UNQ | Las ciencias en los territorios de los derechos

Por Daniel González*

La ciencia nunca es neutral y su versión de mayor interpelación con la sociedad ha sido cuando indefectiblemente encontró en su horizonte una respuesta a las necesidades sociales.

El aparato de investigación científica argentino compuesto por sus organismos y universidades públicas funciona desde hace varios años como un sistema unificado, que desarrolla políticas de manera articulada, con el objetivo de lograr una presencia en todo el territorio nacional. Y el contexto de la pandemia del Covid19 puso en marcha de manera acelerada al sistema científico en función de encontrar respuestas a las demandas sociales.

Sin lugar a dudas, las expectativas por hallar una vacuna que proteja a la sociedad, o los sistemas de detección del virus, han depositado gran parte de la atención social en los sistemas de salud o de desarrollo tecnológico, sin embargo la totalidad de los campos disciplinares, tanto de las  ciencias biológicas como sociales, están logrando grandes aportes a las necesidades de este nuevo estadío social.

Aún resuenan los ecos de uno de los más destacados desarrollos de la ciencia de nuestro país en el contexto de la pandemia, el kit ELA-CHEMSTRIP, que es un novedoso test molecular argentino para identificar SARS-CoV-2, el patógeno que causa la enfermedad Covid-19. El procedimiento consta de tres pasos y tiene una duración total de una hora y media. Una vez realizado, el resultado se visibiliza en una tira reactiva, similar al popular Evatest. A diferencia de otros métodos de testeo, permite el diagnóstico de personas infectadas con síntomas y sin ellos, no utiliza un equipamiento costoso ni muy sofisticado y la gran mayoría de sus insumos (más de un 80%) son de industria argentina.

De esta manera, el desarrollo permite saber si el paciente se encuentra o no en fase de contagio, lo que resulta fundamental para aplicar los protocolos correspondientes de aislamiento y tratamiento temprano, contribuyendo en forma efectiva al control de la pandemia. Fue desarrollado por investigadores del Laboratorio de Ingeniería Genética y Biología Celular y Molecular, dirigido por el Dr. Daniel Ghiringhellide la Universidad Nacional de Quilmes (UNQ) y la Universidad Nacional de San Martín (UNSAM), gracias a la participación de sus empresas de base tecnológica -Productos Bio-Lógicos y Chemtest, respectivamente-. De manera reciente recibió el visto bueno de la Anmat y, según comentan los referentes, su aplicación podría ser masiva, pues están en condiciones de producir 80 mil kits al mes. El desarrollo suma eficiencia, rapidez y trabajo argentino.

Este desarrollo se suma al conjunto de acciones que la Universidad Nacional de Quilmes viene llevando a cabo desde el comienzo de la pandemia, como el convenio firmado con el Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires, por el que la UNQ se convirtió en uno de los 19 centros encargados de realizar pruebas para el diagnóstico. Asimismo, mediante el convenio con el Municipio de Quilmes, la UNQ se convirtió en el principal centro de aislamiento de la región para casos sospechados y para infectados que no demandan de atención hospitalaria.

Pero también las ciencias sociales dieron un paso adelante en la batalla contra el virus y exigieron un pensamiento urgido por las condiciones de la pandemia, y los debates por la situación que encontrará el mundo en el contexto de la postpandemia.  El Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación difundió el primer informe de la “Comisión Covi19 Ciencias Sociales” sobre los impactos de la pandemia en la sociedad. Allí participaron del estudio docentes del Departamento de Cs. Sociales de la UNQ realizando un relevamiento de necesidades en todas las organizaciones sociales de la región. Eso fue posible gracias al importante entramado social con el que cuenta la UNQ en sus treinta años de vida.

Por otro lado, las Carreras de Terapia Ocupacional, el área de Psicología y la Tecnicatura Universitaria en Economía social y Solidariacoordinaron un programa de voluntariado para contener y dar un acompañamiento cotidiano a personas mayores en el distrito de Quilmes.  En pocos días lograron reunir una comunidad de casi 100 estudiantesy a través de una asistencia telefónica que representa un dispositivo de cuidado.

La Licenciatura en Enfermería desarrolla cotidianamente junto a organismos de salud municipal y provincial campañas de vacunación contra la gripe y sarampión en bloqueos barriales donde se encuentran multiplicidad de casos.

Otra acción importante es “Palabras sin cuarentena”, una iniciativa editorial de emergencia desarrollada por la Licenciatura en Ciencias Sociales quenació como un espacio para reflexión sobre lo que produce socialmente la pandemia, el comportamiento social y todos sus debates. La nueva coyuntura puso en la agenda no sólo los problemas de salud sino también los económicos, los culturales, los políticos, el acceso a la información y los riesgos de la infodemia, las noticias falsas y la sobreinformación devenida en problema de salud. Allí el campo de la comunicación se impone con argumentos y capacitación.

El flagelo de la violencia contra las mujeres potenciado por el encierro generó el ciclo de charlas organizado por la Cátedra de Género y sexualidades “Covid, aislamiento y violencia de género” que reunió a las principales referentes de los estudios de género de nuestro país.

Las desigualdades educativas encendieron todas las alertas. El enorme esfuerzo que realiza la Universidad de Quilmes para garantizar el derecho a la educación cuenta con múltiples acciones. En ese contexto las carreras de Educación, la Escuela Secundaria Técnica y la Unidad de Formación y Capacitación Docente produjeron materiales de apoyo pedagógico para la virtualización.

Por todo ello, la defensa irrenunciable de una educación pública,la ciencia entendida como un capital social, el acceso a la salud y a la comunicación son derechos que la Universidad de Quilmes lleva en su ADN. Y cuando hay una necesidad social, las herramientas de las ciencias son armas para proteger los derechos.

* Vicedirector del Departamentos de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Quilmes.


VOLVER