Costa Rica | Recorte al presupuesto de Cultura paralizaría las actividades artísticas programadas para 2021

1.643

Diputados buscan recortar presupuesto de Cultura: teatros, museos y creadores artísticos se verían afectados en el 2021

Por Kimberly Herrera

La diputada del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC) María Inés Solís; así como los legisladores del Partido Liberación Nacional (PLN) Gustavo Viales, Silvia Hernández y Ana Lucía Delgado presentaron ante la Comisión de Asuntos Hacendarios de la Asamblea Legislativa dos mociones diferentes para recortarle el presupuesto ordinario del 2021 al Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ).

La moción presentada por los diputados liberacionistas reduciría en ¢6.400 millones el presupuesto del MCJ para el 2021; mientras que la de la socialcristiana plantea un recorte de ¢4.126 millones.

El presupuesto planteado inicialmente por el Gobierno de la República para el MCJ correspondía a ¢47.484.9 millones y la eventual rebaja que proponen los legisladores representaría una reducción de hasta un 13,4%.

“Esta moción nos dejaría sin viabilidad. Resulta arbitraria y, muy probablemente, realizada con desconocimiento sobre el accionar del MCJ. Estamos analizando, incluso si contraviene el mandato constitucional que nos corresponde como a todos, que nos impide cumplir con planes operativos, responsabilidades altamente prioritarias en el Plan Nacional de Desarrollo”, explicó la ministra de Cultura y Juventud, Sylvie Durán.

Las mociones afectarían el funcionamiento de instituciones como el Teatro Nacional, el Teatro Popular Melico Salazar, el Archivo Nacional, los diferentes museos, el Centro de Producción Artística y Cultural (Cepac), el Centro Costarricense de Producción Cinematográfica, el Sistema Nacional de Educación Musical (Sinem) y el Centro Nacional de la Música, entre otras.

Además, provocaría la desaparición de muchos programas culturales, talleres, exhibiciones, pólizas, puestas en escena y afectaría la contratación de seguridad para salvaguardar edificaciones patrimoniales como el Teatro Nacional, Museo Nacional y Teatro Popular Melico Salzar.

“Dichas propuestas lesionan de manera directa la actividad sustantiva del Ministerio de Cultura y Juventud y todas sus instituciones adscritas; algunas quedarían incluso al borde del cierre técnico, como el caso de la Dirección de Cultura. Hemos sido absolutamente responsables con la situación en que se encuentra el país: nuestro ministerio había hecho ya todo el esfuerzo por contraer gasto y operar al límite en el cumplimiento de nuestros deberes”, afirmó Durán en un comunicado de prensa.

La jerarca advirtió que si este recorte avanza “supone la absoluta reducción de acceso a la vida cultural que tendrá la población y la imposibilidad de apoyar la reactivación de un sector ya de por sí afectado por la crisis laboral generada por la pandemia”.

Entre los programas que se verían afectados por los recortes propuestos por los diputados está el Sistema Nacional de Educación Musical. Foto: Rafael Pacheco.

Moción del PUSC

La propuesta de la diputada socialcristiana María Inés Solís presentada ante la Comisión de Hacendarios el pasado jueves 15 de octubre, plantea un recorte de ¢4.126 millones.

De ese total, la legisladora solicita que se le rebajen ¢1.261 millones a las actividades centrales del Ministerio de Cultura que incluye becas, pago a los premios nacionales de literatura, pago para gastos de operación y mantenimiento del Parque La Libertad, así como dinero para el Sistema Nacional de Radio y Televisión (Sinart).

También pide una rebaja de ¢231,4 millones al Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio; ¢197,3 al Museo Nacional de Costa Rica; ¢168,3 millones al Museo de Arte Costarricense; ¢65,5 millones al Museo Histórico Juan Santamaría; ¢10 millones al Museo Calderón Guardia; ¢7,2 millones al Museo de Arte y Diseño Contemporáneo; ¢5,3 millones al Centro Cultural José Figueres; ¢10,4 millones a la Casa de la Cultura de Puntarenas; y ¢285,4 millones a la gestión y el desarrollo cultural.

Además, plantea reducir ¢135,1 millones al Sistema Nacional de Bibliotecas; ¢107,9 millones a la promoción de las artes; ¢82,1 millones al Centro Nacional de la Música; ¢139,2 millones al Sistema Nacional de Educación Musical; ¢377,1 millones al Teatro Nacional; ¢349,6 millones al Teatro Poular Melico Salazar; ¢144,3 millones al Centro Costarricense de Producción Cinematográfica; ¢285,5 millones al Centro de Producción Artística Cultural; ¢137 millones a la Dirección General del Archivo Nacional; y ¢125,8 millones al Consejo de la Persona Joven.

