El Salvador: se registra una violación cada siete horas durante la cuarentena

Una violación sexual cada siete horas habría ocurrido en promedio en El Salvador entre el pasado 1. º de marzo al 29 de mayo, según cifras oficiales de la Policía Nacional Civil (PNC). Esas 330 violaciones reportadas por la corporación policial desde que inició de cuarentena domiciliaria representan, sin embargo, una disminución de 182 casos con respecto a 2019.

Ana Graciela Sagastume, coordinadora nacional de la Mujer y Poblaciones Vulnerables de la Fiscalía General de la República (FGR), explicó que la baja es debido a “las medidas de restricción de circulación”, que se suman a los impedimentos existentes para que las víctimas denuncien agresiones sexuales.

“Me inclinaría a que la disminución está bastante ligada a la limitación de desplazamiento (por la emergencia nacional), porque muchas instituciones han iniciado una campaña de publicidad, pero una cosa son las atenciones o auxilios y no denuncias formales”, dijo la fiscal.

La Policía agregó que, antes de la cuarentena domiciliaria, del 1. º de enero al 29 de febrero, recibieron 360 reportes de violaciones sexuales; un incremento de diez casos en comparación con 2019.

Para Silvia Juárez, de la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (ORMUSA), la pandemia ha puesto “en jaque” al sistema de atención a víctimas de violencia sexual, pues obligan a la persona a presentar una denuncia, en la mayoría de ocasiones, de forma presencial para activar el protocolo de investigación del delito correspondiente.

“Advirtiendo que no teníamos posibilidad de asistencia remota, por lo tanto han disminuido la asistencia (a víctimas) y las denuncias. El movilizarse, los horarios, el miedo y las condiciones de respuesta son obstáculos que en la emergencia se agudizan”, advirtió Juárez, quien dirige el programa para una vida libre de violencia para las mujeres en ORMUSA.

La fiscal Sagastume, además, detalló que la mayoría de los datos de la Policía han sido capturas en flagrancia y que de todos los casos de violencia sexual, un 70% o hasta el 80% de las víctimas conocen al agresor. Agregó que otro de los impedimentos para los niños, adolescentes y mujeres en las denuncias de violencia sexual está el posible contagio por el covid-19 al asistir a una unidad de salud y cumplir con el protocolo respectivo de recolección de pruebas.

“Hay un protocolo de salud que se aplica cuando acaba de suceder (una violación sexual), o dentro de las 72 horas. La consecuencia que se puede dar porque el sistema de salud está colapsado por la pandemia y está tratando enfermedades graves o crónicas y aunado a eso, una chica de violencia sexual que llegue podría estar expuesta a contraer el virus dentro de los recintos hospitalarios”, agregó la fiscal.

De todas las víctimas de violencia sexual, de acuerdo con Ima Guirola de Cemujer, el 10% son hombres. “No hay un abordaje especializado ni en el caso de las mujeres o los hombres, y 8 de cada 10 víctimas están en la adolescencia y niñez”, aclaró la representante de Cemujer.

Los datos reportados de violencia sexual en manos de la PNC y la FGR coinciden en su mayoría, pues la corporación policial remite los expedientes a la Fiscalía y viceversa, dijo Sagastume. De tal manera, la FGR recibió 503 denuncias del 21 de marzo al 1. º de junio pasado, sin embargo, la representación fiscal las cataloga como “violencia sexual”, que engloba los delitos de violaciones, agresiones y acoso sexual; esto es un total de 1,936 denuncias desde el 1. º de enero de 2020. También es una baja de 612 casos con respecto al 2019.

“Esto es un efecto cascada bastante complicado, más allá de que sí quieren hacerlo (interponer la denuncia) presencial, o no, obedece a (las restricciones de) desplazamiento y al estigma que no quieren que sepan que ellas han sido víctimas de violencia sexual”, reiteró la fiscal.

Juárez, además, aconsejó que toda decisión que tomen las autoridades de Seguridad y que atienden las víctimas de violencia sexual, sobre todo para los niños, adolescentes y mujeres, debe ser desde una “perspectiva diferencial” para superar los obstáculos que enfrentan al momento de poner una denuncia durante el confinamiento obligatorio “un plan en situaciones de emergencia como el que contempla el artículo 22 de la LEIV, que está previsto como responder a situaciones de esta naturaleza”.

