UNAHUR | Fortalecer la educación virtual, priorizar la salud pública

La Universidad Nacional de Hurlingham inició el primer cuatrimestre de 2020 de un modo distinto. Durante los cuatro años anteriores las aulas estuvieron repletas y el desafío fue dar respuesta a una matrícula que crecía exponencialmente. Entonces, construir una Universidad como proyecto político educativo, también tenía su correlato material. Hubo que hacer edificios, aulas, contratar docentes y trabajadores/as. Pero en estos últimos meses la exigencia fue otra. La pandemia ocasionada por el coronavirus (COVID-19) alteró el modo de vida de la humanidad y también la forma de dar clases. Como respuesta, un amplio entramado de universidades nacionales siguieron en funcionamiento a través del teletrabajo y estrategias de formación a distancia.

Estudiar en cuarentena

Desde que se estableció el “aislamiento social, preventivo y obligatorio” la Universidad suspendió sus actividades presenciales. Como respuesta, la totalidad de las asignaturas y talleres de extensión se impartieron con modalidad virtual. Para ello fue necesario acompañar al equipo docente con propuestas de formación en el mundo digital. También hubo que afianzar los aprendizajes con tutorías y espacios de acompañamiento.

Por otra parte, se puso en marcha una nueva modalidad en las becas de apuntes: entrega a domicilio. Desde 2016 la Universidad financia con recursos propios materiales de estudio para estudiantes. Este año, 1300 estudiantes recibieron en sus hogares los textos bibliográficos para sus cursos. También se distribuyeron diccionarios para el Profesorado Universitario de Inglés y elementos de dibujo para Diseño Industrial.
Durante la cuarentena cobran relieve las desigualdades. El acceso a dispositivos digitales y a una buena conectividad es un ejemplo. También son necesarios materiales impresos y otros recursos para poder estudiar. Por esa razón, la UNAHUR pone su empeño en garantizar la educación de un modo equitativo.

La mitad de los/as estudiantes de UNAHUR han decidido estudiar carreras vinculadas a la salud. Más de siete mil personas estudian Enfermería Universitaria y Kinesiología y Fisiatría. El enfoque institucional se enmarca en la salud comunitaria, con una sólida articulación con el territorio.

Con esa mirada, la Universidad lanzó una convocatoria a becas de extensión para postas de vacunación. Se otorgaron diez becas a estudiantes que completaron el primer ciclo de la carrera de Enfermería universitaria. Los/as enfermeros/as participaron en el Programa de vacunación antigripal preventiva coordinado por la municipalidad local. Su trabajo consistió en vacunar a personas consideradas como “población de riesgo”. Se desempeñaron en postas de vacunación rotatorias, emplazadas en clubes, parroquias y entidades civiles. En algunos casos, también aplicaron vacunas en domicilios de personas con movilidad reducida.

Por otra parte, se anunció la puesta en marcha de un Centro de Rehabilitación Respiratoria, para atender a pacientes recuperados de COVID-19 que posean secuelas respiratorias. El proyecto será financiado con recursos del Estado nacional y apunta a tratar pacientes con secuelas respiratorias. Este espacio contará con un equipo de médicos, kinesiólogos, fisiatras y enfermeros de la Universidad.

Desde su creación, la Universidad comprendió que existía un déficit de enfermeros/as y kinesiólogos/as en la región. En tiempos de emergencia sanitaria, el cuidado de la salud se estableció como prioridad. En este sentido, la formación de ciudadanos/as para fortalecer el sistema sanitario resultó ser una decisión acertada.

Fortalecer el sistema educativo

La Universidad cuenta con profesorados de Biología, Educación Física, Inglés, Letras, Matemática. También existe un ciclo de complementación curricular para docentes para cursar la Licenciatura en Educación. La creación de esta oferta de carreras implica un compromiso con todo el sistema educativo. El proyecto institucional concibe la calidad educativa y la inclusión de los/as estudiantes como categorías indisociables. En ese sentido, el desafío fue crear una universidad pública que construya y distribuya conocimientos sin restricciones.

En ese camino, la Universidad firmó un convenio con el municipio de Hurlingham, el gobierno bonaerense y el ministerio de educación de la Nación para dotar de aulas virtuales a todos los establecimientos educativos públicos del distrito. La medida alcanza a instituciones de todos los niveles y modalidades que podrán garantizar la continuidad pedagógica a través del campus virtual de la UNAHUR. El convenio firmado amplía el alcance del programa “Un campus para mi escuela”, una iniciativa que funciona desde 2018 en distintos establecimientos secundarios de la región como soporte en clases.


VOLVER