Nicaragua | Colectivo feminista realiza caravana contra asesinatos de mujeres y niñas

751

Una caravana vehicular con pintas en los parabrisas exigiendo cese de los asesinatos y violaciones contra niñas y mujeres, recorrió las principales calles de Managua, según un video divulgado este sábado por el «Grupo de Acción Feminista».

La «Caravana por las Niñas» fue acompañada con la consigna de «las niñas no se tocan, no se violan, no se matan», las cuales fueron marcadas con tinta blanca en los ventanales de los vehículos antes de salir por las calles. Además, exigieron justicia ante la creciente ola de femicidios y violaciones contra niñas y mujeres, hechos que se han recrudecido en los últimos días en distintos municipios de Nicaragua.

La manifestación también fue motivada por los más de 57 femicidios registrados durante lo que va del 2020, «porque en menos de 24 horas tres mujeres han sido asesinadas en manos de hombres, y en las últimas dos semanas, niñas en distintas zonas del país han sido víctimas de violencia sexual y asesinadas por la violencia machista», destaca el comunicado de las organizadoras de la caravana.

El Grupo de Acción Feminista también considera que estos femicidios «son crímenes que además cuentan con una enorme tolerancia tanto social como estatal, alentados por la impunidad, pero también por la revictimización de las mujeres, dónde priman los sesgos descalificadores y culpabilizadores hacia las víctimas».

Violación y asesinato de dos niñas en Mulukukú

Uno de los últimos crímenes contra dos niñas de 10 y 12 años ocurrió en una comunidad del municipio de Mululukú, en el Caribe Norte de Nicaragua. El delincuente violó y asesinó a una niña y luego mató a machetazos a la hermanita de la primera. Según la madre de las niñas, desde hacía cuatro años la mayor fue violada por otro hombre, ella interpuso denuncia ante la Policía, pero no le hicieron caso y la violación estaba impune.

Sin embargo, este acto criminal está siendo manipulado por el gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo como pretexto para reformar el Código Penal y la Constitución del país para instaurar la pena perpetua en Nicaragua y quitar el límite de cárcel, que actualmente tiene como máximo 30 años. Los opositores y feministas han denunciado que esta maniobra, no busca frenar los asesinatos de mujeres, sino más bien, es un intento de la dictadura de amenazar a los opositores que se puedan alzar contra el régimen.

«Suceden los feminicidios cuando el Estado, a través de sus instituciones no realiza sus funciones para prevenirlos, evitarlos y sancionarlos», dice el Grupo de Acción Feminista al informar sobre la caravana de este sábado.

La organización además denunció que «en Nicaragua el Estado nos reprime, nos estigmatiza, no nos da garantías y condiciones para vivir vidas libres de violencia, ni en nuestras comunidades, ni en nuestras casas, ni en nuestros espacios de trabajo».

Entre el jueves 17 y el viernes 18 de septiembre (24 horas), en diferentes regiones de Nicaragua se registraron tres asesinatos de mujeres. La mañana del jueves se conoció el femicidio de Elisa Flores Rivera, de 22 años, asesinada aparentemente por estrangulamiento en la comunidad de Ayapal, jurisdicción del municipio de San José de Bocay, en Jinotega. Rivera tenía siete meses de embarazo y se dedicaba a la venta de ropa usada.

Horas después, se encontró el cuerpo sin vida de Erlinda García, de 45 años, asesinada por arma blanca por un par de sujetos desconocidos, en Nueva Guinea, Caribe Sur. Se presume que García fue asesinada cuando atendía su bar en la comarca Masayita.

Mientras daban el último adiós a la joven embarazada, en la capital se conoció la muerte de Isolda Cáceres, de 35 años, encontrada sin vida, bajo circunstancias desconocidas, en su casa, en el barrio Los Rieles, Distrito VI de Managua.

«La ola de violencia se ha desatado en este país, mas que todo en estos últimos días. No queremos estar contando cifras, queremos que todas tengan por igual derecho a vivir. Los movimientos feministas estamos enardecidos ante la ola de violencia que está creciendo», manifestó Martha Flores, integrante de la organización Católicas por el Derecho a Decidir, la oenegé que ha registrado 57 femicidios en lo que va de este año,

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) en Nicaragua emitió un comunicado oficial este 19 de septiembre en el que muestra su alarma y profunda preocupación por la escalada de violencia que se ha desatado contra las mujeres y la niñez en el país, que como últimas víctimas fatales tiene a dos niñas y tres mujeres que murieron violentamente después de ser abusadas sexualmente.

«El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, UNICEF, manifiesta su profunda preocupación por los crímenes y violaciones sexuales a niñas y adolescentes que se están registrando en el país, especialmente lamentamos el asesinato de las niñas de 10 y 12 años de la comunidad Lisawé, en el municipio de Mulukukú, de la Costa Caribe Norte de Nicaragua», cita el comunicado.

Asimismo, la institución de atención a la niñez de la ONU dice que «hace un llamado con sentido de urgencia y alarma a las autoridades competentes y a la sociedad en general a tomar acciones para detener todo tipo de abuso y violaciones en contra de las niñas, los niños y adolescentes de Nicaragua. Abogamos especialmente porque las instancias partes de la ruta de acceso a la justicia actúen, a fin de que todos los crímenes y delitos cometidos, sean investigados, procesados y condenados oportunamente».

De acuerdo con la estadísticas que han recopilado las organizaciones defensoras de los derechos humanos de las mujeres y la niñez, en lo que va del 2020 han ocurrido 57 femicidios de los cuales siete son menores de edad, incluyendo las dos niñas de Mulukukú, de 10 y 12 años respectivamente, a las que hace referencia la UNICEF en su comunicado. Solo en el mes de septiembre, siete mujeres han perdido la vida a causa de la violencia de género. Además, las defensoras de los derechos de las mujeres contabilizan al menos 45 femicidios en grado de frustración.

Asimismo, la UNICEF manifiesta que mantiene su fuerte compromiso para promover el interés superior de todas las niñas, los niños y adolescentes; apoyar políticas públicas efectivas contra toda forma de violencia, con énfasis en la violencia de género y la discriminación contra la niñez y adolescencia particularmente los más vulnerables. En concordancia, expresamos al Estado y la sociedad nicaragüense y expresa su solidaridad con las familias de las niñas víctimas de Molukukú.

«Reiteramos la importancia de promover con eficacia políticas públicas para la prevención de los crímenes, la violencia de género; la violencia sexual en contra de las niñas, los niños y adolescentes. Esto implica contar con canales efectivos para la denuncia. Exhortamos a las autoridades competentes, a las comunidades y la sociedad en general para que mantengan la atención oportuna a la situación de las niñas, niños y adolescentes y prevenir las tragedias que enlutan a las familias nicaragüenses», insiste el documento hecho público este fin de semana.

Finalmente, la UNICEF expresa que «Las niñas, los niños y adolescentes deben gozar de todos sus derechos para que tengan un futuro prometedor, con las garantías necesarias que podemos ofrecerles en conjunto Estado, comunidades, familias y organizaciones».

Artículo 66


VOLVER

  

Más notas sobre el tema