Argentina | Dramática situación por los incendios en Córdoba: más de 14 mil hectáreas quemadas

217

Dramática situación en el norte de Córdoba: fuego y viento se alían en penoso avance descontrolado

Por Florencia Arbeleche

Entre 14 mil y 18 mil hectáreas productivas consumidas por el fuego, decenas de propiedades rurales incineradas y un daño ecológico sin precedentes. Los incendios sin control en el norte de la provincia de Córdoba son la expresión de una crisis mayúscula por la falta de lluvias que castiga a buena parte del país y que recién podría comenzar a normalizarse a partir de octubre con la regularización del régimen de lluvias.

Pero en paralelo a la crisis por la sequía asoman además factores de riesgo, como la presunta acción intencional de encender los campos con el objetivo de limpiarlos para explotación agropecuaria, una sospecha que también alcanza a los incendios en las islas del delta del Paraná que tienen en jaque desde hace meses a los habitantes de las ciudades de Rosario y Paraná.

Mientras tanto, la tarea de bomberos, brigadistas y fuerzas de seguridad nacionales y provinciales se ha vuelto extenuante, en un contexto en el que merced a la pandemia todo se vuelve más dificultoso. Sumado además al incalculable gasto que demanda la movilización de equipos y personal a las zonas afectadas en tiempos de castigadas finanzas públicas.

Ayer, en respuesta a los pedidos del gobierno de Juan Schiaretti, el Ministerio de Seguridad de la Nación envió tres aviones hidrantes y un helicóptero para combatir los incendios que se extienden con saña a lo largo de 25 km en las sierras, desde Cosquin hasta Santa María de Punilla. Los vientos no ayudan al control y hay riesgo de incendio extremo en toda la provincia.

El nuevo apoyo aéreo se suma a los cinco aviones hidrantes, dos helicópteros y más de dos centenares de bomberos voluntarios que trabajan por tierra, en el operativo de combate de incendios desde hace más de una semana.

El impiadoso avance de las llamas destruyó a su paso tendidos eléctricos y bloqueaba importantes rutas de la serranía cordobesa, como la Nacional 38 que une Capilla del Monte con Cruz del Eje.

En tanto, la evacuación de habitantes de la zona se ha vuelto una prioridad para las autoridades locales debido a la cercanía del fuego con las viviendas rurales, muchas de las cuales fueron destruidas en las últimas horas.

“Se han evacuado personas, por suerte se han tomado las decisiones correctas en tiempo y forma”, dijo Eduardo Molinari, jefe de Bomberos de Villa Giardino.

El daño a la fauna y flora es el otro penoso saldo que se evidencia pese a los esfuerzos de los lugareños y bomberos por rescatar de las llamas a decenas de animales, muchos de los cuales están recibiendo atención veterinaria de voluntarios debido a las graves heridas por quemaduras y a la hambruna provocada por la falta de pasto.

El desolador panorama se compara con la dramática situación registrada en 2013, cuando apenas nueve días de incendios destruyeron 90 mil hectáreas. Ante ello, el gobierno cordobés analizaba por estas horas declarar la emergencia por incendios en las zonas afectadas. La medida permitiría instrumentar ayuda directa a los productores y familias perjudicadas.

Ámbito


Se descontroló el incendio en las islas y una lluvia de cenizas inundó Rosario

Por Aníbal Fucaraccio

Rosario y su región sufrieron ayer otra vez una jornada de furia signada por los efectos de los incendios en las islas. El fuego, el humo y las cenizas se transformaron en un auténtico tormento para los habitantes de la ciudad. Desde todos los barrios, incluso los más alejados a la costa, reclamaron a través de las redes sociales por esta molesta irrupción de un aire irrespirable. Ese escenario de bronca, quejas y palpable contaminación, enmarcó la manifestación de protesta, con corte total de tránsito, que se realizó por la tarde sobre la traza del puente Rosario – Victoria.

   Las quemas en la zona del Delta del Paraná se convirtieron en un calvario colectivo diario. La enorme dimensión de esta problemática se pudo apreciar ayer en imágenes satelitales de Nasa Firms (información sobre incendios para el sistema de gestión de recursos), donde se reflejaba la gran cantidad de focos de fuego que se multiplican en el Paraná.

