Se reinician las clases presenciales en las escuelas de casi todo el país

148

Cuba abre sus escuelas con precauciones especiales antiCovid-19

Cuba, a excepción de esta capital y otros territorios, abre hoy sus escuelas para la reanudación del año académico 2019-2020 con precauciones especiales en aras de evitar contagios con la pandemia de Covid-19.

De esa forma, 21 de los 168 municipios del país no tendrán actividades presenciales en la educación general (desde la enseñanza elemental hasta el bachillerato), y las universidades de seis de las 15 provincias permanecerán cerradas.

La desinfección con sustancias cloradas o soluciones alcohólicas, el mantenimiento del distanciamiento físico entre estudiantes y profesores, las pesquisas por personal médico y otras medidas higiénico-sanitarias forman parte del arsenal de la isla para definitivamente darle punto final al periodo lectivo, lo cual debió ocurrir en julio pasado.

Sin embargo, la ministra de Educación, Ena Elsa Velázquez, aseguró que garantizarán a todos los estudiantes igualdad de oportunidades, tanto a los que regresan a sus centros como a los más de 355 mil (de un total de un millón 700 mil) que deberán quedarse en casa y observar las clases por televisión.

Velázquez reconoció la preocupación de los familiares con las adaptaciones curriculares realizadas a causa de la detención de las clases presenciales, a finales de marzo, por las afectaciones de la dolencia.

No eliminamos contenidos, lo que hicimos fue integrar conocimientos en aras de cumplir los objetivos por grados y asignaturas, expuso.

Además, precisó, los docentes deberán realizar diagnósticos integrales para la atención de las diferencias individuales en aras de que todos puedan enfrentarse con éxito y sin trauma a sus actividades evaluativas.

Los centros de altos estudios también apuestan a la continuación del curso escolar con la mirada puesta en la protección de estudiantes y trabajadores.

El ministro de Educación Superior, José Ramón Saborido, aclaró que se excluyen los centros ubicados en las provincias de Pinar del Río (occidente) y Villa Clara (centro), que lo harán el 14 de septiembre, y los de La Habana, la capital del país, y las provincias occidentales de Mayabeque, Artemisa y Matanzas, que no tienen una fecha definida.

Llamó a tener en cuenta la ansiedad de los jóvenes (algunos de ellos sin actividades desde marzo pasado) y la responsabilidad demostrada por la comunidad universitaria.

Donde sea posible, expuso, debemos comenzar el curso escolar, no tenemos el derecho de postergarlo, pues el país, los territorios, necesitan la formación de los profesionales, que es la tarea de la enseñanza superior.

‘No pongamos en peligro la salud de la gente nuestra, y donde tengamos condiciones no demorar mucho (su comienzo)’, subrayó ante responsables de la formación profesional en los sectores sanitario y artístico, que también reinician sus labores.

Portal Cuba


COVID-19: La Habana y los retos que trae septiembre

Por Liz Armas Pedraza

Casi dos meses han pasado desde que se anunciara para La Habana la Fase 1de recuperación post COVID-19. El pasado 3 de julio la capital cubana comenzaba su andanza hacia la nueva normalidad. Un camino por recorrer que, sin dudas, exigía disciplina, responsabilidad, control y cumplimiento de las medidas acordadas para esta etapa. Demandaba también de mucho sentido común, aplazar planes y celebraciones, disfrutar de un verano atípico, en fin, reinventarse, ser consecuentes. ¿Difícil? Sí. ¿Imposible? Claro que no.

Sin embargo, las reuniones con familiares y amigos, las fiestas en bares nocturnos, el exceso de confianza en centros de trabajo, el nasobuco en el cuello (o la ausencia de este), el relajamiento de las medidas, fueron abriéndole paso a la COVID-19. La percepción de riesgo disminuyó mientras los casos confirmados aumentaban.

Es así que, el 10 de agosto, con 165 casos activos de la COVID-19 en La Habana y seis eventos de transmisión abiertos en la provincia, las autoridades del país determinaron que la capital retornara a la etapa de transmisión autóctona limitada. Esto implicó, nuevamente, aplicar medidas de restricción de movimientos, cierre total de instituciones y centros recreativos y distanciamiento físico y social.

Veintidós días después, si bien los casos positivos en La Habana al nuevo coronavirus disminuyen lentamente, todavía no es suficiente. Por eso, junto al mes de septiembre, comienzan nuevos retos para los habaneros. A partir de este martes primero, en la capital se implementarán un grupo de acciones dirigidas a reducir el impacto de la COVID-19 en la provincia y enfocadas, sobre todo, en el sector del transporte y el comercio.

Ahora, es bueno conocer ¿cuál es la situación epidemiológica que enfrenta La Habana actualmente? ¿Qué medidas serán las que se desarrollen en la capital? Acá tenemos algunas respuestas.

SITUACIÓN EPIDEMIOLÓGICA EN LA HABANA: CUESTIONES GENERALES

La Habana acumula actualmente un total de 2420 casos positivos a la COVID-19. De estos, 1105 (el 47%) fueron detectados después del 3 de julio, cuando la capital entró a la Fase 1 de recuperación. Además, en el periodo transcurrido desde el 5 de agosto y hasta la fecha se ubican las peores semanas de la pandemia para la capital.

Los gráficos reflejan como en abril hubo un aumento de los casos positivos en La Habana. A la vez exponen que, un mes después de haber tomado las medidas correspondientes, el número de pacientes enfermos con la COVID-19 disminuyó considerablemente en la capital hasta llegar, incluso, a 0.

