El gobierno argentino pide a Paraguay el informe forense de las dos niñas asesinadas por el ejército

294

Argentina solicitó los informes forenses de las niñas asesinadas

Por Agustín Mazo

Luego del pedido que hizo Miriam Villalba, madre y tía de las dos niñas acribilladas hace una semana en un campamento paraguayo por integrantes de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), ante distintos organismos de Derechos Humanos respecto de la intervención del Equipo de Antropología Forense para el análisis de los cuerpos de las víctimas, ayer vía embajada en Asunción la Argentina requirió el informe forense de las menores.

La información la confirmó ayer el ministro asesor paraguayo Federico González, quien en diálogo con el diario ABC Color afirmó que comenzaron las comunicaciones diplomáticas entre ambos países.

Además, señaló que en las próximas horas se llevará a cabo una reunión con todos los embajadores de Paraguay para darles a conocer la versión oficial del Gobierno del vecino país en torno al accionar de la patrulla que acabó con la vida de las pequeñas de 11 años.

Al respecto, el funcionario añadió que “hubo un acercamiento e intercambio de información, nuestro embajador entró en comunicación con el gobierno argentino desde su embajada. Nosotros entramos en comunicación con el embajador argentino acá”.

También manifestó que entregarán un informe a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a través del representante por la organización de Estados Americanos (OEA) para poner al tanto de la versión oficial de las autoridades paraguayas.

Por otro lado, el Ministerio Público de Paraguay dispuso que la Unidad Especializada de Derechos Humanos también intervenga en las investigaciones de la muerte de las dos niñas.

Habeas corpus

Por otra parte, desde la Asociación Gremial de Abogados y Abogadas de la República Argentina se presentó el lunes un recurso de habeas corpus a la Justicia Federal de Eldorado para exigir explicaciones al gobierno de Paraguay en torno a lo sucedido con las misioneras.

En diálogo con El Territorio, la abogada Laura Taffetani, miembro de la Gremial, dio algunos detalles de la presentación que, en primera instancia fue hecha en Capital Federal pero luego por una cuestión de competencia terminó recayendo en el juzgado de Eldorado a cargo del juez Miguel Ángel Guerrero.

“El objetivo es conocer bien cuál es la situación porque han habido declaraciones un poco contradictorias y nos parece un poco irresponsable de parte de autoridades del gobierno paraguayo, hablando de que primero habría causas contra ellas y que habrían demandado al gobierno argentino y que se habría abierto una causa en la Argentina”, comentó la letrada.

Además, señaló que la estrategia del gobierno del vecino país consistió en cubrir el asesinato con el planteo de que el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) estaría reclutando niños y niñas y que justamente uno de los “nidos” estarían en Argentina.

Por otro lado, agregó que desde la Gremial también se hizo una presentación ante “el Congreso de Derechos del Niño en Ginebra, justamente porque esta situación nos preocupa, no sólo por lo que pasó sino también por la protección de los niños y niñas que están en nuestro territorio”.

También dijo que es la primera vez que la Gremial realiza un planteo de este tipo contra un estado extranjero y reconoció que hay una persecución con los familiares de personas vinculadas al EPP.

“La expectativa es que se haga Justicia por estas dos pequeñas. Además que se pueda demostrar esta persecución que tiene el gobierno paraguayo con las familias del EPP. Queremos proteger a las familias que están acá”, añadió Taffetani.

Por último, sostuvo que “el gobierno argentino ha estado muy a la altura de la situación. En ese sentido nosotros estamos muy conformes porque no es lo mismo cuando no se cuenta con ese apoyo y desde Cancillería se ha tomado una postura muy enérgica y de acompañamiento”.

Pintadas en la embajada

Ayer por la tarde, integrantes de distintas organizaciones sociales se manifestaron en Buenos Aires frente a la embajada de Paraguay para repudiar la muerte de las niñas.

Los manifestantes aventaron varios objetos contundentes contra el edificio y rompieron ventanas de la sede diplomática. Además, arrojaron pintura que llegó al interior de las oficinas, según fotografías y videos que se difundieron.

