Alcaldesa pide respeto a Trump tras revelarse que en 2017 preguntó si podía vender la isla

Carmen Yulín Cruz pide respeto por pregunta de Trump sobre la venta de Puerto Rico

La mediática alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, pidió este domingo respeto para Puerto Rico, después de que la exsecretaria de Seguridad Interna de Estados Unidos, Elaine Duke, revelara que el presidente estadounidense, Donald Trump, preguntó en 2017 si la Isla podía venderse.

“Muchas veces me preguntan si no me preocupa que Trump siga siendo presidente y yo sea gobernadora pues dicen ‘ustedes no tienen una buena relación’. Di a respetar a Puerto Rico y lo daré a respetar siempre frente al que sea, aquí o allá”, señaló Cruz a través de su cuenta en Twitter.

“Pero la pregunta debe ser cómo Wanda Vazquez -gobernadora de Puerto Rico- y Jennifer Gonzalez -representante de la isla ante el Congreso en Washington- siguen apoyándolo -a Trump- después de tanta falta de respeto a los nuestros. ¡Dar a respetar a nuestra gente no es cuestión de ideología, es cuestión de dignidad propia!”, sostuvo Cruz.

La alcaldesa es una de tres aspirantes por la candidatura del opositor Partido Popular Democrático (PPD) a la gobernación de Puerto Rico, de cara a las elecciones generales de la isla que se celebrarán el próximo noviembre.

DUKE RECONOCIÓ SENTIRSE SORPRENDIDA

La reacción de Cruz en las redes sociales llega después de que Duke reconociera que le sorprendió especialmente, durante la respuesta a la devastación del huracán María en Puerto Rico en 2017, cuando escuchó a Trump plantear la posibilidad de “deshacerse” o “vender” la islamientras luchaba por recuperarse de la histórica tormenta.

Duke, en una entrevista al diario The New York Times, dio a conocer unas palabras de Trump en las que el presidente hablaba de la posibilidad de vender Puerto Rico, un territorio caribeño definido como estado libre asociado de EE.UU. que tiene cierto grado de autonomía gracias contar con una Constitución propia.

“Las ideas iniciales del presidente fueron más como un hombre de negocios, ya sabes”, recordó.

Duke matizó que después de aquello ni se consideró ni se discutió seriamente la supuesta venta de la isla caribeña.

“¿Podemos subcontratar la electricidad? ¿Podemos vender la isla? ¿Ya sabes o dejar de poseer ese activo?”, habría dicho Trump.

El periódico neoyorquino ya había revelado que Trump preguntó en 2018 a un funcionario gubernamental si era posible cambiar a Puerto Rico por Groenlandia, una isla situada en la zona nororiental de América del Norte constituida como una nación constituyente de Dinamarca.

Duke recordó además la actitud de Mick Mulvaney, que fuera jefe de Gabinete de la Casa Blanca, quien antes de que el huracán golpeara Puerto Rico pidió la aprobación de la declaración de emergencia que facilitaría la asistencia federal.

Mulvaney, según Duke, lo exhortó en aquellos momentos a que dejara de reaccionar emocionalmente, ya que lo que primaba en el asunto de Puerto Rico era el dinero.

Tras el paso del huracán María, el mandatario estadounidense señaló que debido a la tormenta Puerto Rico había distorsionado el presupuesto federal.

La alcaldesa de San Juan ha ganado protagonismo mediático durante los últimos años a causa de sus polémicas en las redes sociales con Trump.

Cruz, en agosto de 2019, criticó al presidente por la “vergüenza” de servicio que le brindó a Puerto Rico tras los huracanes Irma y María en 2017, luego de que este la tildara de “incompetente”.

El exgobernador Aníbal Acevedo Vilá, actual candidato a comisionado residente de Puerto Rico en Washington por el PPD, le exigió a González que le retire de manera inmediata su apoyo a Trump, luego de saberse que el presidente republicano indagó sobre la posibilidad de vender a Puerto Rico como si fuera una finca.

“Todo Puerto Rico ha visto con gran indignación la manera en que el actual presidente republicano se refiere a Puerto Rico y la comisionada residente parece que no tiene capacidad de indignarse ante tantos insultos”, destacó Acevedo Vilá.

“Lo propio y lo digno es que le retire su endoso, como han hecho tantos republicanos en Estados Unidos respuesta a las actuaciones de Trump”, dijo.

El Nuevo Día


El respaldo político en Puerto Rico a Trump

Se hace difícil creer para la mayoría de los boricuas que todavía la comisionada residente Jenniffer González Colón y la gobernadora Wanda Vázquez Garced brinden respaldo político al presidente Donald Trump, tras conocerse de la pregunta hecha por el mandatario estadounidense de si Estados Unidos pudiera vender a Puerto Rico o deshacerse de la posesión colonial del territorio isleño en el Caribe, en medio de la obligatoriedad de ofrecer respuestas federales de auxilio a la Isla tras la devastación del huracán María, según se supo por revelaciones de la exsecretaria de Seguridad Interna, Elaine Duke, en entrevista con The New York Times.

La pregunta que retumba en la opinión pública es: ¿Cuánta humillación más estas dirigentes políticas en sus cargos —de mandataria, una, y voz de Puerto Rico en el Congreso estadounidense en Washington, la otra— están dispuestas a tolerar?

En su mentalidad empresarial capitalista, conforme a lo que indica Duke en la entrevista con el diario estadounidense, Trump cuestionó si el gobierno federal pudiera dejar de poseer a Puerto Rico o “venderlo” para salir de un activo perdidoso económica y fiscalmente para Washington.

