Colombia: al menos diez muertos en dos días de protestas contra el abuso policial

395

De Dilan y Diego Felipe al abogado Javier Ordóñez

La indignación ciudadana llegó al máximo. Además del abuso policial que se dio alrededor de la muerte de Javier Ordóñez está el deceso de al menos 10 personas que, en medio de las manifestaciones, fueron atacadas con objetos, aparentemente de uso exclusivo de la Fuerza Pública. Aunque el detonante fue el caso del abogado Javier Ordóñez, de 44 años, todo es en resumen un cúmulo de las cosas que vienen en los últimos años en la ciudad, que se suman a la desesperación de otros por los efectos de la pandemia.

Tan solo hay que recordar casos como el de Nicolás Neira, el joven de 15 años asesinado por agentes del Esmad, quien recibió una lata de gas lacrimógeno directo en su cabeza; el del grafitero Andrés Felipe Becerra, de 17 años, a quien un policía le disparó por la espalda sin justificación, o el de Dilan Cruz, quien murió luego de que un agente le disparara un proyectil de un “arma no letal”, que quedó incrustado en su cabeza. También está el caso de Duván Álvarez, quien en mayo pasado, durante los enfrentamientos por los desalojos en Ciudadela Sucre (Soacha), recibió un disparo en el pecho, caso que hoy sigue en investigación y que se suma a la lista de abusos policiales que se han reportado este año.

Las ONG reportan que tan solo en Bogotá van 141, de los cuales la Policía solo tiene registro de 38. “Esto no se trata de hechos aislados, sino de un problema estructural dentro de la Policía”, señaló la alcaldesa Claudia López, quien en medio de la noche de caos prometió impulsar en el Congreso una reforma a la institución. Además de la revisión del protocolo de las armas no letales y la reeducación de quienes las portan, aseguró que apuntarán a reformar la oficina disciplinaria de la Policía Metropolitana de Bogotá.

Además, propondrá el proyecto de ley para la reestructuración interna de la Policía en entrenamiento y la modificación del control disciplinario, es decir, que este tipo de casos no termine en manos de la justicia penal militar o al procedimiento interno de la Inspección General de la Policía, sino que vayan a la justicia penal.

Los desmanes fueron también escenario para notar las diferencias políticas del Gobierno nacional y el distrital. Ante los hechos, la repuesta de la nación, más allá de reprochar los actos de violencia, fue reforzar la Fuerza Pública en la ciudad y, de paso, defender el papel de la Policía como institución. “La Fuerza Pública ha sido heroica, ha trabajado con excelencia, pero también ha habido momentos en que algunos de sus miembros no guardan el honor del uniforme. No podemos dejar que surjan voces que estigmaticen a nuestra Fuerza Pública. La Policía anualmente adelanta 30 millones de procedimientos”.

La respuesta de López fue distinta. Ella instó a las autoridades a reconocer con humildad la gravedad de lo ocurrido y pedir perdón a la ciudadanía y a las víctimas reconociendo los hechos. “Eso es más importante que traer policía a Bogotá. No es una cuestión de cantidad de policías que tenemos, sino de calidad.

Para el penalista Carlos Arturo Ramírez, de la Universidad Externado, una reforma a la Policía no parece ser tan viable en medio del movimiento político que existe hoy en el Congreso, pero sí se puede pensar en movimientos internos, como la reestructuración de la Policía de Bogotá. “El problema se reduce a la formación policial, por lo que se requiere una ingeniería interna. Si se mira adentro está dividida y hay un problema con el tema de ascensos, de policías que no saben dónde poner y subintendentes que llevan más años que muchos de sus superiores, lo que genera un desorden en el que nadie se quiere meter”.

Por su parte, César Niño, docente de la Escuela de Política de la Universidad Sergio Arboleda, considera que debe haber una revisión no solo institucional en la formación, sino en su naturaleza de brindar seguridad y convivencia ciudadana, para reconstruir la legitimidad. “Es un aspecto muy sociológico, que se construye a partir de las vulnerabilidades compartidas, en el que el Policía no solo debe dar respuesta al hurto, sino que también es responsable de evitar peleas, intermediar en accidentes de tránsito y con su actitud ser actor pedagógico”.