Repudio del Comité Nacional contra la tortura

El Comité Nacional para la Prevención de la Tortura difundió ayer un comunicado en sus redes sociales en el cual condena la muerte de Lilian y María Carmen Villalba a manos del Ejército paraguayo. “El Comité expresa su repudio ante estas muertes, hace llegar su solidaridad y acompañamiento a los familiares de las víctimas”, consignaron. También resaltaron la necesidad de una investigación “pronta, diligente e imparcial, que se ajuste a los estándares internacionales, determinando si las niñas fueron torturadas -tal como denuncia su familia- y facilitando la actuación del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de Paraguay”. Por otro lado, expresaron su total disposición a colaborar con la Cancillería argentina.

El Territorio


Paraguay: Fiscalía de DDHH indagará sobre la muerte de las niñas argentinas

Según informó el Ministerio Público de Paraguay, la fiscal de Derechos Humanos Silvia Cabrera fue designada para liderar las investigaciones en relación a la muerte de las dos niñas de nacionalidad argentina, supuestamente reclutadas por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).

En consecuencia con los procedimientos realizados por la institución paraguaya, se informó además que fueron tomadas las muestras de ADN de los cuerpos y también se cuenta con la identificación de las personas que dicen ser sus madres.

Los cuerpos de las niñas fueron entregados a sus familiares, dejando constancias con documentos que fueron autenticados por el Consulado argentino, ya que las menores fueron registradas como nacidas en Argentina.

El procedimiento del Ministerio Público de Paraguay en el caso de la muerte de ambas niñas está bajo la lupa y es blanco de críticas por parte de organismos internacionales.

La presurosa sepultura de los cuerpos y la quema de algunas de las evidencias obligaron a las autoridades paraguayas a solicitar la exhumación de los cuerpos para realizar un informe forense más detallado.

La versión del Gobierno guaraní es que las niñas, de solo 11 años, fallecieron durante el fuego cruzado entre la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) del Ejército paraguayo y el EPP durante un enfrentamiento registrado en Yby Yaú, departamento de Concepción, en el vecino país.

Diversos organismos internacionales en defensa de los derechos humanos se pronunciaron al respecto y exigen una investigación imparcial sobre la muerte de las menores.

Primera Edición


Cronología de los hechos tras la muerte de las dos niñas argentinas en Paraguay

Por Juan Manuel Boccacci

El gobierno de Paraguay anunció que realizó un operativo contra el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP). El presidente Mario Abdo Benítez se trasladó al lugar y calificó el procedimiento como exitoso. “Es un operativo exitoso, puede ser aún más, pero ya es exitoso porque fueron abatidos algunos integrantes del EPP”, indicó el mandatario en una rueda de prensa desde el lugar. También mencionó que hubo un militar herido. El hecho ocurrió en el departamento de Concepción, distrito de Yby Yaú, al límite con el departamento de Amambay. Esta es una zona histórica de influencia del EPP. El procedimiento fue llevado adelante por la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC), unidad de las Fuerzas Armadas paraguayas creada especialmente en 2013 para combatir al grupo guerrillero.

Abdo Benítez señaló que el operativo no había finalizado ya que algunos miembros de la organización armada habían logrado escapar. Horas más tarde, el fiscal Federico Delfino, informó que las personas muertas eran dos mujeres. “Este operativo fue autorizado judicialmente desde el 28 de agosto y tenemos que hablar de la caída de dos ciudadanas paraguayas que prefirieron enfrentarse a la fuerza de seguridad que enfrentarse a la Justicia”, acotó. Hacia la noche el vocero de la FTC, Luis Apesteguía, confirmó que las personas fallecidas eran dos adolescentes. Además dijo que aún no habían podido identificar a las menores y que serían hijas de líderes del EPP. Sus cuerpos fueron trasladados la morgue de Yby Yaú.

