75ª Asamblea General de la ONU | Presidentes de América Latina buscan apoyo frente al Covid-19

1.265

Ver en vivo la Asamblea General de la ONU


Latinoamérica va a la ONU por primera vez con una misma voz, frenar la COVID-19

Latinoamérica, actualmente la región más golpeada por la pandemia con 8,3 millones de casos y más de 328.00 muertes por coronavirus, llega esta semana a los debates de la 75 Asamblea General de la ONU con una difícil situación sanitaria y económica, que ha dejado en segundo plano temas neurálgicos de la política regional como Venezuela y el drama de los inmigrantes.

La COVID-19 cambió la vida de millones de personas y la Asamblea de la ONU no ha sido ajena a esta situación, que obligó a que los debates sean virtuales y la tensión y las emociones que muchos latinoamericanos provocaban desde la tribuna, no se verán, al menos, por este año.

El año pasado la mayoría de los líderes latinoamericanos centraron su discurso en la situación de Venezuela. Con discursos a favor y en contra sobre la situación en ese país y del Gobierno de Nicolás Maduro, la región mostró nuevamente sus divisiones y los problemas internos de cada nación si acaso fueron abordados por los propios mandatarios.

El 2019 no fue un buen año para la región, con diversas protestas y manifestaciones contra las desigualdades y la falta de empleo, la desaceleración de la demanda interna y la caída de los precios de las materias primas, que ya preveían que Latinoamérica completaría este 2020 siete años consecutivos de bajo crecimiento.

Pero la COVID-19 agravó aún más la situación. Según datos de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), el producto interior bruto regional se contraerá este año hasta un 9,1% y la tasa de desempleo se elevará hasta el 13,5%.

En ese sentido, casi todos los Gobiernos de la región y algunos organismos internacionales como la misma Cepal, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial (BM) han señalado que los esfuerzos de cada país para enfrentar la crisis social, sanitaria y económica dependerán en gran medida de la cooperación internacional, “a través de mayor financiamiento en condiciones favorables y alivio de la deuda”.

Un reciente informe de derechos humanos que encargó la ONU sobre Venezuela abrió un nuevo pulso entre el Gobierno del presidente Nicolás Maduro y la organización.

En el documento, una Misión Internacional de Investigación señaló que los crímenes identificados “fueron altamente coordinados conforme a políticas de Estado y como parte de un tipo de conducta generalizada y sistemática, por lo cual llegan a ser crímenes contra la humanidad”.

Por su parte, el Gobierno venezolano señaló que el informe “es algo insólito, (…) es irresponsable, es un fraude, absolutamente, y es un monumento a la propaganda de guerra”.

Otro tema sensible son las críticas a las políticas ambientales del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, por parte de varios Gobiernos, organizaciones ecologistas y hasta empresas brasileñas, que lo responsabilizan de incentivar la deforestación en la Amazonía y de no hacer lo posible para frenar los devastadores incendios en el Pantanal, el mayor humedal del mundo, y por el que se puede estancar de nuevo el acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea (UE).

Mientras que el Gobierno del presidente de Colombia, Iván Duque, también ha sido blanco de críticas por los retrocesos en la implementación de los acuerdos de paz con las Farc, los asesinatos de líderes sociales, las recientes masacres y la ola de violencia desatada por la muerte de un hombre a manos de dos policías, que abrieron el debate sobre los excesos del uso de la fuerza contra la población.

Este año se estrenarán en la Asamblea de la ONU los presidentes de Argentina, Alberto Fernández, cuyo país arrastra una profunda crisis a causa de la deuda mientras el Gobierno trata de buscar alivios con los diferentes acreedores; de Guatemala, Alejandro Giammattei; quien acaba de confirmar que contrajo el coronavirus; de Uruguay, Luis Lacalle Pou; de República Dominicana, Luis Abinader; y de Surinam, Chan Santokhi.

También intervendrá la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, quien acaba de retirar su candidatura para las elecciones presidenciales de octubre próximo, en medio de un tenso clima político en el país, tras la renuncia de Evo Morales en noviembre pasado a la Presidencia ante acusaciones de fraude electoral.

En cambio la intervención de Martín Vizcarra como presidente de Perú será la última, ya que ha confirmado que no se presentará a la reelección para los comicios del próximo abril, mientras además atraviesa una crisis política que por poco lleva a su destitución.

Vanguardia


Latinoamérica pide una ONU más solidaria en tiempos de COVID

Varios presidentes latinoamericanos pidieron el lunes unas Naciones Unidas más modernas y solidarias, sobre todo en tiempos de COVID-19, cuando los países pobres de Latinoamérica necesitarán acceso urgente a una vacuna.

“¿Qué va a hacer el sistema de la ONU ante la inequidad para adquirir medicamentos?”, preguntó el presidente de Honduras Juan Orlando Hernández durante un discurso pregrabado que fue emitido en la celebración del 75to aniversario de la ONU.

Hernández se quejó en su discurso de que los medicamentos, equipos médicos y equipos de bioseguridad fueron acaparados por los países más poderosos a inicios de la pandemia.

“Nosotros tuvimos ese problema. Es más, seguimos esperando algunos artículos que adquirimos”, preguntó. “¿Qué va a pasar cuando estén listas las vacunas? ¿Los países en vías de desarrollo vamos a poder acceder a ellas de manera justa y pronta?”.

La presidenta de Bolivia, Jeanine Añez, dijo en su discurso que la pandemia “nos ha dado una alerta sobre la necesidad de reformar la ONU” y de “visualizar los nuevos desafíos, como una nueva vacuna al alcance de todos”. Por su parte, el presidente de México Manuel López Obrador destacó la necesidad de la cooperación entre países.

