Bolivia: los miserables – Por Camilo Katari

68

Por Camilo Katari *

Las miserias humanas, que aparentan poder, no son nada más que el reflejo de personalidades abyectas, motivadas por sus carencias materiales o intelectuales y que no fueron asumidas y superadas, por el contrario se acumularon para que puedan ser abiertamente expresadas en el momento de sentirse inmunes y protegidos.

Seguiremos siendo víctimas de estos cuadros patológicos, porque una vez instalados en el gobierno han creado una realidad virtual donde está permitido saquear al país, dejar morir a la gente, y apelar a discursos vacíos y carentes de sentido, protegidos por los fantasmas del pasado que un 21 de agosto de 1970 ahogaron en sangre, el intento de construir una sociedad mejor para los bolivianos y bolivianas.

No se equivoque no hablaremos de la obra de Víctor Hugo, sino de las miserias humanas que emergen cuando se trata de “pescar en río revuelto” así tenemos un ex candidato de color rosado que ha logrado cautivar a incautos (y otros no tanto) para realizar su campaña electoral para las elecciones subnacionales. “

Cabildo virtual” se llama su plataforma de campaña electoral, entusiastamente acompañado de los exponentes de un pensamiento neoliberal, y que también “atrapó” a varios “izquierdistas” que le siguieron el juego.

Otra “revelación” de la miseria humana, es el actual Ministro de Educación, que repentinamente tuvo una mejoría en su salud, ya que en cuestión de horas se recuperó de su “delicado estado de salud” pretextado por sus abogados para no presentarse en la audiencia del Tribunal Departamental de Justicia.

El Ministro en una dramática y teatral declaración, trata de confundir a la población con mentiras, “No vamos a permitir el retorno a clases presenciales” declara ya al borde del paroxismo, sus mentiras siguen un libreto que puso en vigencia la presidente de facto “si pero no”, con ese argumento promete “seguir el proceso educativo” que está clausurado, un sinsentido que sólo cabe en el mundo que se han creado los golpistas, suponiendo que los demás somos unos imbéciles.

En este conglomerado de insultos a la inteligencia humana y de las miserias humanas, un clérigo, cómplice de este mal gobierno, se atreve, nuevamente a demostrar su filiación política fascista y negando que el primer principio cristiano es la absoluta parcialidad con los pobres toma partido por los ricos, en esa medida no queda otra palabra que fariseo para calificar sus actitudes.

Y si de miserias humanas hablamos tenemos que poner el acento en una vedette del voyerismo político, es decir de la actitud morbosa de realizar escenarios que inducen a los bajos instintos de la gente para destruir a un enemigo político. Este Español heredero de las males artes de Cortés, Pizarro, y demás criminales que trataron de destruir a pueblos y culturas, se ha ensañado con Bolivia, claro que mediado por honorarios de un pasquín amarillento y sediento de sangre.

Alejandro Entrambasaguas, se llama este moderno “adelantado” que pretende adueñarse de los sentimientos de bolivianos y bolivianas que ya escarmentaron con el cuento denominado Zapata. Las miserias humanas, que aparentan poder, no son nada más que el reflejo de personalidades abyectas, motivadas por sus carencias materiales o intelectuales y que no fueron asumidas y superadas, por el contrario se acumularon para que puedan ser abiertamente expresadas en el momento de sentirse inmunes y protegidos.

Seguiremos siendo víctimas de estos cuadros patológicos, porque una vez instalados en el gobierno han creado una realidad virtual donde está permitido saquear al país, dejar morir a la gente, y apelar a discursos vacíos y carentes de sentido, protegidos por los fantasmas del pasado que un 21 de agosto de 1970 ahogaron en sangre, el intento de construir una sociedad mejor para los bolivianos y bolivianas

* Escritor e historiador potosino


VOLVER
Más notas sobre el tema