Jueves 3 de septiembre:

El general del FTC, Héctor Grau, indicó que las menores muertas podían ser de nacionalidad argentina. Al dar detalles sobre la acción militar del día anterior, informó que se habían producido dos enfrentamientos en un lugar densamente boscoso. “Al llegar cerca del área de campamento y de la primera área de seguridad, esta chica que es la primera que fue abatida comienza a disparar”, indicó Grau. El militar informó que un oficial recibió un “refilón de arma de fuego en la cara” y que estaba fuera de peligro. A su vez dijo que habían encontrado objetos personales de Osvaldo Villalba, que sería uno de los líderes del grupo guerrillero. Respecto a los cuerpos dijo que siguiendo los protocolos sanitarios del coronavirus habían decido enterrarlos. “Las autoridades jurisdiccionales y también el médico forense han decidido inhumar los cuerpos el día de ayer. Eso ya se realizó y fueron enterrados en el cementerio de Yby Yaú”, señaló el general.

Por su parte el médico forense Christian Ferreira dio los datos de la autopsia. “Hicimos un análisis de la edad aproximada de las dos personas. Utilizamos el criterio del desarrollo corporal y concluimos que uno de los cuerpos tenía una edad aproximada de 17 a 18 años y el segundo cuerpo una edad aproximada de 15 años. Siempre digo aproximado porque estamos hablando de una etapa en que la mujer sufre muchos cambios”, explicó el forense. Además informó que las menores estaban vestidas con ropa militar. Ferreira indicó que la mayor de las jóvenes fue la primera en ser abatida, tras recibir seis impactos de bala, mientras que la menor murió de dos balazos en el siguiente enfrentamiento. “La posición en que estaban los cuerpos era de boca para abajo lo que nos induce a pensar que estaban en un proceso de huida”, indicó Ferreira. Además dijo que encontraron en la ropa de las niñas más de 200 municiones de distintos calibres.

Familiares de las víctimas salieron a refutar la versión oficial. Genoveva Oviedo Brítez, hermana de Alcides Oviedo, otro de los líderes del EPP, publicó los documentos de identidad de las menores. Una de ella se llamaba Lilian Mariana Villalba, y tenía 11 años. La otra menor, María Carmen Villalba, tenía la misma edad. Las partidas de nacimiento de ambas confirmaron que eran de nacionalidad argentina. Los familiares también dijeron que las niñas habían viajado a Paraguay para visitar a sus padres, miembros del EPP.

Myriam Villalba, madre de Lilian, pidió a través de su abogada, Daisy Ilara, que el estado paraguayo les restituya los cuerpos. Por su parte, Oviedo Brítez informó que las niñas no formaban parte de la guerrilla, ni tenían conocimiento militar. “Nosotros, toda la familia, las criamos con mucho amor dada la situación de sus padres. Ellas vivían en Argentina con su abuela”, dijo Oviedo al sitio Territorio. Además la familia publicó fotos de los cuerpos de las niñas tras el operativo donde se las ve con trajes militares. Oviedo denunció que el ejército paraguayo les había puesto esa ropa para encubrir la masacre que habían cometido.

Viernes 4 de septiembre:

Abdo Benítez denunció el uso de menores y adolescentes en las filas del EPP. ”Las víctimas son niños expuestos de manera cobarde e irresponsable”, dijo el mandatario. Por su parte el portavoz del Poder Ejecutivo, Federico González, puso en duda la veracidad de los documentos presentados por las familias. González aseguró que según datos de inteligencia las menores habían nacido en el monte y posteriormente fueron llevadas hasta la Argentina, donde sus familiares les consiguieron documentación. Horas más tarde, el embajador paraguayo en Argentina, Julio César Vera, convalidó la identidad de las menores. “Son personas que fueron inscriptas en la ciudad de Clorinda, Formosa, y son de nacionalidad argentina”, dijo el diplomático a Radio Monumental. Sin embargo sostuvo que las ambas fueron inscriptas cuando tenían “tres o cuatro años” y que posteriormente se incorporaron a la columna armada. “La versión sale de organismos de seguridad paraguayos”, indicó Vera al ser consultado por la fuente de esa información.

