México: marcha feminista por golpiza policial a una joven en una protesta

257

Colectivos feministas protestan por agresión de policías a adolescente en marcha

Jóvenes se manifestaron la tarde de este domingo en las inmediaciones de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SCC) para protestar por la golpiza a la que fue sometida una menor de edad el pasado viernes.

La marcha fue convocada en redes sociales por colectivos feministas mediante la etiqueta #JusticiaParaMelanie, el nombre de la adolescente que fue pateada en el rostro por uniformados el pasado viernes mientras participaba en la protesta por los asesinatos de George Floyd en EU y Giovanni López en Jalisco a manos de policías.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana detalló que desplegó 400 efectivos del “Cuerpo de Protección Civil” en el edificio ubicado en la calle Liverpool, colonia Juárez, alcaldía Cuauhtémoc.

Los efectivos policiales contaban con el equipo de protección personal (cascos y escudos), extintores, pero no portaban armas de fuego, detalló la institución en un comunicado.

Es la primera manifestación en las calles por parte de los colectivos feministas en la capital en medio de la pandemia de coronavirus y a diferencia de las que se realizaron en meses pasados, efectivos hombres fueron desplegados a la protesta.

Por el caso dos elementos fueron detenidos e ingresados al Reclusorio Preventivo Varonil Sur, acusados de abuso de autoridad.

En el desarrollo de una audiencia de cumplimiento de orden de aprehensión, los imputados y los abogados particulares, solicitaron la ampliación del término constitucional, por lo que se fijó continuación de audiencia para el 11 de junio a las 15:00 horas, en la que el impartidor de justicia resolverá sí los agentes son vinculados a proceso o no.

Sin embargo, se ordenó la prisión preventiva como medida cautelar, por lo que fueron trasladados al Reclusorio Sur.

Expansión Política


Dan prisión preventiva a ‘polis’ por patear a mujer en marcha

El Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México informa que un juez de Control impuso la medida cautelar de prisión preventiva justificada a dos policías de la Secretaría de Seguridad Ciudadana, a quienes el Ministerio Público les imputó el delito de abuso de autoridad, en hechos ocurridos el pasado viernes en calles de la colonia Polanco, al presuntamente patear a una mujer.

En audiencia de cumplimiento de orden de aprehensión, los imputados, asesorados por su defensa legal privada, solicitaron la ampliación del término constitucional, por lo que se fijó continuación de audiencia para el próximo jueves, a las 15 horas, en la que el impartidor de justicia resolverá si los vincula o no a proceso.

El juez ordenó que los imputados cumplan la medida cautelar de prisión preventiva justificada en el Reclusorio Preventivo Varonil Sur.

Excelsior


ONG’s exigen informe de detenidos por protestas en Jalisco

Diversas organizaciones civiles rechazaron los ataques contra periodistas y manifestantes cometidos por las fuerzas de seguridad del estado de Jalisco, en el marco de las protestas por el asesinato de Giovanni López, y enviaron una acción urgente a organismos internacionales para que el Estado mexicano dé información actualizada sobre las personas detenidas cuyo paradero aún se desconoce.

Mediante un escrito enviado este sábado al Comité de Desapariciones Forzadas de la Organización de Naciones Unidas, el Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (Cepad) y el colectivo Idheas-Litigio Estratégico en Derechos Humanos le solicitaron a dicho órgano que le exija cuentas al gobierno del país sobre los operativos policiacos en Jalisco.

En el documento, ambas organizaciones señalaron que “los elementos de seguridad hicieron uso de gas lacrimógeno y utilizaron palos y piedras en contra de manifestantes y transeúntes, además observó la presencia de camionetas no rotuladas de autoridades”.

Asimismo, “horas más tarde se reportó hostigamiento contra dos defensoras de derechos humanos” que documentaban los abusos cometidos por las fuerzas policiacas de Jalisco. Por su parte, el Frente por Libertad de Expresión y Protesta Social (Fleps) advirtió que durante las protestas había confirmado que los agentes portaban “armas letales”.

Aunque originalmente las organizaciones civiles dieron a conocer una lista que incluía el nombre de 33 personas cuyo paradero se desconocía, hasta ahora el recuento se ha depurado hasta llegar a una sola persona que aún se encuentra en calidad de desaparecida, de nombre Jorge Poza.

Vía Twitter, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos exhortó a México a localizar a Poza y le recordaron su obligación de investigar y sancionar los abusos reportados.

Los colectivos señalaron que aunque la mayoría de los detenidos ya han sido ubicados, las autoridades de Jalisco deben informar sobre las circunstancias de su arresto, “pues negar una detención es una desaparición, máxime cuando se observa que existió una orden de realizar detenciones arbitrarias”.

