Brasil | La pandemia que avanza con la feminización de la pobreza: las mujeres bajo el gobierno de Jair Bolsonaro – Por Mariana Janeiro

1.337

Por Mariana Janeiro *

Brasil, con su Sistema Único de Salud (SUS) descuidado y desechado después de varias medidas neoliberales practicadas por Michel Temer1y profundizadas por Jair Bolsonaro y Paulo Guedes2, con su extensión territorial continental y con intentos fallidos de aislamiento social, desalentados por nuestro propio presidente Jair Bolsonaro, camina hacia el encuentro mortal con la pandemia de COVID-19 al tiempo que agrava el estancamiento económico con el aumento del desempleo y el aumento de los empleos informales, lo que concreta la feminización de la pobreza, ya que las mujeres son las primeras en ser despedidas y gran mayoría en los trabajos más precarios.

En Brasil, con mujeres que representan a la mayoría de la población, no hay forma de lidiar con la actual crisis sanitaria, económica y social sin identificar las diferencias, marcadas por género, raza y clase, en la intensidad de los impactos de esta crisis, que se está desarrollando mientras que el país regresa a escenarios de pobreza extrema, acentuando las desigualdades en las responsabilidades entre hombres y mujeres y, con esto, aumentando el crecimiento de diversas violencias contra las mujeres, especialmente aquellas que pueden ocurrir en el entorno doméstico, realzadas por el aislamiento social.

Las mujeres brasileñas son la mayoría de la población (52%), sin embargo, según los datos del IBGE3, representan solo el 45% de la fuerza laboral y el 65% de la población que está fuera del mercado laboral formal. Aquí, la feminización de la pobreza se materializa, ya que tenemos el siguiente escenario, según los datos de las NAPP Mujeres4a fines de 2019, de las mujeres que estaban en el mercado laboral, el 41.1% de las mujeres negras y el 29.5% de las mujeres blancas. no contribuyó a la seguridad social. Además de esto, el documento tambiénseñala que, según datos de la Seguridad Social brasileña de 2018, las mujeres representan el 59.4% de la asistencia a los ancianos, el 46.8% de la asistencia a los discapacitados y el 81.6% de la asistencia. dependiente de las pensiones de muerte. Los datos muestran la mayor demanda de mujeres bajo cuidado.

Por lo tanto, es correcto decir que, en Brasil, la crisis intensifica el trabajo de las mujeres, especialmente el trabajo no remunerado: trabajo doméstico, cuidado de niños y otros niños y adolescentes en la familia y cuidado de otras personas que vivir bajo el mismo tiempo. Esto, como señaló Silvia Federici, nos hace reconocer que el capitalismo, más que nunca, necesita un trabajo no remunerado de las mujeres para contener el costo de la fuerza laboral5.

El hambre y la violencia doméstica son compañeras de mujeres brasileñas durante esta pandemia. En el estado de São Paulo, las escuelas municipales y estatales han estado cerradas durante tres semanas. Sin clases y, en consecuencia, sin comidas, muchos niños no comen al menos dos veces al día ya que, según los datos del IBGE, casi 9 millones de niños de 0 a 14 años viven en condiciones de extrema pobreza. Además, tuvieron que adaptarse a la nueva rutina de acomodarse, todos, en una o dos habitaciones, en la gran mayoría de las veces sin ninguna opción de ocio.

Como sabemos, aunque no tuvo éxito y fue constantemente atacado por Bolsonaro, la principal medida de restricción para el avance del nuevo coronavirus, el aislamiento social, requiere que las familias se queden en sus hogares, cuando haya uno. Para las mujeres con esposos que trabajan y pueden teletrabajar (oficina en casa), existe el temor de que se irriten más, se vuelvan (más) violentas, que beban más y, en consecuencia, que lastimen más a sus parejas. Esto es lo que retrataron los Tribunales Especiales de la Judicatura brasileña, que registraron un aumento, en 10 días, de casi el 15% de las denuncias de violencia doméstica, alcanzando un aumento del 50% en Río de Janeiro. Asimismo, se teme por el aumento de los casos de pedofilia, ya que, como muestran varios estudios, más del 80% de los agresores, abusadores y violadores y niñasbrasileñas son hombres de la propia familia de la víctima.

Otro temor a las mujeres trabajadoras brasileñas reside en su trabajo. Como se encuentran en la mayoría de las categorías profesionales que son económicamentemás vulnerables a los efectos de la pandemia, tales como limpiadores diarios, cajeros, cuidadores y cocineros, son los primeros en ser despedidos. También hay quienes trabajan en la primera línea del sistema de salud, quienes, aquí en Brasil, ya trabajan sin el equipo de protección personal adecuado, son los más vulnerables a la infección, poniendo en riesgo la salud y los medios de vida de sus familias.

El 9 de abril, el Ministerio de Salud comenzó a incluir, en el grupo de riesgo de COVID-19, mujeres embarazadas y mujeres puerperales. La medida llega al mismo tiempo que se lanza la última serie de COVID-19 con mujeres embarazadas en Nueva York6que apunta a la misma resolución. En Brasil, el porcentaje de nacimientos por cesárea es del 52%, muy por encima de la tasa recomendada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) del 15%. Otra encuesta7tambiénseñala que 1 de cada 4 mujeres que han dado a luz en Brasil, ya han sufrido algún tipo de violencia obstétrica.

