Colombia: centrales obreras y maestros realizan jornada de protesta contra la reforma laboral

222

Centrales obreras y Fecode realizan caravana nacional de protesta

Las Centrales de Trabajadores CUT, CGT y CTC y los maestros afiliados en Fecode, realizarán este lunes una «caravana nacional de protesta», en contra de la reforma laboral y pensional que afirma está promoviendo el gobierno del presidente Iván Duque, contra el crédito que está otorgando a la aerolínea Avianca y en apoyo al paro que realizan los trabajadores de la multinacional de El Cerrejón.

Según los promotores la protesta se hará a bordo de bicicletas, motocicletas, auotomoviles y otro tipo de transporte, en las principales ciudades del territorio colombiano.

En el caso del magisterio, la protesta está dirigida contra la implantación del sistema de alternancia de clases virtuales y presenciales en los establecimientos educativos oficiales del país.

En el caso de Bogotá, la caravana se concentrará en las instalaciones del Ministerio del Trabajo.

El siguiente es el comunicado publicado por las centrales obreras sobre los motivos de la protesta:

El comité Nacional de paro expresa su rechazo a las últimas medidas tomadas por el gobierno de Iván Duque, donde
por una parte expide unilateralmente el decreto 1174 que es una regresiva reforma laboral y pensional, que
profundiza la precariedad laboral y social y por otra le otorga a una empresa extranjera quebrada, Avianca, un crédito por cerca de 1,5 billones de pesos.

Ello se constituye en una afrenta a los trabajadores y a la población más vulnerable del país que ha perdido sus
ingresos en medio de la pandemia y confinamiento, al aumentar altamente el desempleo y crecer la informalidad,
con lo cual queda absolutamente demostrado el carácter plutocrático de este gobierno.

Adicionalmente, el CNP se solidariza con la huelga de los trabajadores de la multinacional El Cerrejón agrupados
en Sintracarbon, frente a la intransigencia patronal de querer desmejorar los derechos convencionales e imponer un
turno de trabajo, denominado por los trabajadores, de la muerte puesto que hace más gravosa la situación de riesgos
laborales poniendo además en peligro de despido a más de 1200 trabajadores.

En iguales circunstancias se respalda la lucha de los paneleros contra la pretensión de los empresarios del ingenio
Riopaila de apropiarse mediante patente del proceso ancestral de su producción.

En este regresivo panorama laboral, social y económico, también se desarrollan últimamente las masacres contra
líderes sociales y jóvenes, sin que este gobierno haga absolutamente nada por garantizarles la vida y por el contrario se enmarca en el proyecto político de hacer trizas los acuerdos de paz, queriendo volver a la guerra, tal como se ve con su represión en las zonas de sustitución de cultivos ilícitos.

Por toda esta grave situación, estamos invitando a todas las organizaciones sociales y políticas a que se despliegue
una amplia movilización el próximo 7 de septiembre de caravanas, en la cuales participen vehículos, motos y
bicicletas y se desplacen por las vías principales de la mayoría de los municipios de Colombia, para hacerle entender
al gobierno nacional la inconformidad creciente que hay en el país, por todo lo anotado y que está agravada con su
errática política de reabrir toda la economía, que se traducirá en contagios y muertes.

Por eso estas caravanas deben realizarse con todos los protocolos de bioseguridad y distanciamiento social para
también proteger nuestras vidas.

En Bogotá, el lunes 7 de septiembre la caravana iniciará a las 10 am en el Parque Nacional y se dirigirá al ministerio de trabajo.

Por su parte, la Federación Colombiana de Educadores, Fecode, expone los siguientes argumentos para participar en la jornada de protesta:

• Contra la reforma laboral y pensional camuflada en el Decreto No. 1174.

• Rechazo a los señalamientos y estigmatización del periodista Herbin Hoyos.

• Contra el regalo del presidente Iván Duque a Avianca por la suma de 370 millones de dólares.

