Canciller de Argentina Felipe Sola: “Latinoamérica está desunida y eso fue aprovechado por EEUU”

1.330

Felipe Solá: “Latinoamérica está desunida y eso fue aprovechado por Estados Unidos”

– ¿Qué autocrítica hace el Gobierno sobre la victoria del candidato de Donald Trump, Mauricio Claver Carone, en la presidencia del BID frente al candidato que postulaba Argentina?

– Este proceso comienza en septiembre del año pasado en México, Alberto era el presidente electo y le pidió al presidente AMLO (Andrés Manuel López Obrador) delante mío, que apoye la candidatura de Gustavo Béliz para el BID. AMLO dijo que “desde ya”. Claver Carone hablaba como asesor de política exterior de Latinoamérica. Después vino un episodio del día de la asunción, el 10 de diciembre, en que Claver Carone se retiró sorpresivamente de la delegación, molesto porque había un venezolano que no le gustaba (se refiere a un jerarca del régimen venezolano en la asunción de Fernández). Ahí hubo un momento de fricción con Estados Unidos. Dijimos que nos había molestado mucho. Y ahí empezó a delinearse una forma de relacionarse con Estados Unidos más independiente.

– ¿Fue un punto de inflexión con Estados Unidos?

– Eso no fue un punto de inflexión, esa fue una actitud de Estados Unidos, que no va a volver a tener con Argentina. No tiene resultados con Argentina una actitud así. No nos asusta, no tenemos ningún problema en decir lo que pensamos a Estados Unidos.

– ¿Y la autocrítica por lo del BID?

– ¿La autocrítica? No vimos venir el aluvión. En junio, varios países sin comunicarse con nosotros se relacionaron con el candidato norteamericano y le dieron su apoyo. Eso no lo vimos venir. Ni Béliz, ni Jorge Argüello, ni yo. Nos sorprendió el 16 de junio. El anuncio de Claver Carone se hizo ya con el apoyo de 16 o 17 países. Sabemos que fue combinado entre Estados Unidos y Brasil, entre le presidente Trump y el presidente Bolsonaro.

– Pero entonces fue una derrota…

– No es una derrota. La derrota de Latinoamérica es estar desunida. Latinoamérica está desunida, eso fue aprovechado por Estados Unidos. No le adjudico a la Argentina esa derrota, sino que es un hecho más trascendente que la Argentina, y es el continente más desigual del mundo, es un continente que se ha quedado en el desarrollo, muchísimo, es el que menos ha crecido, y que está claramente desunido por razones ideológicas.

– Esta fue una inmensa diferencia con Brasil. ¿Cómo está la relación bilateral?

– Brasil y Argentina estamos viendo que no estamos llevando nuestras diferencias ideológicas sobre cómo vemos el mundo, la mirada sobre el mundo, a nuestro comercio. Nos estamos entendiendo bien.

– ¿México los traicionó con el tema del BID?

– No. México no nos traicionó. Nos sorprendió… Nosotros le pedíamos firmar una carta 10 días antes, pidiendo una asamblea extraordinaria para discutir un rato antes de la asamblea de la elección del presidente la postergación de la propia asamblea. Y al no firmar México, nos quedamos también sin Europa. Porque éramos pocos latinoamericanos los que quedábamos. Y bueno, nosotros tenemos una amistad, cuando hay una amistad, los amigos no se traicionan. México se había comprometido a votar por Béliz, nosotros lo sacamos a Béliz y México se abstuvo en solidaridad con nosotros. No es poco. Canadá nos dijo que iba a votar por nosotros y no nos votó.

– ¿Qué espera la Argentina de los Estados Unidos?

– Estados Unidos es el primer inversor en Argentina. Tiene el stock de inversión externa directa de 17 mil millones de dólares. Va a aumentarlo, la Ford va a hacer una inversión de 700 millones ahora.

– Usted habla de inversiones pero varias empresas extranjeras dijeron que se van de la Argentina. ¿Qué piensa?

