Comenzó la reapertura casi total de la economía luego de tres meses de cuarentena

Reabren comercios, playas, bares y cines en Puerto Rico tras 3 meses por coronavirus

Después de tres meses de cierre por la pandemia de covid-19, Puerto Rico empezó una reapertura casi total de su economía. La gobernadora del territorio estadunidense, Wanda Vázquez, firmó una orden ejecutiva el viernes pasado para dar fin al confinamiento. https://www.milenio.com/internacional/coronavirus-puerto-rico-reabre-playas-comercios-bares-3-meses

La isla caribeña, donde han fallecido 147 personas por la enfermedad, regresa a una casi “normalidad” con una tercera fase de reapertura en la que comercios, empresas y personas se aproximan a su actividad habitual.

El decreto firmado por la gobernadora entró en vigor este martes y tendrá una duración de dos semanas, aunque se mantiene el toque de queda que ahora comenzará a las 10 de la noche y terminará a las 5 de la mañana.
El fin del confinamiento

A partir de hoy se pone fin a las restricciones que impedían salir de casa salvo para actividades esenciales, aunque será obligatorio el uso de mascarilla en espacios públicos.

Los comercios y supermercados tienen autorización para abrir de lunes a domingo con una ocupación de hasta 50 por ciento de su superficie; barberías y centros de belleza se suman a la apertura de “spas” y clínicas de estética bajo medidas sanitarias adecuadas.

Incluso las playas y balnearios podrán regresar a la situación previa, bajo advertencia de que volverán a cerrar si hay fiestas o reuniones masivas. La apertura de las playas ayudará a que Puerto Rico, a partir del 15 de julio, reciba turistas de Estados Unidos continental.

​Los gimnasios también abren sus puertas hoy bajo medidas de distanciamiento físico mínimo de 1.8 metros y la normativa​ de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EU.

Los centros de cuidado para niños podrán abrir a partir del 1 de julio, decisión sujeta a una extensa evaluación de sus medidas sanitarias.

Las escuelas y universidades podrán reanudar su actividad para preparar la llegada de los estudiantes el próximo semestre.

Los servicios de Uber y taxis también retoman la actividad, aunque el Tren Urbano que opera en el área metropolitana de San Juan y la Autoridad Metropolitana de Autobuses (AMA) tendrán que esperar.

Los restaurantes podrán abrir los locales hasta un 50 por ciento de su capacidad, lo mismo que bares y establecimientos de venta de bebidas alcohólicas.

Reabrirán cines con medidas preventivas

La industria cinematográfica y todos los servicios profesionales vuelven también a partir de hoy a la normalidad.

En el sector del entretenimiento, Caribbean Cinemas, la cadena de cines que opera en la isla, reabre a partir del próximo jueves. En su página de internet advierte que los asistentes deberán llevar mascarillas y serán sometidos a la toma de la temperatura a la entrada, utilizarán desinfectante de manos y deberán mantener distancia de seguridad entre persona y persona en las zonas comunes.

La empresa señala que se mantendrán filas vacías de forma alterna y habrá espacio entre butacas, además de advertirse que los clientes deberán respetar el asiento asignado en todo momento.

Centros comerciales extienden su horario

Los centro comerciales son, por su importancia en Puerto Rico, uno de los sectores más relevantes en esta nueva fase.

Plaza Las Américas y Plaza Del Caribe, dos de los más importantes, anunciaron la extensión del horario de operaciones, de 9 de la mañana a 8 de la noche de lunes a sábado y de 11 de la mañana a 7 de la noche los domingos a partir del próximo domingo.

La Autoridad de Transporte y Marítimo (ATM) decidió reactivar el servicio de lanchas a las islas municipios de Vieques y Culebra para visitantes, una medida rechazada por los alcaldes de estos municipios, sin prácticamente casos de contagio y temerosos del riesgo de la “invasión” foránea.

Hasta el momento, la ATM solo permitía transportar a residentes de las islas.

Además, los balnearios de estas dos pequeñas islas seguirán cerrados, incluido el de la famosa playa Flamenco, considerada una de las más bellas del mundo.

El coronavirus ha provocado un duro golpe para la economía de Puerto Rico y ha frenado todas las proyecciones de mejoría por parte del Gobierno.

El Ejecutivo de Wanda Vázquez preveía para este año un crecimiento de la economía del 4.2 por ciento, unas cifras que ya no se podrán alcanzar.

Además, las pérdidas ocasionadas por la paralización ascienden a casi 11 mil millones de dólares, cuando Puerto Rico se recuperaba de los huracanes de 2017 y los terremotos de enero.

Milenio


¿Reapertura? Ignoradas en Puerto Rico las recomendaciones de la OMS

La forma en que el Gobierno de Puerto Rico ha manejado la pandemia del Covid-19 y sus protocolos para la reactivación del sector comercial incumplen con las recomendaciones más recurrentes de la Organización Mundial de la Salud (OMS), advierte la veterana epidemióloga y catedrática de la Escuela de Salud Pública del Recinto de Ciencias Médicas en Puerto Rico, Cruz María Nazario Delgado.

