Crisis sanitaria en Honduras: más de 1.600 profesionales de la salud infectados y pacientes atendidos en el piso

311

Honduras: 1,648 médicos, enfermeras y demás personal de salud infectados por covid-19

Además de estar cansados y agotados por el trabajo diario, el personal de salud que está en la primera línea también se ha infectado de covid-19.

Ya son más de1,600 los médicos, enfermeras y demás trabajadores sanitarios que han dado positivo a la enfermedad y algunos lastimosamente perdieron la batalla.

Hasta la semana epidemiológica 16 (del 28 de junio al 4 de julio), Honduras sumaba 1,648 trabajadores sanitarios infectados, sin embargo, expertos aseguran que hasta la fecha la cifra ya sobrepasó los 1,800.

La Unidad de Datos de EL HERALDO tuvo acceso al último informe de la Secretaría de Salud que muestra un aumento del 35% desde el pasado 21 de junio, cuando había 1,221 médicos, especialistas y sobre todo enfermeras contagiadas por la enfermedad.

La información también incluye datos sobre técnicos en laboratorio, microbiólogos, odontólogos, psicólogos, técnicos en rayos X y empleados de otras áreas.

EL HERALDO le consultó a Karla Pavón, jefa de epidemiología de la Secretaría de Salud, sobre estas alarmantes cifras, pero solo se limitó a decir que hasta el 4 de julio era “2,427 el personal de la salud contagiado, hasta la semana epidemiológica 27 y de covid la semana 16”.

Para ese mismo día, Honduras ya sumaba 22,919 casos de la enfermedad, es decir que de ese número el 7.2% correspondía a trabajadores de la salud.

La Unidad de Datos de EL HERALDO analizó el número de infectados según la profesión y encontró que de cada 10 empleados de los hospitales, cuatro eran enfermeras o enfermeros auxiliares y tres eran médicos generales.

“En este momento ya tenemos más de 700 las enfermeras y enfermeros contagiados por covid-19, tenemos nueve fallecidos con el que murió esta tarde (el lunes), alrededor de 12 compañeros hospitalizados y dos están graves”, indicó Josué Orellana, presidente de la Asociación Nacional de Enfermeras y Enfermeros Auxiliares de Honduras (ANEAH).

Estas cifras no coinciden con las facilitadas en el último boletín de la Secretaría de Salud, que menciona que hasta el 4 de julio había 656 enfermeras auxiliares contagiadas. Además, señala que son 438 los médicos infectados, 133 licenciadas en enfermería y 63 médicos especialistas.

Sobre el personal que no corresponde a médicos y enfermeras, que también está en la primera línea, 81 son técnicos en laboratorio, 36 son técnicos instrumentistas, 41 odontólogos, 48 microbiólogos, 35 psicólogos y 31 son técnicos en rayos X y anestesia.

El reporte también incluye a 49 trabajadores de otras áreas de la salud y 37 médicos y enfermeras que realizan su servicio social.

Salud actualiza la información cada dos semanas, pues en el último mes ha presentado tres informes: uno el 7 de junio, cuando había 583 médicos, enfermeras y demás personal infectado; el segundo fue el 21 de junio (1,221) y el último reporte facilitado a EL HERALDO es del 4 de julio, con 1,648 casos. Es decir que, en un mes casi se ha triplicado el contagio entre el personal de salud.

Según Orellana, si la situación con los trabajadores sigue de esta forma, las atenciones en los hospitales de Honduras se verán limitadas y no podrán cubrir en su totalidad la necesidad que tiene la población.

Esta opinión también fue compartida por Suyapa Figueroa, presidenta del Colegio Médico de Honduras, quien denunció en una conferencia de prensa que un solo médico especialista atiende hasta a 80 pacientes que llegan a las carpas instaladas para covid-19.

“Los médicos del hospital no pueden con la carga de trabajo, hay un médico especialista para atender a todos los pacientes de la carpa y en la carpa todos los días amanecen mínimo 55 pacientes y pueden llegar a haber 80”, denunció.

En junio, el gobierno benefició a más de tres trabajadores de la salud que estaban contratados de forma temporal para que obtuvieran su contrato permanente, pero los expertos aseguran que no es suficiente ya que sin que hubiese una crisis por la epidemia, una sola enfermera atendía entre 40 y 60 pacientes en la sala de emergencias.

Además, debido al contagio de sus compañeros, muchos se ven en la obligación de doblar turnos o mueven a trabajadores de otras áreas para poder solventar la demanda en los centros asistenciales.

La semana anterior, César Enríquez, jefe de emergencias del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), también denunció el colapso en los hospitales del país, al punto que muchos de los infectados son atendidos sentados en sillas, en colchonetas y hasta en el suelo.