De momento, según la representante de ORMUSA, el Gobierno elabora campañas, pero ninguna está enfocada a dar a conocer que los servicios de atención a las mujeres no están interrumpidos.

Prevalece el subregistro

Sagastume agregó que en los delitos relativos a la violencia sexual “hay muchos subregistros de casos que no llegan a conocimiento de Policía ni de Fiscalía porque por una cuestión cultural a las mujeres, niños y adolescentes; les da pena decir que han sido violentados sexualmente porque son estigmatizadas”.

En eso concordó Guirola, quien explicó que hay datos que no salen a la luz; pues aunque los menores de edad lo denuncien a veces, pasan desapercibidas las violaciones sexuales en los adultos.

“La reacción de la sociedad ante el contexto de una fiesta familiar donde es violada una niña no es el mismo a que sea violada una mujer, un hombre. El comportamiento de la sociedad es totalmente distinto, incluso de las autoridades”, relató Guirola.

El ministro de Justicia y Seguridad Pública, Rogelio Rivas, en declaraciones anteriores, defendió que durante el primer año de mandato del presidente de la república, Nayib Bukele, las violaciones sexuales habían disminuido en un 20%. Omitió, sin embargo, mencionar la posibilidad de que existe un subregistro de denuncias de violación sexual.

La Prensa Gráfica


Organizaciones protestan virtualmente por feminicidios en El Salvador y exigen cifras

Organizaciones defensoras de los derechos de la mujer protestaron este viernes vía Twitter contra los feminicidios registrados en El Salvador en los últimos meses y exigen al Gobierno central estadísticas reales de este problemática.

Diversas entidades no gubernamentales y feministas convocaron a una protesta virtual para las 18.00 hora local (00.00 GMT) e invitaron a utilizar las etiquetas #NosotrasTenemosOtrosDatosSV #NiUnaMenos.

La actividad, convocada en Twitter porque los salvadoreños aún no pueden salir a la calle por la cuarentena decretada por la COVID-19, se realizó luego de que el Ministro de Seguridad, Rogelio Rivas, informara al presidente Nayib Bukele que los feminicidios han disminuido un 61 % en este país, considerado uno de los más violentos para las mujeres.

“O sea que las mujeres están 61 % más seguras en este Gobierno de lo que estaban en el Gobierno anterior”, dijo la noche del jueves Bukele.

El mandatario también señaló que las organizaciones que dicen que la violencia hacia las mujeres ha aumentado en este Gobierno “no defienden a las mujeres, sino al FMLN (Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional)”, partido político que gobernó en dos períodos (2009-2014)(2014-2019).

“Están tratando de confundir a la población con los resultados”, acotó el ministro Rivas.

La Red Salvadoreña de Defensoras de Derechos Humanos rechazó los comentarios del presidente Bukele que, según esta entidad, “deslegitiman y estigmatizan a las organizaciones de mujeres y feministas, que por años han trabajado para erradicar todas las formas de violencia contra las mujeres en El Salvador”.

De acuerdo con información de ONUMujeres El Salvador, en este país están muriendo más mujeres por la violencia que por la COVID-19, ya que la cifra de los feminicidios, al 29 de mayo pasado, superó en más de 50 % a la cifra de mujeres fallecidas por el coronavirus.

Datos del Observatorio de Violencia contra la Mujer de la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (Ormusa) indican que entre el 17 de marzo al 2 de junio del año en curso se han registrado 26 feminicidios, un aumento del 70 % respecto al año anterior.

Por su parte, la Colectiva Feminista apuntó que en lo que va de la cuarentena (por la COVID-19 que comenzó a mediados de marzo) la Fiscalía General de la República (FGR) registra 10 feminicidios y señaló que “ocultar información es invisibilizar la violencia contra las mujeres”.

De acuerdo con cifras de la Policía Nacional Civil (PNC), entre el 1 de enero y el 4 de mayo del presente año se han registrado 44 muertes violentas de mujeres.

El Salvador es considerado por Amnistía Internacional (AI) uno de los países más peligrosos del mundo para las mujeres.

De acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) y Naciones Unidas, El Salvador encabeza la lista de feminicidios en América con un porcentaje de 6,8 asesinatos por cada 100.000 mujeres.

Montevideo