Bolivia: el MAS advierte que si se aplazan las elecciones habrá una convulsión social

El MAS advierte que si no hay elecciones habrá convulsión

A pesar de la escalada de casos positivos, el Movimiento Al Socialismo (MAS) advierte que, si las elecciones generales no se realizan el 6 de septiembre, volverá la convulsión social al país.

El vicepresidente del MAS Gerardo García afirmó a Página Siete que incluso él teme por la reacción de la gente si es que se modifica la fecha. Puso como ejemplo las filas diarias que se realizan fuera de los bancos, farmacias y centros comerciales. “Hay bastante gente que se está moviendo tranquila, no pasa nada”, indicó.

“En ese sentido, nosotros no estaríamos de acuerdo en que se suspendan las elecciones, porque esto va a generar una serie de convulsión social. Imposible va a ser controlar, (las bases) van a sobrepasar a nuestros dirigentes regionales, departamentales y nacionales”, aseguró el político.

Desde que comenzó el incremento de los casos de Covid-19 en La Paz, registro que en los últimos días además de presentar cifras récords sobrepasó a Santa Cruz en cantidad de casos reportados diarios, cinco candidatos plantearon que se posterguen las elecciones, previstas para el 6 de septiembre.

Entre ellos están Jorge Tuto Quiroga, de Libre 21, quien sostiene que las proyecciones del Gobierno fallaron y la pandemia se disparó y que es necesario fijar una nueva fecha.
Samuel Doria Medina, candidato a la vicepresidencia de Juntos, alertó que los contagios de “amigos y parientes, de políticos y periodistas” cada vez son más frecuentes por lo que pidió considerar “una fecha posible”.

En la misma línea están Luis Fernando Camacho de Creemos; Chi Hyun Chung, que contrajo Covid-19 y lo superó; y Ruth Nina de Pan-Bol, quien asegura que varios de los candidatos de su frente están enfermos con el virus.

Sedición y comicios

Evo Morales, expresidente y jefe de campaña del MAS, a través de un mensaje en Twitter, acusó al gobierno de Jeanine Añez de pretender cometer un acto de “sedición”.

“No acatar la ley de convocatoria a las elecciones de septiembre es un acto de sedición, se constituirá en un nuevo golpe de Estado contra la democracia y en un atentado contra el derecho del pueblo a elegir a sus autoridades nacionales”, tuiteó.

En esa línea, Marianela Paco, vocera del MAS, expresó que “urge retornar a la vida en democracia, por la vía democrática, para evitar más muertes”. Además, lanzó varias críticas a la administración de Añez por la forma en cómo enfrenta la pandemia. “El Gobierno se ha vuelto en la llorona que anuncia muertes”, indicó.

“El pueblo tiene vocación democrática y quiere volver a ella, y segura estoy de que ese día (la jornada de votación), los electores se van a cuidar en extremo, bajo la conducción del Tribunal Supremo Electoral, un Órgano que está desafiado a demostrar lo que las autoridades constitucionalmente constituidas pueden hacer por su país”, manifestó Paco.

El jefe de bancada del MAS en el Senado Efrain Chambi afirmó, a título personal, que una posible nueva postergación de la fecha de los comicios es una decisión del TSE.

“El Órgano Electoral tendrá que valorar nuevamente si es pertinente o no (fijar una nueva fecha)”, expresó. También recordó que anteriormente el TSE dijo que había todas las condiciones técnicas y científicas para la fecha establecida. En tanto, el calendario electoral está vigente y corren los plazos establecidos.

El pico y las elecciones

Añez, candidata de la alianza Juntos, afirmó que Bolivia atraviesa un momento muy difícil porque “estamos subiendo el pico de la pandemia”, y fue secundada por su compañero de fórmula Doria Medina, quien reiteró que las elecciones tienen que darse “cuando la pandemia se detenga”, para así asegurar que nadie morirá por ir a votar.

“Muy molesto”, así reaccionó el expresidente y candidato de Comunidad Ciudadana (CC) Carlos Mesa, ante el pedido de sus contendientes.

“De qué estamos hablando, ¿de que el día de la elección es el día del contagio?”, cuestionó. También emplazó a las autoridades a preocuparse de los enfermos y muertos “de hoy”.

