Nuevas denuncias de abuso sexual a niñas: investigan a cinco sacerdotes

Investigan a cinco sacerdotes por denuncia de abuso sexual

Cinco sacerdotes católicos colombianos son investigados por una denuncia hecha en junio pasado por un hombre que los acusa de haberlo violado hace más de una década en la ciudad de Villavicencio, capital del departamento del Meta (centro), cuando era menor de edad.

La Arquidiócesis de Villavicencio detalló en un comunicado que de los cinco sacerdotes hay “dos fallecidos y sobre los tres restantes ya pesa una medida cautelar de suspensión del ministerio sacerdotal por otros hechos que son materia de investigación canónica y de la cual adelanta investigación la Fiscalía”.

El organismo aseguró que una vez recibió la denuncia abrió una investigación preliminar canónica, al denunciante lo ayudó a “poner los hechos en conocimiento de la Fiscalía” y además “se le ofreció acompañamiento psico-espiritual”.

“Rechazamos estos hechos que van en contravía de la naturaleza del ministerio sacerdotal y seguiremos trabajando en la prevención de este tipo de comportamientos y prestos a tomar las decisiones que en derecho correspondan”, añadió la Arquidiócesis.

El pasado 3 de abril, ese organismo suspendió provisionalmente a otros 19 sacerdotes católicos por presunto abuso sexual y se puso a disposición de las autoridades competentes “para colaborar con las investigaciones que tengan lugar en este caso”.

La Arquidiócesis de Villavicencio detalló entonces que el 14 de febrero un hombre mayor de edad “puso en conocimiento del organismo competente hechos contra la moral sexual de parte de algunos sacerdotes” que hacen parte de ella.

“La Arquidiócesis de Villavicencio inició un proceso de investigación preliminar y decidió Ad Cautelam suspender del ejercicio del ministerio sacerdotal a los sacerdotes implicados. Esperando el inicio de proceso canónico penal y respetándoles el debido proceso”, agregó la información.

A finales de abril, el sacerdote colombiano Carlos Arturo Yepes fue suspendido cautelarmente del ejercicio de todo ministerio sacerdotal por orden de la Congregación para la Doctrina de la Fe de El Vaticano por denuncias de abuso sexual.

Así lo confirmó el vicario general de la Arquidiócesis de Medellín, el padre Óscar Augusto Álvarez, quien aseguró que “la Congregación acaba de ordenar la realización de un proceso judicial penal canónico y ha sido suspendido ad cautelam”.

La Arquidiócesis de Medellín abrió en 2018 una investigación formal a Yepes por la denuncia de un hombre de 36 años que aseguró haber sido abusado, cuando era aún un niño, por el religioso en 1995.

El Heraldo


Denuncian abuso sexual de niña indígena en zona rural de Valledupar

Una denuncia hecha por la Asociación de Indígenas Kankuamos de la Sierra Nevada de Santa Marta puso en evidencia otro posible caso de abuso sexual sobre una menor en el territorio nacional.

La víctima, según las pruebas aportadas por los denunciantes, es una niña de 12 años residente en el corregimiento El Mojao, en zona rural de Valledupar. El hecho fue denunciado ante la Fiscalía seccional de Cesar.

En sus declaraciones, los miembros de la asociación, señalaron que desde hace dos años, al menos seis hombres han venido abusando de la menor de edad, aprovechando que esta salía de su vivienda a adelantar labores en el campo o a realizar mandados.

La presidenta de la Asociación Indígena Kankuamos Unidos, Nohora Pacheco, indicó que hechos aberrantes como estos se ha venido presentando de forma repetida en los últimos años, pero el gran inconveniente es que a muchos les da miedo denunciarlos.

Además, indicó que tiene conocimiento de otra denuncia que ya es investigada por las autoridades.

Pacheco también dijo que el padre de la niña decidió denunciar el hecho ante la Asociación de la Sierra Nevada, porque, aunque lo había informado ante la máxima autoridad indígena kankuama, esta no había hecho nada por los derechos de la menor después de dos semanas.

Por el contrario, lo que hicieron fue reportar ante el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar que se encontraba en supuesta situación de abandono, por lo que la niña está en estos momentos bajo protección de la entidad. Esta decisión ha generado inconformismo entre la comunidad.

Por medio de un comunicado, la Asociación Kankuamos Unidos de la Sierra Nevada de Santa Marta indicó que seguirán trabajando en defensa de los derechos de los indígenas, en especial de su niñez. “Exigimos a la Organización Indígena Kankuama políticas de infancia y adolescencia, dentro de las que se destaquen programas de educación sexual y prevención de abusos sexuales, con un componente de principios y valores, dentro del territorio del Resguardo Indígena Kankuamo, para salvaguardar los derechos de los menores y evitar más violaciones como las que se vienen presentando en las comunidades de Guatapurí, Chemesquemena, Atánquez, Pontón, Ramalito y El Mojao”.

Semana


Practican aborto a niña indígena de 12 años que fue abusada sexualmente por 6 hombres

El caso lo hizo público la presidenta de la Asociación Indígena Kankuamos Unidos, Nohora Pacheco, que dijo en Blu Radio que fue esa comunidad la que denunció formalmente ante las autoridades que la menor venía siendo abusada sexualmente por seis hombres de la etnia a la que pertenece.

“Es algo aberrante y hubo que actuar rápido porque la niña estaba embarazada y su vida corría peligro”, aseguró Pacheco, y la emisora agregó que por esta razón los especialistas autorizaron practicarle un aborto en una clínica del departamento, en donde la niña se encuentra internada.

La FM recogió la denuncia de la asociación indígena y dijo que “el embarazo fue producto de uno de los abusos del que ha sido víctima esta niña”. Además, que entre los agresores sexuales también habría varios menores de edad.

Los dos medios coinciden en que los padres de la menor se percataron de lo que venía sucediendo cuando notaron que la pequeña estaba enferma, y que fue así como decidieron llevarla a un médico que les confirmó que había sido abusada sexualmente y que estaba en embarazo.

“La gravedad del asunto es que este hecho había sido puesto inicialmente en conocimiento de la máxima autoridad indígena kankuama, que no hicieron nada para proteger los derechos de la niña, por lo que el padre de la menor se dirigió a nuestra asociación”, afirmó Pacheco Arias, que fue la encargada de orientar a la familia para que instaurara la denuncia.

El secretario general del pueblo kankuamo, Iván Lúquez, dijo que este caso ya está en conocimiento de la Fiscalía para que se encuentre a los responsables, y de acuerdo con El Heraldo la niña y sus hermanos menores quedaron bajo protección del ICBF ya que fueron encontrados en precarias condiciones de pobreza.

Pulzo