Revela Duke que entre las preguntas de Trump durante una reunión relacionada a la respuesta del gobierno federal tras el huracán María estuvieron las del cuestionamiento de si se pudiera subcontratar el ofrecimiento del servicio de electricidad en la Isla o vender a Puerto Rico. “Ya sabes o dejar de poseer ese activo” fue la interrogante planteada por Trump.

El desprecio de Trump a Puerto Rico no es algo nuevo. Previamente, The New York Times había indicado que Trump comentó en 2018 a un funcionario de su gobierno si era posible cambiar a Puerto Rico por Groenlandia.

Empero, el desprecio hacia Puerto Rico no es algo exclusivo bajo la presidencia de Trump. En el primer informe del grupo de trabajo de la Casa Blanca del presidente George W. Bush sobre el estatus político de Puerto Rico se planteó que el poder del gobierno federal sobre la Isla es tan amplio que si quisieran pudieran regalarla a otro país.

“El gobierno federal puede renunciar a la soberanía de los Estados Unidos (sobre Puerto Rico) mediante la concesión de independencia o ceder el territorio a otra nación; o puede, como la Constitución proporciona, admitir un territorio como Estado, por lo tanto haciendo que la cláusula de territorio sea inaplicable”, indicó el informe del grupo de trabajo de la Casa Blanca de W. Bush, publicado en diciembre de 2005.

Puerto Rico no es visto en buena estima en la Casa Blanca, porque lo que indica Duke es que cuando ella abogó por la aprobación de una declaración de emergencia que facilitara la asistencia federal al territorio puertorriqueño, el entonces jefe de Gabinete interino de la Casa Blanca, Mick Mulvaney, la exhortó a que dejara de reaccionar emocionalmente, pues “no se trata de la gente, sino del dinero”.

Ahora Mulvaney niega haber hecho el comentario que le atribuye Duke.

En la antesala de una consulta plebiscitaria —como parte de los comicios generales de noviembre— la pregunta que anexionistas y no anexionistas se están haciendo es si será bajo esa mentalidad de desprecio en Washington que se haría una petición de estadidad para Puerto Rico, de resultar victorioso el sí en el plebiscito local no vinculante de las instancias de poder estadounidenses, las cuales no le han dado el aval al plebiscito.

El Vocero


Wanda Vázquez insiste que el aumento en contagios por COVID-19 no es responsabilidad del gobierno

La gobernadora Wanda Vázquez Garced insistió en que el gobierno no es responsable por el aumento en los contagios de COVID-19 que se está reportando en la isla pese a que el alza coincide con la determinación gubernamental de reabrir la economía a mediados de junio.

“Las alzas en COVID, lo he dicho desde el primer día, no es responsabilidad del gobierno, es responsabilidad de cada ciudadano y empresa cumplir con los protocolos de seguridad”, dijo la mandataria quien, en marzo, ante proyecciones que auguraban miles de decesos en la isla, ordenó un toque de queda y detuvo casi toda la economía para contener la propagación de la pandemia.

Uno de los problemas principales que provoca el COVID-19 es que los humanos no tienen defensas naturales contra este virus por lo que se propaga fácilmente y amenaza con congestionar los hospitales, afectando tanto a los que padecen de esta enfermedad como los que sufren otros males.

Durante una rueda de prensa, la ejecutiva se expresó reacia a tomar medidas que afecten algún sector económico ante el alza en las infecciones. No obstante, aseguró que el lunes se reunirá con sus asesores en el área de Salud para escuchar sus recomendaciones ante la situación.

“Yo voy a mirar y escuchar las recomendaciones de los médicos. No quisiera volver (a detener el comercio) por el impacto económico… Yo no voy a castigar a la industria porque es injusto para el que está cumpliendo (con las medidas sanitarias para evitar infecciones). El que no están cumpliendo se va a exponer a que Salud le cierren su negocio”, dijo Vázquez Garced en un encuentro con la prensa transmitido por las redes sociales.

“No quisiera volver porque yo sé el impacto económico que ha tenido. Salvamos miles de vidas, cuando yo cerré, la proyección era de 6,000 a 12,000 muertes en Puerto Rico, eso yo no lo podía permitir. Nosotros mismos no podemos echar para atrás lo que hemos logrado, así que yo le pido a todas esas personas que están disfrutando que hay apertura, que pongan su cooperación y que utilice la mascarilla”, agregó.

La funcionaria indicó que el mayor problema en la actualidad no es con el comercio ni con el turismo, sino con la llegada de puertorriqueños a actividades familiares. Carla Campos, directora de la Compañía de Turismo, recalcó que los contagios en la actualidad no se registran en las hospederías.

“La mayoría del aumento son por los puertorriqueños que vienen a celebrar acá actividades con su familia”, dijo Vázquez Garced, precandidata a la gobernación por el Partido Nuevo Progresista (PNP).

Resaltó que las últimas disposiciones para contener el COVID-19 en Puerto Rico exigen que las personas que lleguen a la isla deben presentar una prueba negativa de la enfermedad. De no poder presentarla, la persona deberá permanecer en cuarentena.

Durante la rueda de prensa la gobernadora no hizo referencia a la investigación en su contra por la distribución de suministros con criterios político-partidistas durante la emergencia que provocó el enjambre sísmico que se registra desde finales de diciembre en el suroeste del país.

El Nuevo Día