– No hay éxodo. Hay sí, casos puntuales. Glovo se va de Latinoamérica, no solo de nuestro país. Y hay también fake news, desmentidas expresamente como Burger King y Starbucks. Falabella está buscando un socio para seguir. Pero tampoco podemos evitar que las caídas de las demandas mundial y local por la pandemia no afecten fuertemente las decisiones. El Estado está haciendo el más grande programa de ayuda a las empresas para sostener el empleo que se conozca. Además, el canal del comercio electrónico se incrementó y está perjudicando los canales físicos.Y hay inversiones. Textil Santa Ana, Unilever, Quilmes, Fábrica de motos de la India, Peugeot, Toyota. Revelan la decisión de estar y esperar un tiempo mejor.

– Claver Carone dijo que en su charla del sábado 12 con Fernández, el Presidente pidió ayuda en las negociaciones con el FMI. ¿Me da detalles?

– Es al revés. Claver Carone ofreció ayuda para las negociaciones con el Fondo Monetario en una conversación con el Presidente. La conversación fue larga. Claver Carone fue director del Fondo Monetario y siempre nos dijo que él había sido un factótum para otorgarle al gobierno de Macri 55 millones de dólares de los cuales usaron 45 mil. Y nosotros le dijimos, “Bueno ¿Querés que te agradezcamos encima?” Le contamos que fue la elección fallida más cara de la historia. Y le contamos lo que era la fuga.

– ¿Por qué Trump nunca apoyó a este gobierno en las negociaciones de deuda?

– No hubo apoyo norteamericano con los bonistas. Hubo apoyo de Europa, de México. Porqué no hubo apoyo americano no sé. Es como decir por qué no lo saludó alguien a uno. No lo tomamos como algo dramático.

– ¿Estados Unidos reclamó por el incremento de la relación de Argentina con China?

– No. Estados Unidos está alerta por la relación de China con toda Latinoamérica. No hay una relación especial con Argentina… Estados Unidos nos ha mencionado por la vía de Claver Carone y creo que alguna vez más, que hay una base para el estudio del espacio profundo, en Neuquén, que podría operar sobre el tema de comunicación, interferir comunicaciones satelitales. También dijo que vería muy mal que nosotros hiciéramos un acuerdo sobre la tecnología 5G con China, con Huawei, en concreto.

– ¿Argentina se va a adherir a la iniciativa china Una Franja, una Ruta?

– Sí. Es posible que firmemos un proyecto de adhesión a la Ruta de la Seda china. Eso está muy lejos de lo que es una toma de responsabilidades concretas, lo que no quiere decir que no estemos dispuestos a tomarla.

– El martes se trata el último informe de ONU que apunta a Nicolás Maduro y otros jerarcas por “crímenes de lesa humanidad”. ¿Qué posición tendrá el Gobierno?

– Nosotros no confirmamos ese informe pero opinamos sobre él ayer (el jueves) en el Grupo de Contacto Internacional con Venezuela. Opinamos que nos preocupaba mucho ese informe, que fue hecho sin entrar a Venezuela, desde Panamá, con información vía internet, Whatsapp de mucha gente que denunciaba. O sea que le damos importancia al informe pero remarcamos que no fue hecho in situ. Firmamos un documento en el que se habla del tema de derechos humanos en Venezuela y se muestra preocupación, lo que no se dice es que son crímenes de lesa humanidad. Nosotros no elegimos esa palabra para Venezuela.

– ¿El Gobierno tiene algún plan para aprovechar el Brexit por Malvinas?

– Argentina le pidió formalmente los cancilleres (europeos) en especial a Josep Borrell, que en las negociaciones entre el Brexit y la Unión Europea, cuando se trate de la cuestión comercial, las cuestiones de Malvinas, no sean productos del Reino Unido, es decir que no tengan el mismo tratamiento que con el producto que el Reino Unido. Porque no admitimos que la Unión Europea diga que son territorios de ultramar. Son en todo caso, desde el punto de vista de la Unión Europea, que los trate como territorios en disputa.

– ¿Y alguna instancia de diálogo, para negociar algo?

