México: crecen las protestas contra la violencia policial

101

Veracruz: exigen investigar a policías por muerte de detenido

Familiares y amigos de Carlos Andrés Navarro marcharon ayer por las principales calles de la capital del estado de Veracruz para exigir a las autoridades que se investigue si la muerte del joven de 33 años en el cuartel de policía San José fue resultado de abuso de los agentes y, de confirmarse, se sancione a los responsables.

Navarro, serigrafista y padre de cinco hijos, el menor de apenas un mes de edad, fue detenido el pasado 2 de mayo en las inmediaciones del fraccionamiento Los Cántaros por supuestas faltas administrativas. Después de someterlo, los uniformados lo llevaron a los separos, donde murió.

El dictamen médico que se entregó a los familiares indica que Carlos Andrés falleció de un infarto. Sin embargo, ellos dudan del diagnóstico, pues el cuerpo de su pariente presentaba golpes.

Indignados, familiares y amigos del joven marcharon la mañana de este lunes de la calle Villahermosa al cuartel para exigir a la fiscal Verónica Hernández y a la presidenta de Comisión Estatal de los Derechos Humanos, Namiko Matzumoto, una investigación a fondo.

En un video de la detención que se difundió en redes sociales se observa cómo 10 elementos de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado rodean a Carlos Andrés.

Uno de los uniformados blande lo que parece ser un bastón de aluminio. El serigrafista busca defenderse con un objeto que no se distingue, y en un par de ocasiones grita que lo quieren secuestrar, pero finalmente lo someten.

Luego de su arresto, a las 13 horas del 2 de mayo, sus familiares no supieron de su paradero hasta las 14 horas del 3 de mayo, cuando las autoridades les pidieron que acudieran a recoger el cuerpo.

A Navarro se le conocía en el barrio de Rafael Lucio, en Xalapa, como Crazy Área 228.

Personas que trabajan en los cruceros de la zona recuerdan que los invitaba a dejar las adicciones. Él no merecía morir así, era buen compa. Siempre decía: vatos, Dios los bendiga, dense una vuelta por el grupo, ahí los esperamos, contó un joven que dijo haberlo conocido.

Paralelamente, un grupo de personas encapuchadas que se denominaron anarcos, y varias mujeres que dijeron ser feministas también protestaron en Xalapa para exigir justicia por Andrés Navarro y por Giovanni López, quien murió a manos de policías del municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco.

Los participantes en esta movilización, la mayoría vestidos de negro y embozados, causaron destrozos durante la caminata del Teatro del Estado a la plaza Lerdo.

Esto no es violencia, esto es resistencianosotros rompimos unos vidrios, pero la policía acaba con vidas humanas, fueron algunas de las consignas que gritaron.

Dañaron las ventanas de un par de casas de empeño, las puertas de madera de una iglesia, cristales en dos bancos y los aparadores de una tienda departamental.

Al llegar a la Torre de Seguridad Pública, rompieron los cristales de la oficina y discutieron con algunos trabajadores que estaban en la recepción.

En el palacio de gobierno, los encapuchados pintaron: La policía matafeminicidiosviolaciones y prendieron fuego a una puerta de madera, pero personal del edificio lo apagó.

La Jornada


Exigen estudiantes en Jalisco justicia para Giovanni

Estudiantes de la Universidad de Guadalajara (UdeG), exigieron justicia en el caso de Giovanni López, quien fue ‘levantado’ por policías presuntamente por no traer cubrebocas y entregado muerto a su familia.

“Los jaliscienses estamos molestos, indignados”, expresó Francisco Javier Armenta Araiza, presidente de la Federación de Estudiantes Universitarios (FEU) de dicha institución, en entrevista de radio con Manuel López San Martín, del programa Mesa para Todos, transmitido a nivel local en RadioNet.

Tras las protestas y los jóvenes detenidos y desaparecidos supuestamente a manos de los policías ante los disturbios, dijo que “pedimos a la Fiscalía que se haga cumplir la ley, aspiramos a un estado de derecho y una Policía que nos proteja, no cuidarnos de ellos”.

“Pedimos que se haga una investigación transparente, una reestructuración de la corporación, porque estas acciones se repiten y vuelven al origen, la desaparición y muerte de personas”, expresó Armenta Araiza.