Equipo limitado y de mala calidad

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) denunció el lunes que Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H) y la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco) habían comprado más 800 mil mascarillas sin la calidad requerida, lo que también contribuyó al contagio del personal de salud.

A través del informe la “corrupción en tiempos del covid”, el CNA alertó sobre la calidad del equipo adquirido por ambas instituciones, pues “miles de ellas no están certificadas para proteger del contagio de la pandemia pues filtran el polen, moho y polvo en actividades que se realizan en exteriores”.

La presidenta del Colegio Médico también se refirió al tema y denunció que no solo se trata de equipo que no es certificado, sino que muchas veces les toca trabajar sin ninguna protección.

“Lamentamos la muerte de 15 médicos y muchos más compañeros de salud, quienes no recibieron a tiempo y adecuadamente la protección de equipo de bioseguridad, conociendo el alto riesgo con que actualmente laboramos los profesionales”, dijo.

Solo en las últimas 72 horas, dos médicos fallecieron a causa de la enfermedad. Se trata del doctor Héctor Baltazar Hernández, quien falleció en el Instituto Hondureño de Seguridad Social de San Pedro Sula y Luis Reyes Jerezano, quien se contagió en cumplimiento de sus obligaciones laborales.

Además, Josué Orellana confirmó el noveno deceso de una enfermera en el país.

El presidente de la Asociación Nacional de Enfermeras y Enfermeros Auxiliares de Honduras aseguró que las y los enfermeros son los más afectados porque ellos realizan el trabajo directo con los positivos de covid-19 y que el principal problema es que el equipo que tienen es limitado.

“El problema es que a los hospitales llega, por ejemplo hoy (martes), un lote y ese lote dura tres o cuatro días, porque es barbaridad de equipo que se gasta y hay que estar insistiendo”, mencionó.

Orellana contó que hace unos días en el Mario Catarino Rivas los trabajadores del turno B no subían a las áreas donde atienden a los infectados porque no tenían equipo, pero al llegar inmediatamente se ubicaron en sus puestos de trabajo.

“Va llegando el equipo y lo usamos. Estamos al límite”, puntualizó.

Según el viceministro de Salud, Nery Cerrato, admitió en entrevista con EL HERALDO que “hemos tenido retos monumentales. Están relacionados con la aplicación de una respuesta inmediata, una planificación esmerada, la dotación de insumos, suministros, equipos de protección personal y recurso humano para la repuesta en las comunidades”.

La lucha por conseguir equipo de bioseguridad se ha vuelto para las autoridades una tarea cada vez más difícil, pero el principal problema es que el covid-19 avanza de forma acelerada y no cede, al punto que los trabajadores de la salud, los únicos que luchan día a día por salvar vidas, también se han contagiado en la primera línea.

El Heraldo


En colchonetas sobre el piso y sillas de metal, así luchan por su vida pacientes de covid-19

Pacientes acostados sobre colchonetas en el piso, otros con todo y oxígeno en duras bancas y los menos afortunados sufriendo sin poder recostarse siquiera, esas son las deplorables condiciones a las que se enfrentan los hondureños con covid-19 en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS).

Imágenes en poder de EL HERALDO muestran las que en otro tiempo fueron las bancas de las salas de espera o de la farmacia, pero que hoy debido a la alta demanda de pacientes con coronavirus, cumplen funciones improvisadas de camillas. Las duras imágenes retratan el colapso de la capacidad sanitaria y la falta de insumos en plena pandemia.

La grabación también muestra que el personal médico no tiene otra opción que atender en esas condiciones. Los médicos y enfermeras se agachan o se ponen de rodillas para monitorear a sus pacientes. Rechazarlos es inhumano, pero no poder brindarles un espacio digno es igual de doloroso. Hay pacientes que tienen que pasar hasta 16 horas en un silla esperando que alguien más desocupe una camilla.

Esta semana se superó la capacidad instalada del centro asistencial y el personal de Salud, que lucha en primera línea, exige más insumos.

Los pacientes con síntomas de covid-19 abarrotan el Hospital de Especialidades del IHSS, en donde el espacio para movilizarse resulta difícil por la numerosa cantidad de enfermos.

Los videos también revelan escenas de dolor y desesperación, pues en medio de la conmoción se escucha a una persona lamentarse y decir: “se murió”, mientras en la imagen se muestra a una persona aferrarse a una camilla.

Desde que comenzó la pandemia, en el Hospital de Especialidades han fallecido 195 hondureños por coronavirus. Solo en las últimas horas cuatro compatriotas perdieron la batalla.

