Bolivia: la Cámara de Diputados aprueba créditos del Banco Mundial y el BID por 700 millones de dólares

608

Cámara de Diputados aprueba créditos internacionales por $us700 millones

La Cámara de Diputados aprobó este martes dos proyectos de ley, los cuales viabilizan la contratación de créditos externos de parte del Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), por un monto que se supera los 700 millones de dólares.

El presidente de Diputados, Sergio Choque, indicó que el primer proyecto de ley implica un financiamiento de 254 millones de dólares de parte del Banco Mundial, mientras que el segundo consiste en 450 millones por parte del BID.

Ambos proyectos tienen el objetivo de aportar a la lucha contra la pandemia. Choque indicó que las leyes pasaron al Senado, que debe tratar ambas normas a la brevedad posible.

Destacó que con la aprobación se demuestra que el parlamento no es un obstáculo para el fortalecimiento económico del país.

Señaló que este financiamiento servirá fundamentalmente para el Bono Contra el Hambre, de 1.000 bolivianos, que ya aprobó el Legislativo, pero también alcanzaría para el Bono Salud. Pidió que el dinero vaya a la cartera de la población.

La presidenta de la Comisión de Planificación, Otilia Choque, indicó que no hubo obstaculación y que los créditos se aprobaron gracias a que se subsanaron las observaciones.

Señaló que, según la explicación del Gobierno, el crédito del BM es para reponer lo invertido en los bonos Canasta Familiar, Bono Familia y Universal, mientras que el dinero del BID se destinará para la Renta Dignidad y cancelación de energía eléctrica. Indicó que el dinero remanente podría usarse para el Bono Contra el Hambre.

Por otro lado, queda pendiente un crédito de la CAF por 350 millones de dólares. La diputada Choque señaló que aún existen observaciones en ese proyecto, pero aclaró que su destino no es para bonos, sino para cubrir el gasto corriente.

Opinión


MAS reclama al Gobierno que promulgue leyes de alquileres, diferimiento de créditos y otras de importancia

El jefe de Bancada del Movimiento Al Socialismo (MAS) en el Senado, Efraín Chambi, reclamó al Gobierno que promulgue leyes que ya fueron aprobadas en el Legislativo y que, en su criterio, son importantes para el pueblo boliviano, como la norma para la reducción de 50% en alquileres, el diferimiento en el pago de créditos hasta diciembre, entre otras.

“Queremos denunciar al país que este régimen transitorio tiene bloqueadas varias leyes importantes para el país: la ley del Bono Contra el Hambre de Bs1.000 que no promulga hasta ahora, tampoco la ley de atención en clínicas privadas; la ley de donación de plasma hiperinmune, la de reducción del 50% en alquileres y sobretodo la ley de diferimiento del pago de deudas al sistema bancario”, dijo en conferencia de prensa.

Solicitó a los gobernantes que “se pongan la mano al pecho y promulgue esas leyes”, puesto que considera que son de beneficio para las grandes mayorías de la población nacional que durante este periodo vieron afectada su economía y salud.

Entre las normas mencionadas por Chambi, la Ley Excepcional de Arrendamientos dispone una reducción del 50% en pago de alquileres desde que comenzó la emergencia sanitaria; la ley de diferimiento de créditos establece la postergación hasta el 31 de diciembre de las cuotas a los bancos; la ley de donación de plasma establecía el marco legal para ese tema; la ley de clínicas privadas obligará a esas entidades a recibir pacientes COVID derivados del sector público y ser compensadas por aquello; mientras que la ley del Bono Contra el Hambre fue una iniciativa del candidato Luis Arce para establecer un pago único de Bs1.000 para personas mayores de 18 años que no tienen salario.

En los casos de las leyes de alquileres, donación de plasma y de clínicas privadas, el Gobierno ya remitió los textos al Tribunal Constitucional para que determine si se adecúan a la Carta Magna.

Según el Senado, además de esas leyes, también están pendientes de promulgación la Ley que Regula los Estados de Excepción, la Ley que Regula la Censura de Ministros y la Ley que Regula de Forma Excepcional la Elaboración, Comercialización, Suministro, Administración y Uso Consentido de la Solución de Dióxido de Cloro (SDC) de Manera Preventiva y Como Tratamiento Para Pacientes Diagnosticados con Coronavirus.