Giovanni López, de 30 años, trabajaba como albañil y vivía en el municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, en el estado de Jalisco. Fue arrestado por hasta 10 elementos de la Policía Municipal el pasado 4 de mayo tras haber salido a comer con su familia.

Las declaraciones oficiales mencionaron que la detención se debió a comportamiento violento; sin embargo testigos aseguraron que se le detuvo por no llevar cubrebocas.

La detención se dio el 4 de mayo y al día siguiente su familia fue informada de que lo habían trasladado al Hospital Civil de Guadalajara en donde al acudir les informaron que no se encontraba ahí, que su cuerpo ya había sido trasladado al Servicio Médico Forense (Semefo).

Su familia aseguró que el cuerpo de Giovanni presentaba golpes y huellas de tortura, hasta un presunto balazo en un pie.

Tras darse a conocer los hechos apenas el jueves pasado, las protestas se desataron en Jalisco. Hubo quema de patrullas, disturbios en edificios y se denunció la detención violenta y desaparición de estudiantes que participaron en las manifestaciones.

Net Noticias


CDMX: encapuchados vuelven a protestar contra abuso policial y causan destrozos

Decenas de jóvenes encapuchados marcharon contra el abuso policial del que fue víctima la adolescente Melanie el pasado viernes y realizaron destrozos de infraestructura urbana y saqueo en avenidas y tiendas del Centro Histórico sin que interviniera la policía de la Ciudad de México.

El gobierno capitalino informó que los manifestantes “buscaban una confrontación con la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC), más no lograron su cometido”. Destacó que no hubo heridos.

Alrededor de 100 personas vestidas de negro con el rostro cubierto se concentraron en la columna del Ángel de la Independencia poco antes de las 15:00 horas y comenzaron su recorrido por el Paseo de la Reforma rumbo al Zócalo capitalino.

Los primeros destrozos que hicieron fueron a las estaciones de la línea 7 del Metrobús, donde rompieron los cristales y realizaron pintas. Más adelante, atacaron una sucursal del banco Citibanamex, las instalaciones de un Starbucks y del hotel Fiesta Americana en la Glorieta de Colón.

Al entrar a la avenida Juárez, saquearon una tienda Oxxo y un restaurante Kentucky Fried Chicken. Más adelante arremetieron contra las vallas metálicas que protegían el Hemiciclo a Juárez, donde realizaron pintas con aerosol en rechazo al abuso policial.

En la calle 5 de mayo, los manifestantes arremetieron contra las vallas metálicas que protegían el edificio del Banco de México y una tienda Adidas de la que tiraron una puerta de la Cortina metálica y robaron la mercancía.

Luego de llegar al Zócalo, algunos manifestantes se dirigieron a las instalaciones de la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México (FGJCDMX) donde también hicieron pintas y actos de vandalismo.

Los manifestantes llevaban mazos con los que rompieron vidrios y tumbaron cámaras de vigilancia de los establecimientos mercantiles. Con los aerosoles pintaron en paredes y puestos de periódicos frases como “La libertad no es pecado” y “Va por Melanie”.

Personal de la Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHCM) y de la Brigada Humanitaria de Paz Marabunta realizaron el recorrido en cercanía con los manifestantes. Para observar que no hubiera violación a las garantías individuales y actos de represión policíaca contra los manifestantes y los medios de comunicación.

Al paso del contingente, se observó que algunos fotógrafos resultaron agredidos con gas de extintores que llevaban algunos manifestantes y otros con amenazas de ser golpeados o de quitarles sus cámaras por grabar los destrozos.

Esta manifestación ocurrió luego de que el pasado viernes 5, se realizó una marcha contra el abuso policial contra George Floyd, en Minneapolis, Estados Unidos; y Giovanni López, en Guadalajara, Jalisco. Durante esa protesta, Melanie, una joven de 16 años que participaba encapuchada en la protesta fue agredida por varios policías cuando cayó al suelo. La joven fue llevaba a un hospital por la gravedad de las lesiones.

Ese día por la noche, solo dos policías fueron puestos a disposición del Ministerio Público y el domingo pasado, un juez les dictó prisión preventiva como medida cautelar, mientras se determina su situación jurídica.

