Colapso sanitario: morgues y crematorios no dan abasto en Sucre, Potosí y Oruro

Covid-19: morgues y crematorios no dan abasto en Sucre, Potosí y Oruro

En los municipios de Oruro, Potosí y Sucre, los cuerpos de las personas que perdieron la vida por Covid-19 o por sospecha colapsaron los hornos crematorios y las morgues de los principales hospitales.

En la ciudad de Sucre el horno crematorio colapsó y los cuerpos se quedaron entre 48 y 72 horas en las morgues de los hospitales. Este hecho causó alarma en la población. Esta situación está siendo controlada y Leonardo Soria, administrador del Cementerio General, explicó que por día reciben tres cadáveres.

“No podemos recibir más de tres cuerpos porque se puede sobrecalentar la máquina. Por eso comenzamos a las 7:00 y terminamos a las 22:00 y lo que hacemos es enfriar poco a poco después de cada cuerpo”, explicó Soria. Agregó que después de cada incineración se debe dejar enfriar la máquina entre tres y cuatro horas.

Soria indicó que ya se está “eliminando esa acumulación”. “Sufrimos dos días por exceso de uso, se sobrecalentó y eso nos complicó. Entonces se acumularon los cuerpos enfermos por Covid-19”, explicó. Como el camposanto no tiene un espacio o un almacén especial, los cadáveres se quedaron en las morgues de los hospitales.

El jefe de la Unidad de Promoción de la Salud del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Chuquisaca Douglas Martínez informó que hasta martes se registraron 35 cremaciones, 22 fueron casos confirmados y 13 ingresaron en calidad de sospechosos. El funcionario reconoció que el pasado fin de semana se tuvo una “sobresaturación de óbitos” que provocó un desperfecto en el horno crematorio. Aseguró que este problema ya fue resuelto. Como un plan de contingencia, el Sedes de Chuquisaca recomendó al municipio de Sucre la habilitación de un cementerio Covid. “Estamos esperando que la Alcaldía pueda habilitar el cementerio Covid, ya que tenemos como la primera opción al horno crematorio que por el momento nos está dando abasto”.

Potosí no tiene crematorio

La concejala Azucena Fuertes advirtió que el Cementerio General de la ciudad de Potosí ya no tiene espacio para continuar con los entierros. “En todo el municipio tenemos un solo camposanto que tristemente fue loteado en los pasados 10 años. Se cedieron espacios para mausoleos institucionales. No tenemos un horno crematorio pese a tener un proyecto aprobado desde 2013. Fue una demanda para esta gestión”, declaró.

La legisladora informó que “por el momento” se entierran tres metros bajo tierra a los pacientes que perdieron la vida con coronavirus o sospechosos de Covid-19. “No tuvimos una gran demanda y por ello se enterraron en el cementerio. Pero como el crecimiento de la enfermedad es exponencial y si registraríamos más decesos urge la apertura de otro espacio y la puesta en funcionamiento de un horno crematorio”, afirmó.

Fuertes explicó que el “antepenúltimo fallecido” fue dejado en un nicho porque tenía dolencias distintas de Covid-19. “Pero una vez que fue sepultado, los médicos informaron que era positivo y este cuerpo sigue en un nicho”, advirtió.

Oruro reabrirá su horno

El director del Sedes de Oruro Henry Tapia informó que los cuerpos de las personas que pierden la vida por Covid-19 deben ser cremados, pero reconoció que atravesaron problemas. “En estos últimos días hemos tenido dificultades porque hubo un desperfecto en el horno. Por eso se analiza realizar entierros en los cementerios bajo los protocolos correspondientes”, apuntó.

El crematorio atendía a un cuerpo por día, pero ante la demanda su servicio se multiplicó a tres por día. “Dos días no funcionó. Pero llegaron técnicos de la Alcaldía y ya deben solucionar el problema (…) Ante esta emergencia los cuerpos son enterrados en el Cementerio General a una profundidad de tres metros”, afirmó Tapia.

El alcalde de la ciudad de Oruro Saúl Aguilar dijo que las labores de mantenimiento del horno crematorio son “de prioridad” y añadió que el funcionamiento de esta maquinaria debe cumplir con requerimientos medioambientales para que como hasta ahora los gases que emite no contaminen el aire de la ciudad, entre otros aspectos.