“Necesitamos ser fraternos, ayudarnos mutuamente, ahora que todos los pueblos estamos enfrentando esta pandemia del COVID-19. Necesitamos ser muy solidarios”, dijo.

La conmemoración del 75 aniversario de la creación de la ONU se hizo sobre todo de forma virtual, con los presidentes de más de 100 países enviando videos cortos con sus discursos. Algunos altos funcionarios de la ONU, como el secretario general Antonio Guterres, hablaron desde la sala de la Asamblea General de la ONU en Nueva York, usando máscaras en el rostro.

La Organización Panamericana de la Salud ha dicho que trabaja con muchos países de las Américas para asegurar que parte de su población tenga acceso a la vacuna de la COVID-19.

La OPS es parte de una iniciativa mundial llamada COVAX en la que los países participantes pueden beneficiarse con el acceso a un portafolio de vacunas de al menos 10 productores para que sus poblaciones puedan ser inoculadas apenas estén disponibles. Esto es especialmente importante para los países pobres y de medianos ingresos y para los que no firman acuerdos bilaterales con proveedores específicos.

El lunes el presidente venezolano Nicolás Maduro dijo en su discurso que aboga por un sistema de Naciones Unidas “renovado”, que haga “cumplir el derecho internacional, que proteja a los pueblos del mundo”.

“Hoy estamos pasando una pandemia horrorosa, que ha afectado a millones en el mundo, que hoy por hoy ha amenazado la vida social, económica; la vida de nuestros pueblos. Esa pandemia necesita la mayor unión de la humanidad,” dijo Maduro.

Por su parte, el presidente de Chile Sebastián Piñera, destacó que el Consejo de Seguridad de la ONU ya no responde a las necesidades actuales y pidió una organización “más preparada para enfrentar nuevos desafíos” y “recuperar la capacidad de prevenir una crisis”.

Hernández, el presidente de Honduras, reconoció que su país no estaba preparado para el COVID-19.

“Creo que ningún país del mundo, así como tampoco lo estaba el sistema de Naciones Unidas”, dijo. “¿Tendrá esta generación de Naciones Unidas, 75 años después, el mismo compromiso de aquel entonces, de reinventarse, de estar a la altura de esta pandemia y sus desastrosas consecuencias?”.

La Organización Panamericana de la Salud informó la semana pasada que la región de las Américas ha registrado más de medio millón de muertes y casi 15 millones de casos de COVID-19.

Infobae


Países del Caribe envían mensaje de unidad por aniversario ONU

Barbados, Antigua y Barbuda y San Vicente y Las Granadinas, sostuvieron en común un mensaje de unidad y el llamado a las labores colectivas para enfrentar los retos mundiales desde la Organización de Naciones Unidas (ONU), en el marco de la celebración del 75 aniversario del organismo.

Desde Barbados, la primera ministra Mia Mottley, celebró el aniversario de la ONU con un llamado a la reflexión sobre la dirección que debe tomar el organismo mundial para “fomentar la paz y la seguridad, reducir la pobreza, preservar los derechos humanos básicos cuya significancia es innegable”.

Mottley resaltó que los 75 años de la ONU se convierten en un hito ante la actual situación mundial motivo de la pandemia, que amenaza con aumentar las desigualdades, por lo que llamó a “actuar al unísono como auténticas Naciones Unidas”.

“Afrontamos la perspectiva calamitoza de entrar en un periodo prolongado de depresión económica en el mundo y las desiguldades en su seno y entre países va en aumento galopante” resaltó Mottley, a la vez que alertó la necesidad de alejarse de las decisiones arbitrarias “que no recoge debidamente nuestra condición”.

Ante los efectos de la Covid-19, Mottley llamó a evaluar soluciones conjuntas como las tomadas en momentos pasados de necesidad de reconstrucción, como lo ocurrido en Europa tras la aplicación del Plan Marshall, o la aplicación de un tratamiento rentista como se aplicó con la deuda británica.

Asimismo, la primera ministra de Barbados aseveró que la ONU sigue siendo garante de los derechos humanos por lo que instó al respeto de cada país miembro y a los diferentes procesos de desarrollo de cada uno.

Por su parte, el primer Ministro de San Vicente y Las Granadinas, Ralph Gonsalves, durante su intervención para congratular al organismo, destacó que se requiere de un actualización de los protocolos por los que se rige el comercio mundial y en los procesos de financiamiento para responder a la economía post pandemia.

Resaltó que se debe continuar combatiendo a la Covid-19 a través del multilateralismo eficaz, “inspirado en la inclusividad, igualdad y justicia para todos”.

Asimismo, Gonsalves finalizó su mansaje recalcando que ningún estado debe utilizar “su poder monetario y político para negar a nadie su lugar en la mesa de las Naciones Unidas” ante las necesidades de igualdad y dignidad.

Desde Antigua y Barbuda, el primer ministro, Gastón Browne, expresó que la ONU sigue siendo la mejor institución creada por la humanidad y que esta es ancla del multilateralismo desde su fundación.

Browne extendió un agradecimiento a la Organización Mundial de la Salud por ser una guía ante las acciones que los Gobiernos de América Latina y el Caribe han tomado para enfrentar la pandemia motivo de la Covid-19 en la región.

Asimismo, el primer ministro de Antigua y Barbuda, recalcó que la ONU fue creada en medio de la necesidad de resolución de conflictos de forma conjunta, por lo que llamó a no eludir las responsabilidades ante problemas de interés global como el cambio climático, las desigualdades y los desastres naturales.

“Hay una necesidad constante de rescatar al planeta y proteger a la humanidad antes de que sea demasiado tarde” agregó Browne y finalizó su mensaje de celebración expresando que “los retos de nuestros tiempos necesitan una respuesta colectiva”.

TeleSur


VOLVER

Más notas sobre el tema