• Rechazo a la medida de la presencialidad bajo la modalidad de la alternancia.

• En apoyo a la huelga de los obreros de Sintracarbón contra la multinacional de El Cerrejón y en solidaridad con otros sectores en conflicto.

• En defensa de la vida y contra las amenazas, hostigamientos, persecuciones y asesinatos de los líderes sindicales.

• Por el cumplimiento cabal de los Acuerdos suscritos.

• En defensa del pliego nacional de emergencia.

Fecode afirma que en cada carro deben ir máximo dos personas durante la actividad, así como el estricto cumplimiento de todos los protocolos de bioseguridad establecidos.

Radio Santa Fe


‘No es cierto que hayamos creado el trabajo por horas’: mintrabajo

Por Yamid Amat 

No hay ni habrá, por ahora, reforma laboral. Así lo afirma, categóricamente el ministro del Trabajo, Ángel Custodio Cabrera, en la siguiente entrevista.

Las centrales obreras insisten en el que el decreto sobre piso de protección es una reforma laboral y piden urgente reunión con usted…

No lo es. Y le digo más, es una responsabilidad legal que nos corresponde como Gobierno porque es el desarrollo reglamentario del plan de desarrollo, que en su artículo 193 creó el piso de protección social. En cumplimiento de ese mandato nació el decreto 1174, el cual no es una reforma laboral ni establece nuevas modalidades de contratación, puesto que no modifica las condiciones contenidas en las normas laborales vigentes.

De hecho, lo que ofrece este decreto es, a través de la vinculación al piso de protección social, la posibilidad de que quienes ganan menos de un salario mínimo mensual puedan acceder al régimen subsidiado de salud, a la protección para su vejez y a un seguro que ampara al trabajador de los riesgos de la actividad laboral y de enfermedades.

Pero ¿acepta la reunión con usted que las centrales piden?

Claro que sí. Siempre he estado presto a escucharlos, porque la mejor manera de entenderse es a través del diálogo. Las puertas están abiertas.

Las centrales insisten en que el decreto, en su espíritu, crea el trabajo por horas…

De ninguna manera. Lo que hacemos es reglamentar un mecanismo de protección social. Las normas laborales existentes permanecen iguales y en ningún aspecto se modifican; por el contrario, permite la inclusión a la protección social de las personas que, por trabajar menos de la jornada completa, lo cual es una realidad palpable no solo de ahora sino de mucho tiempo, tienen ingresos por debajo de un salario mínimo mensual, y creamos el mecanismo para otorgarles beneficios en materia de salud, protección para la vejez y aseguramiento.

¿Pero no existía o existe alguna otra alternativa?

La alternativa podría ser no hacer nada ante esta realidad, pero decidimos tratar de atender una deuda histórica con millones de colombianos vulnerables. Y además tenemos la obligación de cumplir con el Plan Nacional de Desarrollo.

De todas maneras, no puede usted negar que hay confusión…

Y es una confusión innecesaria, y permítame decirlo muy claro: primero, no se modifican las condiciones laborales de quienes trabajan tiempo completo, ni para quienes a pesar de trabajar tiempo parcial ganan más de un salario mínimo, no se están creando nuevas formas de contratación y las normas laborales no tienen ninguna modificación respecto de las prestaciones sociales.

¿Por qué usted no discutió el tema en la mesa de concertación?

La expedición del decreto nace de un mandato legal, previamente establecido en el Plan Nacional de Desarrollo, y tenemos que cumplirlo. Destaco que el texto normativo fue publicado para comentarios varias veces durante el último año, permitiendo de esta manera recoger las observaciones de muchos actores interesados, tanto del mundo sindical como de los gremios; los comentarios fueron analizados y resultaron de vital importancia para la construcción del decreto.

