Presos políticos mapuche cumplen 109 días de huelga de hambre a la espera de respuestas

84

La huelga no ha terminado: 26 comuneros mapuche continúan movilizados a la espera de una respuesta del Gobierno

Por Tomás González F. 

El Gobierno llegó este martes a un acuerdo con el machi Celestino Córdova luego de 107 días de huelga de hambre y ante la amenaza de iniciar una huelga seca. Pero la compleja situación de los comuneros mapuche privados de libertad en distintas cárceles de La Araucanía y el Bío Bío, también en huelgas de hambre, todavía no ha terminado. Son 26 comuneros los que hoy se mantienen en ayuno en las cárceles de Temuco, Angol y Lebu.

En Angol son ocho los prisioneros movilizados que hoy cumplen 108 días de huelga de hambre, pese a que fueron nueve en un momento, y de estos ocho sólo tres están condenados por algún delito. El resto, los otros cinco, se encuentran en prisión preventiva desde hace más de cinco meses. Es justamente ésta la situación que les preocupa y ante lo cual han insistido en la generación de una instancia con las autoridades pertinentes en la cual se pueda avanzar hacia una aplicación efectiva del Convenio 169 de la OIT, tratado internacional sobre los derechos de los pueblos indígenas que fue ratificado por nuestro país hace ya 12 años.

Como este tema no se resolvió en las tratativas entre el machi Celestino Córdova y el Gobierno, en donde se firmó un acuerdo que no considera la demanda de los otros comuneros, la huelga de hambre de los prisioneros mapuche de la cárcel de Angol continúa. Así lo confirmó a nuestro medio el werken o vocero de los ocho huelguistas de Angol, Rodrigo Curipan, quien sostuvo que están a la espera de un acercamiento con el Gobierno para resolver sus demandas. “Tiene que ser mediante una conversación bilateral en igual de condiciones“, expresó Curipan.

“Hemos venido tratando de sostener y pedirle al Gobierno que se abra a una conversación en la que, al igual como recibe a los camioneros en La Moneda, bueno, que nos reciba a nosotros para establecer una mesa de trabajo en donde se pueda implementar la aplicación efectiva del Convenio 169 de la OIT, lo que no se ha venido realizando en los últimos 12 años, desde que se ratificó este instrumento internacional”, dijo el werken de los comuneros de Angol. “Nosotros estamos a la espera, afuera de la cárcel de Angol como todos los días desde que se instaló este campamento con las familias y comunidades mapuche a las que pertenecen cada uno de los que están en huelga de hambre”, añadió.

“Como ya entendemos que se resolvió la situación de Nueva Imperial, entonces esperamos que se pueda también comenzar a resolver la situación acá en Angol de los prisioneros políticos mapuche. Estamos esperando todavía, pero evidentemente que si se abre la posibilidad de esta mesa de alto nivel político, nosotros vamos a acceder a una conversación con el Gobierno“, explicó Curipan.

Los ocho comuneros privados de libertad en la cárcel de Angol son: Hanthu Llanca Quidel, Freddy Marileo Marileo, Sergio Levinao Levinao, Danilo Nahuepi Millanao, Juan Calbucoy Montanares, Juan Queipul Millanao, Víctor Llanquileo Pilquimán y Reynaldo Penchulef Sepúlveda.

En Angol son ocho los prisioneros movilizados que cumplen 108 días de huelga de hambre, pese a que fueron nueve en un momento, y de estos ocho sólo tres están condenados por algún delito. El resto, los otros cinco, se encuentran en prisión preventiva desde hace más de cinco meses. Foto: Archivo.

Cárcel de Lebu: los once de la prisión preventiva

Pero ellos no son los únicos. También en la cárcel de Lebu han definido mantener la movilización y no ceder en sus demandas, incluso luego del acuerdo entre el machi Celestino Córdova y el Gobierno. En esta comuna de la Región del Bío Bío son once los comuneros que se encuentran en ayuno desde hace 45 días. En un inicio la medida la tomaron como una forma de apoyo a sus peñis movilizados en Angol, pero sus demandas fueron tomando cada vez más fuerza. De los huelguistas, todos, los once, están recluidos en el penal de Lebu a raíz de una medida cautelar de prisión preventiva, ninguno está condenado y llevan más de siete meses privados de libertad.

Una situación que los ha hecho fortalecer su postura y que consideran, no fue abarcada en el compromiso del machi con el Ejecutivo. En este, se habla de que se “facilitarán” las solicitudes de revisión de medidas cautelares, algo que, para ellos, es insuficiente.

El werken de los prisioneros mapuche movilizados en Lebu, Auka Castro, señaló a nuestro medio que lo que buscan es un diálogo de alto nivel político con el Gobierno. ¿Qué significa esto? “Significa que nosotros estamos buscando un mecanismo mediante el cual nosotros podamos sentarnos a conversar con las autoridades políticas que tengan el poder suficiente para garantizar que exista una aplicación real del Convenio 169 en términos judiciales, respecto de los hermanos que están presos por causas vinculadas al contexto de la lucha de nuestro pueblo y sus reivindicaciones”, sostuvo el vocero de los huelguistas. “Son distintas las demandas y las respuestas hacia nosotros no han sido satisfactorias, de manera que los hermanos se mantienen en huelga y las comunidades se mantienen en movilización”, agregó Castro.