La idea de la legisladora es que con el total de esos dineros se le rebajen ¢304 millones a la Emisión de Títulos Valores de Deuda Interna y se le aumente ¢3.822 a la Amortización de la Deuda Interna.

La ministra de Cultura, Sylvie Durán, advirtió que los recortes no ayudarán a que el sector artístico se pueda levantar de la afectación provocada por la pandemia. Foto: Albert Marín

Moción del PLN

La segunda moción para recortar el presupuesto del Ministerio de Cultura proviene del PLN. Esta busca disminuir el presupuesto de la cartera de Cultura y Juventud en ¢6.400 millones para el 2021.

Los verdiblancos Silvia Hernández, Ana Lucía Delgado y Gustavo Viales plantean una reducción de ¢1.135,5 millones a las actividades centrales del Ministerio de Cultura; ¢161,4 millones al Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio; ¢524,5 al Museo Nacional de Costa Rica; ¢422,7 millones al Museo de Arte Costarricense; ¢165,3 millones al Museo Histórico Juan Santamaría; ¢22,6 millones al Museo Calderón Guardia; ¢42,5 millones al Museo de Arte y Diseño Contemporáneo; ¢18,9 millones al Centro Cultural José Figueres; ¢24,5 millones a la Casa de la Cultura de Puntarenas; y ¢873,2 millones a la gestión y el desarrollo cultural.

Además, proponen reducir ¢282,3 millones al Sistema Nacional de Bibliotecas; ¢248,6 millones a la promoción de las artes; ¢237,4 millones al Centro Nacional de la Música; ¢139,2 millones al Sistema Nacional de Educación Musical; ¢700 millones al Teatro Nacional; ¢609 millones al Teatro Popular Melico Salazar; ¢353 millones al Centro Costarricense de Producción Cinematográfica; ¢53,7 millones al Centro de Producción Artística Cultural; ¢337 millones a la Dirección General del Archivo Nacional; y ¢60,7 millones al Consejo de la Persona Joven.

La moción liberacionista plantea destinar esos ¢6.400 millones para la reducción en la emisión de títulos valores de deuda interna.

“Los recortes al presupuesto 2021 del Ministerio de Cultura y Juventud, afectan a una población urgida de sanar, mediante las artes, las repercusiones de una pandemia que ha golpeado nuestra estabilidad emocional y mental. A la vez, deja a las trabajadoras y trabajadores de la cultura sin posibilidad de reactivación económica personal y debilita la cadena de consumo que significa la creación de artesanías o la filmación de una película. Estos recortes son un golpe a la población en general”, dice Kyle Boza, representante de la Asociación de Grupos Independientes de Teatro Profesional (Agitep).

Igual de preocupado se mostró Álvaro Rojas, coordinador del Colegio de Costa Rica, que es la instancia del Ministerio de Cultura encargada de promover las artes literarias. “En este momento se encuentra en la Asamblea Legislativa una moción de recorte al presupuesto ordinario del ministerio que de aprobarse reduciría en un 100% el presupuesto del Colegio de Costa Rica. Prácticamente sería un cierre técnico. Ese presupuesto está dividido en ¢46.8 millones para becas y poco más de ¢21 millones para Premios Nacionales. Este último presupuesto es un compromiso de ley, la 9211”, explicó.

El año anterior, los diputados aprobaron una moción para recortar ¢255 millones al presupuesto del Ministerio de Cultura y Juventud, siendo el Centro Costarricense de Producción Cinematográfica el más afectado, pues en esa ocasión se le recortaron ¢100 millones.

El Gobierno entregó el pasado 1.° de setiembre a la Asamblea Legislativa el proyecto de Ley de Presupuesto Ordinario de la República del 2021, por un monto total de ¢11.448.570 millones.

La Comisión de Asuntos Hacendarios comenzará a discutir las mociones esta semana.

La Nación


Mociones legislativas de recorte presupuestario afectarían servicios públicos del Ministerio de Cultura y Juventud

Poblaciones usuarias de los servicios culturales y educativos del CCHJFF también tendrían afectación.

El aporte que en el ámbito cultural realizan las instituciones del MCJ podría recibir un importante golpe presupuestario que afectará la labores sustantivas de las instituciones de cultura y de juventud. Los recortes en el presupuesto del MCJ para el 2021, provocarías que varias instituciones paralicen, reduzcan, o interrumpan sus operaciones, y por lo tanto, los servicios que se prestan en todo el territorio nacional, incluso llegar a cierres técnicos en algunas instituciones o programas.

