México: fuertes protestas y represión en Jalisco tras el asesinato de un joven a manos de policías

176

Furia en Jalisco por el asesinato de Giovanni a manos de policías

La violencia empezó el pasado 19 de abril, no el 5 de mayo, cuando entregaron a Giovanni López muerto a sus familiares luego de estar bajo la custodia de policías de Ixtlahuacán de los Membrillos. Tampoco este 4 de junio, cuando indignados por el brutal suceso cientos de personas, en su mayoría jóvenes, se manifestaron y causaron destrozos en el palacio de gobierno, en el centro de esta ciudad.

Comenzó el 19 de abril, cuando el gobernador Enrique Alfaro publicó el acuerdo de tolerancia cero en el periódico oficial El Estado de Jalisco, en el cual anunció que el uso de cubrebocas era obligatorio en cualquier espacio público, que las autoridades municipales serían responsables de verificar su cumplimiento y que el ciudadano que no acatara sería arrestado y multado.

Con esa luz verde, a partir de entonces ocurrieron diversos abusos de distintas policías municipales con el pretexto de la pandemia y la falta de cubrebocas, con casos como la golpiza –a principios de mayo– al director de la preparatoria de Chapala, Juan Ramón Álvarez López, quien incluso perdió el conocimiento por los golpes recibidos, según denunció la Universidad de Guadalajara.

Guillermo del Toro reprocha que aún no haya detenidos

Desde el acuerdo publicado por Alfaro, pertenciente al partido Movimiento Ciudadano, al menos 200 personas han sido detenidas en diferentes municipios por no usar cubrebocas, sobre todo en Tlaquepaque, pero hasta ahora ninguna había resultado muerta.

El miércoles anterior, familiares de Giovanni dieron a conocer un video en el que se ve cómo el joven de 30 años, de oficio albañil, es subido a la fuerza a una patrulla el 4 de mayo por agentes de Ixtlahuacán de los Membrillos, al parecer por no usar cubrebocas, como aseguraron sus familiares. Al día siguiente, cuando fueron a pedir su liberación, recibieron sólo su cuerpo, después de haber fallecido por los golpes que recibió, según informaron autoridades estatales y según consta en el acta de defunción.

Al difundir el video y convertirse en tendencia en redes sociales, hubo una cascada de comentarios de desaprobación, entre ellos uno del cineasta tapatío Guillermo del Toro, quien publicó un tuit criticando que había pasado un mes del crimen y no había detenidos.

Enrique Alfaro; el fiscal general, Gerardo Octavio Solís, y el coordinador de Seguridad, Macedonio Tamez, trataron de deslindar al gobierno estatal con el argumento de que la muerte ocurrió en Ixtlahuacán, aunque evitaron responder por qué después de un mes aún no había un solo detenido por el caso.

Cuando llegaron los manifestantes al palacio de gobierno comenzaron los disturbios. Decenas de jóvenes, al grito de ¡fuera Alfaro, fuera, Alfaro!, realizaron pintas en el edificio con leyendas contra los policías y contra el mandatario, empujaron y golperon las puertas del inmueble en sus cuatro costados y rompieron los vidrios a pedradas.

En el ala norte del edificio, tres patrullas de la policía estatal fueron vandalizadas y luego quemadas. Adentro de las patrullas había cartuchos que comenzaron a explotar con el fuego, según confirmaron elementos de Protección Civil.

Los destrozos continuaron en todo el perímetro del inmueble –que ocupa una manzana–, mientras en el interior cientos de uniformados trataban de impedir el ingreso de la turba. Fue cuando una parte del grupo de manifestantes perforó la puerta del ala sur de palacio e ingresó; en ese momento se dio luz verde a los policías para salir, lo que desató un enfrentamiento en el que llovieron piedras, botellas y palos de un lado y otro, lo que dejó descalabrados en ambos bandos.

En su huida, los inconformes rompieron todos los vidrios de la Recaudadora Estatal, en una tienda departamental y en el mobiliario urbano.

Tras casi una hora de refriega, los agentes desalojaron del centro a los manifestantes y comenzaron a realizar razias indiscriminadas en las que aprehendían a cualquiera que bajo su criterio hubiera participado en los desmanes.

Incluso, el corresponsal de La Jornada estuvo a punto de ser detenido por los uniformados alterados, uno de los cuales amenazó con romperle el celular por estar grabando video.

Son infiltrados del gobierno federal: Alfaro

El gobernador Alfaro aseguró que son infiltrados que representan intereses construidos desde la Ciudad de México, desde los sótanos del poder, quienes están detrás de los actos violentos en la manifestación por el crimen de Giovanni López.

