Doce claves sobre el triunfo del MAS en Bolivia – Por Jose Cruz Campagnoli y Mariana Gomez, especial para NODAL

Foto: Xinhua / Mateo Romay
2.043

Por Jose Cruz Campagnoli* y Mariana Gomez**

 

  • El MAS ganó las elecciones en 2019 en 1ra vuelta. Pero no tuvo la fuerza social suficiente para enfrentar el Golpe de Estado.
  • En ese contexto desalentar la confrontación callejera de los grupos leales a Evo para defender el resultado electoral fue un acierto. La correlación de fuerzas era adversa.
  • La decisión de Evo de preservar su vida después del Golpe fue estratégica. El apoyo del gobierno de México, Argentina y Venezuela para lograr la salida de Bolivia fue determinante.
  • No siempre alcanza con ganar las elecciones si no hay una fuerza social con capacidad de defender ese resultado por otras vías.
  • El bloque golpista ( Añez -Camacho-Mesa) funcionó con cierta articulación para dar el golpe. No para gobernar.
  • El gobierno de Añez fue desastroso en el plano económico, y en la administración de la pandemia. Eso, sumado a la represión y las persecuciones fueron galvanizando el apoyo al MÁS.
  • La memoria de los logros económicos de la gestión de Evo Morales y AlvaroGarcia Linera estaba muy fresca.
  • El sesgo anti indigenista del gobierno de facto (quema de las whipalas, etc.) generó una polarización étnica que favoreció a Lucho Arce.
  • La polarización política no se dio a partir del clivaje Evo/anti Evo sino dictadura/hambre/ajuste vs democracia y justicia social encarnada por el MAS.
  • El MAS es Evo pero fundamentalmente un entramado complejo de organizaciones y sectores con un alto nivel de conciencia política y férreas convicciones.
  • El neoliberalismo, que es el capitalismo del siglo XXI, es incompatible con la democracia.
  • Bolivia puede ayudar a recomponer un nuevo bloque regional junto con Argentina, México, Venezuela y probablemente Ecuador a partir de febrero del año próximo.

* Politólogo UBA Ex Diputado

** Politóloga y Abogada


VOLVER

Más notas sobre el tema