“Que digan claramente. Queremos que se anule la elección porque nuestras expectativas de voto no son las más adecuadas, pero ¡por favor! (…) Estoy muy molesto porque a mí me gustan las cosas claras”, subrayó en contacto con Bolivisión.

La presidenta del Senado Eva Copa, quien está aislada tras dar positivo a la Covid-19, afirmó que “gane quien gane”, lo importante es que se realicen las elecciones.

“Ahora que estoy viviendo en carne propia… Lo mejor es ir a una elección porque contando con mi seguro, no me han dado ni una aspirina. Lo mejor que podemos hacer es elegir un Gobierno elegido por el pueblo y que tenga toda la legalidad y legitimidad de tomar decisiones”, afirmó.

Página Siete


Luis Arce y Evo Morales rechazan los pedidos de una nueva postergación de las elecciones

El candidato a la presidencia por el Movimiento al Socialismo (MAS), Luis Arce, y el ex presidente del Estado y actual jefe de campaña por esa misma organización política, Evo Morales, rechazaron una nueva postergación de las elecciones, programadas para el próximo 6 de septiembre.

Por un lado, entrevistado por Telesur, Arce señaló que el Gobierno transitorio es el más interesado en posponer las elecciones, lo más posible.

“La intencionalidad que tiene la derecha es alargar la realización de las elecciones, llevarlas más allá del 2020. Se nos ha arrebatado la democracia en noviembre del año pasado (….) Entendemos que el Tribunal Supremo Electoral tiene la misma lectura para llevar adelante las elecciones”, indicó Arce.

Asimismo, señaló que el “pueblo” ve en los comicios la esperanza para sobrellevar de mejor manera la pandemia del coronavirus.

“El pueblo boliviano está cifrando su esperanza en las elecciones para solucionar la crisis de la pandemia por un Gobierno que no plantea solución al problema y ahora profundiza la crisis económica en el país. Es necesario dar claridad y certeza a los bolivianos en lo que va del año y los demás”, afirmó Arce.

El candidato del MAS, asimismo, se refirió a lo que considera una pérdida de credibilidad del actual Gobierno.

“Las encuestas reflejan la poca credibilidad que tiene el Gobierno cuando nos cuestiona, persigue y judicializa (…) La gente se ha dado cuenta del error que han cometido cuando cambiaron su decisión de voto, cuando no respaldaron el candidato del MAS que iba a garantizar la estabilidad y y desarrollo económico”, indicó.

Por su parte, el expresidente Evo Morales aseguró que el no cumplir la Ley que dispone que las elecciones sean el 6 de septiembre sería “un nuevo golpe de estado” a la democracia.

“No acatar la ley de convocatoria a las elecciones de septiembre es un acto de sedición, se constituirá en un nuevo golpe de Estado contra la democracia y en un atentado contra el derecho del pueblo a elegir a sus autoridades nacionales.”, aseveró.

En los últimos días, los candidatos a la presidencia, Jorge Tuto Quiroga de Libre 21, Chi Hyun Chung del Frente Para la Victoria (FPV), Luis Fernando Camacho de Creemos; además de los postulantes a la Vicepresidencia Samuel Doria Medina de Juntos y Ruth Nina de Pan-Bol, pidieron postergar nuevamente las elecciones generales previstas para el 6 de septiembre próximo.

Opinión


Cruz dice que seguirá con su labor, pese a que el Gobierno quiere «silenciarla»

Nadia Cruz, quien el lunes fue desconocida por el Gobierno como defensora del Pueblo, aseguró la mañana de este martes que continuará con su labor, pese a que buscan “silenciarla”.

La funcionaria afirmó que “este Gobierno transitorio pretende silenciar las actuaciones” de la Defensoría del Pueblo y que el anuncio de desconocerla como autoridad “reflejan la pretensión de dejar al Estado Plurinacional de Bolivia sin institución nacional de derechos humanos”.

Asimismo, advirtió que “por cada omisión (del Gobierno) en responder a un requerimiento de información, se aplicará el principio de verdad en favor de quien acude a la Defensoria”.

