Las reacciones en América Latina | Por primera vez EEUU logró imponer su candidato en la presidencia del BID

815

Califica canciller cubano de ofensa imposición por EE.UU. de candidato a Banco Interamericano de Desarrollo

El canciller de Cuba, Bruno Rodríguez, calificó de ofensiva para América Latina y el Caribe la imposición por Estados Unidos de un candidato para encabezar el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“La imposición por Estados Unidos de un empleado del sector más reaccionario de la política anticubana en el BID, es un peligro y ofensa para nuestros pueblos”, expuso el ministro de Relaciones Exteriores en su cuenta de Twitter.

Es difícil encontrar a alguien menos indicado, añadió Rodríguez al referirse –sin mencionarlo- a Mauricio Clever-Carone, quien se convirtió la víspera en el presidente de la entidad financiera hemisférica en sustitución del colombiano Luis Alberto Moreno, un hecho que se hará efectivo el primero de octubre.

El jefe de la diplomacia aseguró que la presencia del cubanoamericano (madre cubana) “dividirá la región intentando imponer una agenda de dominación y la Doctrina Monroe (1823)”.

Aunque no está escrito, desde su fundación hace 61 años la institución elegía un latinoamericano para presidente y el vicepresidente era norteamericano.

Con la nominación por el presidente estadounidense, Donald Trump, de su asesor especial para América Latina se rompió la tradición en ese Banco, cuya asistencia financiera sería un pivote para tratar de superar la crisis pospandemia en Latinoamérica.

Radio HC


Ecuador


Argentina, Chile, México y Perú abstuvieron su voto para elegir a presidente del BID

Por Yolanda Morales

El triunfo del candidato estadounidense Mauricio Claver Carone en las elecciones para encontrar al nuevo presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) generó división en la región de América Latina y el Caribe desde junio.

A pesar que llegó como candidato único a la elección programada para el sábado 12 de septiembre, Claver Carone fue electo por mayoría con el 66.9% de los votos donde hay 23 de los 30 países de la región apoyándole.

Ex representantes de países sudamericanos en el BID confirmaron a El Economista que se abstuvieron de votar 16 países, Argentina, Perú, Chile, México, Trinidad y Tobago, Costa Rica y los países de la Unión Europea que participan en el BID como no prestatarios: Alemania, Austria, Bélgica, Croacia, Dinamarca, Esolvenia; España, Italia, Portugal y Francia.

Juntos, suman un poder de voto del 30.59 que no hacía diferencia para limitar la fuerza de los votos a favor.

Del mes de junio a septiembre, eran tres los países que habían manifestado su interés de liderar al organismo: Costa Rica, con la expresidenta del BID, Laura Chinchilla como aspirante; Argentina, con el ex miembro de cancillería, Gustavo Beliz y el hoy virtual presidente, Claver Carone.

La aspirante de Costa Rica bajó su nominación el pasado 3 de septiembre, mientras el de Argentina lo hizo el 10 del mismo mes, convocando a la abstención regional por la ruptura de la norma no escrita, donde el BID debía ser liderado por un latinoamericano.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, señaló desde febrero su intención de apoyar al candidato argentino en la contienda. Y fue el único voto firme que sumó aquel país, con lo que mantener la postulación, le habría dejado sólo con 18% del poder de voto del 51% que requería para ganar. A diferencia de Beliz, Claver Carone realizó campaña en varios países de Sudamérica.

Decisión fragmentada

El triunfo del candidato estadounidense a la presidencia del BID rompe por primera vez un acuerdo multilateral generado después de la Segunda Guerra Mundial, de acuerdo con el profesor e investigador de la Escuela de Gobierno y Economía de la Universidad Panamericana, Gabriel Pérez del Peral.

Tras la fundación del Fondo Monetario Internacional (FMI), del Banco Mundial y la del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se acordó que Europa lideraría al FMI, Estados Unidos al Banco Mundial y Latinoamérica al BID. “Se trató de un compromiso que desde entonces, hace más de 70 años, había legitimado precisamente el liderazgo de Estados Unidos”, aseveró.

Entrevistado por El Economista, previo a la elección, el experto consideró que lo que está buscando el presidente Donald Trump impulsando esta candidatura, es colocar a personas de su total confianza en puestos estratégicos.

Como se recordará, Estados Unidos también ha postulado a Christopher Liddel, jefe adjunto de Gabinete en la Casa Blanca para liderar la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), cargo que dejará vacante el mexicano José Ángel Gurría el próximo mes de junio de 2021, al terminar su tercer periodo al frente.

México no quiso liderar

El pasado 23 de agosto, El Economista entrevistó al candidato de Estados Unidos a la presidencia del BID. Ahí, el entonces asesor de la Casa Blanca para asuntos de la región, confirmó que Estados Unidos se vio orillado a nominar un candidato a la presidencia del Banco cuando México declinó hacer una propuesta.

“Mi candidatura no fue una historia de Estados Unidos. Nosotros (la Casa Blanca) pedimos al gobierno mexicano que nominara a algún candidato. Esto fue en diciembre pasado. Incluso decidieron no apoyar una lista de candidatos y se decantaron en febrero por el aspirante de Argentina (Gustavo Beliz)”, explicó.