Aguilar informó que en el transcurso de los siguientes días este horno crematorio volverá a funcionar y que se tiene prevista la adquisición de un equipo que sería móvil. “Esta maquinaria debe tener el visto bueno de nuestros profesionales ingenieros para que cumpla con las especificaciones y las garantías”, sostuvo.

La anterior semana, las morgues y los hornos crematorios en Cochabamba y Santa Cruz colapsaron y ya no dieron abasto para cubrir la alta demanda de cuerpos de personas que perdieron la vida por Covid-19 o tenían síntomas de esta enfermedad. En la capital cruceña sólo operan dos de los tres hornos crematorios privados y Cochabamba tiene un equipo de incineración edil que por casi una semana dejó de recibir más cuerpos.

Página Siete


Una nueva fosa y mejor crematorio ante la COVID-19 en Cochabamba

Una nueva fosa y un crematorio mejorado es la respuesta en la ciudad boliviana de Cochabamba al aumento de casos de COVID-19.

“Es cansador, es agotador”, comenta a Efe, Alberto Herbás, trabajador del cementerio de Cochabamba, una de las principales ciudades de Bolivia.

El empleado confiesa “el miedo de contraer esta enfermedad”, por lo que en su trabajo evitan en lo posible tocar la ropa de bioseguridad con que se protegen.

Además de que es “un poco riesgoso para toda la familia, estamos un poco separados”, pues cuando vuelve a casa tras su trabajo diario evita “acercarse mucho a los hijos, guardando distancia”.

Aunque tienen seguro de salud, carecen de uno de vida, y trabajan todos los días, sin descanso, explica Herbás.

El administrador del cementerio general de la ciudad, Benedicto Gonzales, destaca por su parte que el horno crematorio tenía cerca de diez años y hubo que hacerlo un mantenimiento para aumentar su capacidad de dos a cuatro cremaciones diarias, además de corregir fallas e instalar filtros para reducir emisiones contaminantes.

Un nuevo crematorio está en proceso de contratación en la ciudad, con hornos de última tecnología, más capacidad y un proceso mecanizado.

Hasta que llegue en nuevo crematorio, los empleados que trabajan en este otro evitan todo contacto con el cuerpo de una persona fallecida por coronavirus, que va directo al horno desde el auto funerario o la ambulancia, relata a Efe el administrador.

El cementerio tiene solo diez empleados, un número “muy reducido”, de los que dos se encargan del horno crematorio, pues algunos trabajadores de más edad no están acudiendo a su puesto al ser más propensos al contagio, según Gonzales.

Los fallecidos por COVID-19 tienen preferencia para la cremación, sobre los decesos considerados sospechosos de la enfermedad y el resto, con un servicio gratis para los casos confirmados de coronavirus, mientras que para los restantes cuesta el equivalente a unos 145 dólares.

Los cuerpos que no son incinerados van a sepulturas o a una fosa de tierra, para lo que ya se excava una segunda en el camposanto de esta ciudad, después de que en una primera se hayan enterrado cerca de un centenar de cuerpos.

Cochabamba, con algo más de 600.000 habitantes, es una de las ciudades donde días atrás se reportó alguna muerte en la calle de pacientes que acudían a hospitales y casos de enfermos que peregrinaron por varios centros de salud antes de ser atendidos.

Distintos sectores atribuyen estos casos a un colapso en el sistema sanitario y desde el Gobierno interino de Bolivia se advierte de malas prácticas como esperar a situaciones críticas para pedir atención médica, en vez de hacerlo ante los primeros síntomas.

La región de Cochabamba contabiliza 2.920 casos confirmados de COVID-19 de los cerca de 27.500 de toda Bolivia, con 130 fallecidos de los 876 del conjunto del país, según datos oficiales.

Bolivia.com


FELCC hace levantamiento de 5 cadáveres en La Paz, todos tenían síntomas de COVID-19

El director departamental de la Policía de La Paz, coronel Juan Luis Cuevas, informó que en una semana realizaron el levantamiento legal de cinco cadáveres que antes de la muerte presentaban síntomas de coronavirus.

El oficial precisó que tres de los fallecidos fueron encontrados en sus casas y otros dos estaban internados en hospitales. El Servicio Departamental de Salud (Sede) ya intervino en los casos y de momento se esperan los resultados de las muestras para confirmar o descartar coronavirus.

“En estos días hemos tenido que atender cinco casos en los cuales estas cinco personas son personas de edad avanzada que han fallecido, dos en centros médicos y tres en diferentes domicilios. Lo que nos extraña y nos llama la atención de que, según la versión de sus propios familiares, estas personas tenían algún síntoma relacionado con el COVID-19”, informó el coronel Cuevas en entrevista con Unitel.