Pero el problema va definitivamente más allá. La actual situación provocada por la pandemia también ha exaltado los ánimos de la ciudadanía, que quiere respuestas inmediatas a las condiciones económicas, lo que ha minado la confianza y ha profundizado el problema. Meses atrás la mandataria hablaba de modificaciones a la estructura de los CAI, para responder al crimen en la ciudad, pero de fondo sigue siendo la justicia uno de los temas que preocupa a los ciudadanos, por lo que la reactivación de la ciudad no solo debe estar encaminada a la parte estructura, sino además en los problemas que quedaron suspendidos en marzo.

El Espectador


“Fue una tortura prolongada”: desgarrador relato de exesposa de Javier Ordóñez

Angélica Garzón es la exesposa y madre de los dos hijos de Javier Ordóñez, el ciudadano que murió a manos de dos policías en Bogotá. Aguardando por la entrega de su cuerpo, en la sede de Medicina Legal, atendió a Semana Noticias. Desde allí pidió justicia, pero también hizo un clamor para que pare la violencia desatada, especialmente en la capital.

“Este es un momento muy doloroso para todos nosotros, para toda la familia de Javier. Para los niños ha sido un momento muy impactante, pero sobre todo un proceso muy largo. En todo esto no hay mediación o reparación que vaya a reparar lo que pasó con Javier. Ya mis hijos perdieron a su padre y eso nada ni nadie lo podrá cambiar”, aseguró la mujer, vestida con blusa roja, un saco negro y portando el tapabocas que recuerda que, en medio de esta tragedia, el país sigue haciendo frente al coronavirus. “Ellos tienen conocimiento de que su padre falleció y en las circunstancias que falleció”, aseguró Angélica Garzón, al informar que sus hijos tienen 12 y 15 años de edad.

Mientras aguarda por la entrega de los despojos mortales de su expareja, en la sede de Medicina Legal, en Bogotá, Angélica Garzón le pidió a la ciudadanía no incurrir en violencia, no estar cometiendo actos vandálicos ni generando actos que cobre la vida de más personas. “Eso no nos representa, no representa a Javier. no representa a su familia. Nosotros sí queremos hacer justicia, sí queremos decir no más, pero lo queremos hacer de manera pacífica”, señaló.

“Ya mis hijos perdieron a su padre y eso nada ni nadie lo podrá cambiar”

De acuerdo con su relato, Javier Ordóñez y ella hablaban frecuentemente y la última conversación tuvo lugar el martes en la tarde, horas antes de que se presentara del abuso policial contra él. Angélica Garzón asegura que no sabía que él esa noche pensaba departir con los amigos y se enteró de lo acontecido al otro día. Respecto a las versiones según las cuales el padre de sus hijos ya tenía roces con las autoridades, Angélica Garzón apuntó a decir: “No tengo conocimiento de que él haya tenido conflictos con la policía y que haya generado desórdenes, no lo conozco y tampoco él nos lo había manifestado”.

En cuanto a las imágenes de la agresión a Javier Ordóñez que indignaron a todo el país y recorren el mundo, Angélica Garzón sostuvo que una vez supo lo que había ocurrido le enviaron el video para que lo viera. “Yo no lo quería ver, finalmente terminé viéndolo. Sentí dolor, impotencia, tristeza, no podía creer que un ser humano estuviera en el suelo pidiendo auxilio y no lo hayan auxiliado. Lo que le hicieron fue una tortura prolongada durante minutos, ningún ser humano merece morir así”.

Garzón también señaló que ver a un hombre de 1’83 centímetros de altura sometido le dio mucha tristeza. Era, explicó, una persona muy social, que hablaba muy fuerte, que saludaba a todo el mundo y amigo de la gente del barrio. Respecto a sus agresores, indicó, los perdona, pero espera que la justicia terrenal y divina recaiga sobre ellos. “Es lamentable esto que está ocurriendo en el país, tenemos que hacer un alto”.

Producto de los desmanes generados en Bogotá en la noche, en medio del repudio ciudadano, que se tradujo en fuertes alteraciones de orden público, también murieron Andrés Felipe Rodríguez, de 23 años de edad; Julieth Ramírez Mesa, de 18 años; Alexander Fonseca, de 17 años; Fredy Alexander Maecha, de 20 años; Germán Fuentes, de 25 años; Julián Mauricio Gonzalez, de 27 años; y Javier Ordóñez, de 44 años de edad.