En el CCHJFF se trabaja de manera comprensiva y solidaria con la difícil y dolorosa situación local, país y mundial. Por ello, en meses pasados acatamos las directrices del Gobierno de la República e implementamos ajustes presupuestarios requeridos para el año 2021, sin embargo, las mociones presentadas en la Asamblea Legislativa, lesionarían de manera significativa las labores sustantivas que realizamos: protección del patrimonio, agenda cultural, gestión educativa y de apoyo a los emprendimientos culturales locales.

El Centro Cultural e Histórico José Figueres Ferrer, una de las pocas instituciones culturales del MCJ ubicadas fuera la GAM, podría ver su presupuesto 2021 disminuido en un 11.43%. Esta afectación necesariamente se vería trasladada en la disminución de los beneficios y aportes que la institución brinda, principalmente a la comunidad ramonense, así como a occidente y otras comunidades a las que llega con su accionar.

Centro Cultural e Histórico José Figueres Ferrer

El CCHJFF es una institución que aporta al crecimiento integral de la sociedad a través de tres ámbitos: gestión cultural, educación y salud mental, por medio de la apertura de espacios y oportunidades para el cumplimiento de los derechos culturales de las personas, algunas de ellas en condición vulnerable. Dentro de este último grupo poblacional, se encuentran personas beneficiarias de los CEN-CINAI de occidente, que atiende el Ministerio de Salud, con quienes iniciamos a trabajar estrechamente en 2019 para facilitar el acceso a servicios culturales y educativos de niñas, niños y sus familias.

Con las mociones presentadas, esta labor resultaría más afectada durante 2021.

El Proyecto de exposiciones 2021 sufriría afectación por el recorte presupuestario, que implicaría una disminución en la cantidad de actividades que se ponen a disposición del público a través de la Agenda Cultural gratuita.

Niñas, niños y familias atendidas por los CEN-CINAI de occidente – importante programa del Ministerio de Salud- también verían afectada su atención en el CCHJFF.

El contexto de pandemia y confinamiento ha servido para poner en evidencia la importancia de que la población tenga acceso a actividades de disfrute y aprendizaje de la cultura, como herramientas para mejorar la salud mental, con ello mejorar su calidad de vida.

CCHJFF vería afectado su programa de actividades sustantivas por eventual disminución del 11.43% de su presupuesto 2021.

En el ámbito educativo, el trabajo que se realiza constituye un complemento importante al realizado desde la educación formal. Formación en valores y diálogo, vida en sociedad, fomento de la identidad y resguardo del patrimonio, historia de Costa Rica – contenidos del programa de Educación Cívica del MEP-, son algunos de los beneficios
de las poblaciones con las que se trabaja.

Nuestro trabajo apoya a 13 profesoras y profesores, personas emprendedoras culturales, que imparten talleres mediante nuestro Programa de Talleres Culturales.

Este grupo de personas trabajadoras han visto mermado sustancialmente su labor durante la crisis sanitaria, y es necesario seguirles apoyando, así como al estudiantado de los talleres. Por tanto, también es urgente la reactivación económica del sector cultura, que genera importante riqueza al país.

Afectación a la población:

El recorte incidiría directamente al disfrute de los derechos culturales de las personas usuarias por la eventual afectación a tres programas culturales del CCHJFF: Programa Educativo, Programa de Extensión Cultural y Agenda Cultural, y a través de los cuales se trabaja con poblaciones vulnerables y población en general.

Imposibilita además el trabajo en comunidades, dentro de las cuales para el 2021 se planifica trabajar con las poblaciones de Volio y El Progreso, dos poblaciones en riesgo de la comunidad de San Ramón. En estas comunidades se llevaría a cabo un proyecto de seguridad comunitaria por medio de la música, y con la participación de una persona voluntaria proveniente de Japón a través del apoyo de KOICA Costa Rica.

Además, se pondría en riesgo el resguardo adecuado de algunos bienes del Estado, la posibilidad de cumplir con la publicación de documentos que por ley la institución está obligada a hacer de conocimiento público, el cumplimiento contractual con contrataciones en curso que necesarias para la prestación del servicio sustantivo de la institución y el reguardo de la salud de las personas usuarias y funcionarias. Entre ellas, parte del servicio de limpieza, monitoreo de seguridad, fumigación, mantenimiento de vehículos institucionales, recarga de extintores, mantenimiento de equipo educacional (instrumentos musicales), entre otros.