El jefe policial manifestó que es extraño y llama la atención que en sólo una semana se hayan producido tantas muertes sospechosas.

“Estas cinco personas que han fallecido son adultos, incluso de la tercera edad, eso es lo que nos llama la atención, pero esperemos los resultados del Sedes”, indicó.

FM Bolivia


Transparencia indaga el fallido proceso de compra de respiradores que gestionó el Ministro de Energías

El Viceministerio de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción ha solicitado la documentación referida al fallido proceso de compra de respiradores con presunta irregularidad que gestionó el ministro de Energías, Rodrigo Guzmán, quien el martes ya rechazó las acusaciones en su contra.

“En el caso de la denuncia que se ha hecho al Ministerio de Energía, también hemos solicitado la carpeta del proceso de contratación para que sea analizado por el Viceministerio de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción “, reveló este jueves el ministro de Justicia y Transparencia Institucional, Álvaro Coimbra.

Declaración

El martes, en una declaración de prensa, Guzmán admitió que había gestionado la compra de esos insumos y explicó que inicialmente su despacho, en el papel de delegado presidencial para lucha contra el COVID-19 en Beni, emitió una orden de compra en abril por $us 107.000 para insumos de bioseguridad que días después fue entregado.

Luego —contó— firmó una segunda orden de compra por unos $us 400.000 provenientes del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para la adquisición de 10 respiradores que presuntamente iba a entregar al Ministerio de Salud, pero la compra “se cayó”.

“El 19 de mayo le hacemos llegar una nota a la empresa y le decimos: Aceptación dejar sin efecto orden de compra 402 (…) y el 20 de mayo, un día después, mandamos (la información) al Banco Interamericano de Desarrollo (BID), porque eran recursos BID”, dijo Guzmán el martes.

“La empresa con la que nosotros habíamos emitido la orden de compra nos hizo llegar una nota donde nos dice que le es imposible hacernos llegar los respiradores por un problema logístico (…) y nos pide que rescindamos el contrato», añadió.

‘Mentiras’

Antes de argumentar su decisión de activar ese proceso de compra que es tuición del Ministerio de Salud, calificó las denuncias de sobreprecio que planteó un canal de televisión como un conjunto de mentiras que buscaban presuntamente hacer quedar mal al Gobierno.

Ese día, Guzmán no respondió las preguntas de la prensa.

A la fecha, se conocen dos denuncias en su contra que se activaron en Sucre y La Paz y que piden incluso su arraigo.

Denuncias

Coímbra está al tanto de ellas y espera el informe de Transparencia para decidir si su despacho se suma o no a la denuncia.

“Entendemos que hay una denuncia que se ha realizado por un particular en la ciudad de Sucre y otra en La Paz”, afirmó.

“Antes de adherirnos a esa denuncia, hemos solicitado las carpetas para hacer un análisis y en base a un informe de relevamiento de información vamos a establecer si el Viceministerio de hace parte coadyuvante de esa denuncia”, dijo a los periodistas este jueves.

La Razón


Decesos suben a 913 y hay 28.503 positivos

El Ministerio de Salud reportó este jueves 37 fallecidos por coronavirus COVID-19 y 1.016 casos confirmados, cantidad similar a la registrada el miércoles, con lo que la cifra total de decesos sube a 913 y los positivos alcanzan a 28.503.

La cifra de personas fallecidas es la segunda más alta registrada desde la llegada de la enfermedad al país, el 10 de marzo. El 22 de junio se reportaron 47 muertos.

Los datos de ayer de casos positivos y decesos incluyeron a los nueve departamentos. Santa Cruz registró 571 contagios y 8 fallecimientos; La Paz 212 y 3; Tarija 62 y 2; Cochabamba 50 y 6; Chuquisaca 48 y 3; Beni 33 y 3; Oruro 22 y 8; Potosí 12 y 2; y Pando 6 y 2.

Por otro lado, los casos activos suman 20.252 activos, además del registro de 7.338 recuperados del virus en todo el país.

Los tres departamentos con más casos son: Santa Cruz que tiene 16.555; Beni 3.920; y Cochabamba 2.970. Le siguen La Paz con 2.373; Oruro 721; Potosí 588; Pando 513; Chuquisaca 470; y Tarija 393.

Opinión


VOLVER