“Aquí hay dos opciones que están claras dentro del panorama de lo que se puede venir. Una es que el Gobierno, por un lado, pueda comprender claramente que la solución para destrabar esto es una solución política al conflicto. El Gobierno ha respondido con la militarización del espacio, con enviar a los militares a la 5 Sur, a la zona de Arauco, etcétera; pero no ha establecido un diálogo para solucionar la situación”, advirtió el werken de los prisioneros de la cárcel de Lebu. “Esa es una opción, y la otra claramente va a ser que lamentablemente la huelga de hambre no la van a bajar y las movilizaciones se van a tener que intensificar“, añadió.

Los once prisioneros mapuche que se encuentran en ayuno desde hace 45 días en la cárcel de Lebu son: Eliseo Raiman Coliman, Matías Leviqueo Concha, Carlos Huichacura Leviqueo, Manuel Huichacura Leviqueo, Esteban Huichacura Leviqueo, Guillermo Camus Jara, Cesar Millanao Millanao, Orlando Saez Ancalao, Damián Sáez Sáez, Robinson Parra Sáez y Óscar Pilquiman Pilquiman. A estos, se suma el joven Tomás Antihuen Santi, de 18 años, quien también se encuentra en prisión preventiva, tras ser detenido en una marcha supuestamente por portar un artefacto incendiario.

La aplicación del Convenio 169

Son 26 comuneros mapuche, todos privados de libertad, los que mantienen su movilización y se encuentran a la espera de una respuesta a sus demandas, las que tienen que ver principalmente con una aplicación efectiva del Convenio 169 de la OIT.

Cabe recordar que este tratado internacional, en su Artículo 9, sostiene que los Estados deberán respetar los métodos tradicionales que los pueblos originarios tienen para reprimir los delitos cometidos por sus miembros y que se deberán tener en cuenta las costumbres de dichos pueblos.

Asimismo, en su Artículo 10, el Convenio 169 señala que, cuando se impongan sanciones penales a miembros de estos pueblos, deberán tenerse en cuenta sus características económicas, sociales y culturales. Además de esto, se deberá dar preferencia a tipos de sanción distintos del encarcelamiento.

Es el respeto y aplicación efectiva de estos artículos -que están incluidos en un instrumento ratificado por nuestro país en septiembre de 2008– y ninguno más, los que están exigiendo los prisioneros mapuche que se mantienen en huelga. Es por esto que desde las vocerías de Angol y Lebu hicieron un llamado a las comunidades mapuche y no-mapuche, a mantener las movilizaciones y no desistir en su postura.

Diario U Chile


Vocero de Presos Políticos Mapuche de Angol en día 108 de huelga de hambre: “Ya no se pueden mover”

El acuerdo que consiguió Celestino Córdova con el Gobierno y que le permitió deponer su huelga de hambre no es el final de esta crisis en el Wallmapu, pues el día de hoy un grupo de Presos Políticos Mapuche la cárcel de Angol cumple 108 días de huelga de hambre exigiendo al Estado respetar el Convenio 169 que firmó en 2008. RESUMEN conversó con su vocero, Rodrigo Curipán, quien relató la delicada situación de salud que atraviesan, el trato que han recibido de parte de Gendarmería y las expectativas que tienen para que pueda darse pronto solución desde el Gobierno a esta situación de vida o muerte.

¿Cómo se encuentran actualmente los presos que llevan 108 días sin comer?

Los peñis partieron una huelga seca a los 97 días de huelga de hambre. Tres días después ellos fueron trasladados de urgencia al hospital de Angol en vista que la situación era muy compleja. Ahí, según la información que nos entregó el director del hospital, ellos fueron hidratados. Después de eso fueron trasladados a la cárcel de Angol donde continúan en huelga líquida hasta ahora.

La situación de ellos es la más delicada, ellos estaban en un estado de inconsciencia cuando los tuvieron que trasladar.

¿Ha existido algún tipo de acercamiento del Gobierno?

No hemos tenido ningún tipo de acercamiento de parte del Gobierno. Ya resuelta la situación del machi Celestino, entendemos que por lógica debería haber dentro de las próximas horas. Esperamos a ver cómo va a actuar el Gobierno ahora con nosotros entendiendo que somos una de las huelgas que continúa a pesar que hayan llegado a acuerdo con Celestino Córdova.

¿Pero hay algún llamado concreto?

No, yo estoy especulando porque en vista que se resolvió la situación del machi Celestino Córdova, creo que lo que corresponde es que es que el Gobierno se haga cargo de lo que está sucediendo en Angol, por lo que nosotros creemos que hoy debe haber alguna luz que nos permita visibilizar la situación de una pronta solución.

¿Desde las comunidades de Malleco se han vuelto a reunir fuera de la cárcel, qué ha pasado con el campamento que habían montado y que fue desmantelado por agentes policiales?