La Comisión de Asuntos Hacendarios discutirá 180 mociones y votará, entre ellas las relacionadas a cultura y juventudes.

También se afectaría la elaboración de documentos administrativos, informativos y de divulgación del quehacer institucional, necesarios para la rendición de cuentas, la atención de actividades culturales, producción de proyectos expositivos base y otras necesidades para la adecuada gestión cultural y educativa.

“Invertir en cultura, es invertir en la gente y en sus entornos. No hacerlo, sería ahondar aún más las brechas sociales, y que afectan de manera muy sensible a poblaciones vulnerables, ahora y para el futuro. En momentos de crisis como este, el desarrollo sociocultural de los pueblos, mediante la
educación y la cultura, es una de las principales herramientas para sobrellevar la cotidianidad, y potencias sus habilidades para la vida. Hoy, la famosa frase dicha por don Pepe –“¿Para qué tractores sin violines?”- sigue muy vigente, porque el desarrollo integral de los pueblos se da también a la luz de su desarrollo cultural y educativo, y en tiempos de crisis, es muy necesario revitalizar esta fuerza intrínsecamente humana que marca generaciones, y las hace evolucionar solidariamente”, señaló Hugo Pineda Villegas, director del CCHJFF.

Tampoco estaría en la posibilidad de cumplir adecuadamente el manejo de bienes patrimoniales, la atención de la Ley 7600 en cuanto acceso y seguridad de personas con discapacidad motora, el pago de garantías sociales de las personas funcionarias, así como que se estaría generando un importante riesgo para las personas usuarias del edificio, la infraestructura, y otros bienes, debido a la imposibilidad de atender las necesidades por el obsoleto sistema eléctrico del edificio anexo.

El Independiente


MCJ asegura que la reducción del presupuesto resulta arbitraria

Por Tania Santamaría

Sylvie Durán, ministra de Cultura y Juventud, se refiere a las modificaciones al Presupuesto 2021 del Ministerio de Cultura y Juventud (MCJ).

La jerarca aseguró que esta reducción «afectarían a los programas, instituciones y proyectos de fomento y desarrollo artístico cultural del país».

Mediante una moción presentada el pasado jueves 15 de octubre, diputados de la Comisión de Asuntos Hacendarios pretenden reducir en ¢6.400 millones de colones del presupuesto del MCJ, el cual se tramita actualmente mediante el expediente No 22.174.

La posible afectación, según lo indica Durán, golpearía de manera importante el accionar del MCJ, y sus acciones del Plan Nacional de Desarrollo e Inversión Pública 2019-2022 (PNDIP).

El presupuesto planteado inicialmente por el Gobierno de la República para el MCJ, que ya incluía una serie de recortes en apego a las políticas de reducción actuales, corresponde a ¢47,484.9 millones de colones; la eventual rebaja que proponen los legisladores representaría una reducción del 13,4%.

La primera moción de recorte del presupuesto del MCJ solicita reducir ¢4126.3 millones de colones; posteriormente, se presentó la segunda, que pretende recortar ¢6.400 millones de colones.

Esto significa que, si la primera moción no se aprueba en la Comisión de Asuntos Hacendarios, existe una segunda moción que podría recortar ¢6.400 millones de colones.

Durán, aseguró que recibió con consternación la solicitud de recorte que sugieren las mociones de los diputados.

Para la legisladora, dichas propuestas lesionan de manera directa la actividad sustantiva del MCJ y todas sus instituciones adscritas; algunas quedarían incluso al borde del cierre técnico, como el caso de la Dirección de Cultura.

«Hemos sido absolutamente responsables con la situación en que se encuentra el país: nuestro Ministerio había hecho ya todo el esfuerzo por contraer gasto y operar al límite en el cumplimiento de nuestros deberes», agregó.

Para la jerarca, esta moción presentada desde la Asamblea Legislativa, en el contexto de la revisión del presupuesto 2021 «nos dejaría sin viabilidad, resulta arbitraria y, muy probablemente, realizada con desconocimiento sobre el accionar del MCJ. Estamos analizando, incluso si contraviene el mandato constitucional que nos corresponde como a todos, amén de que nos impide cumplir con planes operativos, responsabilidades altamente prioritarias en el Plan Nacional de Desarrollo; y no se diga, supone la absoluta reducción de acceso a la vida cultural que tendrá la población y la imposibilidad de apoyar la reactivación de un sector ya de por sí afectado por la crisis laboral generada por la pandemia del COVID-19».

