Cómo fue el primer año de Laurentino Cortizo en el gobierno de Panamá

382

El primer año de Laurentino Cortizo en el gobierno de Panamá

Laurentino Cortizo Cohen cumple hoy su primer año en el poder con un Panamá -al igual que el resto del mundo- ahogado por la pandemia del Covid-19 y amenazas de una llamada guerra híbrida de sectores que buscan presionar y desprestigiar a su administración con acusaciones de corrupción.

Cortizo llegó al poder con 655,302 votos, el 33.35%. De ese total 609,638 fueron del PRD y 45,664 del Molirena.

Rómulo Roux sacó 609,003 votos, Ricardo Lombana 368,962, José Blandón 212,391, Saúl Méndez 13,540 votos, Ana Matilde Gómez 93,631 votos y Marco Ameglio 11,408 votos.

Sin una imagen de lo que puede ser el futuro post pandemia, el gobierno de Cortizo enfrenta una caída del 45% de los ingresos (cerca de $7,000 millones), una crisis de liquidez para el pago de jubilaciones y un aumento desmesurado de la deuda para poder sostener las operaciones del engranaje gubernamental.

Cuando asumió su quinquenio, el gobernante prometió rescatar a Panamá del letargo económico y la corrupción, pero su primer año en el poder ha sido más que complicado.

Al arrancar el de julio de 2019, el mandatario que “no está hecho de leche condensada” y que pide actuar con “cabeza tibia”, prometió la ejecución de 125 acciones prioritarias del Plan de Acción Uniendo Fuerzas.

De sus estudios en la Academia Militar de Valley Forge, Pennsylvania, el mandatario panameño aprendió la aplicación del ciclo “OODA Loop”, que ideó el piloto de combate de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos y consultor del Pentágono de finales del siglo XX, John Richard Boyd, que consiste en Observación – Orientación – Evaluación- Decisión – Acción.

Con el enemigo invisible del coronavirus, algunas de sus promesas quedaron en el aire. Cortizo optó por declarar la “guerra” a la pandemia que hoy amenaza con hacer colapsar el sistema sanitario del país y hundir a una de las economías más pujantes de la última década.

En un año, Cortizo ha logrado que la Asamblea Nacional -controlada por su partido y quizás su principal enemigo: el PRD- aprobar todas sus propuestas. Un paquete de reformas constitucionales, generó una crisis tempranera, pero fue retirado y con el tiempo y el virus, la iniciativa se diluyó.

“Desde el principio las tensiones políticas, incluso dentro del Partido Democrático Revolucionario de Cortizo, han frustrado los intentos de avanzar en la agenda del presidente”, dijo a la AP, Michael Schifter, director de Diálogo Interamericano, con sede en Washington. Ayer el CDN del colectivo oficialista sacó un comunicado de respaldo al jefe del Ejecutivo y denunció un plan para desestabilizar al gobierno y adelantar los tiempos políticos.

Los cuestionamientos sobre compras para enfrentar la crisis del coronavirus y presiones para forzar la renuncia de ministros cercanos a Cortizo, han sido la tónica de los últimos meses, lo que han provocado que sectores del oficialismo adviertan los intentos de un llamado “Golpe Blando” o Guerra Híbrida, para doblegar a “Nito”.

La última semana el reemplazo de tres ministras, entre ellas, la de Salud e integrante del CEN del PRD, Rosario Turner, que aunque gozaba de buen prestigio, los resultados efectivos del manejo de la pandemia tras una extensa cuarentena, también generaban cuestionamientos.

El auxilio a la población con la demora inicial en la entrega de bonos de $80 y elevados luego a $100 y bolsas de comidas un tanto raquíticas, generaron también protestas en los barrios.

Panamá proyectaba este año un crecimiento del 4%, pero terminará con un decrecimiento del -2% y en el 2021 se estima que volverá a crecer a 4%.

