Bolivia: el gobierno de facto amenaza con “intervenir” bloqueos y dirigente social denuncia infiltrados y persecución

Foto: Ministerio de Gobierno de Bolivia
29

Murillo advierte con intervenir los bloqueos

En conferencia de prensa en Cochabamba, los ministros de Trabajo, Gobierno, Defensa y de la Presidencia, se refirieron a la situación actual con los bloqueos en diferentes puntos del país impulsados por la Central Obrera Boliviana (COB) y que no estarían permitiendo la llegada de oxígeno y otros insumos a centros de salud.

El ministro de Gobierno, Arturo Murillo, apuntó a que se estuvo trabajando en la búsqueda de encontrar una solución a las demandas de las personas que se encuentran bloqueando, la cuál estaría dirigida al Tribunal Supremo Electoral por el cambio de fecha en las elecciones nacionales.

“Estamos en los últimos minutos de agotar los diálogos justamente porque no queremos confrontación (…) que no se diga que no se quiso buscar el diálogo. Este es un tema que deben solucionarlo con el TSE y no asesinando gente”, dijo.

Asimismo, indicó que agotarán “hasta la última” instancia del diálogo y si no se da la “apertura” esperada, intervendrán los bloqueos en cualquier momento.

El País


Loza denuncia persecución; ve “infiltrados” del Gobierno en el Trópico

En una masiva concentración en el Trópico de Cochabamba, el dirigente cocalero Leonardo loza denunció persecución por parte del Gobierno y dijo que incluso identificaron a algunos “infiltrados” en medio de sus movilizaciones que estarían fotografiándolos, según un informe de RKC.

“Todos los días se dedican a perseguirnos. Estoy seguro, algunos perros del Gobierno están aquí, infiltrados dentro de nosotros (…) que se cuiden, no tenemos ningún miedo. Si lo vamos a pillar a esos infiltrados no nos responsabilizamos de esas personas”, manifestó ante cientos de personas que se concentraron sobre el puente Del Río Ichilo.

Loza indicó que cuenta con información acerca de algunos personeros del Gobierno, enviados como “infiltrados” para fotografiar y filmar a los asistentes en las concentraciones.

“Aquí estamos de frente, filmennos, no tenemos ningún miedo”, señaló.

Asimismo, se refirió a los efectivos de la Policía y de las Fuerzas Armadas indicando que no buscan matanza, sino la “recuperación de la democracia en las urnas”.

“No importa lo que nos cueste la vida, solo buscamos democráticamente resolver nuestras diferencias en las urnas”, dijo.

Opinión


Central Obrera Boliviana: “No vamos a permitir que este gobierno con un plan extranjero vuelva a saquear nuestros recursos naturales”


Con críticas a sus adversarios y al TSE, Añez hizo pocos esfuerzos por llamar a la unidad y la paz

La presidenta Jeanine Añez destinó grandes espacios en su discurso del 6 de agosto a criticar al Tribunal Supremo Electoral y a sus adversarios políticos y escasos a llamar a la unidad y la pacificación del país, justo en momentos en que se vive una crisis de grandes proporciones y el MAS organiza violentas protestas. Entre uno de los anuncios importantes fue que dijo que el gobierno aceptará la fecha del 18 de octubre para realizar los comicios.

Añez no pudo leer su discurso para que fuera transmitido ante la Asamblea Legislativa debido a que la presidencia de ese cuerpo se lo impidió, pero minutos antes el gobierno había resuelto que el canal estatal no transmitiera el discurso previo de la presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa.

En los 39 minutos que duró su alocución, Añez nuevamente pidió al Legislativo, que domina el MAS, que se “liberen” los recursos de créditos internacionales para dar el bono Salud, de 500 bolivianos, que sería entregado a todas las personas entre 18 y 65 años.

Con un cierto carácter electoralista, la Presidenta pidió varias veces que “liberen” esos recursos para poder “ayudar” a la ciudadanía. El MAS se ha negado a autorizar esos créditos señalando que tienen “condicionamientos inaceptables”, pero las autoridades han demostrado que ello no es efectivo.

La Presidenta leyó un discurso por momentos inconexo, mencionando el tema de los bonos en varias ocasiones, luego señalando que le gusta hacer las cosas “lado a lado”, es decir en forma unida con otras fuerzas, pero a la vez criticó a sus adversarios. Solo de pasada pidió la unidad del país.

Su alocución en homenaje a los 195 años de la independencia de Bolivia no se refirió a los severos problemas políticos y sociales que se registran desde hace días por las movilizaciones motivadas por los grupos de presión relacionados al MAS ni hizo esfuerzos relevantes de pedir la pacificación de la nación.