Luego, a partir del 5 de agosto, comenzó un nuevo repunte de casos en la provincia que trajo consigo el retorno de La Habana a la fase de transmisión autóctona limitada el 10 de agosto y, por tanto, la implementación de las acciones asociadas a esta etapa. Una vez más se ha demostrado la efectividad de las medidas adoptadas por las autoridades cubanas, toda vez que, veintidós días después, el total de pacientes positivos por semana en La Habana ha ido disminuyendo poco a poco.

COVID-19 EN LOS MUNICIPIOS HABANAEROS Y EVENTOS DE TRANSMISIÓN LOCAL

Actualmente, los quince municipios de La Habana han presentado casos positivos de COVID-19 al menos en los últimos cinco días. En el acumulado total Regla (49), Guanabacoa (64) y Habana Vieja (81), son los únicos que permanecen por debajo de los 100 casos desde los inicios de la pandemia. Mientras tanto, Habana del Este (265), La Lisa (260), Arroyo Naranjo (236) y Centro Habana (216), alcanzan más de 200 en el total.

Un municipio que merece particular análisis es Boyeros que, hasta el tres de agosto reportaba 50 casos. A partir de esa fecha, los pacientes positivos comenzaron a aumentar y en estos momentos presenta 150 casos, es decir, el 77% de ellos han sido detectados en los últimos 28 días. No es de extrañar que Boyeros sea uno de los municipios en los que más se trabaja para detener el avance de la COVID-19.

Por otro lado, La Habana reporta hasta la fecha nueve eventos de transmisión local abiertos en seis municipios: Habana del Este, Plaza de la Revolución, Arroyo Naranjo, La Lisa y Regla. De acuerdo con el Consejo de Defensa Provincial, Arroyo Naranjo es el que presenta en estos momentos mayor complejidad epidemiológica con 27 controles de foco abiertos y tres eventos de transmisión local: Centro Psicopedagógico La Castellana, Mantilla y Párraga.

¿CUÁLES SON LAS MEDIDAS QUE SE IMPLEMENTAN EN LA HABANA?

En el sector laboral:

  • En los centros que no sean de producción continua o priorizados permanecen cerrados o con el mínimo de trabajadores posibles.
  • Se continúa potenciando el teletrabajo y el trabajo a distancia.

Transporte y movilidad:

  • Se prohíbe la movilidad de individuos y automóviles en los horarios de 7:00 PM a 5:00 AM.
  • Reevaluar el autorizo actual de VIA LIBRE en las entidades nacionales y provinciales.
  • Se eliminan los traslados interprovinciales, tanto salidas como entradas y se enfatiza que sólo podrán entrar a La Habana, residentes en la misma y transporte de cargas y sobre todo de alimentos.
  • En el caso de los vehículos particulares, el Consejo de Defensa Provincial evaluará casos excepcionales que precisen trasladarse. De tratarse de solicitudes de salidas para provincias, se establecerá una comprobación de la situación planteada con las autoridades de los territorios y sólo así se autorizará el viaje.
  • Se elimina el traslado interprovincial por motivos turísticos, vacacionales u otras causas. La entrada o salida de La Habana quedan altamente restringidas.
  • Eliminar por 15 días la salida de La Habana por motivos de trabajo a todos los organismos e instituciones.

Venta de productos y alimentación:

  • Se limita el traslado entre municipios de las personas que ejercen la actividad de vendedor ambulante particular, con el objetivo de que no exista movilidad y solo comercialicen en su municipio de residencia.
  • Horario de venta y servicio de lunes a sábado de 9:00 a.m. a 4:00 p.m. y los domingos de 9:00 a.m. a 1:00 p.m.
  • Organizar y potenciar la venta de módulos de alimentos y aseo a aquellos centros que sean imprescindibles en esta etapa.
  • Para disminuir la movilidad de las personas asociadas a la compra de productos de alta demanda en CUC a través de las tiendas de CIMEX, tiendas Caribe y Caracol, esas compras se restringen solo al municipio de residencia de las personas. El documento que lo acredite será el carné de identidad o la tarjeta autorizada por el municipio.

Mayores acciones de control:

  • Se decide también facultar al gobernador de un instrumento legal que permita aplicar multas severas con altas cuantías en hechos como:
  1. El no uso o uso incorrecto del nasobucos.
  2. La no existencia de los pasos podálicos, soluciones de agua clorada o alcohólica en las entidades estatales, de servicios a la población, formas no estatales, así como las asociaciones no gubernamentales.
  3. La permanencia de personas en áreas de estar, parques y vías públicas fuera de los horarios establecidos.
  4. La utilización de áreas culturales y deportivas.
  5. La realización de ejercicios, juegos o estancias en la vía pública.
  6. Permitir que menores de edad o adultos discapacitados se encuentren en la vía pública, parques u otras áreas, ante lo cual responderán los tutores.
  7. Mantener locales, instalaciones gastronómicas o de servicios abiertas fuera de los horarios establecidos para cualquier forma de gestión.
  8. La realización de fiestas de cualquier índole.
  9. Ingerir bebidas alcohólicas en lugares públicos.

Sí, septiembre inicia con muchos desafíos para quienes residimos en La Habana. También tenemos nuevas oportunidades. Estamos a tiempo de apelar al sentido común, aplazar planes y celebraciones, disfrutar del fin del verano (o el inicio del invierno) desde casa, reinventarnos, ser consecuentes… ¿Difícil? Sí. ¿Imposible? Ya hemos demostrado que no.

Cuba Ahora

Más notas sobre el tema