Hoy Laurentino Cortizo debe dirigir un mensaje a la nación desde el pleno de la Asamblea Nacional. Se anticipa que hará un llamado a un acuerdo nacional para enfrentar la emergencia que vive Panamá no solo en lo sanitario, sino en lo económico y lo social. Habrá que esperar cómo se traduce eso en acciones concretas y si hay compromiso y desprendimiento de todos los sectores, arrancando con el propio gobierno.

Crítica


Pocos invitados y distancia social en el acto legislativo

Los diputados acordaron mantener al perredista Marcos Castillero en la Presidencia, a cambio de que muchos permanezcan al frente de algunas comisiones legislativas.

Con estrictas medidas sanitarias se llevarán a cabo hoy los actos de instalación de la primera legislatura del segundo periodo de sesiones ordinarias de la Asamblea Nacional, acto en el que el presidente de la República, Laurentino Nito Cortizo, dará un informe de su gestión a la nación.

Debido al nuevo coronavirus y para evitar su propagación, el Legislativo restringió las invitaciones al acto. Las graderías no serán usadas por los ciudadanos. Allí se sentarán los diputados suplentes que asistan, guardando distancias.

Tampoco se contará con la presencia de ministros, directores de instituciones públicas, invitados especiales ni miembros del cuerpo diplomático.

El cronograma

El acto, que está previsto para arrancar a las 9:00 a.m, solo contará con la presencia de los 71 diputados; sus suplentes; personal de los medios de comunicación (dos por medio); el presidente del República, Laurentino Nito Cortizo; y del magistrado presidente de la Corte Suprema de Justicia, Juan Ramón Fábrega.

“Se ha restringido bastante el acceso a los actos, básicamente evitando la concurrencia y la saturación de personas, para mantener todas las medidas que el Ministerio de Salud ha establecido”, explicó Quibián Panay, secretario general de la Asamblea.

De hecho, las curules de los diputados están separadas por divisiones de acrílico que fueron colocadas hace dos semanas, en medio de las sesiones extraordinarias.

Pacto de reelección

Antes de elegir a la nueva junta directiva, se cantará el Himno Nacional, se pasará la lista de asistencia, se leerá la correspondencia y luego se iniciará la votación.

Tras lo pactado el pasado 18 de junio en Parrillada Jimmy’s, la bancada oficialista del Partido Revolucionario Democrático (PRD) y su aliado el Movimiento Liberal Republicano Nacionalista (Molirena) reelegirán a Marcos Castillero en la presidencia del Legislativo.

Castillero también sería apoyado por el resto de las bancadas legislativas de oposición: Cambio Democrático, Partido Panameñista y por algunos miembros de la bancada independiente, según contaron a este medio fuentes legislativas.

Después, se nominará a la perredista Cenobia Vargas para la Primera Vicepresidencia de la Asamblea, designación que también pactó la bancada oficialista. Vargas reemplazará a su copartidaria Zulay Rodríguez.

Luego, se dará luz verde para la reelección del molirena Tito Rodríguez en la Segunda Vicepresidencia.

Concluída la votación y las juramentaciones, Castillero decidirá qué diputados formarán parte de la comitiva que informará a Cortizo que el pleno está instalado.

Las comisiones

Pero, ¿a qué se debe el apoyo rotundo a Castillero?. “Él es el que más escucha. Además, es conciliador y está respaldado por Benicio Robinson”, dijo un diputado que prefirió que su nombre no se revele.

No obstante, el pacto de la reelección de Castillero trae consigo otros acuerdos: las comisiones legislativas. En la Asamblea, formar parte de una comisión es tener poder político y hasta económico, puesto que las directivas reciben dietas.

Por ejemplo, Benicio Robinson podría seguir en la presidencia de la Comisión de Presupuesto, una de las más codiciadas por los diputados. En esta instancia se discute el presupuesto general del Estado y de la Autoridad del Canal de Panamá.

En juego también estaría la comisión de la Mujer, la Niñez y la Familia, que sería presidida por la molirena Corina Cano, luego de que no se le apoyó para la Segunda Vicepresidencia.

Prensa


VOLVER

Más notas sobre el tema