Guatemala llega a 20 mil casos de Covid-19 y alertan pérdida de un millón y medio de empleos

Guatemala supera los 20 mil casos de COVID-19, 1061 se reportaron ayer

El Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), confirmó esta tarde que al miércoles 1 de julio a las 23:59 horas, se registraron 1 mil 061 casos nuevos de COVID-19, en el país.

Con esa cifra, la cantidad de casos llega a 20 mil 72 casos positivos, de los cuales 15 mil 948 permanecen activos, 3 mil 279 se han recuperado y 843 han perdido la vida a causa del virus, desde el 13 de marzo, cuando se registró el primer caso.

Según la cartera de Salud, en el reporte recibido por los servicios de salud públicos y privados, se registraron 26 nuevos decesos; tres corresponden a mujeres entre los 37 y 41 años y 23 a hombres, entre los 22 y 90 años de edad. Además, el reporte incluye 48 casos recuperados y 2 mil 186 pruebas hechas al momento del corte.

De acuerdo con los datos, de los nuevos casos confirmados, 724 corresponden al departamento de Guatemala, 128 a Escuintla, 81 a Sacatepéquez, 18 a Izabal, 17 a Santa Rosa y el resto a otros departamentos. En el registro de la cartera de Salud, los únicos departamentos que no registraron casos nuevos durante el último corte realizado fueron Quiché y Petén.

La hora


El coronavirus podría acabar con 1 millón y medio de empleos este año en Guatemala

Cómo porcentaje del total de empleo que genera cada actividad económica, las más afectadas son las actividades de alojamiento y servicios de comida con una pérdida de 42.8%, le sigue construcción con 34.7%, comercio (por mayor y menor) y reparación de vehículos con 24.6% y en agricultura la pérdida de empleos sería del 22.5%, además otras actividades 26.1%, refieren los datos de la Fundación para el Desarrollo de Guatemala (Fundesa).

Sin embargo, al medirlo por número de empleos, la mayoría de los puestos perdidos son en el sector de agricultura ya que según esa organización se perderían 542 mil 229; en comercio (por mayor y menor) y reparación de vehículos 279 mil 575; en actividades relacionadas a hoteles, restaurantes y servicios de comida 135 mil 135; en actividades de servicios administrativos 116 mil 646, en construcción 110 mil 123.

Jorge Benavides, investigador de Fundesa explicó que los datos resultan del total de ventas y retenciones del impuesto sobre la renta (ISR) a trabajadores en relación por dependencia reportados a la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

En la mayoría de sectores, durante el plazo de las restricciones de actividades en prevención del covid-19, las ventas bajaron, refirió, pero también hubo un cambio en el comportamiento de la mayoría y están vendiendo menos cantidad de veces, aunque los montos por factura son más altos de lo que estaba acostumbrada en promedio. “Hay menos personas comprando, y las que lo hacen compran un poco más de lo acostumbrado”, añadió.

Para obtener la estimación de empleos que se perderán durante el 2020, se hace el cruce de los datos de ventas con las cuentas nacionales emitidas por el Banco de Guatemala (Banguat), explicó Benavides.

En dichas cuentas hay una relación respecto de cuánto vende un sector y cuánto paga de empleos, añadió el investigador al explicar que hay un nivel mínimo de ventas necesario para seguir operando. Expuso que normalmente a los trabajadores no se le baja el salario porque la ley no lo permite, por lo que al hacer la relación de los datos en mención se refleja cuando disminuyen las ventas y el pago de salarios, de donde salen los datos de empleos perdidos por actividad agregó.

Es posible que de enero a marzo se hayan perdido empleos en un nivel normal respecto de otros años, pero de abril en adelante se observa el impacto de las restricciones emitidas a diversas actividades, mencionó el analista.

Benavides dijo que en Guatemala las estadísticas de empleo no se pueden obtener como en Estados Unidos u otros países porque no existe un seguro de empleo.

Aunque mencionó que muchas personas no se quedan de brazos cruzados, y estiman que un alto porcentaje ha tenido que colocarse dentro del sector informal.

“El 60% o 70% de lo que se pierde en empleos formales se ha ido a la informalidad, labor que genera menos ingresos y menor productividad” dijo Benavides al mencionar que han surgido muchos negocios o emprendimientos de ventas de productos demandados en esta época o mensajería para entrega de comida preparada, alimentos sin preparar, o entrega de productos variados y documentos. Agregó que muchos han dejado de ser contribuyentes efectivos ante la SAT.

Estos comportamientos se reflejaron en la más reciente encuesta efectuada por Pro Datos, en la cual se dio a conocer que el 70% de los hogares han disminuido ingresos de hasta 40% dijo Benavides al insistir que muchos, en busca de ingresos se ha trasladado a un mercado informal.

Mencionó además que el problema se puede agudizar ya que “es la única opción porque no se están generando nuevos empleos en la actualidad” y a largo plazo tendrá otro efecto ya que pasar a algún trabajador de la informalidad a la formalidad tarda bastante tiempo.

Hay incertidumbre

Nils Leporowski, presidente del Comité Coordinador de Asociaciones Agrícolas, Comerciales, Industriales y Financieras (Cacif), dijo que coinciden con las proyecciones de Fundesa, ya que se ha perdido muchos empleos a la fecha y seguirá incrementando el impacto negativo por más tiempo durante el año.

El directivo dijo que el desempleo irá aumentando porque las empresas que están más golpeadas económicamente van a tener que despedir más personas cada mes porque no se logra reanudar muchas actividades o la demanda.

Expuso que se ha mencionado que el empleo se empezará a recuperar con la reapertura y despegue económico, pero no se tiene una proyección acerca de donde termina la crisis y donde pudiera empezar un despegue económico por lo que “la falta de certeza es tremenda y el desempleo va a ir incrementándose cada vez más”.

“No se sabe cuándo va a terminar esto, si en julio, agosto o septiembre, eso causa falta de certeza, además que cada domingo no sabemos qué va a pasar o qué decisiones se van a tomar” añadió Leporowski.

El directivo del Cacif, quien también preside la Cámara del Agro (Camagro), dijo que a pesar de que la agricultura no es un sector restringido para operar enfrentan problemas debido a que algunas municipalidades o grupos locales han cerrado el paso o suministro de productos alimenticios.

Además, hay otros sectores en los que la demanda ha bajado como el caso del hule ya que no hay demanda de ese material para fabricar llantas porque se detuvo la producción de autos.

En el caso del café bajó la demanda y eso ha hecho que bajen los precios, agregó.

Otros datos de desempleo

Al 30 de junio del 2020, el Ministerio de Trabajo ha recibido 19 mil 196 solicitudes para suspensión de contratos de trabajo que representan 153 mil 252 empleados.
De estos han sido autorizados 17 mil 574 solicitudes por 146 mil 827 empleados.
El Banguat informó que según datos del IGSS, actualizados al 30 de abril, se perdieron unos 60 mil empleos, y según parlamentarios esos números pueden llegar a 120 mil cuando el seguro social actualice los datos de mayo y junio.

La restricción de actividades en Guatemala se estableció el 17 de marzo, paulatinamente se han ido reanudando algunas, pero las que se refieren a actividades de aglomeración siguen suspendidas, así como la llegada de viajeros extranjeros y el turismo interno.

Según Camagro, se perderán unos 40 mil empleos en el agro, mientras que la Cámara de Turismo de Guatemala (Camtur) recordó que el sector ha debido suspenderé contratos o reducir personal, y debido a las limitaciones de actividades 8 de cada 10 empresas están cerradas.

Prensa Libre


VOLVER