Por su parte, según datos del viceministerio Administrativo del MCJ, Dennis Portugués, el gasto corriente que piden recortar los diputados es primordial para la operación y acompañamiento de las labores sustantivas de las instituciones del MCJ, para destinar y posicionar los recursos que están trazados para la reactivación económica del sector; no se trata de gastos innecesarios, ni superfluos.

«Sin viáticos, combustible, horas extras, entre otros insumos, no se pueden generar acciones en los territorios; sin servicios públicos, contratos de vigilancia y limpieza, no pueden operar los centros de trabajo, afectando el servicio público y el resguardo de los bienes públicos y patrimoniales; la imposibilidad de compra de materiales y suministros, que corresponde al 7,5% del presupuesto operativo, son necesarios para acompañar y realizar los programas de las instituciones», expresó.

Adicionalmente señaló que, el 23% del gasto operativo total del MCJ está direccionado al sector, con los recursos para la producción -contratación- y los fondos concursables -estímulo-. Es un ejercicio presupuestario realizado con el mayor cuidado y asignando los recursos sumamente ajustados para cumplir con el Plan Nacional de Desarrollo y los Planes Operativos Institucionales.

«En nuestra Política Nacional de Derechos Culturales y la Política Pública de la Persona Joven se prioriza el trabajo en territorios. Con las reducciones al presupuesto, dejaremos de atender a población en condición de vulnerabilidad y tener presencia en distritos establecidos en PNDIP y la Estrategia de Puente al Desarrollo», expresó Margaret Solano, viceministra de Juventud.

Finalmente, Kyle Boza, representante de la Asociación de Grupos Independientes de Teatro Profesional (Agitep), expresó que «los recortes al presupuesto 2021 del Ministerio de Cultura y Juventud, afectan a una población urgida de sanar, mediante las artes, las repercusiones de una pandemia que ha golpeado nuestra estabilidad emocional y mental. A la vez, deja a las trabajadoras y trabajadores de la cultura sin posibilidad de reactivación económica personal y debilita la cadena de consumo que significa la creación de artesanías o la filmación de una película. Estos recortes son un golpe a la población en general».

El Mundo


Epsy Campbell recibirá petición para que renuncie ministra de Cultura

La vicepresidenta de la República, Epsy Campbell, será quien reciba la petición firmada por más de
dos mil artistas del país para que renuncie la ministra de Cultura de Juventud, Sylvie Durán. La
reunión será el próximo jueves 22 de octubre.

Ese día, dos representantes de cada subgrupo de artistas (cine, teatro, danza, audiovisual, entre otros) se sentarán con la vicepresidenta para hacerle la petición frente a frente, aunque la petición original decía que la solicitud se dirigía al presidente, Carlos Alvarado.

Desde mediados de setiembre la Asociación de Productores Independientes de Cine de Costa Rica
(APICC) lanzó una petición de renuncia en línea que un mes después alcanza las 2.180 firmas, hasta
este 12 de octubre.

El gremio señala a Durán por mala ejecución presupuestaria, malos resultados de las inversiones,
debilitamiento de programas culturales y por ignorar al gremio. Los artistas creen que la ministra de
Cultura cerró las puertas del ministerio y ahora no escucha las súplicas de uno de los sectores más
golpeados por la pandemia.

Más recientemente, el cuerpo docente del Taller Nacional de Teatro (TNT) denunció prepotencia por parte de Durán y reveló sus aparentes intensiones de cerrar esta casa de enseñanza.

“Creemos importante que ella conozca de primera mano la situación del sector cultural y la posición de
vulnerabilidad en la que se encuentra desde antes de la pandemia. Desde que solicitamos la reunión
muchos más grupos han hecho pública su situación y su descontento y ahora está claro más que nunca que el arte y la cultura de nuestro país se encuentran completamente abandonados. Esta reunión puede ser un primer paso para empezar a revertir ese estado”, dijo Mariana Murillo, representante de la APICC.

CRHoy.com conversó recientemente con distintas figuras del sector artístico y cultural de Costa Rica. Algunas de ellas habían firmado esta petición y otras no. Sin embargo, todas coinciden en que el sector estaba en crisis y la pandemia solo llego a agudizar la situación.

Además, sostienen que en efecto la ministra Durán cerró todos los canales de comunicación y en
sus famosas mesas de diálogo solo ella tiene voz y voto.

Vicepresidenta recibirá a un gremio que exige cambios en la cartera de Cultura

CRHoy.com consultó a la Oficina de Comunicación del Despacho de la Vicepresidenta, pero al cierre de
esta nota no hubo respuesta.

CR Hoy

Más notas sobre el tema