En un video difundido por la noche, exigió al presidente Andrés Manuel López Obrador que diga a su gente y a su partido que ojalá y estén midiendo lo que están haciendo, el daño que están generando al país con este ambiente de confrontación.

Detrás de esta historia hay muchas mentiras que irán cayendo poco a poco, así como otras intenciones que quedarán en evidencia, pues muchos de los manifestantes no son de Jalisco.

Informó que los disturbios dejaron seis policías heridos, tres patrullas incendiadas y 26 detenidos, incluidas dos mujeres.

La Jornada


#JusticiaParaGiovanni: Agentes de Jalisco responden con gas, golpes y 26 detenciones a protesta contra abuso policial

La protesta para exigir justicia en el caso de Giovanni López, joven presuntamente asesinado por abuso policial, terminó con más actos violentos y al menos 26 detenciones de manifestantes.

Decenas de jóvenes se manifestaron frente al Palacio de Gobierno de Jalisco con consignas como: “Giovanni no murió, el gobierno lo mató”, responsabilizando al gobernador Enrique Alfaro de la muerte del joven de 30 años en Ixtlahuacán de los Membrillos.

Al encontrar la puertas del palacio cerradas, algunos manifestantes golpearon la entrada y recibieron gas lacrimógeno para disuadir la protesta.

Sin embargo, la respuesta de algunos manifestantes fue incendiar dos patrullas en la entrada principal, así como pintas y daños en la Dirección de atención ciudadana a un costado del Palacio de Gobierno de Jalisco.

La tensión llegó a tal punto que hubo un intento de quema contra un uniformado, quien presuntamente intentó atropellar a manifetantes durante la protesta. De acuerdo con la Policía, se trata de Rodolfo Essaú, a quien un manifestante prendió fuego; “su estado de salud es estable y estaremos atentos a su recuperación”, expuso.

El sitio Zona Docs captó el momento de la agresión contra el policía.

Diversos videos publicados por manifestantes muestran que la reacción de la policías no solo fue con gas, sino también con jaloneos, intimidaciones, golpes y detenciones violentas.

Uno de ellos, publicado por el diario Excélsior, muestra como elementos de seguridad amedrentan a jóvenes que pedían no hacer uso de violencia en las detenciones, al documentar la detención de un joven de playera verde. “¡Huevos, puto!”, le responde un policía para después jalonearlos y decirles que “no vinieran a chingar”.

Otro video de Telediario Guadalajara muestra a policías pateando al joven de playera verde quien dice llamarse Zaid Luna, y cae al suelo tras recibir un fuerte golpe por la espalda por parte de un policía, cuando ya estaba sometido por varios elementos de seguridad.

Otro video de este medio grabó a policías gritando “los vamos a matar”desde el interior del Palacio de Gobierno durante la protesta.

Incluso, el diario El Informador de Guadalajara capturó el momento en que unos manifestantes ayudan a una señora de la tercera edad que no podía respirar por el gas lacrimógeno lanzado por policías.

Usuarios no solo captaron la detención de manifestantes, sino cómo policías amedrentaban a quienes documentaban o reclamaban actos violentos, como el caso de un elemento que jaló del cabelló a una mujer tratando de detenerla y después encarando y amenazando a un joven que intentó defenderla.

El gobierno de Guadalajara publicó que, hasta el momento, hay 24 hombres y dos mujeres detenidad “durante la comisión de actos de vandalismo y agresión a elementos policiales”.

También afirmó que estará atento a “cualquier denuncia relacionada con la violación de derechos humanos durante la manifestación para actuar en consecuencia”.

El Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo A.C. y la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ) dijeron haber documentado las agresiones de policías, así como detenciones arbitrarias, por lo que llamaron a hacer el uso de la fuerza “por los principios de legalidad, necesidad proporcionalidad y precaución”.

“Prevalece un ambiente de tensión y se han presentado múltiples hechos violentos. El llamado es a la actuación en el marco de la legalidad y de respeto a la dignidad de todas las personas, tanto de manifestantes como servidores públicos”, expuso la comisión, quien dictó medidas cautelares para que a las personas detenidas se les ponga de inmediato a disposición de la autoridad competente, así como para atender a quienes resultaron lesionados.

Actuamos con dignidad, hay intereses detrás: dice Alfaro 

Tras las detenciones y los hechos violentos, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, aseguró que hubo solo infiltrados violentos y que la Policía local actuó con dignidad.

“Detrás de todo lo que está sucediendo hay intereses muy precisos y muy puntuales construidos desde la Ciudad de México, desde los sótanos el poder que lo que buscan es dañar a Jalisco”, afirmó el mandatario estatal, quien descartó que se hayan cometido abusos en la protesta.