– Totalmente, tenemos diálogo sobre la vacuna, tuvimos diálogo para que Inglaterra con muy buena intención nos acaba de habilitar para que investiguemos las últimas tumbas y vaya el equipo argentino de antropología forense, y vino acá el embajador (Mark) Kent y lo firmamos. Esto no cambia lo que es Inglaterra, lo que significa. No somos cerrados, lo que sí hacemos es no queremos que todo sea fácil y que Malvinas sea un accidente que nos impide ser más amigos. No, Malvinas es muchísimo más que eso. Malvinas es una falta de Inglaterra hacia la Argentina en cumplir lo que Naciones Unidas le ordenó hace 55 años.

– El presidente Fernández incurre en errores de política exterior que parecieran apuntar complacer a Cristina Kirchner…

– No, ustedes necesitan…Hay una corriente en la Argentina que necesita que cada decisión de Alberto Fernández sea una decisión de Cristina Kirchner. Cristina Kirchner es una líder política importantísima y además es para nosotros, porque estamos en un frente donde ella es mayoría, aportó la mayoría en su momento y además es vicepresidenta de la república. Ahora, yo en algunos casos consulto. En algún caos esa consulta genera alguna discusión. Estoy satisfecho con los resultados.

– Pero hay muchas diferencias en el comando. Una es la de cómo encarar el crecimiento de la inseguridad es una, entre Sabina Frederic y Sergio Berni.

– Todos los gobiernos tienen problemas. Yo espero que Berni aprenda la lección de lo que ocurrió en la provincia de Buenos Aires la semana pasada (por el levantamiento policial). La administración de la seguridad y la mejora está ligada 12 o 13 horas de trabajo oscuro, gris, administrativo, con el culo en la silla en el Ministerio de Seguridad. Tengo experiencia. No quiere decir que sepa todo.

– Frederic también tuvo dificultades por avalar las tomas de tierra.

– Las tomas afectan el derecho. Afectan el derecho a la propiedad, y la generalización de las tomas afecta a quienes tienen y no tienen tierras, de manera parecida, porque da la impresión de que vale todo. Al mismo tiempo, dada la pobreza agravada por la pandemia, las tomas no pueden ser reprimidas.

– ¿Cómo ve al Presidente?

– Con una prolongación de la pandemia que no imaginaba ni él ni ninguno, que es un trastorno nacional fenomenal. No tengo la menor duda que el tema de los contagios diarios es el tema más importante. Argentina necesita reconstruirse y lo veo preparado para eso y con un gabinete preparado para eso. Pero antes que nada necesita que bajen los contagios. Empieza a haber una inmensa negación en buena parte de los argentinos que está ocasionando más contagios. Cuando empezó a hablarse de la ¨infectadura¨ (término acuñado por un grupo de intelectuales críticos), y a confundirse la cuarentena con la pandemia, la oposición empezó a usar el hartazgo de la gente, que es absolutamente cierto, y la preocupación económica de muchísimos, que es cierta y real.

– ¿Por qué cambió su posición con Horacio Rodríguez Larreta?

– Esos son juicios de valor, yo estoy hablando de cosas objetivas. Si vos viajás por la General Paz… rumbo al Riachuelo y vas a la altura de Alberdi, o Juan Manuel de Rosas, de un lado tenés la Capital Federal y del otro lado La Matanza. ¿Sabés cuál es la diferencia de ingreso fiscal por habitante? 27 a 1. 27, si estás del lado de la capital, en promedio y 1 en La Matanza.

Un peronista todo-terreno, para ayudarlo a Alberto

Felipe Carlos Solá, quien cumplió 70 años en julio, en plena cuarentena, es uno de los ministros de Alberto Fernández con más amplia experiencia en el amplio abanico que, de derecha e izquierda aloja al peronismo. Más aún, cuando nadie apostaba porque Cristina Kirchner ungiera a Fernández candidato del Frente de Todos para acompañarlo, ella en una estratégica vicepresidencia, Solá era uno de los presidenciables a los que más atención se le prestaba. Hoy él mismo asegura que ni siquiera buscaba ser Canciller, cargo que ocupa desde el 10 de diciembre y que lleva con su particular ironía. “Quería ayudarlo Alberto. No quise ser Canciller. Después de las internas me dijo que rumbeara para ese lado. Le planteé algunos inconvenientes y él me dijo que no importaban”, dijo a Clarín en la noche del viernes, ya muy tarde, en su despacho de ministro.