Por otro lado, el Cepad y la Red “Rompe el Miedo” señalaron que durante las manifestaciones por el asesinato de Giovanni López documentaron cuatro ataques contra periodistas. “Las agresiones fueron actos intimidatorios, bloqueo informativo con violencia verbal en razón de género y bloqueo informativo con violencia física”, indicaron.

En un pronunciamiento emitido ya durante la noche de este sábado, el Cepad reiyeró su exigencia de localizar y presentar con vida a las personas cuyo destino aún no se conoce, , además de garantizar el desistimiento de tosas las acciones penales iniciadas en contra de las personas detenidas y el archivo de las carpetas de investigación.

Asimismo, pidieron la apertura de carpetas de investigación por los delitos de desaparición forzada, tortura y tratos crueles, inhumanos y degradantes y abuso de autoridad, y de quejas de oficio por parte de las comisiones Nacional de los Derechos Humanos y Estatal de Derechos Humanos de Jalisco por los abusos cometidos por las autoridades.

La Jornada


“Nos tuvieron 3 horas a rodillazos y golpes”: asistente a marcha por Giovanni López 

“¡Córrele, porque si te alcanzo te voy a madrear!”, gritó el policía con un palo en la mano, Fer corrió hasta perderse en las calles de un poblado desconocido, ya con la noche encima. Fer es uno de los jóvenes levantados el viernes por elementos de la Fiscalía General de Jalisco (FGJ) para disolver una protesta afuera de sus instalaciones.

Tiene 18 años, estudia una licenciatura en la UdeG y, como otros de sus compañeros, acudía a la concentración para exigir la liberación de los jóvenes detenidos arbitrariamente el jueves, en Guadalajara, durante la manifestación por el asesinato de Giovanni López, pero no pudo llegar al punto acordado porque cuadras antes se lo llevaron agentes ministeriales.

A unas cuadras de la fiscalía, Fer y cuatro de sus compañeros vieron que varios manifestantes venían hacia ellos, les dijeron que tuvieran cuidado, que había camionetas sin placas circulando con agentes vestidos de civil que se estaban llevando a quienes iban a la protesta.

“Seguimos caminando y a una cuadra de la fiscalía vimos que llegaba gente golpeada y nos decían que estaba muy feo, que mejor nos fuéramos; en la acera de enfrente había unas 25 o 30 personas, nos quedamos en un paradero de camión y ya planeábamos regresarnos porque las cosas se veían mal”, relata.

Eran las 17:30 horas cuando comenzaron a llegar camionetas sin placas con personas encapuchadas a bordo que empezaron a llevarse a algunos de los que intentaban organizar la protesta.

“La gente empezó a correr, mis compañeros y yo también, corrimos entre el tráfico más de una cuadra cuando nos interceptó otra camioneta con gente encapuchada y chalecos antibalas; intenté subirme a un camión, pero subieron tras de mí y me bajaron”, recuerda.

Lo que siguió fueron los golpes y el maltrato para subirlo a la camioneta: “¡Agachen la cabeza, cabrones, no miren alrededor”, gritaban los policías a quienes llevaban a “la jaula”, un cuarto con techo de lámina enrejado donde concentraron a los que iban deteniendo. Fer recuerda que donde estaba él había unas 30 personas, pero los policías hablaban de una jaula más.

Ahí les quitaron algunas pertenencias, sobre todo los teléfonos celulares, y les dijeron que todo sería etiquetado y se los regresarían; quienes estaban a cargo eran ya policías con uniforme.

“Nos decían que nos pasaba esto por andar de revoltosos, que éramos ‘desquehacerados’, que podríamos estar muy a gusto en nuestra casa y nos pegaban con la cara hacia la pared, nos tuvieron así unos 20 minutos, no nos dejaban hablar entre nosotros, hacía mucho calor por las láminas del techo y había gente deshidratada”, indica.

Después los policías matizaron su discurso, les dijeron que los liberarían, pero insistían en que los habían detenido por revoltosos, por causar destrozos y los interrogaban sobre la identidad del sujeto que durante la protesta del jueves prendió fuego a un policía de Guadalajara.

De pronto les ordenaron ponerse en fila, separaron a mujeres de hombres y les dijeron que caminaran agachados; quien se levantaba un poco recibía un golpe con un palo o un tubo; a los hombres los subieron en camiones blindados, a las mujeres en una camioneta.

“Nos tuvieron al menos tres horas en ese camión, hostigándonos con rodillazos y golpes en la cabeza, estábamos totalmente torcidos y empezábamos a quejarnos; después nos empezaron a bajar uno por uno en distintos lugares, fui el último a quien bajaron”, relata.

Cuando se quedó solo, los policías siguieron amedrentándolo y por su mente pasó la posibilidad de que pudieran desaparecerlo, de pronto pararon para bajarlo del camión, lo patearon y tras él descendió un agente con un palo para amenazarlo.