IHSS rumbo a expandir espacios

Este martes, las autoridades de la Comisión Interventora del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) continúan buscando opciones para expandir la atención a estos pacientes y tener mayor capacidad.

Una de las opciones más próximas es el local donde funcionó el Crédito Prendiario, instalaciones sin uso desde hace mucho tiempo pero que ofrece la oportunidad de instalar ahí a muchos pacientes. De igual forma, en el Polideportivo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) se habilitarán 50 camas para derechohabientes del Seguro Social.

Los médicos del hospital también plantean habilitar entre 15 y 20 camas en la clínica periférica del IHSS número uno del Barrio Abajo. En la periférica de la colonia Santa Fe también se ampliarían los cupos para tratar a los pacientes con covid-19.

Asimismo revelaron que se están abasteciendo de manómetros y tanques de oxígeno en el mercado interno por la emergencia sanitaria.

El Heraldo


Juan Orlando Hernández: “Inhumana” atención de pacientes en carpas del Sur

El Presidente de la República, Juan Orlando Hernández, calificó de “inhumano” que se atienda a pacientes de COVID-19 en carpas en el Hospital del Sur, de Choluteca.

El jefe de Estado dijo que ya se lo había dicho a la secretaria de Salud, Alba Flores, en una reunión que sostuvo junto al delegado para la emergencia, Lisandro Rosales.

Hernández dijo enfáticamente que “los hospitales tienen presupuesto descentralizado; por ejemplo, esa barbaridad de esas carpas en el sur no puede volver a pasar”.

Añadió que “el dinero lo tienen disponible y si necesitan se les manda más para que ellos vayan acondicionando y la gente de los hospitales pueda echar a andar esa infraestructura”.

“Tenemos que tener claridad que eso es inhumano, es algo que no podemos tolerar”, sentenció el mandatario.

Estas aseveraciones las hizo en una conexión vía Zoom con varios funcionarios del gobierno que se transmitió por la Televisión Nacional de Honduras sobre los centros de triaje en el país y otros temas relacionados con la pandemia.

La Tribuna


Honduras con 677 muertos por COVID-19 y contagios suman 25.428

La pandemia de la COVID-19 ha causado al menos 677 muertes en Honduras, en tanto que los contagios ascendieron este martes a 25.428, informó este martes el estatal Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager).

De 1.537 nuevas pruebas de laboratorio PCR, 763 dieron positivo, la mayoría de ellos -388- registradas en el departamento de Francisco Morazán, en el centro del país, donde está situada Tegucigalpa, la capital del país centroamericano, indicó el organismo en cadena nacional de radio y televisión.

El segundo departamento que registró ayer más contagios con la COVID-19 es Cortés, con 151, en el norte hondureño, donde se localiza la ciudad de San Pedro Sula, la segunda más importante y la de mayor desarrollo económico, comercial e industrial.

Cortés sigue siendo el principal epicentro de la pandemia, que también está teniendo una alta incidencia de contagiados en otros departamentos del norte, como Yoro, Atlántida y Colón, lo mismo que Choluteca y Valle, en el sur de la nación.

El Sinager añadió a sus estadísticas 21 nuevas muertes por la COVID-19, con las que ya suman 677, desde marzo, cuando la pandemia se comenzó a expandir.

Además, sumó 1.383 personas hospitalizadas, de las que 930 permanecen en condición estable, 400 están graves y 53 en unidades de cuidados intensivos.

Ayer también se registraron 52 nuevos casos de personas que se han recuperado de la COVID-19, con las que ya suman 2.637 bajo esa condición, mientras que la tasa de letalidad es de 2,66 %, según el Sinager.

HERNÁNDEZ DICE QUE SE TRABAJA EN CERCAR LA COVID-19

Para aliviar la carga de los principales hospitales públicos y que no lleguen a colapsar, el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, dijo que se trabaja en «cercar» la COVID-19 y en «procesos de construcción agresivo de centros de triaje».

«Como todos ustedes saben, los centros hospitalarios del país están a su máxima capacidad, por lo que se han tomado medidas de acción para evitar que el sistema se desborde», añadió Hernández en declaraciones al estatal Canal 8 de televisión.

Subrayó que el sistema de salud del país -que siempre ha sido deficiente- «está en serias dificultades», pero que «aún no ha llegado al colapso».

«Colapso es cuando se deja de atender a los pacientes, pero con los números que llevamos (de enfermos) nos puede pasar. Por eso hemos tenido que construir espacios para que el colapso no suceda; se han creado una serie de estructuras, ya que la ola de contagios tristemente va en aumento, pero no es un fenómeno de Honduras», acotó.

Tribuna


VOLVER

Más notas sobre el tema