Haití: casi 3 mil casos de COVID-19, despidos arbitrarios y anuncio de nuevas protestas de policías

103

Sindicatos en Haití denuncian despidos arbitrarios de empleados en cuarentena

La Confederación de Trabajadores del Sector Público y Privado de Haití (CTSP) denunció el despido arbitrario de empleados de la industria textil que fueron puestos en cuarentena tras contraer el coronavirus causante de la enfermedad covid-19, reportaron medios locales.

«El CTSP está harto de la violación de derechos humanos de las que los trabajadores han sido víctimas, especialmente aquellos en cuarentena», protestó Jean Bonal Fatal, titular de la Confederación, entrevistado por la radioemisora AlterRadio 106.1 FM.

Fatal explicó que los empleados con síntomas relacionados al covid-19 suelen recurrir a la medicina tradicional o la automedicación, por las complicaciones para tramitar un certificado médico que avale su ausencia al puesto de trabajo.

«Ni siquiera hay inspectores laborales a los que podamos presentar quejas e iniciar el seguimiento de las denuncias por la violación de derechos sindicales. El país está muy lejos de respetar las condiciones de trabajo», lamentó el dirigente.

Agregó que a las trabajadoras de la industria textil que quedan embarazadas se les niega el empleo y, una vez excluidas de las fábricas, tampoco reciben apoyo del Estado.

Haití registra 2.640 casos confirmados de covid-19, y 50 muertes por esta enfermedad, que agudizó la crisis social imperante en esta nación caribeña desde el estallido de protestas antigubernamentales en febrero de 2019.

El Ciudadano


Haití duplicó los contagios por Covid-19 en una semana

Haití duplicó los contagios por Covid-19 y sumó nueve muertes en una semana, y está pronta a pasar la barrera de los tres mil enfermos.

El más reciente balance de la cartera sanitaria reportó dos mil 924 casos confirmados, de ellos 50 fallecieron y 24 se recuperaron, mientras las autoridades admiten una trasmisión local acelerada, en especial en esta capital.

La multiplicación de los casos en Puerto Príncipe pasó factura a varias entidades estatales que anunciaron el cierre temporal, luego que varios empleados dieran positivos a la Covid-19, y se registraran algunas muertes.

A inicios de semana el Tribunal de Primera Instancia informó la suspensión de sus servicios, tras el fallecimiento de de un funcionario infectado con el coronavirs SARS-CoV2.

También los Archivos Nacionales de Haití anunciaron que a partir del lunes próximo, sus entidades permanecerán cerradas por un periodo de 14 días, por razones similares.

En la filas de la Policía, al menos nueve agentes murieron en los 10 departamentos del país, seis de ellos diagnosticados con Covid-19, confirmó un portavoz de la institución.

Además de las entidades estatales, en el sector privado algunos negocios también se vieron afectados. Unibank interrumpió el servicio en ocho de sus sucursales bancarias y compañías como Rivoli y Optik, con sede en esta capital, suspendieron sus ventas.

Por su parte, el gobierno se enfrasca en los preparativos para la nueva temporada ciclónica que se pronostica muy activa, lo que complica la lucha contra la Covid-19.

El lunes pasado, el primer ministro Joseph Jouthe reconoció que la etapa será ‘activa y difícil’, por el impacto de la pandemia, e instó a los ciudadanos a seguir las instrucciones de la Defensa Civil.

‘El Gobierno seguirá apoyando a la dirección de Protección Civil (DPC) a través del ministerio del Interior para fortalecer nuestra resistencia, proteger a la población, y luchar contra la vulnerabilidad del país’, dijo el funcionario en conferencia de prensa.

Al Momento


Policías anuncian nuevas jornadas de protestas en Haití

El grupo policial denominado Fantom 509 anunció hoy tres nuevas jornadas de protestas en la capital de Haití, para exigir mejores salarios y la liberación de uno de sus colegas.

La organización señaló que sus demandas no cambiaron por lo que saldrán a las calles el jueves, viernes y sábado próximos.

La víspera protagonizaron una manifestación en esta capital, pese a la negativa expresa de las autoridades que indicaron el avance de la Covid-19 y aseguraron que harían cumplir las leyes establecidas por la emergencia sanitaria.

No obstante, los inconformes se reunieron en el viaducto de Delmas, rebautizado como Cruce de la Resistencia, sin embargo, recibieron gases lacrimógenos por parte de las fuerzas antidisturbios. Al menos dos periodistas resultaron heridos.