   Nasa Firms es la delegación que distribuye los datos de incendios activos, casi en tiempo real, dentro de las tres horas posteriores a la observación satelital. Y desde todas las perspectivas de análisis y de abordaje para este desastre ambiental, coinciden en que se está extendiendo sin control una destrucción de los humedales, que cumplen un rol vital para la flora y fauna de la zona.

   El fuego, otra vez, forjó una jornada repleta de angustia y tensiones. Nuevamente, los incendios tiñeron de gris el cielo y afectaron los ritos cotidianos de los rosarinos. Incluso, los agentes de Gendarmería tuvieron que efectuar cortes de tránsito vehicular para prevenir accidentes.

   En este marco, la Multisectorial de Humedales, organizaciones, sindicatos, referentes políticos, centros de estudiantes y vecinos cansados de sufrir este tremendo deterioro ambiental, por la tarde llevaron adelante una asamblea y una masiva manifestación de reclamos, sobre el ingreso al puente Rosario-Victoria. Esa determinación desembocó en otro corte vehicular de la traza vial que se extendió hasta la noche y que provocó un caos en el tránsito sobre esa conexión.

   Protestaron por las quemas sistemáticas, que se están produciendo desde hace varios meses, en la zona de las islas entrerrianas. En ese acto, decidieron instar a todos los niveles de gobierno a que tomen las riendas de esta tragedia natural, y que asuman la responsabilidad de apagar estos incendios interminables que ocasionan daños irreversibles.

   Entre expresiones de bronca e indignación, en ese encuentro pidieron una solución definitiva para este desastre natural de magnitud, y volvieron a exigir por la ley de Humedales.

Curiosa precipitación

Ayer el humo estuvo acompañado por una lluvia de cenizas que cubrió Rosario y las localidades cercanas. En esta ocasión, los incendios derivaron en estas muestras que se extendieron por toda la zona urbana de Rosario y dejó huellas tangibles en balcones, patios y lugares abiertos.

   El viento norte actuó como partícipe necesario, y el fenómeno fue viralizado con la complicidad de las redes sociales.

   El fuego ayer volvió a mostrar su demencial poder de destrucción. Quemas, columnas de humo y cenizas reflejaron que los focos de fuego en la zona de islas frente a Rosario continúan, y parecen reavivarse cada vez más.

   Los aviones hidrantes, los brigadistas, los ambientalistas y los vecinos de las islas poco pueden hacer ante el tamaño de los incendios. Es un combate desigual, que queda cada vez más expuesto. Y en esta angustiante situación, el Estado permanece indiferente, o con nula capacidad de reacción.

   Así, otra vez, lenguas gigantes de fuego llegaron al borde de la ruta a Victoria, y los isleños volvieron a atravesar otro día de alarmas e inquietud. Las columnas de humo se vieron desde este lado de la costa, muy altas en el cielo y trasladaron esos restos de las quemas a los barrios de la ciudad.

   “Estamos ante una situación extraordinaria. La zona centro del país sigue en riesgo permanente de incendios. No son sólo las islas. Hay en toda la provincia. El clima, la sequía y la bajante extraordinaria del río son una combinación tremenda que contribuye a que los incendios sean muy difíciles de contener”, remarcó Juan Manuel Burgoa, director de Protección Civil de la zona sur de Santa Fe.

Comité de emergencia

Por su parte, el diputado provincial, Nicolás Mayoraz, del bloque Somos Vida y Familia, presentó un proyecto que le requiere al Ejecutivo santafesino la inclusión de esa Cámara entre los organismos que integran el Comité de Emergencia Ambiental, para afrontar la crisis generada por los sistemáticos incendios en las islas frente a Rosario.

   Vale recordar que por un amparo interpuesto por la Asociación Civil “Equística Defensa del Medio Ambiente” ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el máximo tribunal consideró que los hechos denunciados encuadrarían en la figura legal de emergencia ambiental, y entre otras medidas dispuso la creación de un Comité de Emergencia Ambiental, integrado por los gobiernos de las provincias de Santa Fe y Entre Ríos, y por los municipios de Rosario y Victoria.

