Latinoamerica: comunidades resisten y se abastecen en cuarentena – Por María Mercedes Cobo

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Desde hace tiempo, los pueblos latinoamericanos enfrentan distintas crisis. Los saqueos e imposiciones coloniales nos van socavando todas las condiciones espirituales y materiales para vivir dignamente. Aun así terminamos sobreviviendo gracias a nuestras resistencias ancestrales, comunitarias, solidarias y autogestionadas. Las dificultades por el coronavirus desencadenarán en otras resistencias.

A esta gran crisis del sistema mundo occidental se suma la pandemia y al mismo tiempo el surgimiento de las prácticas comunitarias de nuestros pueblos. En Guatemala, los pueblos indígenas se organizan y sostienen para garantizar los alimentos a sus familias. Se cuidan entre ellos, están muy atentos a la salud de los suyos y re intensifican la producción de alimentos y la preservación de las semillas nativas.

“A pesar de la crisis sanitaria y económica que se vive en las comunidades, también se han fortalecido las iniciativas de solidaridad y nuevas formas de apoyo, por ejemplo, la recaudación de víveres para ayudar a las familias o comunidades en cuarentena; el autocontrol colectivo para que la pandemia no contagie a miembros de las comunidades; así como el papel de las autoridades comunitarias que han tenido la capacidad de implementar medidas específicas para cuidar la vida y salud de las personas”, expone una reseña del portal de Clacso.

Seguimos en Guatemala. Dice Felipe Gómez, investigador maya, autor del texto publicado por Clacso, que “La pandemia también ha permitido reflexionar sobre la urgente necesidad de fortalecer la organización local; el manejo de información de forma independiente; el retomar medidas tradicionales para preservar la salud colectiva, así como producir diversidad de alimentos sanos y de cuidar las semillas nativas”.

Nos vamos a Chile y nos encontramos que las comunidades Mapuches han donado alimentos en medio de las situaciones de obstáculos por la pandemia. Comunidades del sector Trapilhue y Mahuidanche de la Comuna de Freire donaron 6 mil kilos de alimentos a las vecinas de San Antonio de Temuco.

“Nos trajeron verduras, acelgas, papas, harina y muchas otras cosas más. La gente necesita en este sector, algunas de las que tenemos inscritas vinieron inmediatamente a buscar cajas con alimentos. Hoy nos tocó dar almuerzos para 135 familias y van a venir a inscribirse unas 35 personas más, de un campamento cercano ya que la mayoría no tiene trabajo, entonces vendrán a retirar el almuerzo también”, explica Elizabeth Tejeda, una de las vecinas que lidera la preparación de la olla común. Así reseña el portal Temuco Diario.

Venezuela en la primera fila

Venezuela ante la pandemia y frente a todos los asedios, sigue mostrando experiencias comunitarias y de resistencias al mundo. Comunas, organizaciones, colectivos y consejos comunales siguen estando en la primera fila para garantizar los alimentos a sus familias, vecinos y a toda la comunidad.

Anacaona Marín, militante de la Fuerza Patriótica “Alexis Vive” y vocera de la Comuna El Panal 2021, en la parroquia del 23 de Enero, en Caracas. Piensa que la comida no es una mercancía sino un derecho humano. Lucha para que en su comunidad nadie se quede sin comer. Especialmente, se organizan para abastecer 18 espacios de procesamientos de alimentos que van a los comedores escolares, y la comuna como tal cuenta con 5 comedores. Todo dentro del plan Pueblo a Pueblo. También cuentan con una panadería donde se venden los panes más económicos de Caracas.

“Mantenemos los niveles de protección, hemos elaborado tapabocas, acompañamos a los Clap para garantizar la jornada de abastecimiento en toda la comunidad, acompañamos las actividades escolares de los niños para generarle otra lógica de aprendizaje, hemos desinfectado los espacios de nuestra comunidad. La pandemia no es juego, es necesario cuidarnos entre todos. Sigamos construyendo poder popular y comuna”, así habla Anacaona, mujer de 30 años de edad y madre de Fabricio.

Jenifer Milagros Lamus, es integrante de la Comuna El Maizal en el estado Lara, en Venezuela, y también tiene un hijo que se llama Fabricio. Tiene tres hijos. Los otros dos se llaman Hugo Rafael y Raúl Alfonzo. “Estoy en la Comuna El Maizal desde el año 2011, me ha tocado ver nacer muchas unidades de producción y también ver cómo se hace grande la comuna dentro de las adversidades”.

Ella coordina la Empresa de Propiedad Social Directa Comunal “Ganadería Doble Propósito y Bufalino Argimiro Gabaldón”. Esta experiencia generada en la comuna permite abastecer de proteína animal y lácteos, en medio de la pandemia. También distribuyen los alimentos, de manera directa, como café, harina de maíz precocida, queso, entre otros, a través de sus tiendas locales y a precios justos. Practican el trueque con campesinos y desde todas esas resistencias enfrentan la especulación de los comerciantes de la zona.

“Enrumbados por los caminos de Chávez… como tenemos nosotros eso siempre en mente”, expresa Jenifer.

Alba TV vuelve a aterrizar en Caracas, esta vez en Coche y conocimos a Eglee Aponte, integrante de la Comuna “Forjando los Sueños de Ezequiel Zamora”, articulada también al plan Pueblo a Pueblo, que tiene como objetivo, vincular al pueblo productor del campo con el pueblo consumidor de la ciudad. Producen frutas, hortalizas y tubérculos. Esta experiencia contribuye a abastecer todas las escuelas de la parroquia dentro del Programa de Alimentación Escolar (PAE) garantizando comidas diarias a niñxs y adultx mayores. Proveen a 19 escuelas de la parroquia Coche, en medio del coronavirus.

“Estamos orgullosos de nuestro trabajo. Nuestra comuna está integrada mayormente por mujeres. Cada 15 días, distribuimos 8 mil kilos de alimentos en las escuelas. Es una gran experiencia que nos ha permitido demostrar que podemos dar respuesta a cualquier reto que se nos presenta”, nos afirma orgullosa Eglee, abogada jubilada.

Las experiencias de resistencias siguen salvando a los pueblos. Más allá de los exterminios del sistema capitalista, hay una práctica, voluntad y ejercicio en comunidad que va abriendo caminos más dignos y esperanzadores.

Alba TV