A mediados de mayo, el ministro de Justicia y Seguridad Pública, Lucmane Delile calificó de célula terrorista a policías reunidos en el grupo Fantom 509 que protestan violentamente en Puerto Príncipe.

Según el titular, el grupo ataca los cimientos del estado, daña la sociedad y demuele el país, y prometió revelar sus identidades.

Fantom 509 nació al calor de las protestas de policías que pedían mejoras salariales, derecho a la sindicalización y bonos económicos. En abril último, agentes y simpatizantes, fuertemente armados y encapuchados, ingresaron a instalaciones gubernamentales y obligaron a sus empleados a abandonar los recintos.

Los oficiales demandan salarios de hasta 50 mil gourdes (unos 500 dólares) y tarjetas de débito de 25 mil gourdes (250 dólares), además de bonos especiales durante el periodo de pandemia, equipos para los policías que operan en las calles y primas de riesgo a efectivos de todas las unidades.

Las protestas ocurren cuando Haití experimenta un alza en los contagios por Covid-19, que ya enfermó a unas tres mil 334 personas y causó la muerte a 51 de ellas. Además aún está latente una tensión política que ahora se exacerba con la petición del fin del mandato del presidente Jovenel Moïse, que impulsan varios grupos políticos amparados en la Constitución.

Prensa Latina


Partidos y organizaciones de Haití critican intromisión de la OEA

Partidos políticos y organizaciones civiles de Haití, escribieron al secretario general de la OEA, Luis Almagro, quien recientemente aseguró que el mandato del presidente Jovenel Moïse concluirá en 2022, se conoció hoy.

Siete plataformas, reconocidas entre las más influyentes del país cuestionaron si Almagro dispone de información exacta y justa sobre la duración del mandato presidencial en virtud de la Constitución de Haití, y señalaron que sus declaraciones se contraponen a la misión fundamental de la Organización de Estados Americanos (OEA).

En la misiva las entidades aseveraron que el actual gobierno ‘terminará inevitablemente el 7 de febrero de 2021’, y citaron el artículo 134 de la carta magna que señala que el mandato presidencial es de cinco años, periodo que comienza el 7 de febrero siguiente a la fecha de las elecciones y termina en igual fecha tras llegar al término establecido.

Indicaron, además, que los cinco años definidos por la Constitución no son acumulativos, sino que respetan el calendario constitucional, ‘del 7 de febrero de 2011 al 7 de febrero de 2016; del 7 de febrero de 2016 al 7 de febrero de 2021’.

En su declaración, Almagro instó a todas las fuerzas políticas a encontrar un marco de cooperación con miras a cumplir con la letra y el espíritu del orden constitucional e insistió que los gobiernos legítimos solo emanan de elecciones libres y justas, lo que le valió numerosas críticas.

Para organizaciones como el Centro para el Análisis e Investigación de Derechos Humanos, Comisión Episcopal de Justicia y Paz, Consejo Haitiano de Actores no Estatales, entre otros, el organismo regional no respeta el principio de la autodeterminación.

Por su parte, partidos políticos como Fusión de los Socialdemócratas, Movimiento Cristiano por un Nuevo Haití, Organización del Pueblo en Lucha, Verité, entre otros, escribieron al consejo permanente de la OEA, y criticaron que a Almagro no le corresponde decidir el final del mandato de funcionarios en Haití.

‘Advertimos a la comunidad internacional y la exhortamos a que lea atentamente las prescripciones de la Constitución haitiana y el decreto electoral vigente, que, además, se ha aplicado a todos los demás cargos electos en las elecciones de 2015-2016’, señalaron.

La semana pasada, organizaciones progresistas criticaron la nueva injerencia de la OEA y consideraron que viola la carta magna de Haití, además de los propios estatutos del organismo regional.

Jean Jores Pierre, integrante de la Plataforma Haitiana de Promoción del Desarrollo Alternativo denunció que la OEA ‘es un órgano colonial en mano de Estados Unidos’, y viola la Constitución haitiana para apoyar un hombre ‘que sigue servilmente las políticas de injerencia del imperialismo en el continente’.

Moïse juró como presidente en el marco de una fuerte crisis política y un vacío de poder que se profundizó a inicios de 2016, cuando el exmandatario Michel Martelly abandonó el cargo sin un sucesor, tras la anulación de las elecciones de 2015 por denuncias de fraude.

Prensa Latina


VOLVER
Más notas sobre el tema