Por su parte la abogada de Villalba aseguró que las chicas no participaron del combate. “No hay ninguna posibilidad de que hayan hecho ningún tipo de enfrentamiento. Esas niñas de 11 años no pueden cargar los fusiles, no pueden andar enfrentándose con ningún grupo de militares”, dijo Irala en diálogo con el sitio C9N. La letrada informó que las menores vivían e iban al colegio en Puerto Rico, Misiones. En paralelo la Coordinadora de Derechos Humanos del Paraguay (Codehupy) alertó que el accionar del FTC presentaba características de un crimen de Estado. “Resulta inexplicable el apresuramiento por sepultar los cuerpos antes de que sean identificados y entregados a sus familiares. Pareciera existir premura por intentar borrar evidencias del terrible suceso”, dijo el organismo. Por su parte la Cancillería Argentina pidió el urgente esclarecimiento del hecho. “Rechazamos enérgicamente toda expresión oficial que busque encubrir responsabilidades”, indicó el ente diplomático.

Sábado 5 de septiembre:

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) instó al gobierno paraguayo a investigar las circunstancias de la muerte de las niñas. En respuesta al pedido de Argentina, el ejecutivo guaraní pidió la coperación del Registro Nacional de las Personas (RENAPER). De esta forma expresaron sus sospechas de que las madres de las niñas no eran las personas que figuraban en las partidas de nacimiento. En paralelo el fiscal Federido Deflino pidió exhumar los cuerpos de las menores para realizar un nuevo peritaje. Los familiares denunciaron que no los dejaron participar del procedimiento. “Una vez más están negando la posibilidad de que los familiares vean los cuerpos. Es porque están ocultando la barbaridad que cometieron”, denunció Irala. Tampoco fue habilitado para formar parte del mismo el cónsul argentino. La letrada volvió pedir que los cuerpos sean entregados a los familiares en Argentina. Además requirió al ejército que presente las filmaciones del operativo. “Tienen miedo que sea vea lo que hicieron los militares con las niñas, porque incluso recibimos información de que fueron torturadas salvajemente”, indicó la abogada.

Al dar los resultados de la exhumación el director de Medicina Legal y Ciencias Forenses del Ministerio Público, Pablo Lemir, corroboró que las menores tenían 11 años. “Tienen entradas de balas de armas de fuego de atrás para adelante, de adelante para atrás, también, en ambos cuerpos”, detalló el médico. Respecto a la denuncia de torturas Lemir dijo que los cuerpos no mostraban evidencia de algo así. “No se ha visto ninguna lesión defensiva en los miembros superiores e inferiores, tampoco signos de tener ataduras, ni signos característicos de tortura”, informó Lemir. Por su parte, Delfino confirmó que las vestimentas con que encontraron a las menores tras el operativo habían sido quemadas siguiendo protocolos sanitarios. Además el fiscal informó que las niñas habían salido de Argentina el 19 de noviembre y ya no regresaron al país.

Domingo 6 de septiembre:

La abuela de las menores, Mariana Ayala de Villalba, aseguró que ambas crecieron con ella en Misiones y no integraban la guerrilla del EPP. “Mataron a dos niñas y no saben cómo salir de esa situación”, denunció Ayala. En paralelo el representante de Derechos Humanos de ONU en América del Sur, Jan Jarab, demandó al Estado una investigación sin demora e imparcial. “Se trata de un hecho gravísimo que terminó con la vida de dos niñas a quienes el Estado debía proteger”, lamentó Jarab. Estas declaraciones generaron una inmediata reacción del gobierno paraguayo, que tildó de irresponsable al funcionario. “Insinúa una posible alteración de los hechos sin siquiera requerir y tomar conocimiento del informe oficial proveído por el Estado”, respondió la cancillería de Paraguay. También la Confederación Episcopal Paraguaya (CEP) se sumó a las críticas de la ONU. “Los procedimientos son confusos y han dejado muchas dudas e interrogantes”, sostuvo la entidad.

Por su parte Oscar Chamorro, comandante de la FTC reconoció que no hicieron filmaciones del evento. “Lastimosamente podemos anotar eso como una lección aprendida”, dijo Chamarro. El militar se excusó diciendo que las operaciones podían llevar días y las baterías de las cámaras no da darían a basto.