Contra el TSE

Dos de los temas resaltantes fueron las duras y repetitivas críticas al TSE, al que acusó de “jugar con la fecha”. Ello es injusto, porque precisamente la propia Añez y su gobierno demandaron un cambio en la fecha y exigieron al TSE no consultar con el Legislativo para hacerlo.

“Le pido (al TSE) que sean serios, por favor, y dejen de mover las fecha y dejen de jugar con la fecha de las elecciones; mover la fecha de las elecciones al libre antojo causa incertidumbre y causa movilización e inestabilidad política en el país”, sostuvo la mandataria en su mensaje al país en el Día de la Patria.

Organizaciones sociales del MAS bloquean las carreteras desde el lunes 3 y en cuatro días de movilización dinamitaron la carretera a Cochabamba en el sector Sayari, dejaron sin oxígeno a hospitales y han generado diversos actos de violencia. Exigen que los comicios no se posterguen hasta el 18 de octubre sino que se realicen el 6 de septiembre.

La mandataria le exigió al Órgano Electoral “dar certidumbre a la población” y no alentar a los movimientos sociales del MAS. “Ustedes señores del TSE, con el juego infantil de mover las fechas electorales y sin consultar a los candidatos, no ayudan a la estabilidad más bien crean condiciones para que los violentos de noviembre vuelvan a sus andanzas”, añadió.

Sin embargo, la mandataria no hizo mención a que el gobierno exigió, mediante la exhibición de un estudio sobre la evolución de la pandemia, que las elecciones fueran postergadas. Tampoco se refirió al hecho que si se hubiera llevado la iniciativa al Parlamento, el MAS la hubiera rechazado, como anunciaron sus dirigentes.

“Lo último que necesita Bolivia es un TSE jugando con la fecha de las elecciones y creando descontento y movilizaciones políticas, como es obvio le hablo al TSE, de poder a poder, y respetando profundamente el poder de Estado”, agregó.

De esa manera pasó el tema de la postergación de los comicios al organismo electoral, sin considerar los frecuentes llamados que recibió esa institución, entre otras, desde el oficialismo, para que los comicios no se realizaran el 6 de septiembre.

Partido Contra los Bonos

“Hace 19 días hemos lanzado el bono Salud y es claro para todos que el MAS está en contra de este bono porque la Asamblea se niega a liberar el dinero para pagar ese bono a las familias. Pero también es claro para todos que el resto de los políticos y los candidatos a la presidencia en el país han guardado un silencio cómplice en la lucha con los bonos”, manifestó.

Ante ello, la mandataria aseguró que los candidatos presidenciales crearon el Partido Contra los Bonos.

“Nunca escuché a los candidatos que hoy compiten por la presidencia peleando para defender hoy o impulsar el bono Canasta Familiar o peleando para defender e impulsar el bono Familia o para defender el bono Universal”, sostuvo.

“Esos candidatos estaban y están ocupados en hacer política, estaban y están llenándose la boca con palabras complicadas para justificar sus intereses políticos y ninguno, ni en la derecha ni en la izquierda ni los nuevos ni los viejos abrieron ni abren la boca para reclamar por el bono Salud”, aseguró en su informe de gestión.

Es raro pedir a los opositores que respalden un acto gubernamental de claro esfuerzo electoral.

Narcotráfico

La jefa de Estado también hizo mención extensa al problema del narcotráfico en el país. Aseguró que la droga es el origen de la inseguridad y el crimen en Bolivia y que no le “tiembla la mano” para perseguir a las bandas de traficantes.

“En la pandemia, las mafias han intentado ampliar sus actividades de drogas en Bolivia, pero destaco tres logros del Gobierno: más de 400 toneladas de drogas decomisadas, 374 vehículos, 11 avionetas y 75 inmuebles incautados y 1.783 aprehendidos. La lucha contra la droga en esta etapa de la República es implacable”, dijo.

Agregó que cuando en un país hay mucha droga llegan las mafias internacionales para sembrar la “ley del narco”, y que cuando hay mucha droga “también se expanden las pandillas en los barrios, delito que se lleva a los jóvenes para vivir en un modo criminal donde la venta y el consumo de drogas en las calles y vecindarios es cada vez más común”.

“La lucha contra la seguridad ciudadana en la pandemia ha sido sobre todo lucha contra las drogas, que son en gran parte, el sitio donde nace la inseguridad ciudadana en Bolivia”, dijo.