   El pedido del legislador provincial Mayoraz, que fue apoyado por la totalidad de los bloques de la cámara Baja, propone darle oportunidad a la Cámara de Diputados de llevar sus propuestas de solución al seno del comité, dado que en ese cuerpo se han presentado numerosos proyectos provenientes de diversos bloques partidarios.

La Capital


El impactante video que muestra todos los incendios forestales que se desarrollaron en lo que va de 2020 en Argentina

Los focos de incendios forestales en la provincia de Córdoba, el Paraná y también en el norte argentino continúan generando preocupación en las autoridades locales, causaron daños en algunas zonas rurales y obligaron a la evacuación de cientos de familias.

En las últimas horas, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) compartió una serie de fotos y videos en los que se muestra el crecimiento de las regiones del país afectadas por estos siniestros que en algunos casos se sospecha que fueron intencionales y, en otros, consecuencia del clima.

“El déficit de lluvias y la falta de humedad en el suelo favorecen la aparición de incendios. En esta imagen se ve un claro incremento en la cantidad de focos de calor (acumulados mensuales) entre enero y agosto 2020″, explicó el organismo.

De acuerdo con las últimas informaciones, cerca de 170 bomberos voluntarios trabajaban combatiendo las llamas que seguían afectando el norte del Valle de Punilla y de otras serranías de Córdoba donde debieron ser evacuadas más de 150 personas y se contabilizaron ya cuatro viviendas rurales afectadas, además del daño ambiental que representa.

La mayoría de la tarea del combate del fuego se hizo vía terrestre, con autobombas y camiones cisterna, ya que las condiciones climáticas por los fuertes vientos impidieron el vuelo de los aviones hidrantes.

En esta zona, el incendio “descontrolado” se extendió hacia el monte serrano cercano a las poblaciones de El Carrizal, Escobas y Copacabana, y hacia el sur, en dirección a la ciudad de Capilla del Monte, donde cuatro viviendas de maderas resultaron incendiadas y otras con daños parciales.

Además, en el área del cerro Pan de Azúcar hay 98 bomberos trabajando en los focos que avanzan hacia Bialet Massé y Santa María de Punilla, y en otro que se dirige en dirección a La Calera, sector de Casa Bamba, en donde hubo 13 evacuados por el humo.

El gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, manifestó el domingo por la tarde que la provincia brindará ayuda a los afectados para la etapa de reconstrucción, tanto sean casas, alambrados, muebles, o pérdida de animales, entre otros: “El clima nos castiga por ser un año tan seco y con mucho viento. Lo prioritario es proteger a los vecinos en riesgo”, resaltó el mandatario.

En este marco, el sistema de información sobre incendios de la NASA (Fire Information for Resource Management System), publicó también sus propias fotos satelitales que muestra información sobre los focos activos casi en tiempo real.

Por su parte, días atrás el intendente del partido bonaerense de San Nicolás de los Arroyos, Manuel Passaglia, presentó una denuncia penal en la que volvió a insistir sobre la necesidad de que la Justicia actúe para poner fin a los incendios intencionales en las islas frente a su municipio.

El jefe comunal viene protestando por “los hechos ocurridos en el sector de islas del rio Paraná inferior, la quema indiscriminada de vegetación, degradando el medioambiente y afectando la salud de las personas”.

“Pedimos que se investigue a fondo porque debemos ponerle fin a este accionar que se repite todos los años. Estuve en contacto con varios Intendentes de la zona y necesitamos que haya una respuesta concreta, porque los focos de incendio son cada vez más y hasta ahora no se encontraron a los responsables”, reclamó Passaglia.

En Santa Fe se registraron 6.235 focos de calor en la última semana, la mayor cantidad en lo que va del año entre la ciudad de Santa Fe, su capital, y la de San Nicolás, reportó el museo Antonio Scasso. Los siniestros comenzaron hace más de un mes en las islas ubicadas entre esta provincia y su cecina Entre Ríos.

“Decenas de brigadistas jugándose la vida, aviones hidrantes, helicópteros y barcos que nos cuestan una fortuna. Más que la entrada de rosarinos, lo que debería impedir Entre Ríos es esto. Y la justicia tiene que meter presos a los responsables”, sostuvo a fines de julio pasado el intendente de Rosario, Pablo Javkin.

Infobae

Más notas sobre el tema