Lunes 7 de septiembre:

Myriam Villalba, madre de una de las niñas, denunció que las ambas habían sido capturadas, torturadas y ejecutadas. “El gobierno de Paraguay está haciendo una campaña sucia para cubrir la ejecución de las dos niñas”, sostuvo Villalba. Además, contó que las menores habían viajado a Paraguay para visitar a sus parientes, pero no pudieron regresar a la Argentina por las restricciones impuestas por la pandemia. La jueza Lici Sánchez informó que la Justicia entregó a la familia los restos de las chicas. En paralelo, el médico forense que participó en la segunda autopsia dijo que las prendas de las niñas pudieron haberse guardardo respetando protocolos de la covid-19. Además, Lemir afirmó que la ropa hubiera servido para determinar la distancia de los disparos.

El ministro de Defensa, Bernardino Soto Estigarribia, informó que el presidente solicitó al Congreso Nacional una sesión reservada para brindar detalles sobre el operativo de la FTC. La misma será el miércoles nueve de septiembre. Óscar Salomón, presidente del Congreso paraguayo y miembro del Partido Colorado, al que pertenece Abdo Benítez, dijo que la reunión será reservada para poder brindar información sensible.

Martes 8 de septiembre:

Representantes del poder Ejecutivo denunciaron formalmente la presencia de niños en las filas del EPP. A su vez pidieron al ministerio Público una investigación sobre cómo llegaron los menores hasta el grupo criminal. El procurador general de la República, Sergio Coscia, aseguró que el Estado contaba con información que las niñas habían nacido en un campamento del grupo guerrillero y luego fueron llevadas hasta la Argentina. El Ministerio Público designó a la fiscal de Derechos Humanos, Silvia Cabrera, para llevar adelante las investigaciones sobre la muerte de las menores.

Página 12


COMUNICADO | Feministas de Abya Yala repudian masacre a las niñas argentinas

Como organizaciones feministas en Abya Yala que luchamos cotidianamente contra la violencia patriarcal que asesina a las mujeres, las niñas, niños, niñes, frente al asesinato cruel de dos niñas en Concepción – Paraguay el 2 de septiembre, denunciamos:

ERAN NIÑAS, no existe ningún argumento que justifique el asesinato cruel de Carmen y Lilian de 11 años por parte de las Fuerzas de Tarea Conjunta FTC de Paraguay. Denunciamos que son crímenes de Estado y el Estado de Paraguay es responsable.

Repudiamos la posición del gobierno paraguayo que habla de haber triunfado en un enfrentamiento. Las FTC armadas contra dos niñas no es un enfrentamiento, ES UN CRIMEN DE LESA HUMANIDAD.

Denunciamos que los procedimientos de las FTC vulneran el derecho a la investigación y a la justicia que tienen las familias de las niñas, y la sociedad misma. La eliminación de pruebas, el mismo entierro de las niñas, los informes forenses y la manipulación de la información muestran el intento de las FTC de quedar impunes en complicidad con el Estado de Paraguay. No existen condiciones para una investigación imparcial, exigimos que los organismos internacionales de Derechos Humanos y de defensa de la Infancia, así como la Cancillería de Argentina intervengan para garantizar una investigación real que identifique a los responsables directos y a los autores intelectuales. Queremos castigo para los asesinos de Lilian y María Carmen Villalba. ERAN NIÑAS.

Como feministas sabemos de la violencia de Estado, el presidente de Paraguay Mario Abdo Benítez y el comandante de las FTC Héctor Grau son los directos responsables de la masacre de las niñas Yby Yaú, son también responsables de promover una cultura del odio en la población que justifica la masacre de las niñas y la culpabilización de sus familias, y el uso de todos estos argumentos para la persecución y represión de lxs campesinxs y del pueblo paraguayo. Exigimos juicio de responsabilidades y CASTIGO.