Erbol


Áñez reivindica la República y plantea la elección entre ella y el ‘populismo’ o la ‘dictadura’

Al presentar su plan de “reactivación de la agroindustria”, la presidenta Jeanine Áñez reivindicó la República y pronunció un discurso electoralista en el que, otra vez, planteó la elección entre la “izquierda populista” o la “dictadura” y la libertad, el Estado de derecho y la “libre iniciativa”.

Apuntó específicamente al Movimiento Al Socialismo (MAS), a su candidato Luis Arce, y al expresidente Carlos Mesa, de Comunidad Ciudadana (CC), a quienes reclamó un acuerdo nacional sobre los bonos. “Pueden firmar ese compromiso; sean valientes, no sean tibios, vengan y firmen por los bonos”, desafió en el acto en la ciudad de Santa Cruz.

Sin embargo, gran parte de su presentación la dedicó a la diferencia entre sus criterios sobre hacer política y los de los demás políticos.

Comenzó su discurso con un comentario con el que quiso relievar la importancia de la industria de la caña en el país, con la que abundó en criterios políticos. “No estamos aquí para poner más alcohol a la gasolina, estamos aquí para crear empleos”, dijo al comenzar a hablar.

Áñez consideró que “industrializar la caña es una actividad que crea empleo, es un desafío totalmente armónico con los valores de la libertad”.

En su criterio, el populismo no es compatible con la industrialización. “Aquí va una noticia para el populismo: la industrialización no es obra de los políticos; es obra y audacia de los industriales, es obra y audacia de la sociedad, es obra y audacia de la gente”, dijo.

“Estoy para crear empleo en la caña, para mostrar que el sistema de la libertad y las ideas, y las creencias de la República están hermanadas con el impulso a la industria en Santa Cruz”.

Así, la mandataria aprovechó para diferenciarse del MAS y señalar los “dos caminos” para la elección, como lo había dicho en varias oportunidades anteriores.

“Hay dos caminos: están los que piensan que hacer la economía y la industria en Bolivia es una tarea ideológica de la izquierda populista, que es una tarea, por tanto, que implica disminuir las libertades, instalar la dictadura, hacer alianzas con los bloqueadores, con los violentos y con el populismo estatista. Pero también están los que piensan que hacer la economía y la industria de Bolivia es perfectamente compatible con hacer la democracia, es perfectamente compatible con pacificar y dialogar como lo hemos hecho la semana pasada, que hemos logrado la segunda pacificación de Bolivia ante el reto del MAS, que era hacer una guerra civil”, dijo.

Dijo que ella es diferente. “En definitiva, hay los que piensan que industrializar es una tarea compatible con la idea de la República, y yo soy de esas ideas. Yo creo en la República y los valores republicanos, y por eso creo que industrializar es absolutamente combinable con la libertad, con la libertad política, con el Estado de derecho y con la libre iniciativa”.

“La industria nacional no tiene necesidad de aliarse con la dictadura, tiene un sitio digno en la democracia y en la República. Bienvenidos a este sitio, de modo que pueden esperar los que apostaron que la industrialización era cosa de la dictadura del MAS”, insistió.

Áñez es candidata por la alianza Juntos. La semana pasada, en entrevista con CNN, Mesa consideró que la candidatura de Áñez “es un grave problema para la estabilidad del país”, aunque no se animó a pedirle su renuncia a la postulación sino solo insinuar bien la petición. Van a decir “él tiene interés de quedarse con sus votos”, dijo.

Mesa ya había dicho que la mandataria había tomado “una decisión equivocada” al decidir su candidatura y que esa decisión convalidaba la tesis del golpe. “La tesis del golpe de Estado se basa en la idea de que quien lo dio usa la sucesión constitucional como una excusa para hacer realidad su verdadera intención: apropiarse del gobierno en el largo plazo como quien se apropia de un botín”, explicó en un texto en su blog.

La Razón


VOLVER
Más notas sobre el tema