Quieren quedarse – La República, Perú

370

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Dos de los datos suministrados por el premier Walter Martos en las últimas horas permiten encontrar una pista al fracasado golpe de Estado que quiso concretar una facción sediciosa del Parlamento encabezada por su presidente, Manuel Merino: que este intentaba lograr la aquiescencia de las FFAA desde los últimos días de agosto y que dos líderes partidarios le pidieron al presidente de la República postergar las elecciones.

Sobre lo primero, Martos dijo que Merino buscaba reunirse con altos mandos de las FFAA desde fines de agosto “para un evento que se iba a dar en setiembre” y que el comandante general de la Marina reportó que el presidente del Congreso trató de tener dos reuniones con él a fines del mes pasado, a través de un tercero, “quien le señaló que era para una consulta”.

Sobre las elecciones, reveló que los líderes de dos partidos le pidieron al presidente Vizcarra postergar las elecciones, “con el pretexto de la pandemia, por uno o dos años” y que “no puede revelar quiénes fueron los líderes que hicieron el pedido, pero que el presidente lo sabe”.

De más está decir que los mencionados se encuentran ante la obligación de la transparencia y rendición de cuentas. Merino ha expresado sus disculpas a las FFAA, pero ha negado que tuviese intención de que el país se aleje del Estado de derecho.

No ha detallado los contactos de agosto ni tampoco ha respondido a la alusión directa del presidente Vizcarra de que inclusive tenía diseñado un gabinete. Bajo ese propósito, el mando militar y el Ministerio de Defensa deberían autorizar al comandante general de la Marina, almirante AP Fernando Cerdán, como se ha estilado en otros casos, para que revele el contenido de las conversaciones buscadas irregularmente por el titular del Legislativo.

Igual obligación le asiste al presidente de la República. El hecho de no haber accedido a la petición de los dos líderes partidarios no lo exime de su deber de informar, y no solo porque el contenido de esas conversaciones es de interés público. También es importante saber qué grupos planeaban que los poderes se queden en el poder más allá del plazo para el que fueron elegidos.

En el Congreso, de hecho, se han mostrado varias señales de que los legisladores no se resignan a que su mandato sea corto y solo para completar el período parlamentario 2016-2021, de modo que la vacancia, que es presentada como un evento de lucha contra la corrupción, es una jugarreta temeraria para adherirse a los escaños más tiempo, para lo cual deben haberse realizado más gestiones y promesas.

La República


VOLVER

  

Más notas sobre el tema