Claver Carone, actual candidato de Estados Unidos a la presidencia del BID, refirió que al iniciar la pandemia a finales de enero, ya había 12 aspirantes a liderar al Banco en diferentes partes de la región y ninguno tenía la fuerza para generar una cohesión para la candidatura regional.

Funcionarios del BID confirmaron que incluso Estados Unidos presentó una lista de posibles candidatos mexicanos para el cargo y que el presidente del país la declinó. Entre ellos se encontraban tres mujeres: Graciela Márquez Colín, actual secretaria de Economía; Alicia Bárcena, actual secretaria ejecutiva de la Cepal y Vanessa Rubio, ex subsecretaria de Hacienda.

El Economista


Colombia respaldó elección de Claver-Carone como presidente del BID

El gobierno colombiano afirmó a través de un comunicado de la Cancillería que acoge con beneplácito la elección del estadounidense de origen cubano, Mauricio Claver-Carone, como nuevo presidente delBanco Interamericano de Desarrollo en reemplazo de Luis Alberto Moreno.

La canciller Claudia Blum destacó que Claver-Carone es una persona con alta experiencia en el sector de las políticas públicas económicas y financieras, que conoce bien la región y que ha trabajado en el fortalecimiento de América Latina y el Caribe.

Agregó que como asesor de Donald Trump ha ayudado a impulsar iniciativas para fomentar la inversión estadounidense en la región y también promovió el apoyo de Estados Unidos en el Covid-19.

Por su parte el expresidente de Chile, Ricardo Lagos, dijo que esta elección carece de legitimidad debido a que hubo 16 abstenciones y cree que eso podrá tener consecuencias a mediano y largo plazo.

Caracol


Colombia | Ernesto Samper: “Imponer frente al BID a Claver-Carone es un zarpazo de Donald Trump”

El expresidente colombiano Ernesto Samper calificó la elección del cubano-estadounidense Mauricio Claver-Carone al frente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) como un “zarpazo de Trump al organismo”. Y recordó que, por un acuerdo fundacional, el BID estuvo siempre en manos de latinoamericanos. Algo que por primera vez dejará de ser así tras el retiro de la candidatura de Gustavo Béliz y, antes, de la costarricense Laura Chinchilla y del anuncio de que el Argentina se abstendrá en la votación virtual que culminará este domingo.

Economista y abogado por la Pontificia Universidad Javeriana, Samper fue presidente de Colombia (1994/98) y el último secretario general de Unasur (2014/17). El actual integrante del grupo de Puebla lamentó que “vayamos a entregar con anuencia de los países latinoamericanos a EE UU una posición para que desarrolle una política tendiente a sacar a China de la región a través del Banco”.

“La primera lectura de esto es que es aquí se configura un zarpazo del presidente Trump a un organismo que durante 60 años estuvo en manos de latinoamericanos”, recalcó Samper. De hecho, se reemplazará al colombiano Luis Alberto Moreno, que estuvo al frente de la institución desde 2005. “No nos ha ido bien con Trump –consideró Samper– con los aranceles, con el muro en México, con el acuerdo de cambio climático. Todo eso es parte de una agenda agresiva hacia América Latina”. La otra cuestión que puso en el tapete fue que este avance contó con anuencia varios países “que han estado acompañando esta candidatura, desconociendo el derecho de la región a tener un representante”.

En ese sentido, dijo que la postura de Argentina –que junto con México, Costa Rica y Chile intentaron aplazar la elección porque este año hay elecciones en EE UU– “fue de dignidad”, aunque luego se fue quedando sola.

“La mejor definición de Claver-Carone la hizo el propio Biden, que sostuvo que estaba subcalificado y que era una persona del entorno de Trump. Son dos méritos que no tienen que ver con sus condiciones profesionales o de servicios a la región”, apuntó Samper.

Claver-Carone es un abogado cubano-estadounidense de 45 años ampliamente conocido por su rechazo a los gobiernos de Venezuela y Cuba. “Claver durará hasta enero del año entrante. Y si es que Biden llega a la presidencia debería tener un gesto amistoso con la región y devolver el BID”, esbozó Samper.

Para el exmandatario colombiano, sería importante que América Latina “tuviera un mecanismo financiero que le permita no depender del FMI y un banco de reservas para proyectos de financiación de expansión del comercio y de infraestructura. Por simple capricho de Trump y por la actitud vergonzosa de algunos países hay un candidato que sirve a los intereses de la política exterior de Estados Unidos”.

“Necesitamos una nueva arquitectura para financiar nuestras necesidades. Ahora la prioridad del desarrollo dependerá de lo que diga EE UU”, agregó Samper. La Unasur, explicó a continuación, “era un proceso de integración sólida para que la región tuviera un mecanismo financiero que le permitiera no depender del FMI en el caso de desequilibrios coyunturales, con las balanzas de pago, con un banco de reservas, y para proyectos de financiación de expansión del comercio. La conclusión es que “necesitamos una nueva arquitectura para financiar nuestras necesidades. Ahora la prioridad del desarrollo dependerá de lo que diga Estados Unidos.

Entrevista de Voces del Mundo, AM770 Radio Cooperativa

Tiempo Argentino


VOLVER

Más notas sobre el tema