Añadió que la intención de desconocerla tiene como objetivo “neutralizar a la Defensoría”, pues considera que al Gobierno le “incomoda verse descubierto e interpelado en las violaciones a los derechos humanos que comete”.

Cruz manifestó que recurrirá a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) para interpelar a cualquier funcionario que obstaculice el trabajo de la Defensoría.

“Recurriremos a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) para interpelar a cada servidor público que obstaculice el trabajo defensorial y en su caso activaremos todas las vías administrativas constitucionales y penales contra estos funcionarios”, advirtió.

Recordó que la Defensoría del Pueblo es una institución internacional y que un Estado sin un defensor no garantiza los derechos y libertades frente el accionar de los poderes públicos.

Calificó el desconocimiento de su cargo como un ataque más por parte del Estado y que se suma a las muchas otras agresiones y procesos de estigmatización que rechazó y denunció.

Nadia Cruz fue elegida para el cargo de defensora del Pueblo de forma interina, en enero de 2019, luego de la renuncia de David Tezanos. Su interinato debía extenderse por tres meses meses, plazo en el cual la ALP tenía que elegir otra persona para que ocupe el cargo titular mediante convocatoria, pero hasta la fecha no lo hizo.

Con esos antecedentes, el lunes el Gobierno aseguró que el mandato de la defensora terminó en el primer trimestre del año pasado y que después de ese periodo ejerció el cargo “de manera ilegal” y, por lo tanto, anunció que ahora ninguna solicitud de información será atendida y que los requerimientos recibidos serán devueltos.

Página Siete


DDHH de la ONU expresa preocupación luego de que Gobierno desconoció a Defensora

La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Oacnudh) en Bolivia expresó su preocupación por las declaraciones de algunas autoridades de Estado sobre desatender los requerimientos de la Defensora del Pueblo.

“Cualquier divergencia con su titular debe canalizarse institucionalmente sin desconocer el mandato de una instancia clave para los DDHH”, se lee en un tuit publicado por la institución.

El Gobierno dijo que considera que Nadia Cruz ejerce el cargo de defensora del Pueblo de forma ilegal, dado que su periodo de interinato ha fenecido, por lo cual no atenderá ninguna de sus solicitudes que haga llegar al Órgano Ejecutivo.

El viceministro Wilson Santamaría fue el encargado de explicar la posición.

Dijo que Cruz fue elegida como defensora interina en enero y que su gestión era de 90 días y fenecía el 30 de abril, por lo cual sus actos desde esa fecha son nulos.

DENUNCIA

La Defensoría del Pueblo, mediante un comunicado, rechazó y denunció un nuevo ataque en contra de esta institución.

En ese sentido, mencionó que las declaraciones del Gobierno reflejan la pretensión de dejar al país sin Institución Nacional de Derechos Humanos.

“Se le recuerda que la Defensoría del Pueblo es una institución, a nivel mundial, creada para fortalecer a los Estados de Derecho y la democracia que los sostiene, en contraposición a los gobiernos de facto al tratarse de una Institución vigilante del accionar estatal; un desconocimiento a su institucionalidad podría profundizar la crisis política y sanitaria que a la fecha vive el país”, se lee en el documento.

Indican que la intención de desconocer a Cruz como Defensora tiene como pretensión neutralizar la institución. “Al Gobierno Transitorio le incomoda verse descubierto e interpelado en las violaciones a los derechos humanos que comete; le genera molestia la existencia de una institución que no ha sido sometida por miedo o dependencia a sus pretensiones de cooptación de poder”.

Los Tiempos


Evo Morales: la pandemia cae como anillo al dedo para los gobiernos de derecha

Pese a vivir desde hace ocho meses en Argentina, donde pidió refugio tras denunciar un golpe de Estado que lo derrocó de la Presidencia boliviana, la actividad de Evo Morales es intensa. A la distancia, lucha para que su partido vuelva al poder, pero alerta del “atentado a la democracia” que supondría que las elecciones se sigan aplazando con la “excusa” de la pandemia.

