Alejandro Navarro, senador chileno: “Piñera se refugia en la trinchera del modelo neoliberal cuya máxima expresión son las AFP”

Entrevista a Alejandro Navarro, senador chileno

El 15 de julio de 2020, la Cámara de Diputados de Chile aprobó un proyecto que permite retirar el 10% de los fondos de las AFP – administradoras de fondos de pensiones- durante la emergencia del coronavirus con 95 votos a favor, 36 en contra y 22 abstenciones. Lo sorpredente de la votación es que el proyecto contó con el apoyo de 13 diputados oficialistas. Con bocinazos, cacerolazos y expresiones en redes sociales, sectores de la población chilena festejaron en distintos puntos del país. Sin embargo, para el gobierno no representa ningún triunfo. Gonzalo Blumel, ministro del Interior, afirmó que “este proyecto no es una buena opción para las personas porque va a implicar una disminución de los ahorros previsionales” y Sebastián Piñera convocó a sus ministros a una reunión de urgencia.

NODAL dialogó con Alejandro Navarro, senador del Partido Progresista por la región del Biobío, para conocer en profundidad la trascendencia de la aprobación de este proyecto y su impacto a nivel social, político y económico en Chile.

Por Nicolás Retamar, de la redacción de NODAL

¿Qué son los fondos previsionales y qué importancia tienen en Chile?

El sistema de AFP, administradoras de fondos de pensiones, lleva 40 años en Chile. Empezó en la década de 1980, en plena dictadura, y a la fecha han acumulado más de 200 mil millones de dólares administrados fundamentalmente por siete AFP de un total de 32 que han existido en la historia del país. Estos recursos se concentran principalmente en empresas internacionales en manos de los 6 grupos económicos más importantes de Chile: Saieh, Luksic, Yarur, Solari, Matte y Said. Claramente la hegomonía de un grupo económico hace que el control de estos ahorros forzosos a los trabajadores chilenos sea un botín imposible de renunciar. Se ha propuesto el retiro del 10% producto de la grave crisis pandemica y de cesantía que hay en Chile pero el gobierno ha argumentado que el retiro puede afectar gravemente la economía y muchos tememos de que los fondos estén depositado en valores y acciones de difíciles recuperación en el corto plazo. Claramente van a ser unos 20 mil millones de dólares que en el curso de 30 a 60 días pueden ser sacados desde la AFP e inyectados directamente a la economía nacional toda vez que las necesidades en que la ciudadanía va a emplear ese dinero son necesidades básicas. Las AFP son la base fundamental del modelo neoliberal económico en Chile y son defendidas hoy por el gobierno desplegando toda su artillería sobernando parlamentarios, como ha quedado claro en los últimos días.

¿Qué implica el retiro del 10% de esos fondos y la decisión política de impulsar esta decisión?

Retirar el 10% de los fondos de la AFP puede alcanzar hasta 20 mil millones de dólares de acuerdo al gobierno y la decisión de impulsar esto surge de la ciudadanía ante la absoluta indefensión y el incumplimiento de las expectativas de los proyectos, programas y leyes del gobierno de apoyo a la ciudadanía. El proyecto FOGAPE (Fondo de Garantía para Pequeños y Medianos Empresarios) destinado a los microempresarios fue un fracaso, los 3 mil millones de dólares solo llegaron a las grandes empresas. La utilización del subsidio de cesantía como paliativo a la falta de ingresos fue visto por los trabajadores como la expropiación de un derecho, derecho a la cesantía, y no como un apoyo dentro de la pandemia. Lo mismo que los aportes y el ingreso familiar de emergencia, total y completamente insuficiente. Esta situación ha generado miedo y temor a estar encerrado sin poder tener lo suficiente para sobrevivir.

El 10% ha sido asumido por quienes creemos que las AFP, las administradoras de fondos de pensiones de ahorro forzoso, deben terminar en Chile como han terminado en la mayor parte del mundo. Por lo tanto hay en vía dos proyectos de ley en debate: uno de retiro del 10% y otro para terminar con las AFP, que es de mi autoría. Ambos, lo que representan es un golpe fundamental a la base del modelo neoliberal y la defensa que ha hecho Piñera de la AFP refleja una sola cosa. Claramente el gobierno asume su fracaso, da por descontado que la derecha no va a volver a gobernar Chile en lo inmediato y se refugian en la trinchera del modelo económico neoliberal cuya máxima expresión son las AFP y sus más de 200 mil millones de dólares administrados discrecionalmente por 6 grupos económicos en Chile.

¿Cómo impacta en la sociedad y en el gobierno esta medida aprobada en Diputados?

El 84% de los chilenos coincide y apoya el retiro del 10%, fundamentalmente la clase media que esta desamparada, abandonada y traicionada. Se siente traicionada por un gobierno que obtuvo sus votos y no ha hecho ninguna acción tendiente a su beneficio. En estos cuatro meses de cuarentenas parciales y de pandemia se han sentido abandonados, han agotado los ahorros, sufren la cesantía sin tener subsidios del estado y por tanto, los sectores de clase media impulsan con decisión este proyecto pues podrán retirar hasta 4 millones de pesos, eso es aproximadamente hasta unos 3 mil a 4 mil dólares para enfrentar su endeudamiento y su subsistencia. Por tanto, el impacto que el gobierno considera negativo no ha dejado ni permitido discutir sobre la inyección de 20 mil millones de dólares a la economía nacional versus los 12 mil que el gobierno en su paquete de medidas económicas plantea. Creo que ambas cosas pueden generar una situación de mejoramiento de la familia en Chile, el aporte del gobierno que aun no lo conocemos pues no ingresa en los proyectos de ley, y este retiro que todavía debe pasar por el Senado de la República y ha sido aprobado en la Cámara de Diputados.

En lo político, de no ser aprobado el retiro del 10%, va a provocar un levantamiento social más fuerte que lo ocurrido el 18 de octubre pues se ha acumulado indignación, hambre, miedo y necesidad. Quiero señalar que el gobierno ha dicho que si se aprueba el 10% se rompe el pacto político firmado el 15 de noviembre de transición para un plebiscito de Nueva Constitución. Si eso es así, si se aprueba el el 10% y el gobierno desconoce o renuncia al acuerdo político, aquí va a haber una movilización violenta. Claramente la gente va a salir a la calle en medio de la pandemia y la única salida a este segundo estallido social será la renuncia de Piñera, no habrá otro camino.


VOLVER