Ecuador se acerca a los 70 mil contagios y el colapso hospitalario se extiende a diversas ciudades

Ecuador casi alcanza los 70.000 casos de coronavirus. De acuerdo con las cifras del Ministerio de Salud Pública, el país registra hasta este 14 de julio de 2020 69.570 confirmados, 5.130 decesos por el virus y 3.326 fallecidos probables por COVID-19.

En la infografía difundida este martes se detalla que de los pacientes recuperados hay 5.900, personas con alta hospitalaria 9.043 y con alta epidemiológica 15.541. Mientras que personas estables en aislamiento domiciliario 32.973, hospitalizados estables 670 y hospitalizados con pronóstico reservado 313.

Desde que se reportó el primer caso el pasado 29 de febrero se han tomado un total de 186.879 pruebas, entre PCR y rápidas, gracias a las cuales se han descartado 93.992 casos.

De las 24 provincias de Ecuador, Guayas, encabeza la lista de mayor número de casos, con 16.610, lo que equivale al 27,40 % a nivel nacional, aunque la de Pichincha, cuya capital es Quito, se acerca con diferencia a las demás, al registrar 10.920 positivos, lo que representa el 18,02% de los contagios.

Les siguen Manabí con 5.276casos, Los Ríos con 2.627, Santo Domingo de los Tsáchilas con 2.638, Esmeraldas con 2.636, El Oro con 2.432, Azuay con 2.363, Tungurahua con 1.497, Cotopaxi con 1.529, Loja con 1.450, Morona Santiago con 1.409 y Chimborazo que suma 1.023.

El resto de las provincias ecuatorianas, incluyendo la circunscripción territorial de Galápagos (100 casos), registran menos de un millar de confirmados, aunque la provincia de Santa Elena alcanza los 988.

Ecuador se encuentra desde el mes pasado en un proceso de desescalada en las restricciones en su estrategia epidemiológica para encarar la pandemia de la COVID-19.

La ciudad de Guayaquil (11.342 casos), cabecera de Guayas, pasó del color rojo al amarillo en el semáforo epidemiológico el 20 de mayo, aunque sigue aglutinando el mayor número de casos en el país.

Quito (9.893 casos) inició el 3 de junio una nueva etapa de desescalada, lo que se ha traducido en la reanudación parcial del transporte público y una mayor actividad comercial y laboral en las calles de la urbe, habitada por unos 3 millones de personas.

Esta situación ha llevado a un incremento de contagios en la capital ecuatoriana que sigue bajo algunas limitaciones pese a encontrarse en color amarillo, como el cierre de teatros y cines o la suspensión del transporte interprovincial, entre otras medidas.

Metroecuador


No solo es Quito: Las ciudades que tienen sus hospitales colapsados en Ecuador por el Covid-19

En Ambato, Tungurahua, las camas están copadas al 100 % y los pacientes son ya transferidos a otras provincias. Aquí, por ejemplo, la capacidad de la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) y el área de hospitalización para pacientes Covid-19 del hospital Regional Docente Ambato (HGDA) llegó a su punto máximo.

“Es más, las altas que nosotros podemos dar rápidamente lo suplimos con gente (de la provincia) que está en lista de espera de hospitalización. Damos dos, tres altas en UCI y hacemos el recambio. Desde hospitalización, igualmente, para ocupar las áreas que quedan disponibles en cuidados intensivos”, sostiene Andrés Jaramillo, gerente del hospital Regional Ambato.

Hace unos diez días, autoridades del Ministerio de Salud Pública (MPS) estuvieron en este hospital y constataron las necesidades que tienen a diario los médicos, por la alta de pacientes con el virus, como las prendas de protección para el personal de primera línea, con el fin de evitar contagios.

La gobernadora de Tungurahua, Gabriela Rodríguez, reconoce que la capacidad del sistema de salud de la provincia está copada. Por eso incluso han habilitado espacios para atender a pacientes, adicional al envío a otras provincias de aquellos que requieran de las UCI.

En la Costa, en Bahía de Caráquez (la cabecera del cantón Sucre), Manabí, está al 90 % la ocupación del hospital Miguel Hilario Alcívar, que atiende los casos con Covid-19. Este hospital cuenta con siete camas para pacientes con una fuerte carga viral de Covid-19, pero seis ya están ocupadas.

En este mes, los pacientes de Jama y Pedernales (norte de Manabí) que antes eran derivados a Santo Domingo son ahora atendidos en esta casa de salud, puesto que a la localidad Tsáchila llegan los transferidos de Quito, donde también hay alta demanda de casos.

Aquí, los pacientes que tienen mejoría o síntomas menos graves son llevados al centro de aislamiento que empezó a funcionar en la parroquia Leonidas Plaza, con médicos, tanques de oxígeno, alimentación y una zona de cuidados para la recuperación de los que son casos positivos. La idea es que no lleguen a agravarse, cuentan autoridades.

Lincoln Palacios, director del distrito de Salud 13D11, dice que están en alerta, ya que el pico del contagio aún no llega al cantón Sucre. Omar Rodríguez, gerente del hospital de Bahía, asegura que “la pelea es dura”, ya que ha habido cierta relajación en la población tras el cambio a semáforo amarillo. A raíz de esto subieron los casos.

Lo mismo ocurre en Tulcán. Aquí, el cambio al semáforo amarillo ha disparado los casos de Covid-19, generando preocupación en las autoridades, por la exagerada relajación de la población e incumplimiento de medidas de bioseguridad, como el no usar las mascarillas pese a que es obligatorio.

Las autoridades del Hospital Luis Gabriel Dávila, en Tulcán, indican que de 3,5 casos diarios que se registraban, el número subió a diez. Y la capacidad en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) comienza a saturarse, dicen.

Andrés Puetate, gerente de este hospital, advierte que en la actual realidad van a necesitar más camas UCI y tendrán que ampliar el área de hospitalización para los contagiados con coronavirus. Al momento, de las nueve camas que hay siete están ocupadas. El 22 de junio Carchi tenía 232 casos de coronavirus, 20 días después, el 12 de julio, la cifra de infectados se duplicó y llegó a 459.

Del 4 de mayo al 7 de julio, la Policía ha sancionado a 1785 personas que no portaban mascarillas o hacían mal uso de estas. Entre los más indisciplinados estarían los migrantes radicados en esta ciudad o los que están de tránsito.

Luis Chica, comandante de la Subzona de Policía de Carchi, dice que, ante el alarmante crecimiento de contagios, se han intensificado los controles.

La Verdad