 

Para este lunes anuncian caravanas de vehículos por todo el país para protestar por el decreto…

El derecho a la protesta social es legítimo, amparado por la Constitución. Ahora bien, es muy importante que en el caso del decreto 1174 se dé una discusión con conocimiento. Se trata de dar protección social a millones de colombianos que hoy no la tienen, y eso queremos resaltarlo siempre. El piso de protección social crea una obligación para los empleadores y contratantes, que quedó consignada en el plan nacional de desarrollo y que beneficia a millones de colombianos que hoy en día no tienen otras garantías de seguridad social.

¿Usted está dispuesto a revisar el acuerdo y concertarlo?

Siempre estoy dispuesto al diálogo y la concertación, más aún si hablamos de políticas públicas encaminadas a la ampliación de la cobertura en protección social.

¿De todas maneras se dictarán medidas para garantizar salud y ahorro pensional a quienes ganan menos de un salario mínimo o son informales?

Por supuesto, y este decreto es un primer paso. En esa misma línea también se contempla la promoción de los beneficios económicos periódicos (Beps), que son un mecanismo contemplado en la Constitución, con la finalidad de otorgar la posibilidad a los adultos mayores que cotizaron, pero que no pudieron cumplir los requisitos para acceder a una pensión, de acceder a estos beneficios, para que, sumados con un incentivo del 20 % sobre lo cotizado, reciban un ingreso vitalicio.

¿Y quienes nunca han cotizado al sistema pensional?

Estamos trabajando en el sistema de equivalencias entre esos beneficios económicos periódicos y el sistema pensional. Es así como alguien que tenga aportes en Beps puede hacer su tránsito a la formalidad y cotizar a pensión.

Colombia tiene más trabajadores informales que formales. ¿De qué manera piensa el Gobierno atender salud, vejez y obligación de ahorro para los informales?

El piso de protección es la primera decisión para lograr incluir a los trabajadores informales, y aquellas personas que perciben ingresos inferiores a un salario mínimo, al sistema de protección social, garantizando de esta manera el acceso a salud subsidiada, a Beps como mecanismo de protección a la vejez y a un seguro inclusivo, para la población más vulnerable.

El Dane reveló que el desempleo al cierre de julio está en el 20,2 %. ¿Qué piensa hacer el Gobierno en el corto plazo para evitar que el desempleo siga subiendo?

La clave se encuentra en la reactivación de la economía. Al analizar las cifras de la Gran Encuesta Integrada de Hogares preocupa la cantidad de personas inactivas que no han buscado empleo, lo cual se puede explicar por las necesarias medidas de aislamiento. Va a ser fundamental que el buen comportamiento de las personas en la nueva fase de aislamiento permita que se siga reabriendo la economía y haya mayor absorción de mano de obra.

Sobre este tema del desempleo, ¿no puede ser que haya exceso de oferta en unos sectores y ausencia total en otros?

Hay que establecer las condiciones para la gestión del talento humano en Colombia con el fin de mejorar en competitividad y productividad laboral. El Sistema Nacional de Cualificaciones, que es el mecanismo con el que vamos a trabajar el tema de la pertinencia, facilita alinear la formación que reciben las personas con las necesidades del sistema productivo del país, lo que facilitará el acceso al mercado laboral y la disminución de la informalidad. Algo tan elemental como garantizar que la gente se forme para cosas que sí le sirven para encontrar un trabajo formal y digno, cosa que no sucede para muchísimas personas hoy en el país. Y dar al esquema para el trabajo un estándar de calidad que hoy no existe.

¿Y qué ha ocurrido con el crédito del BID para facilitar comunicación entre quien busca empleo y quien lo ofrece?

Estamos optimizando el servicio público de empleo. Esto es clave para eliminar esos excesos de oferta o de demanda laboral que usted mencionaba antes, debemos facilitar que los buscadores de trabajo y los puestos vacantes se encuentren de manera mucho más ágil. Ya empezamos a ejecutar ese crédito para que opere con inteligencia artificial, que nos va a permitir que estos procesos sean mucho más eficientes.