Fer corrió, no supo dónde estaba, la gente que encontró en el poblado no quería decirle nada, sólo le indicaron cómo llegar a la carretera, ahí comenzó a caminar y se topó con cuatro personas que también venían en el camión blindado. Entre las pertenencias que les dejaron los policías juntaron algo de dinero y tomaron un camión a Guadalajara, se percataron de que los habían abandonado rumbo a Chapala.Una hora después, Fer llegó a su casa, marcó a su teléfono y un desconocido le contestó, le dijo que había encontrado el aparato tirado en la calle, quedaron de verse en un lugar de la ciudad para recuperarlo.

El testimonio de Fer —quien se identificó pero pidió el anonimato— coincide con el de al menos otras dos personas que han publicado en redes sociales las versiones de lo que ocurrió.

Detenciones

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro, se disculpó públicamente por la actuación de los agentes ministeriales que levantaron el viernes a varios jóvenes a las afueras de la Fiscalía del estado y aseguró que quienes actuaron así podrían estar involucrados con la delincuencia organizada.

Asimismo, de acuerdo con el fiscal del estado, Gerardo Octavio Solís Gómez, ya hay dos policías arrestados por las detenciones arbitrarias del viernes, un comandante de alto rango y otro policía, pero se investiga el actuar de por lo menos 15 más, así como la participación de otros funcionarios, por lo que todas las áreas de la Policía Investigadora han sido intervenidas.

El fiscal se disculpó por el actuar de los funcionarios a su cargo y, dijo que quienes actuaron de esta manera “se fueron por la libre”.

El Universal


ONU, CIDH y Amnistía condenan caso Giovanni y arrestos en protestas de Jalisco

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y Amnistía Internacional (AI) expresaron su preocupación por la violencia de los cuerpos policíacos en contra de manifestantes en Jalisco en el marco de las protestas por la muerte del joven Giovanni López.

Luego de las detenciones de protestas de los últimos días en los que policías detuvieron a manifestantes y luego los liberaron en lugares alejados, según reportó la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Jalisco, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México (ONU-DH) emitió recomendaciones al Gobierno de Jalisco y recordó que la desaparición forzada es un delito incluso si dura unas horas.

“Es motivo de preocupación para la ONU-DH las alegaciones de que la detención del Sr. López Ramírez ocurrió en el contexto de la implementación de medidas de emergencia sanitaria por la pandemia del COVID-19 y el uso obligatorio de cubrebocas en el estado de Jalisco”, condenó la ONU.

Después reconoció el anuncio del gobernador Enrique Alfaro para ubicar a cada una de las personas que se reportaron como desaparecidas, mientras el mandatario confirmó que aceptará las recomendaciones emitidas por el Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU.

Este sábado Alfaro informó que los detenidos del jueves y viernes serían liberados, pero este sábado se detuvo a otras seis personas. Además indicó que los mandos policíacos que agredieron a los manifestantes y cometieron detenciones irregulares fueron detenidos y se investigará si tienen vínculos con la delincuencia organizada.

También la Comisión Interamericana de Derechos Humanos condenó el asesinato de Giovanni López y las denuncias de maltrato hacia mujeres detenidas durante las manifestaciones

Amnistía Internacional se pronunció por la desaparición de los manifestantes y transeuntes, cuyo paradero fue desconocido por casi 24 horas tras ser detenidas por policías ministeriales en las inmediaciones de la Fiscalía General de Justicia de Jalisco, y alertó que uno de los detenidos aún no ha sido localizado.

“El gobierno del estado es responsable de la vida, la seguridad e integridad de cualquier persona que sea detenida por sus fuerzas de seguridad, hasta que las mismas sean puestas en libertad”, adviritó Tania Reneaum Panszi, directora ejecutiva de AI México a través de un comunicado.

La organización exigió investigar y sancionar el uso excesivo de la fuerza, posibles actos de tortura y aplicar la Ley Nacional del Registro de Detenciones.

“Varias personas detenidas en la manifestación del 5 de junio fueron llevadas en vehículos sin identificación oficial, a colonias conocidas por su alta incidencia delictivas, donde fueron abandonadas a su suerte”, expuso la organización a partir de testimonios recabados por AI.

Nueva protesta

Un grupo de aproximadamente 30 personas se reunió este domingo afuera de Casa Jalisco para pedirle a las autoridades la liberación de los dos agentes de la Fiscalía de Jalisco que fueron detenidos presuntamente por violentar a los asistentes a una de las manifestaciónes en repudio de la muerte de Giovanni López

“Exigimos que se respeten sus derechos #Todos somos comandante Perea”, “La justicia aplica tanto para policías como sociedad”, “Justicia para el comandante Perea”, “Comandante Perea es inocente”, “Comandante Perea, una víctima más” es lo que se podía leer en algunas cartulinas que llevan los manifestantes.

Expansión Política


VOLVER

Más notas sobre el tema