Según puntualizó, el escaso número de pruebas diagnósticas realizadas y la inconsistencia en directrices para evitar la aglomeración de personas han expuesto a la ciudadanía a mayor riesgo de contagio.

“La OMS nos dice que lo más importante es hacer pruebas, y eso no se está haciendo en Puerto Rico”, afirmó la experta. “Aquí se han hecho 90 mil pruebas moleculares, para una población de 3.2 millones de personas. Eso no es suficiente”.

“El gobierno dice que se está haciendo muchísimas pruebas, pero son muy pocas para confirmar. Lo que se ha hecho por montones son las ‘pruebas rápidas’, que no son pruebas de diagnóstico. Menos de la mitad de las pruebas que se han hecho en Puerto Rico son para diagnóstico”, continuó.

“Y se están utilizando las pruebas serológicas para dar la falsa impresión de que se están haciendo muchas pruebas”, añadió. “Deberíamos estar haciendo mucho más (moleculares)”, añadió.

Por otro, Nazario Delgado observó que tanto el gobierno como el comercio han obviado la recomendación de la OMS para evitar aglomeraciones de 10 personas o más.

Según explicó, permitir que comercios suban a 50 por ciento su capacidad de acomodo podría propiciar que los consumidores no mantengan una distancia mínima recomendada de seis pies entre sí.

“La Organización Mundial de la Salud hace sus recomendaciones basada en la experiencia de los seis meses de acumulación de información en otros países. Nosotros apenas estamos comenzando y tenemos que aprender de lo que ha pasado en otros lugares”, afirmó.

“Aquí se tiene que hacer una prueba confirmatoria de la enfermedad, y a esa persona imponerle una cuarentena supervisada y hacerle cernimiento a todas las personas que pudieron estar en contacto con ese paciente. A esas personas se les tiene que hacer la prueba diagnóstica y recomendar una cuarentena de 14 días, porque aún sin síntomas, pueden contagiar a otros. Esa es la recomendación”, abundó.

“Pero en Puerto Rico se realizan aproximadamente 28 pruebas por cada mil habitantes. No se están haciendo suficientes pruebas”, puntualizó. “Tenemos múltiples sistemas de vigilancia, algunos municipios por un lado y el Departamento de Salud por otro, y los informes que se están haciendo son bastante ambiguos y limitados”.

La epidemióloga también destacó que en numerosas ocasiones el gobierno ha saboteado su propia exhortación para el empleo de cubiertas o mascarillas en lugares públicos, una de las recomendaciones puntuales de la OMS.

“¿Cuál es el ejemplo que nos da la gente en el gobierno? Tú ves a la gobernadora retratándose con unas jovencitas en una graduación, sin mascarilla y sin distanciamiento. Ese es el mensaje contradictorio que hemos estado recibiendo. ¿Cómo esperar que la gente tome esto en serio, cuando el gobierno no cumple con sus propias recomendaciones?”, argumentó.

Comercios por la libre

Por otra parte, Nazario Delgado lamentó que muchos negocios incumplan abiertamente con los protocolos de seguridad que ellos mismos definieron y presentaron, agudizando el riesgo de contagio.

Según explicó, algunos incluso han dejado de limitar la entrada a sus locales, mientras que otros han sido inconsistentes en la ejecución de medidas preventivas, como tomar temperatura y desinfectar áreas repetidamente.

“Durante el pasado fin de semana, tú caminabas por cualquier pueblo de Puerto Rico y las barras, los restaurantes de frituras y otros negocios estaban llenos y tú no veías ningún tipo de distanciamiento físico o uso de mascarillas. Todavía ni si siquiera había entrado en vigor la nueva orden ejecutiva de la gobernadora y ya había un descontrol total”, denunció la epidemióloga.

Ante este panorama, Nazario Delgado criticó al gobierno por dar paso a una reapertura de comercios, sin tener el personal o un plan establecido para supervisar el cumplimiento con los protocolos de seguridad.

“Tenemos que evitar la aglomeración de personas, asegurarnos de que hay una buena limpieza, que el aire acondicionado funcione como debe ser y haya buena ventilación. Eso lo sabemos. Lo que no sabemos es quién está haciendo la tarea de asegurarse de que eso se esté cumpliendo”, dijo.

“Se ha perdido la urgencia”

Por último, Nazario Delgado planteó que las primeras semanas de la reapertura han confirmado lo que temía: que gran parte de la ciudadanía ha “bajado la guardia” y no es prudente a la hora de protegerse del virus.

“Aquí se ha dado la falsa impresión de que ya pasó el peligro. Cuando se habla de que ya pasó el pico, se da la impresión de que ya no hay riesgo”, lamentó.

“Tienen que ocurrir dos o tres semanas sin que se den casos de transmisión comunitaria para uno decir que el riesgo realmente ha disminuido. Eso no ha pasado”, continuó.

“El problema es que todo ha recaído en la responsabilidad de las personas. Todos somos responsables de cuidar nuestra salud, pero si van a decirle a la gente que ya pueden regresar a ciertos lugares, se tiene que velar que esos lugares sean lo más seguro posible”, concluyó.

Periódico La Perla


VOLVER