Semana


Cali, Medellín y Manizales: así fueron las manifestaciones contra el abuso policial

Las protestas en todo el país continúan este jueves 10 de septiembre. El hecho que desató la ola de indignación fue la muerte de Javier Ordóñez, quien falleció tras permanecer en custodia de la Policía. En un video grabado por uno de sus amigos quedó registrado el uso excesivo de la fuerza de dos policías quienes le dispararon nueve veces con una pistola eléctrica antes de trasladarlo a un CAI, a pesar de que Ordóñez les pidió que pararan. Las manifestaciones iniciaron en el barrio Villa Luz de Engativá, en Bogotá, lugar en el que ocurrieron los hechos.

Cali

Sobre la Calle quinta se presentan enfrentamientos entre manifestantes y unidades del Escuadrón Móvil Antidisturbios (Esmad). El plantón, contra del abuso policial y el asesinato de Javier Ordóñez inició en la tarde, cerca de la estación MIO Estadio.

El Esmad llegó a la zona y lanzó gases lacrimógenos. Usuarios en redes sociales compartieron fotos y videos e incluso denuncias de presuntos ataques por parte de la Fuerza Pública.

“Estas personas ocasionaron daños a las personas que tienen sus negocios en el Parque el Perro, quienes han hecho un gran esfuerzo por recuperar su economía”, dijo el secretario de Seguridad de la ciudad, Carlos Rojas. Además, se presentaron daños en dos estaciones del MIO. Por el momento, se sabe que hay diez personas detenidas. Rojas informó que ya se está habilitando la movilidad y que se tomarán nuevas decisiones en materia de seguridad. Por el momento, hay presencia de la Fuerza Pública en las zonas afectadas.

Medellín

Por segundo día consecutivo hubo manifestaciones en las calles de la capital de Antioquia. Después de las 2:00 de la tarde se reunieron en el Parque de los Deseos las personas que iban a protestar.

Dentro de la información preliminar, se sabe que tres manifestantes fueron detenidos y hay cuatro personas heridas: dos civiles y dos uniformados. Además, hay destrozos en entidades bancarias y una camioneta de la Alcaldía fue quemada.

La Personería de Medellín informó que William Yeffer Vivas, personero de la ciudad, está verificando “desde el Puesto de Mando Unificado con las autoridades locales, que no se presenten actos de vulneración de los derechos humanos en manifestaciones hoy en el centro de la ciudad”.

La Policía todavía no ha emitido ningún comunicado al respecto. Informaron que mañana a primera hora se presentará un balance.

“Esto ocurre hace pocos minutos en Medellín en la línea del tranvía de Ayacucho. Destruyeron locales comerciales de pequeños comerciantes y prendieron la vía entre la estación Bicentenario y Pabellón del Agua del Tranvía”, escribió Federico Gutiérrez, exalcalde de Medellín, en su cuenta de Twitter.

Manizales

Para protestar contra la violencia policial, más de 500 personas llegaron al sector de El Cable. Aparentemente, intentaron incendiar el CAI de la zona. El Esmad intervino para dispersar a los manifestantes.

En redes sociales se difundieron videos del momento en el que el CAI se encontraba en llamas. Usuarios informan que el CAI de Palermo también fue atacado.

El Espectador


La CIDH condena los abusos policiales en Colombia

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) rechazó y condenó esta mañana las agresiones policiales que ocurrieron en las últimas horas en el país, especialmente las relacionadas con el caso del abogado Javier Ordóñez.

“La @CIDH condena enfáticamente los casos de brutalidad y abuso policial. Según información pública, el #8Sept murió Javier Ordoñez, como consecuencia de los golpes y descargas eléctricas propinadas por agentes policiales mientras se encontraba sometido en el piso”, señaló la CIDH a través de su cuenta en Twitter.

Luego de las protestas que derivaron como consecuencia del caso de Javier Ordóñez, las autoridades han reportado al menos unos siete muertos y 140 heridos luego de la violenta noche que vivió este miércoles Bogotá. Ante estos casos, la Comisión pidió esclarecer, investigar y sancionar estos actos.

