México: 12.5 millones de trabajadores y trabajadoras se quedaron sin empleo por efecto de la pandemia

Pandemia sacó del mercado laboral a 12.5 millones: Inegi

Por Dora Villanueva

El cierre económico de abril sacó a 12.5 millones de personas del mercado laboral, 10.4 millones de ellos se ocupaban de manera informal, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Todos los indicadores de empleo fueron trastocados derivado del freno en la movilidad que impuso la epidemia de Covid-19.

Cayó la proporción de personas que tienen un trabajo o buscan uno, lo hizo también la informalidad, incrementó la subocupación –ahora en ella se ocupan uno de cada cuatro trabajadores-, bajaron los ingresos y en menor medida creció el desempleo, reportó la Encuesta Telefónica de Ocupación y Empleo (ETOE).

“La instrucción más importante que recibimos como población durante el mes de abril fue ‘quédate en casa’. Nos quedamos en casa y eso es lo que estamos capturando”, explicó Julio Santaella, presidente de Inegi. En ese sentido, no descartó que datos similares para la fuerza laboral resulten en mayo.

En primer lugar, la población económicamente activa (PEA), es decir, quienes tienen un trabajo o buscan uno se derrumbó sin precedente. Cayó de 55.8 millones de trabajadores en marzo de 2020, a 43.3 millones en abril. Mientras que las personas que por el momento se han abstenido de trabajar o buscar un empleo pasó de 38.7 millones a 50.2 millones.

Ello implica que más de la mitad de la población en edad de participar de la fuerza laboral no lo está haciendo, a la espera de que se pase la contingencia sanitaria.

“No hay un precedente donde se haya modificado o invertido estas proporciones de la PEA. Históricamente es la primera vez que vemos este cambio”, detalló Edgar Vielma, director director general de Estadísticas Socioeconómicas de Inegi.

En gran parte, la baja está impulsada por el grado de informalidad en el país, de cada seis personas que salieron del mercado laboral en abril, cinco se ocupaban en la informalidad.

Aún con ello, al cierre de abril, 20.7 millones de personas se ocupan en la informalidad, 10.7 millones menos que en marzo, mientras en el sector formal se perdieron 2.1 millones de trabajos.

Este cambio implicó una también histórica baja en la tasa de informalidad. Ésta se ubicó en 47.7 por ciento de la PEA, pese a que se nunca se había encontrado por debajo del 50 por ciento en los registros del Inegi.

Mientras tanto, el desempleo pasó a afectar a 2.1 millones de trabajadores, ligeramente por arriba de los 1.7 millones de un mes atrás. Y esta tasa incrementó de 2.9 a 4.7 por ciento. Más allá de dicha cifra, es en el grupo de la población no económicamente activa y en la subocupación donde resaltan los impactos más importantes de la crisis económica derivada del Covid-19 en el mercado laboral.

En espera para trabajar, 20 millones

De acuerdo con la ETOE de abril, 20 millones de personas están desocupadas, no buscan trabajo por el momento, pero están disponibles para regresar al mercado laboral en cuánto termine la contingencia. En el detalle, 9.1 millones de ellos perdieron su empleo en marzo de 2020, 3.5 millones en abril, 5.8 millones antes de la pandemia y 1.7 millones no había tenido oportunidad de acceder a uno.

Por otro lado, también destaca el repunte en la subocupación. Pasó de 5.1 millones de personas en marzo de este año a 11 millones en abril. Medido como proporción de la población ocupada, incrementó de 9.1 por ciento a 25.4 por ciento, lo cual exhibe que entre quienes están trabajando, uno de cada cuatro lo hace en esta condición.

Cuatro de cada 10 trabajadores viven con salario mínimo

“No sólo están trabajando menos horas, sino también perciben menores ingreso”, recalcó Vielma. De marzo a abril, la proporción de quienes reciben un salario mínimo pasó de 22 por ciento de los trabajadores a 41.3 por ciento. Hasta dos salarios mínimos lo hizo de de 36.2 a 31.4 por ciento. El de dos a tres salarios pasó de 16 por ciento a 8.3 por ciento; más de 3 salarios mínimos pasó de 10.3 a 4.8 por ciento.

A la par, la ETOE exhibió que la mayor pérdida de empleos se dio en los microenegocios, que pasaron de dar trabajo a 22.8 millones de personas en marzo a a 14.7 millones en abril; los pequeños establecimientos redujeron de 8.5 a 6.2 millones; los medianos de 5.5 a 5; los grandes de 5.1 a 3.8 millones. Mientras en gobierno incrementaron de 5.4 a 5.9 millones.

La ETOE es el instrumento emergente que diseñó Inegi para dar seguimiento a las condiciones del empleo en el país, mientras duren las restricciones de movilidad por la Covid-19.

La Jornada


PIB per cápita retrocede al nivel de hace seis años

El producto interno bruto (PIB) per cápita retrocedió seis años en términos reales como resultado de la caída de la actividad económica que se registró entre enero y marzo pasados, al sumar 142 mil 616 pesos por habitante.

De acuerdo con los estimados del Consejo Nacional de Población y el valor de la producción a inicios de 2020 publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) el PIB per cápita tuvo su nivel más bajo desde el cuarto trimestre de 2014.

El martes, Inegi publicó los resultados revisado de la actividad económica para el primer trimestre de 2020 y con ello el valor nominal del PIB. En pesos corrientes, el indicador sumó 24 billones 322 mil 755 millones de pesos, y 191 mil 377 pesos per cápita, su nivel más bajo desde el tercer trimestre de 2018.

Sin embargo, en términos reales –descontada la depreciación de la moneda por la inflación– la producción en el país sumó 18 billones 139 mil 598 millones de pesos, su nivel más bajo desde lo que se produjo entre abril y junio de 2017.

Resultado de esto y una vez incorporado el efecto del crecimiento poblacional, el PIB por habitante resultó en 142 mil 616 pesos, el nivel más bajo desde el último trimestre de 2014. Los datos exhiben que en seis años la economía no ha logrado crecer a un ritmó más allá del que lo hace la población para restar los efectos de la depreciación del peso.

Kristalina Georgieva, directora gerente del Fondo Monetario Internacional, advirtió en abril pasado que la recesión acarreada por la pandemia de Covid-19 se reflejará en una caída del PIB per cápita en 170 naciones. Por ello se prevé que sea la crisis económica más severa en 90 años.

El PIB per cápita presenta la relación en el valor total del conjunto de bienes y servicios finales generados por la economía en un periodo definido y el número de habitantes.

Es una primera aproximación a la forma en que se distribuye el ingreso de un país y la comparación de ese ingreso con el de los habitantes de otros países.

La Jornada


VOLVER