Médico peruano graduado en Cuba creó programa en Facebook para orientar a su comunidad frente al Covid-19

Para un médico de vocación luchar con un enemigo que lleva la ventaja de no conocer sus debilidades es una de las más frustrantes situaciones. Su preparación académica y experiencia son solo estrategias que muchas veces no están sirviendo de nada para combatir la COVID-19.

El medico Iván Ali Zevallos Delgado de la Flor, no se amilana y en ningún momento duda en seguir sumando esfuerzos. Todos los días acude al policlínico Espíritu Santo en el distrito de Alto Selva Alegre, Arequipa, donde atiende en dos turnos a 50 pacientes diarios.

Una cortés sonrisa es lo primero que encuentran las personas al ingresar a su consultorio, palabras de aliento y muchas veces una explicación de las causas de sus dolores hacen de él más que un profesional un amigo.

Está convencido que lo más importante es la prevención para lo cual los pobladores necesitan que se les explique sus dudas para evitar que sus males se agraven. En ese sentido, en esta época  a iniciado transmisiones en vivo donde habla de temas médicos y responde todas las interrogantes de sus seguidores. Esa es su manera de contribuir con un granito de arena para superar la pandemia.

1.- La pandemia tomó a todos por sorpresa, ¿Como lo asumió como médico?

En realidad, la pandemia la estábamos esperando, como sabemos empezó en el continente asiático, y meses después llegó a nuestra patria. Sabía que nos azotaría con fuerza por la precariedad de nuestro sistema de salud, pero no imaginé el escenario tan triste que estamos viviendo. Cómo médico sabía, que tendría que cumplir un rol protagónico y de mucho riesgo. Y así lo vengo asumiendo.

2.- ¿Considera que la población ya aprendió los riesgos y cuidados?

Lamentablemente la cultura higiénica y sanitaria de nuestra población es pobre, es por eso que vemos tan afectada a nuestra región, espero que este golpe tan duro, nos permita aprender al respecto. La población conoce los cuidados preventivos, pero su percepción de riesgo sigue siendo muy baja.

3.-¿Que tan difícil es para un doctor verse frustrado de no poder salvar la vida a su paciente?

En nuestra labor como médicos, guardianes de la salud de nuestro pueblo, enfrentamos una realidad siempre dicotómica, asumir la muerte de algunos pacientes y salvar la vida de otros, pero la coyuntura actual particularmente me golpea de sobremanera, por qué siento que mis esfuerzos son siempre insuficientes, y el dolor que se siente al ver la vida de nuestro pueblo escurrirse entre mis manos es indescriptible.

4.- Usted trabaja en el policlínico Espiritu Santo, ¿Como ha cambiado el sistema de atención desde que llego la pandemia?

Sí, trabajo desde hace seis años en el policlínico Espíritu Santo, y considero que hemos asumido nuestro rol histórico, en la lucha contra esta pandemia, con la mayor moral posible, sin modificar los costos de nuestros servicios, para poder ayudar a los más necesitados. La realidad ha cambiado naturalmente, recibimos a diario una innumerable cantidad de pacientes, con síntomas respiratorios e intentamos dentro de nuestras posibilidades brindarles la mejor atención, cumpliendo al máximo las normas de bioseguridad.

5.- Hace poco inició un programa de salud en facebook, ¿Como ha sido la acogida?

Sí, ante una demanda enorme de nuestra población por tener más conocimiento acerca de temas de salud, vi la necesidad de crear un espacio en el que pueda resolver dudas, usando las redes sociales, y en realidad jamás me imaginé que iba a tener una acogida tan grande.

Realizo un programa en vivo por Facebook denominado “Medico de Familia” todos los miércoles a las 9 de la noche y tenemos espectadores de todo el país e incluso del extranjero, y en casi dos meses hemos tenido un alcance de cerca de 19 mil personas, lo cual deja en evidencia que nuestra población está ávida de información.

Creo muy particularmente que el estado óptimo de la salud de nuestra gente está condicionado directamente por el conocimiento del paciente acerca de sus dolencias y que la resolución y alivio de sus enfermedades no depende enteramente de nosotros como médicos, sino más bien de los propios pacientes. Ese es el objetivo que persigue este espacio, brindarles armas a nuestros pacientes para que puedan mantener un buen estado de salud.

6.- ¿Cual es la finalidad de crear este espacio, qué busca conseguir en la población?

La finalidad de este espacio es generar cultura sanitaria en nuestra población, y formar promotores de salud, ciudadanos que con sus conocimientos se conviertan en agentes difusores de buenos hábitos en lo que a salud respecta. En Cuba, durante mi formación como especialista en medicina familiar, aprendí que la salud del pueblo guarda una íntima relación con el grado de cultura y educación del mismo, falencias enormes en nuestra patria por lo que buscamos contribuir en este aspecto.

7.- ¿Cuales son los temas que más solicitan sus seguidores?

Bueno empezamos desarrollando enfermedades crónicas como Diabetes, Hipertensión Arterial, problemas de colesterol e Hígado graso, pero ahora naturalmente los temas son más coyunturales y venimos hablando de enfermedades respiratorias y COVID- 19. Como el programa es en vivo, existe una interacción interesante con los espectadores donde ellos pueden hacer sus preguntas y resolver sus inquietudes.

8.- ¿Que es para usted la medicina?

Es seguramente una de las más nobles profesiones, tener en mis manos la vida de las personas sugiere una responsabilidad inmensa que debemos asumir con madurez y sobre todo con amor, esta hermosa vocación no consiste sólo en aliviar el dolor de nuestra gente sino también en devolverles la sonrisa.

9.- ¿Que mensaje le daría a la población arequipeña para que pueda soportar la crisis sanitaria que esta atravesando?

Resulta en extremo difícil, poder enviarles un mensaje de aliento, en medio de esta realidad, pero sí considero necesario incidir en que la única manera que tenemos de evitar más contagios es extremando las medidas preventivas que ya conocemos y respetando las normativas sanitarias.

Esta lucha depende tanto de los pacientes como de nosotros como médicos, les puedo asegurar que estamos dejando todo nuestro esfuerzo por cuidar su salud y que lo seguiremos haciendo a pesar de las falencias, a pesar de los escasos recursos, a pesar de las medidas gubernamentales insuficientes, nosotros seguiremos al frente, cumpliremos nuestro rol histórico y no nos rendiremos.

Perfil. Iván Ali Zevallos Delgado de la Flor, Médico cirujano. Tiene 32 años. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Graduado de la Escuela Latinoamericana de Medicina – La Habana-Cuba.

Diario Correo