“La #CIDH subraya que el uso de la fuerza por parte de las fuerzas de seguridad del Estado debe seguir los principios de legalidad, necesidad, razonabilidad y proporcionalidad, poniendo en el centro la protección de los derechos de todas las personas”, añadió la CIDH en su comunicación.

Y agregó: “La #CIDH recuerda al Estado su deber de garantizar el derecho a la vida, integridad y libertad de manifestación. Actos aislados de violencia, no convierten en una amenaza al orden público al movimiento social que ejerce sus derechos de #LibertadExpresión, reunión y asociación”, puntualizó la CIDH.

El Tiempo


Duque llama a la serenidad en medio de la violencia de las últimas horas

Luego de casi 12 horas de que se realizara la reunión en el puesto de mando unificado en Bogotá, el presidente Iván Duque Márquez se refirió este jueves a los hechos violentos que se presentaron en la capital del país y, en específico, a la muerte de Javier Ordóñez luego de un hecho de brutalidad policial.

“Quiero expresarle mis condolencias y mi solidaridad a la familia de Javier Ordóñez. En estas circunstancias, hemos buscado, a través de la Cancillería, facilitar la llegada de sus seres queridos en vuelos humanitarios. Entendemos el dolor que tiene la familia y quiero ser muy claro con ellos: estos hechos se van a investigar con total rigor y prontitud”, dijo Duque.

Señaló que la Fiscalía ha abierto la investigación con un fiscal delegado de derechos humanos y hay en curso una investigación interna en la Policía. “Esperamos tener una respuesta clara para tener absoluta certeza de los hechos”.

Defensa de la Fuerza Pública

En sus palabras, expresadas luego de la promulgación de la ley que rinde homenaje al municipio de La Estrella (Antioquia), el presidente dijo que la Fuerza Pública, al ser la que monopoliza el uso de la fuerza, tiene que conducirse por estándares muy altos y debe estar abierta l escrutinio de la ciudadanía.

“Cuando se presentan hechos que desdicen de ese estándar alto tenemos cero tolerancia. Por supuesto, estos hechos deben individualizarse para que la investigación se conduzca con éxito y haya sanciones que sean entendidas por la ciudadanía”, comentó.

En ese sentido, se refirió a los ciudadanos que fueron asesinados en medio de las protestas de la noche del miércoles en contra de la Policía. “Nos duelen esos hechos de violencia, nos duelen también los más de 110 policías heridos. Estos hechos no deberían suceder porque todos tenemos que rechazar cualquier forma de violencia, nos duele porque son vidas enceguecidas”, añadió.

Duque rechazó los actos de violencia, vandalismo y las agresiones a la Fuerza Pública y las instalaciones que esta utiliza: “Como gobierno, tenemos claro que la Fuerza Pública de nuestro país ha sido heroica, trabajadora, que ha procurado siempre la excelencia, pero que ha tenido momentos en los que algunos de sus miembros no guardan el honor del uniforme”.

“Todos condenamos los hechos de violencia, condenamos los hechos doloroso que llevaron a la situación que vivió Javier Ordóñez, y urgimos para que se aclaren los hechos en los que murieron personas”, agregó el primer mandatario.

El Espectador


26 ONG piden que se suspenda al comandante de la Policía de Bogotá

Las ONGs piden que sean suspendidos inmediatamente todos los integrantes de la Policía que participaron del operativo en Verbenal, así como el comandante de la Policía Metropolitana de Bogotá por considerar que lo ocurrido anoche es una violación manifiesta a los derechos humanos.

“Tenemos una Policía que parecía entrenada para no solo violentar a los ciudadanos a partir del uso excesivo de la fuerza, sino también para encubrir esas acciones como lo vimos el día de ayer en muchos videos de policías que se intercambiaban armas con personas de civil”, aseguró Frankin Castañeda, integrante del comité de Solidaridad con los Presos Políticos

Denunciaron también que algunos defensores de derechos humanos que participaron en las labores de verificación están siendo objeto de amenazas e intimidación con armas de fuego por parte la Policía.

Finalmente, pidieron que se adopten las medidas necesarias para garantizar a los ciudadanos el derecho a la protesta y que se informen las razones que autorizaron el uso de armas anoche.

Caracol


VOLVER
Más notas sobre el tema