Página Siete


Copa pide reencuentro, diálogo y unidad: ‘No se puede tener dos Bolivias’

En su mensaje por las fiestas patrias y en medio de un clima conflictivo por la suspensión de las elecciones, la presidenta de la Asamblea Legislativa y del Senado, Eva Copa, pidió ir por el camino del reencuentro, el diálogo y la unidad. “No se puede tener dos Bolivias”, remarcó.

La sesión del Legislativo se instaló con las respectivas medidas de bioseguridad y dedicó un minuto de silencio por las víctimas del coronavirus. Copa dirigió el encuentro de manera virtual, ya que se encuentra aislada en su domicilio tras haber dado positivo a la enfermedad.

“Un aniversario más de Bolivia, que no hubiéramos querido pasar de esta forma. El mensaje para todos los bolivianos. Es momento de reencontrarnos, de entablar las mesas de diálogo, que nos escuchemos unos a otros, que Bolivia se una, no se puede tener dos Bolivias, Bolivia es una sola, trabajadora, digna y todos tenemos que construir esa Bolivia del futuro”.

Copa destacó la labor legislativa desde el cambio de gobierno en noviembre del año pasado, cuando la renuncia de Evo Morales y la posesión de Jeanine Áñez ahondaron la crisis tras las elecciones del 20 de octubre. Remarcó que las tres bancadas allanaron la pacificación del país con diálogo, viabilizando los comicios mediante una ley y la elección de vocales electorales.

Afirmó que así se evitó un derramamiento de sangre. Aparte, señaló que los asambleístas asumieron nuevos retos ante la pandemia, los cuales fueron cumplidos con la aprobación de una serie de normas para enfrentar la emergencia sanitaria y para garantizar la realización de las justas electorales, como la autorización de recursos económicos para la bioseguridad.

Eso sí, sostuvo que en este camino se tropezó con problemas con el Gobierno, que, por ejemplo, forzó mecanismos jurídicos para frenar leyes sancionadas por el Legislativo, como las que regulan los arrendamientos, la donación voluntaria de plasma hiperinmune, la atención gratuita de pacientes en el subsector de salud, el uso del dióxido de cloro, entre otros.

Además, denunció el bloqueo del Ejecutivo a la entrega de información para la investigación de las comisiones especiales mixtas sobre las “masacres” sucedidas en Senkata, Sacaba y Yapacaní, en los conflictos de fines del año pasado; el manejo de las empresas públicas; el sobreprecio en la compra de 170 respiradores, y la adquisición de equipos antidisturbios.

“La Asamblea ha ejercicio sus funciones establecidas en la Constitución, más allá de las trabas políticas. En base a la cultura de la paz, hemos encabezado el diálogo para mejores días para el país”. Y remarcó que pese a los momentos dolorosos y oscuros, bajo la sombra del COVID-19, y una situación económica crítica, hay un horizonte de esperanza para los bolivianos.

“Bolivia se alista para la época de siembra, para retomar el camino del vivir bien, para buscar el pan por una Bolivia mejor. Es tiempo de recuperar la institucionalidad democrática, con nuevas autoridades que encaminen un futuro digno. Nuestra lucha seguirá con la misma fuerza para recuperar la democracia y brindar un mejor futuro a nuestros hijos”, concluyó.

La Razón


La OEA invita a Longaric para que informe sobre la ‘grave situación de convulsión social’ que vive Bolivia

La Organización de Estados Americanos (OEA) invitó para mañana a la canciller Karen Longaric para que informe sobre la “grave situación de convulsión social” que atraviesa Bolivia por las pugnas políticas debido al cambio de fecha de las elecciones y la gestión de la pandemia de coronavirus. El organismo multilateral había cuestionado que los bloqueos de sectores de sociales afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) hayan impedido el paso de insumos médicos.

“El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA) sostendrá una sesión virtual extraordinaria, mañana, viernes 7 de agosto a las 15:00 EDT (19:00 GMT) para recibir a la Ministra de Relaciones Exteriores de Bolivia, Karen Longaric Rodríguez, quien informará sobre ‘la grave situación de convulsión social que está enfrentado Bolivia'”, dice la invitación de la OEA.

La secretaría general de la OEA manifestó este jueves su extrema preocupación por la situación en Bolivia donde grupos de manifestantes bloquean el paso de camiones con insumos sanitarios para combatir el Covid-19 en momentos que la pandemia alcanzó su punto más alto en el país.

Cancillería confirmó que Longaric será parte de la sesión extraordinaria. Esta reunión será transmitida por los medios digitales de la OEA.

El Deber


VOLVER
Más notas sobre el tema