Al término de la marcha, la Secretaría de Gobierno, dirigida por Rosa Icela Rodríguez, informó que la SSC desplegó elementos que acompañaron a los manifestantes desde vías aledañas al primer cuadro de la capital, evitando así más actos de vandalismo. Y destacó que los uniformados mantuvieron “presencia, sin que se presentara alguna confrontación con los manifestantes, por lo tanto, tampoco se registraron heridos”.

Policías piden liberar a compañeros

Por la mañana, unos 30 elementos de la Policía Metropolitana de la Ciudad de México se manifestaron de manera pacífica afuera de las instalaciones de la división de Fuerza de Tarea, ubicadas en la alcaldía Xochimilco.

En su mayoría vestidos de civil, los policías pidieron la liberación de sus dos compañeros detenidos por las agresiones a Melanie y pidieron al Congreso de la Ciudad de México que hagan iniciativas de ley para garantizar el pleno uso de sus facultades y les de certeza jurídica que no permita que los usen como “chivos expiatorios” ante la opinión pública.

Proceso


Alcalde de Ixtlahuacán declara ante la Fiscalía de Jalisco por muerte de Giovanni

Este lunes el alcalde de Ixtlahuacán de los Membrillos, Eduardo Cervantes Aguilar, acudió a las instalaciones de la Fiscalía de Jalisco a declarar por la muerte de Giovanni López  y otro caso de abuso policiaco en su municipio.

Aunque estaba citado a comparecer ante las autoridades ministeriales desde el viernes pasado, el edil no acudió “por cuestiones de agenda” y aseguró que envió un documento para justificar su inasistencia.

Este lunes Cervantes ingresó al área de Visitaduría de la Fiscalía del estado en compañía de dos abogados, y aunque se le interrogó por otro asunto, al salir reveló que también le preguntaron por el homicidio de Giovanni.

Después de tres horas de comparecencia, el edil prefirió no dar detalles sobre su declaración ni revelar detalles del segundo asunto en el que se le implica: “lo que tengo que decir ya se lo dije a la Fiscalía”, señaló.

La familia de Giovanni López denunció que Cervantes Aguilar intentó acallarlos ofreciéndoles 200 mil pesos y al rechazar la oferta los amenazó; el edil ha rechazado estos señalamientos y asegura que no tuvo contacto con la familia.

Piden comparecencia de fiscal y coordinador de gabinete de Seguridad

Tras los acontecimientos del viernes pasado a las afueras de la Fiscalía de Jalisco, cuando policías ministeriales privaron ilegalmente de la libertad a varios jóvenes para desarticular una protesta frenste a sus instalaciones, los diputados locales llamarán a comparecer al fiscal Gerardo Octavio Solís Gómez, y al coordinador del gabinete de Seguridad, Macedonio Tamez.

Durante la sesión de la Junta de Coordinación Política, la morenista Erika García Pérez García indico que las manifestaciones violentas ocurridas el fin de semana son “una muestra de lo que se vive en Jalisco respecto a la inseguridad, impunidad y corrupción de las instituciones”.

Calificó de inadecuada la politización de un tema sensible para la sociedad y deslindó al Grupo Parlamentario de Morena de cualquier nexo con los daños, como lo ha dejado ver el gobernador del estado, Enrique Alfaro.

La coordinadora de la fracción del PRI, Mariana Fernández, señaló que Solís Gómez debe explicar lo ocurrido y se pronunció por atender las demandas de algunas organizaciones civiles que han pedido la renuncia del fiscal al menos mientras se investiga lo que ocurrió el viernes pasado.

El legislador panista, Gustavo Macías Zambrano, lamentó que las autoridades hayan esperado un mes para esclarecer la muerte del Giovanni López a manos de policías municipales y señaló que el fiscal deberá explicar hasta donde está infiltrada la Fiscalía por el crimen organizado, como lo denunció el gobernador Enrique Alfaro.

Por su parte, el emecista Salvador Caro Cabrera replicó lo dicho por el mandatario estatal sobre un intento de desestabilizar al estado y dio su respaldo al fiscal, señalando que tendrá que informar sobre los avances que ha tenido para sanear la dependencia a su cargo.

El Universal


VOLVER

Más notas sobre el tema