Covid, candidatos y aglomeraciones – Opinión, Bolivia

489

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Hace poco más de dos semanas se inició el desconfinamiento en el país; se autorizó la apertura de casi todas las actividades comerciales y productivas, pero, la principal recomendación era que se cumplan con las medidas de bioseguridad, porque es la única forma de frenar la propagación del coronavirus.

Sin embargo, basta salir a la calle para darse cuenta que, pese a las recomendaciones, todavía hay muchas personas que no usan de manera correcta el tapabocas, ni mucho menos respetan la distancia de un metro y medio entre uno y otro ciudadano.

Esa situación preocupa a las autoridades nacionales, porque podría presentarse un rebrote de la COVID-19, como está sucediendo en algunos países de Europa, España, por ejemplo, o Perú, en Sudamérica, donde no se logra controlar al virus.

El director nacional de Epidemiología del Ministerio de Salud, Virgilio Prieto, expresó su preocupación por la gran cantidad de gente que se reúne en varios lugares, principalmente en los mercados, lo que genera temor por un posible incremento de casos de muertos y contagiados por el mortal virus.

La autoridad dijo que le “desespera” ver las concentraciones de personas en los centros de abasto, que son una fuente de infección.

Es claro que las aglomeraciones de personas representan un alto riesgo de contagio, pero, lamentablemente, pese a que los ciudadanos saben que no es la forma correcta de enfrentar al virus, lo siguen haciendo. Los comerciantes y transportistas son los dos grupos más propensos a contagiarse con la COVID-19, eso no solo se vio en el país, sino que también se dio en las naciones vecinas como Perú, Colombia y Chile.

Si de concentraciones hablamos, es por demás preocupante lo que podría suceder en las próximas semanas en que los partidos políticos harán campaña de forma sostenida para conquistar el voto de los más de siete millones de electores que irán a las urnas el 18 de octubre para elegir al nuevo Presidente o Presidenta que gobernará los próximos cinco años.

Todas las organizaciones políticas han señalado que centrarán sus campañas usando medios digitales, sin embargo, ya se observa a muchos militantes juntos y en caravanas, donde parecen olvidar que la pandemia sigue y el riesgo está latente.

¿Qué hacer frente a esa realidad? ¿Será que no hay conciencia del riesgo que corren no solo los militantes, sino todos los ciudadanos? Es momento de tomar con la seriedad que merece el tema del coronavirus. Si bien comenzó el desconfinamiento, que es muy necesario para reactivar el aparato económico y generar empleo, no se puede poner en riesgo la salud y la vida de los cochabambinos y bolivianos.

Los binomios presidenciables deben respetar y pedir a sus bases que cumplan con las medidas de bioseguridad. El domingo anterior, a propósito del inicio de la campaña electoral, fueron los propios candidatos quienes no cumplieron con las recomendaciones sanitarias. El ejemplo debe partir de ellos.

Opinión


VOLVER

  

Más notas sobre el tema