Colombia | Conmoción por el crimen de reconocido líder social en el Cauca: ya son 243 este año

878

Carlos Navia: el líder social que asesinaron mientras organizaba una caravana por la vida

El sueño de Carlos Navia era recuperar la tranquilidad en el cañón del Micay, esa subregión ubicada entre los municipios de El Tambo y Argelia, sur del Cauca. Su propósito siempre fue ese. Para tratar de lograrlo, participó en la Asociación de Juntas de Acción Comunal de Argelia –Asocomunal–, desde donde aportó su granito de arena para la realización de una caravana humanitaria en este territorio: si todo salía bien, Carlos marcharía junto a decenas de personas para decirles a los violentos: ¡basta ya!

Pero en la tarde de este lunes ese sueño fue interrumpido por las balas. Hombres armados llegaron hasta la vereda La Hacienda, del corregimiento El Plateado, y balearon a Carlos. Lo mataron hacia el mediodía, a la vista de toda la comunidad. El mensaje, una vez más, es miedo y violencia.

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) reseña a Carlos como el actual fiscal de Asocomunal y coordinador nacional agrario y del congreso de los pueblos en Argelia. En ese municipio se vive una delicada situación de orden público desde hace varios meses.

La subregión del cañón del Micay es un corredor estratégico para llegar vía terrestre, por pasos porosos, al mar Pacífico en el Cauca. La disputa es por el territorio: quien controla esa zona, controla la salida de toneladas de cocaína.

Los grupos armados que se disputan el territorio son: el frente disidente de las FARC Carlos Patiño, la Segunda Marquetalia, el frente José María Becerra del ELN y pequeñas estructuras criminales asociadas al Clan del Golfo. En medio de esa confrontación queda la comunidad.

Este año, por ejemplo, fueron asesinados más de cinco líderes sociales del corregimiento de El Plateado y ocho más tuvieron que ser sacados en helicóptero, después de una mediación de la Defensoría del Pueblo. Además, en Argelia circuló un video donde hombres armados patrullan las calles buscando puerta a puerta a excombatientes de las FARC que no quieren volver a la vida delictiva.

Por eso, Carlos y otros líderes sociales decidieron organizar una caravana humanitaria para alertar a las autoridades departamentales y nacionales de la difícil situación que se vive en el cañón del Micay. La idea es que varias organizaciones de derechos humanos llegarán al territorio, se movilizarán y permanecerán ahí durante tres días.

No obstante, Guido Albán, defensor de derechos humanos en Argelia, denunció en entrevista con Unicauca Estéreo que ninguna autoridad departamental o nacional se ha ofrecido a acompañarlos en esta caravana humanitaria.

Semana


Nuevas amenazas de muerte a líderes y directivos sindicales

En diálogo con 6AM Hoy por Hoy de Caracol Radio, el ex presidente del magisterio, Carlos Rivas, denunció nuevas amenazas de muerte al recibir en su residencia una corona fúnebre con 15 cirios y libros litúrgicos con el nombre de los ejecutivos de Fecode y el presidente de la Central Unitaria de Trabajo, Diógenes Orjuela.

“Un taxi dejó en portería una caja enorme. Al abrirla, encontramos la corona que decía descanse en paz, traía 15 cirios con su banda negra y 16 libros litúrgicos, que se usan para hacer las novenas cuando las personas han fallecido”, relató Rivas.

Las amenazas fueron recibidas después de la jornada de cese de actividades de 48 horas de maestros y el paro nacional de la semana pasada.

“Tenemos que manifestarnos de alguna manera, pero siempre pacífica. Ha sido sistemática la persecución contra el Comité Ejecutivo de Fecode, esto es una vaina que pasa la raya y exigimos una respuesta clara del Gobierno”, dijo Rivas, quien manifestó su preocupación por esta situación.

El CTI de la Fiscalía ya se encuentra adelantando las investigaciones para dar con el paradero de los responsables de estas nuevas amenazas. “Esperamos que el Estado nos proteja, porque es su función”, concluyó.

Caracol


Peregrinación de las Farc es acompañada por mujeres y niños en Villavicencio

Por Yolanda Martínez

En el campamento de la peregrinación por la vida y por la paz se reúnen varias mujeres con sus hijos, quienes hacen la peregrinación de las Farc que busca llegar a Bogotá.

Lida Urrego, de la NAR Simón Trinidad en Mesetas, y Luz Marina Giraldo, esposa de Alexander Parra, asesinado el año anterior, confirmaron que son excombatientes de las Farc que piden a los gobiernos departamental y Nacional, cumplir de manera integral el acuerdo de paz e implementar la Mesa Departamental de Reincorporación.

Le pidieron al gobernador Juan Guillermo Zuluaga servir de puente para exigir al presidente Ivan Duque la interlocución con la peregrinación que desde todas las regiones del país se encontrará en Bogotá, a finales de octubre.

“Hoy hay un panorama alentador en medio del dolor por el asesinato de nuestros compañeros. Ha habido una respuesta masiva de organizaciones sociales y organizaciones defensoras de Derechos Humanos, quienes nos dan aliento para continuar en defensa de la paz y la vida”, dijo Tulio Murillo Ávila, vocero de la peregrinación en el Meta

En su estadía en Villavicencio, los manifestantes fueron atendidos por el alcalde Felipe Harman, quien les ha brindado la posibilidad de quedarse en un colegio público, el cual han llamado ‘campamento peregrino por la paz y la vida’.

“Nos reunimos también con el director de la ARN, Andrés Stapper, el gobernador del Meta, Juan Guillermo Zuluaga, la segunda misión de las Naciones Unidas y una comisión de la Personería, para abordar temas como garantías de seguridad”, comentó el vocero.

Aseguró que hay un plan sistemático de exterminio en contra de los excombatientes, sobre el cual no pueden decir quiénes son los enemigos de la paz y la reconciliación.

“Serán las autoridades las que nos deberán dar respuesta concreta de quienes están detrás de estos asesinatos. La Unidad Especial de Investigación de la Fiscalía nos ha indicado que están adelantando las investigaciones correspondientes por el asesinato de Albeiro, el pasado viernes 16 de octubre, en Uribe Meta”, sostuvo Ávila.

Advierten que como firmantes de la paz están enfrentados a múltiples dificultades y amenazas que atentan contra la implementación integral del acuerdo y gran parte de ello está en las decisiones del Gobierno Nacional.

“Ya nos han matado 236 compañeros y el Gobierno está inmutable, no se han adelantado mayores esfuerzos para que se pare el baño de sangre en contra de los firmantes”, indicó.

Y puntualizó: “nosotros no firmamos el acuerdo de paz con Iván Duque, lo firmamos con el Estado colombiano, pero ellos tienen la responsabilidad de lo pactado en el acuerdo”.

La FM


VOLVER

Más notas sobre el tema