“Parece que la pandemia cae como anillo al dedo para los Gobiernos de derecha”, asevera en una charla telefónica con Efe el que fuera jefe de Estado de Bolivia desde 2006 a 2019, que aunque esta vez no será candidato a ningún cargo, sigue ejerciendo influencia en la política boliviana.

El líder del Movimiento al Socialismo (MAS), partido que lleva a Luis Arce como postulante presidencial, afirma que tras haberse aplazado al 6 de septiembre los comicios previstos para el 3 de mayo pasado, desde el Gobierno “de facto” de Jeanine Áñez intentan posponerlos nuevamente por miedo a perder.

“El MAS y ‘Lucho’ (en referencia a Arce) estamos en buenas posiciones en las encuestas. Si la derecha estuviera encabezando las encuestas, con seguridad no habría ninguna postergación. Es un tema político”, advirtió.

“Saben que vamos a ganar. ¿Y qué dicen ellos? El MAS no puede volver al Gobierno, ni Evo a Bolivia. Esa es la consigna de la dictadura boliviana bajo la instrucción y coincidencia con la política norteamericana”, recalca.

APLAZADAS POR LA PANDEMIA

Los comicios para elegir en Bolivia presidente, vicepresidente, diputados y senadores están pendientes desde que en octubre pasado se anularon las elecciones en las que Morales había sido declarado vencedor para un cuarto mandato consecutivo, pero acabó renunciando entre acusaciones de fraude a su favor.

Tras denunciar un golpe en medio de presiones de militares, de policías y sectores de la oposición, el expresidente abandonó el país y le sustituyó de forma interina la entonces senadora opositora Áñez, quien convocó a las urnas para el 3 de mayo, aunque se pospusieron, con el acuerdo del arco político, al 6 de septiembre por la irrupción del coronavirus.

“Esta mañana, el tribunal electoral departamental estaba debatiendo cómo suspenderlas después de que ayer tuvieran una reunión con sectores conservadores de la ciudad de Santa Cruz”, agrega Morales sobre ese eventual nuevo aplazamiento, que define como “un gran atentado a la democracia y una ofensa al pueblo boliviano”.

Para el exmandatario, que llegó a postular su candidatura a senador pero fue inhabilitada, ya hubo elecciones en el mundo con pandemia, como las de República Dominicana el 5 de julio pasado, y cree que el virus ya no debe ser una “excusa” porque la justicia electoral boliviana ya tuvo tiempo para preparar las condiciones de salud y seguridad.

“El único Gobierno que va a enfrentar la pandemia en la economía es un Gobierno legalmente electo por el pueblo. Ser un buen gobierno legítimo, fuerte, valiente y con el apoyo del pueblo boliviano”, subraya.

Sobre los miembros del Gobierno interino, entre ellos Áñez, que anunciaron que contrajeron coronavirus, Morales se muestra crítico: “Algunos parece solamente contagio político”, expresa.

ÓRDEN DE DETENCIÓN

Desde Buenos Aires, el político también se defiende de la reciente orden de detención en su contra emitida por la Fiscalía por supuestos delitos de terrorismo, que él enmarca en la “persecución política”, la falta de independencia del Poder Judicial y los “falsos procesos” contra los miembros de su partido.

“¿Qué quiere la derecha? Cómo sentenciar a Evo e inhabilitarlo para futuras elecciones. Ya lo intentaron en 2002. (…) Ahora esa historia se repite. Quieren acelerar el proceso, sentenciarme y que sea inhabilitado”, remarca el expresidente, que anhela la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) de los tiempos junto a otros presidentes como Néstor Kirchner, Luiz Inàcio Lula da Silva y Hugo Chávez.

“Tengo mucha esperanza que vamos a volver en cualquier momento a ese tiempo, porque los pueblos andan movilizados, en Chile, Ecuador… pese a la pandemia”, enfatiza.

La derecha, en su opinión, se aprovecha de la pandemia y la cuarentena para que los pueblos no puedan “movilizarse fácilmente”.

¿VOLVERÁ PRONTO A SU PAÍS?

Desde que llegó a Buenos Aires el 12 de diciembre, tras haber estado un mes en México, Morales estableció una rutina que gira en seguir los asuntos de su país, entrevistas con la prensa y su gusto por el deporte.

Yahoo