Podemos decir que dar a luz no es seguro aquí. Hoy, las embarazadas brasileñas enfrentan un doble riesgo: contraer COVID-19 y ser víctimas de violencia obstétrica.

Oficialmente, Brasil tiene 17.857 casos confirmados y 941 muertes debido a COVID-19. Sin embargo, como no tenemos pruebas masivas, los datos en todo el país no se reportan y, según lo indicado por investigadores y especialistas, los números pueden estar en niveles mucho más altos. Este subregistro proyecta una falsa sensación de seguridad en la población, que, respaldada por declaraciones en redes sociales y pronunciamientos oficiales (que bordean crímenes irresponsables) del presidente Bolsonaro, desata efectos perversos en la conciencia de los brasileños que, seguros de que es una “casualidad” que afecta y victimiza solo a los ancianos, en palabras del Presidente, desacreditando la gravedad de la pandemia y la necesidad científicamente indiscutible de aislamiento social, siguen siendo resistentes y abarrotan las calles y los establecimientos de todo el país.

Para una mayor seguridad de las mujeres brasileñas, es urgente que el dinero, aprobado mediante el Proyecto de Ley de Ingresos Mínimos, aprobado en el congreso el 26 de marzo, que asigna R$ 600.00 (aproximadamente US$ 117) por mes a los más vulnerables y pobres de brasileños y hasta R $1,200.00 (aproximadamente US$ 235) por mes para madres que encabezan hogares, comuníquense con ellos con urgencia. También es necesario que más unidades de las estaciones de defensa de las mujeres operen las 24 horas del día, con mayor rapidez en el envío de medidas de protección, que los informes policiales sobre violencia contra las mujeres y violencia sexual puedan llevarse a cabo en línea.

Desde el golpe contra la presidenta Dilma Rousseff, en 2016, Brasil ha experimentado un desmantelamiento del Estado. La aprobación de la Enmienda 95, denominada “Límite de gastos”, aprobada en 2017, congeló los recursos de salud, educación y asistencia social durante 20 años. Sufrimos privatizaciones, recortes en las políticas para combatir la violencia contra las mujeres, la reforma laboral de Michel Temer, la reforma de pensiones de Bolsonaro. Finalmente, digo, sin temor a equivocarme, que el epicentro de la crisis en Brasil está en el Palacio de Planalto y el mayor enemigo del pueblo brasileño, especialmente de las mujeres brasileñas, es Jair Messias Bolsonaro.

Aquí, dejo mi agradecimiento por la oportunidad, en estas breves líneas, de informar brevemente lo que está sucediendo con las compañerasbrasileñas y también aprovecho la oportunidad para saludarlas y expresar mi más profunda solidaridad con todas las hermanas de América Latina y el Caribe.

¡Estamos juntos y continuaremos en la marcha hasta que todos estemos libres! ¡Venceremos, compañeras!

Notas

1 Presidente de la República de Brasil (2016-2018), asumiendo el cargo después del golpe de estado contra la Presidenta electa Dilma Rousseff.

2 Actual Ministro de Economía. En la década de 1980, fue reclutado por Jorge Selume para aprender, de primera mano, sobre las reformas que los Chicago Boys estaban promoviendo en Chile por Augusto Pinochet).

3 Instituto Brasileño de Geografia y Estatistica.

4 Núcleo y monitoreo de políticaspúblicas para mujeres PT en El rabajo y violencia doméstica en la época del coronavirus. Abril de 2020.

5 Silvia Federici, O Ponto Zero da Revolução: Trabalhodoméstico, reprodução e luta feminista. São Paulo: Elefante, 2019. [Revolución en punto cero: Trabajo doméstico, reproducción y luchas feministas. Traficantes De Sueños, 2013]

6 Breslin N., et al. COVID-19, Infection among asymptomatic and symptomatic pregnant women: Two weeks of confirmed presentations to an affiliated pair of New York City hospitals. American Journal of Obstetric&Gynecology, 2020 april 6th. Ha sido que: de los 43 pacientes obstétricos diagnosticados en el laboratorio con COVID-19, 1/3 de ellos estaban asintomáticos durante el embarazo y solo manifestaron síntomasdespués del ingreso al hospital, durante el trabajo de parto o poco después del alta después del parto. Además, entre estos 43 pacientes, dos de ellos (uno todavía en la sala de cirugíacesárea y el otro, 25 horas después del parto), que estaban asintomáticos durante el embarazo, progresaron rápidamente a casos graves, que requieren intubación y / o derivación a la UCI. El muestreo es muy pequeño y el estudio puede considerarse temprano, pero, para la situación actual, parece ser el más concreto.

7 FundaciónPerseuAbramo y SESC, Mujeres brasileñas y género en espacios públicos y privados. Agosto de 2010.

* Secretaria Nacional de Movilización del Partido de los Trabajadores (PT). Especialista en Comunicación, Filosofía y Semiótica. Feminista negra, materna y marxista.

Las opiniones aquí vertidas son responsabilidad de la autora y no corresponden a una posición oficial de la CISS.


VOLVER

Más notas sobre el tema