Ahora espera que la situación de la pandemia ceda para poner en marcha sus anuncios en plena cuarentena: un consejo público y privado, un consejo federal con las provincias y la idea de impulsar un programa exportador, ahora que el manejo del Comercio Exterior volvió a Cancillería.

En el mítico piso 13 del edificio de Esmeralda y Arenales, sede de la oficina del Ministerio, Solá está rodeado de libros y de las fotos de su mujer, María Helena Chaves y de sus nietos de otro matrimonio. Hay una importante litografía del prócer oriental José Artigas. Y no falta una foto de Solá con sus padres, aunque en otras oportunidades, “Felipe” recordara su devoción por el abuelo Wilfredo Melitón Solá, médico hijo de catalanes. Era una familia ligada a la aristocracia local, “muy gorila”, dirá con ironía y afecto para ubicarse como el único peronista de ese núcleo.

Criado en el campo entre muchos primos, Felipe Solá estudió en el Colegio Nacional Buenos Aires y se recibió de ingeniero agrónomo. Comenzó a militar en la JP Lealtad. En 1987 asumió como ministro de Asuntos Agrarios de la provincia de Buenos Aires. Dos años después, ya con Carlos Menem, pasó a ocupar la Secretaría de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación. Después fue diputado y volvió a la misma Secretaría. En 1999 fue elegido vicegobernador de la provincia de Buenos Aires cuando la Argentina ardía. Resistió la crisis de 2001 y cuando Carlos Ruckauf, entonces gobernador, fue convocado para ser canciller, Solá asumió como primer mandatario bonaerense, y retuvo el cargo en las elecciones de 2003. Una de las crisis más duras que enfrentó como gobernador fue el asesinato por parte de la policía bonaerense de los jóvenes dirigentes sociales Maximiliano Kosteki y Rodrigo Santillán en 2002-.

En 2007 volvió a ser diputado pero se separó por “fuertes divergencias” de Cristina Fernández. En 2009 se unió a la alianza con Unión-PRO, que tenía como aliados a Francisco de Narváez y el ex presidente Mauricio Macri. Pero pronto se desvinculó también de ese proyecto y se unió al líder del Frente Renovador, Sergio Massa. Se alejó de Massa con críticas y volvió a Cristina.

La oficina del hoy del Canciller no estaría completa sin el despacho de al lado, en el que habita su su jefe de Gabinete, Guillermo Justo Cháves. Es su cuñado, pero quien lleva el peso de la gestión, y con acceso directo a Alberto Fernández. La cúpula de la Cancillería decidió que en el piso 13 no se hacía Home Office.

Itinerario

Felipe Carlos Solá nació en Buenos Aires el 23 de julio de 1950. Fue Diputado nacional, vicegobernador y gobernador de la Provincia de Buenos Aires, ministro de Asuntos Agrarios bonaerense y Secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentos de la Nación durante el gobierno de Carlos Menem. Antes fue Investigador asociado del Centro de Investigaciones del Estado y la Administración (CISEA), consultor externo, gerente administrativo y financiero de CRESUD, docente de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA) y asesor de la Federación Empleados de Comercio. También trabajó como periodista y fue secretario privado del vicecanciller en 1973.

Al toque

Un proyecto: Aumentar exportaciones y empleo

Un lider: Francisco, un líder espiritual.

Un procer: San Martín, sin duda.

Una comida: Lentejas con chorizo

Una bebida: vino tinto

Una sociedad que admire: Varias, la Argentina del futuro, la alemana, la danesa, la australiana.

Un recuerdo: Las carreras cuadreras un domingo de campo.

Un placer: Mis hijos, mis nietos, debatir.

Un sueño: Que pare la mano del odio y llegue un periodo de bonanza.

Una película: Gatica.

Una serie: True Detective, 1era parte.

Un libro: Limonov, de Emmanuel Carrere.

Un desafío: El placer.

Clarín


VOLVER

Más notas sobre el tema