“Fueron gente que buscaba provocar otra cosas, provocar al gobierno y no lo consiguieron… no se cometió ningún acto de violencia contra los manifestantes”, insistió.

Animal Político


ONGs llaman a autoridades de Jalisco a respetar la libre manifestación

Las organizaciones civiles que integran el Frente por la Libertad de Expresión y la Protesta Social (FLEPS) llamaron a las autoridades de Jalisco a que respeten la garantía básica de los ciudadanos a manifestar su inconformidad, “como un ejercicio legítimo de derechos y de expresión del descontento social”.

En un comunicado firmado por colectivos como el Instituto Mexicano para el Desarrollo Comunitario y el Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (Cepad), entre otros, el FLEPS señaló que en las protestas realizadas en Guadalajara este 4 de junio la policía estatal debió abstenerse de realizar detenciones arbitrarias, disolver la manifestación y encapsular personas.

El uso de la fuerza, dijeron las organizaciones, “debe ser siempre el último recurso y aplicarse bajo los principios de legalidad, proporcionalidad y estricta necesidad. Ademá,s debe sujetarse a Protocolos de actuación adecuados, y contar con controles para limitar abusos”.

El FLEPS indicó que observa con preocupación que “la respuesta de las autoridades, lejos de entender y atender el legítimo descontento social, ha sido hacer uso de armas ‘menos letales’, realizado detenciones arbitrarias y encapsulamientos”.

De acuerdo con lo documentado por la Cepad, abundó, los elementos de seguridad presentes en las manifestaciones hicieron uso de gas lacrimógeno y utilizaron palos y piedras en contra de personas manifestantes y transeúntes, además de utilizr camionetas no rotuladas.

“Aunado a esto ha circulado en medios información que a un policía le fue robada el arma durante la manifestación. Exigimos que eso se investigue, pues de ser así, la policía estaría llevando armas letales a una manifestación”, dijo el Frente.

Por otra parte, “dentro de las malas prácticas policíacas, Artículo 19 documentó cuatro agresiones contra periodistas, dos de las cuales fueron perpetradas por integrantes de la policía estatal, causando lesiones y daños en materiales de equipo”.

Los gobiernos municipales y estatales de Jalisco, recordaron las organizaciones, “tienen antecedentes conocidos por las violaciones de derechos humanos cometidas en contra de las personas que ejercen la libertad de expresión y la libre manifestación, sin que existan consecuencias para quienes coartan esos derechos fundamentales”.

Luego de hacer énfasis en que se debe garantizar la seguridad no solo de quienes se manifiestan sino de quienes cubren las protestas, el FLEPS manifestó su inquietud porque se mantengan “dichos patrones de abuso de la fuerza, represión y violaciones a derechos humanos, evidenciado la poca apertura a atender la demanda de justicia por la que se ha movilizado el estado a raíz del conocimiento que se tuvo del lamentable fallecimiento de Giovanni López Ramírez”.

La víctima, recordó el colectivo, murió el pasado el 5 de mayo estando bajo custodia policial, después de ser detenido y presumiblemente torturado por agentes de seguridad en el municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, estado de Jalisco.

“Reiteramos que la protesta es una de las formas históricas de expresión del descontento y de exigencia que han permitido abrir causes democráticos, por lo que las autoridades deben partir de un enfoque de protección a derechos y abstenerse de hacer un uso desproporcional de la fuerza. Todo caso de abuso, detención arbitraria y agresión debe ser plenamente investigado y sancionado.

“Cabe señalar, ante la documentación de actos violentos aislados durante las protestas, lamentamos su ocurrencia y las afectaciones que conllevan para la dignidad de todas las personas; al mismo tiempo, enfatizamos que los mismos no empañan la legitimidad de la protesta, ni justifican actos arbitrarios y abusos, mucho menos disminuyen la urgencia y relevancia de la exigencia de justicia que la movilización ha lanzado al poder público por la muerte bajo custodia de Giovanni López”, resaltó el FLEPS.

En ese sentido, el Frente dijo retomar “la exigencia hecha por la familia de Giovanni, las organizaciones en de la sociedad civil tanto de Jalisco, como del país, e incluso de las Naciones Unidas que exige se lleva a cabo una investigación diligente de todos los funcionarios e instituciones responsables de la custodia de Giovanni López Ramírez desde su detención y hasta su fallecimiento, de acuerdo a los Protocolos en la materia y asegurando la independencia en la investigación”.

La Jornada


VOLVER

Más notas sobre el tema