Además, hoy el servicio público de empleo está atomizado en las diferentes regiones del país, y la nueva tecnología que vamos a implementar también nos va a permitir expandir las oportunidades de empleo a lo largo y ancho del país. A esto hay que agregarle los incentivos tributarios que estamos implementando, como el contenido en la ley de crecimiento aprobada por el Congreso, que creó una deducción para el primer empleo, el cual establece que los contribuyentes que estén obligados a presentar declaración de renta y complementarios tienen derecho a deducir el 120 % de los pagos que realicen por concepto de salario.

Pero esa ley no ha tenido éxito…

No se puede hablar de que no ha tenido éxito, esta norma la mediremos con mayor claridad desde el próximo año, cuando los declarantes de renta, en lo que corresponde al año gravable 2020, pidan el descuento del 120 % permitido en la ley. Ahora, en un escenario sin pandemia seguramente rendirá más frutos.

¿Y qué ha pasado con la misión de empleo?

Ya se están conformando mesas técnicas de académicos alrededor de temas como protección social al trabajador, regulación laboral y formación para el trabajo; se ha propuesto una cuarta mesa para trabajarla entre centrales de trabajadores y empresarios. Se realizarán jornadas de conversatorios durante lo que resta del año, donde se abordarán temas coyunturales para el mercado laboral. Pronto haremos un lanzamiento público.

Pero las centrales obreras anunciaron su retiro de la misión de empleo en rechazo al decreto que crea el llamado piso mínimo de protección social…

Esperamos seguir contando con ellos. A ellos siempre los hemos tenido en cuenta y los convocamos desde antes de arrancar.

¿Esa respuesta no les parecerá muy simple? ¿No es muy grave que los trabajadores de retiren de la misión de empleo?

Es muy grave en la medida que la Misión de Empleo es una importante apuesta para el país, que requiere la participación de todos los representantes del mercado laboral, por lo que la invitación que hicimos a los representantes de los trabajadores continuará extendida.

¿La renuncia de los trabajadores a su representación en la misión y críticas de los empresarios no condena la misión al fracaso?

No creemos eso, esperamos que se reconozca este espacio de discusión como la herramienta para definir los grandes cambios que en cuestión laboral requiere el país. De los empresarios, e incluso de los trabajadores, lo que recibimos fue apoyo en el marco de la Misión. En lo que sí han insistido es en que se tenga resultados pronto, y por eso debemos priorizar temas para desarrollar y tener victorias tempranas antes de fin de año.

Cuando comenzó este gobierno se habló de la necesidad de tramitar una reforma pensional, su antecesora –la ministra Alicia Arango– adelantó estudios sobre el tema; ahora que usted está al frente de la cartera de trabajo, ¿piensa radicar un proyecto de reforma pensional?

La verdad, la crisis ocasionada por el covid-19 ha movido muchos aspectos de nuestra agenda. La prioridad sigue siendo adoptar medidas dirigidas a mitigar los efectos de la pandemia para la salud de los colombianos y lograr la reactivación económica.

Es decir, ¿no habrá reforma pensional bajo este gobierno?

El Gobierno no tiene una reforma para presentar. El año pasado habíamos adelantado numerosos acercamientos y discusiones con diferentes sectores interesados, pero hay que reconocer que la emergencia nos pone de presentes nuevas prioridades.

Ministro, ¿qué pasó con la reglamentación del teletrabajo?

La modalidad de trabajo en casa, que es un mecanismo nuevo, la abordaremos en el Congreso de la República.

¿Con qué tipos de iniciativas?

Iniciativas que garanticen que los trabajadores pueden cumplir con sus responsabilidades desde su casa, o en un ambiente sano, y ante una situación excepcional que impida que se preste en el sitio de trabajo, garantizando la continuidad del vínculo laboral y del trabajo decente. El Gobierno llevará su propia propuesta en esta materia al Congreso, que incluye un subsidio para la conectividad en estas situaciones.

El Tiempo


VOLVER
Más notas sobre el tema