El campamento sigue tal cual como había comenzado la primera vez. Efectivamente Carabineros lo echó abajo el primer día, pero a las horas posteriores se volvió a levantar y de ahí hasta la fecha se han levantado alrededor de cinco o seis ramadas en que las familias de distintas comunidades mapuche siguen albergándose para tener información de primera fuente o de manera más rápida sobre la situación de cada uno de los prisioneros políticos mapuche, tanto de los médicos como de Gendarmería.

Finalmente, ¿el médico Luis Umañana ha podido ingresar a ver a los presos últimamente, qué información maneja respecto a la pérdida de peso y el estado de salud?

Como llevan tantos días en huelga de hambre, ya no se pueden mover, están prácticamente en un estado de inmovilidad al interior del módulo y en cada una de sus camas. Umaña pidió hace una semana a Gendarmería que le pudieran proporcionar el permiso para que ingresara un kinesiólogo, porque ellos están presentando problemas de movilidad en sus extremidades: brazos y piernas.

Ha seguido insistiendo pero de Gendarmería le han señalado que eso no lo han podido resolver. En el fondo es un método de burocracia que utilizan para dilatar la ayuda médica, porque hay que entender que Gendarmería lo que le conviene es que el preso, en vista de la situación sufrimiento que atraviesa, finalmente desista de la demanda política. Gendarmería sigue con ese afán, sigue pensando de la misma manera inhumana. Han actuado más como torturadores que como solucionadores del problema. En ese sentido se le negó al doctor Umaña la posibilidad de traer a alguien conocido y se le está pidiendo que lo otorgue el Servicio de Salud Araucanía Norte, cuestión que hasta el momento se está gestionando, pero a medida que se demora una resolución de Gendarmería, también se expone más la situación de cada uno de los presos.

Resumen


Consejo de Gendarmería decidirá recinto en que Celestino Córdova continuará su condena

Por Víctor Rivera y Carlos Zamorano

Con el acuerdo alcanzando entre el Ministerio de Justicia y el machi Celestino Córdova, condenado por su responsabilidad en la muerte del matrimonio Luchsinger Mackay en 2013, Gendarmería ya comienza a preparar el escenario que se abrió: dónde deberá cumplir lo que le queda de sentencia (12 años) y cómo sería su traslado a su rewe (centro ceremonial).

Son ocho los puntos del acuerdo entre el gobierno y Córdova sobre los que ya trabaja la entidad penitenciaria. Uno de ellos es que recuperada su salud en el Hospital de Nueva Imperial, “puede ser trasladado a un Centro de Educación y Trabajo por cumplirse los requisitos exigidos para ello, si así él lo decidiera, para lo cual debe postular. Una vez en el CET podrá acceder a los derechos que la regulación de estos centros permite”. Además, cuando ya se encuentre en el centro se autorizará una salida al rewe por 30 horas.

Para decidir a qué CET se trasladará, primero Córdova debe recuperar su estado de salud y luego postular. Ese trámite debería ser una mera formalidad, dado que en el acuerdo se establece expresamente ese punto.

Cuando ello ocurra, un Consejo Técnico de Gendarmería deberá analizar la situación del machi y disponer a qué CET será trasladado para cumplir su condena. Son tres los centros que aparecen como opciones que estarán sobre la mesa, según explicaron desde la entidad penitenciaria: Vilcún, Angol y Victoria.

El CET de Vilcún aparece como uno de los “más atractivos”, dado que desde septiembre del año pasado también es una opción de centro turístico para quienes visiten la zona. Cuenta con un sendero de casi cinco kilómetros, el cual fue construido por los propios internos que allí se capacitan para reinsertarse en la sociedad. Allí hay cerca de 50 reos.

Una vez que se resuelva a qué lugar debe ir el machi, y ya instalado en el CET, comenzará a diseñarse todo lo referente al traslado. Para eso, Gendarmería tomaría como base lo realizado en 2018, cuando Córdova también pidió viajar al rewe, lugar donde estuvo 15 horas.

En esa ocasión participaron cerca de 100 funcionarios de Gendarmería para custodiar el traslado del machi desde la Cárcel de Temuco. Sin embargo, esta vez será distinto, advierten en la entidad carcelaria. Como Córdova estará en un CET, su traslado no requerirá un resguardo tan contundente, como sí implicó una salida desde la cárcel. Por lo mismo, tampoco hay contactos, aún, con Carabineros.

Además, en Gendarmería estiman que la visita al rewe no sería antes de la primera semana de septiembre.

El acuerdo entre el gobierno y el machi generó algunas críticas en el oficialismo. La presidenta de la UDI, senadora Jacqueline van Rysselberghe, dijo en Radio Agricultura que “no hay ninguna razón para que alguien como él tenga beneficios distintos a una persona que mató a otro ciudadano sin ser de apellido mapuche”.

En tanto, el subsecretario de Justicia, Sebastián Valenzuela, defendió la decisión en T13 Radio: “No se trata de beneficios especiales, estamos velando por el cumplimiento de todos los derechos y avanzando en cómo profundizar los criterios de pertinencia cultural en todos los ámbitos, en este caso al interior de las cárceles”.

La Tercera


VOLVER
Más notas sobre el tema