Crisis sanitaria en Bolivia: colapsa hospital y ya no recibirá pacientes con COVID-19

El hospital Obrero colapsa, ya no recibirá a pacientes Covid-19

Raúl Villanueva, director del hospital Obrero de La Paz, confirmó que el nosocomio está colapsado en el área que se habilitó para pacientes con coronavirus, por lo que ya no recibirán a quienes padecen de esta afección.

Indicó que a pesar de no ser un centro destinado a atender la pandemia, hubo muchas personas que se internaron por este mal, pero el espacio que se habilitó está lleno.

“Estamos demostrando que no hay más capacidad, está colapsado todo el área para atención de pacientes con coronavirus. Tenemos 80 personas, a pesar de que este no es un centro Covid”, indicó a Página Siete.

Argumentó que en el lugar no se cuenta con insumos para tratar a los contagiados, “no tenemos reactivos en número suficiente, no tenemos recursos humanos porque muchos de ellos se enfermaron, han caído, no tenemos oxígeno y no hay espacio para atender a pacientes con patologías respiratorias”.

Añadió que siguen operando, una vez que se cuenta con 150 personas que fueron internadas por otras afecciones y que se harán todos los esfuerzos para tratar a quienes llegaron al lugar por el virus de Wuhan.

“No tenemos más espacios para recibir a pacientes con Covid en ninguna parte del hospital”, remarcó Villanueva, a tiempo de aclarar que los asegurados que aquejan otras dolencias pueden ir a consulta.

Página Siete


Suman siete los decesos y 18 los sospechosos de Covid-19 en la cárcel de San Pedro

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilson Santamaría, informó este miércoles que son siete las muertes al interior de la cárcel de San Pedro en La Paz y existen 18 casos sospechosos de Covid-19.

“Hoy lo que tenemos son seis fallecidos con sospecha de Covid-19 y otro con problemas cardiorrespiratorios, esperamos la confirmación de ese séptimo y los análisis que se han hecho a los 18 para informar con total transparencia”, dijo Santamaría en conferencia de prensa.

Se espera que los análisis confirmen o descarten que las muertes sean a raíz del coronavirus, mientras se habla de 193 contactos con los presuntos contagiados, por lo que se activó un plan de contingencia para aislar a quienes presenten síntomas.

“Se han activado los mecanismos para desinfección, envío de medicación y refuerzo alimentario (…) La situación está controlada, se está trabajando para que no haya más casos ni decesos”, agregó la autoridad, lamentando la lentitud del Sedes y explicando que el Ministerio de Gobierno tuvo que asumir acciones ante el brote de coronavirus en ese penal.

Santamaría anticipó medidas similares a las ejecutadas en la cárcel de Palmasola (Santa Cruz), Mocoví (Beni) y en los penales del sur del país, donde se registraron casos de Covid-19, pero se pudo controlarlos, aislando a los internos.

“En La Paz tenemos 18 sospechosos, tres fueron llevados a centros de salud, dos a hospitales públicos y uno a un centro privado. Idelfonso Mamani fue llevado producto de los síntomas, tiene custodia y una vez su situación mejore, retornará a la cárcel”, complementó el viceministro.

El Deber


Conflicto en K´ara K´ara continúa sin respuesta del Gobierno de facto de Bolivia

Las calles de Cochabamba, en el centro de Bolivia, continúan hundiéndose en la basura acumulada debido a que el Gobierno de facto no accede a cumplir las demandas de mejor atención de salud y liberación de presos políticos hechas por pobladores de la localidad.

El conflicto surgió cuando los casos de la Covid-19 se dispararon en la zona central del país ante la inacción gubernamental y llegó a escenas en las cuales un hombre, con síntomas de la enfermedad, murió en plena vía pública en las cercanías de un centro de salud.

Ante ello, pobladores locales decidieron bloquear el acceso al basurero local en K´ara K´ara y con ello llamar la atención sobre la situación sanitaria de la ciudad; pero los reclamos han escalado hasta la petición de liberación de presos políticos encarcelados por el Gobierno de facto.

En respuesta, miembros de la Policía y elementos del Ejército iniciaron una arremetida con gases lacrimógenos y balas contra los recolectores de la basura que mantienen el bloqueo en la zona, mientras grupos paramilitares afines al Gobierno de facto amenazaron a las autoridades locales y le echaron basura en la Alcaldía y sus residencias.

Para el domingo último se instaló una mesa de diálogo impulsada por la Defensoría del Pueblo y en la cual tomaron parte Nadia Cruz, el delegado defensorial de la región, Nelson Cox, el viceministro de Régimen Interior del Ministerio de Gobierno, Jaiver Issa y la gobernadora del Departamento de Cochabamba, Esther Soria sin que pudieran avanzar por la falta de condiciones.

El director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Cochabamba, informó el martes que habilitarán un relleno sanitario temporal en la zona alternativa al basurero de K´ara K´ara, para depositar las más de 4.000 toneladas de basura acumuladas en la ciudad de Cochabamba por el bloqueo.

Este miércoles, en cumplimiento del anuncio realizado por el ministro de Defensa del Gobierno de facto, Fernando López, se inició un “rastrillaje casa por casa” en la zona sur de la ciudad para, según él, “reducir los niveles de decesos con la detección temprana de los casos de Covid-19”.

La llegada de las fuerzas del Ejército es vista como la ocupación militar del territorio en respuesta a las protestas populares, pues el propio ministro ha dicho que “no nos vamos a rendir ante algunas incoherencias y argumentos que no tienen nada que ver con salvar vidas, no nos vamos a rendir con K´ara K´ara aunque nos cierren 100 veces las puertas en nuestras narices”.

De momento, la mesa de diálogo se ha tomado un receso y se espera que en las próximas horas vuelva a reunirse con el fin de hallar una salida al bloqueo del basurero local, así como a la situación sanitaria en que se encuentra la ciudad.

El departamento de Cochabamba acumula unos 3.500 casos de contagios por la Covid-19 y 165 personas fallecidas, en un contexto de desborde de los servicios hospitalarios y necrológicos.

Telesur


VOLVER