Como muestra de indignación frente a la masacre y frente al festejo que hacía el gobierno de Paraguay se realizó una manifestación de mujeres y feministas en Asunción donde tres de ellas fueron imputadas; el gobierno de Mario Abdo pretende procesarlas en escarmiento. DENUNCIAMOS LA CRIMINALIZACIÓN DE LA PROTESTA Y LA PERSECUCIÓN MISÓGINA QUE HACE EL ESTADO DE PARAGUAY. Acuerpamos a las

familias de las niñas, a las compañeras que protestan, compartimos la indignación y nos auto convocamos a la denuncia sin fronteras por #Justicia Para Las Niñas De Yby Yaú.

Denunciamos que la impunidad de las masacres en Paraguay y en Abya Yala busca escarmentar a los pueblos y paralizar las luchas. Las masacres no se harán costumbres, los estados patriarcales coloniales y racistas no se van a imponer, como feministas resistimos denunciamos y nos acuerpamos hasta acabar con el patriarcado y su impunidad.

Colectiva Feminista Las Azucenas Colectiva Feminista Lunáticas

Feminismo Comunitario Antipatriarcal Bolivia

Movimiento 138. Colectivo de Resistencia cultural (Paraguay/Argentina) Nómadas Comunicación Feminista

Colectivo Latinoafricano Colectiva Feminista Berta Cáceres Mujeres por la Vida, Venezuela

Pañuelos en Rebeldía, Equipo de Educación Popular

Cátedra Libre Virginia Bolten “Construyendo Feminismos Populares” UNLP Movimiento de los pueblos/ por un socialismo feminista desde abajo.

Frente Popular Darío Santillan Corriente Nacional Movimiento por la Unidad Latinoamericana Socialista Movimiento 8 de Abril

Colectiva Tinta Violeta Venezuela

Red de Colectivos La Araña Feminista – Venezuela Congreso de los Pueblos, Capítulo Argentina

Resúmen Latinoamericano


Incidentes en la embajada de Paraguay tras el reclamo de Justicia en el doble crimen de dos niñas

Diversas agrupaciones se manifiestaron en la puerta de la embajada de Paraguay para reclamar justicia en el fallecimiento de dos niñas argentinas en el país vecino. Hubo incidentes en el lugar que había sido vallado previamente. El embajador paraguayo, Julio Vera, aseguró a la prensa: “Tiraron piedras al edificio de la Embajada”. En las imágenes se puede ver roturas dentro de las oficinas y pintadas en la puerta.

Myrian Viviana Villalba Ayala, madre de Lilian Mariana Villalba, de 11 años, quien falleció con María Carmen Villalba, de la misma edad, denunció que fue en un enfrentamiento entre el autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) y la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC). Además sostuvo que ambas niñas fueron torturadas y ejecutadas.

“Estamos solicitando el equipo médico antropológico de Argentina para que les pueda hacer un estudio serio y determinar si mis niñas fueron tomadas vivas. Nosotros accedimos a fotos muy fuertes de los cuerpitos de las niñas y estamos seguras de que fueron tomadas vivas y que fueron torturadas y ejecutadas. Inclusive los policías y militares de la zona comentaron que ellas fueron tomadas vivas”, expresó en conversación con el medio argentino El Territorio.

El presidente del Parlamento del Mercosur (Parlasur), Oscar Laborde, y el titular de la Comisión de Derechos Humanos de ese órgano, Gastón Harispe, también reclamaron hoy una “profunda investigación” a la justicia y al gobierno de Paraguay para “el esclarecimiento del asesinato” de dos niñas argentinas, en un supuesto enfrentamiento armado entre un grupo guerrillero y el Ejército del vecino país.

En un comunicado, Laborde y Harispe adelantaron que el tema será tratado hoy a las 10, en una reunión de los diputados del Parlasur. “Ante el asesinato de las niñas argentinas en Paraguay Lilian Mariana y María Carmen Villalba, en supuesto operativo contra un campamento guerrillero llevado adelante por el ejército paraguayo”, Laborde y Harispe “reclamaron una investigación profunda a la justicia y el gobierno paraguayos”, se informó.

Ámbito

Más notas sobre el tema