cuatro; Chuquisaca, cuatro; Pando, dos; y La Paz, uno. En total, desde el primer caso de coronavirus en Bolivia han muerto 876 personas en Bolivia.

Los pacientes recuperados suman 6.795, las pruebas negativas llegan a 37.459 y se contabilizan 2.703 casos sospechosos de coronavirus.

Opinión


VOLVER