El Parlamento Europeo se declara en contra del TLC con el Mercosur por la política ambiental de Bolsonaro

1.268

Por primera vez, el Parlamento Europeo se declara en contra del acuerdo con el Mercosur

Por Idafe Martín

La Unión Europea y el Mercosur nunca estuvieron tan cerca de alcanzar un acuerdo comercial pero cada vez son más los indicios que muestran que esta vez tampoco será. Después de más de 15 años de negociaciones, a finales de junio de 2019 los ministros de Exteriores de los países miembros de Mercosur y la entonces comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, alcanzaron un convenio que parecía satisfacer a todas las partes.

La euforia duró unos pocos meses, hasta que se vio que en Europa iba creciendo el número de gobiernos que veían con malos ojos el acuerdo. Este martes el Parlamento Europeo le dio la puntada final al rechazo. El comité de Comercio Internacional de la Eurocámara aprobó una enmienda al informe anual sobre implementación de la política comercial europea en la que asegura que debido a las políticas climáticas del Brasil de Bolsonaro, en el estado actual el acuerdo no puede ser ratificado.

El punto 36 del informe, que fue aprobado, asegura que el acuerdo entre la Unión Europea y Mercosur “tiene el potencial de profundizar nuestra relación estratégica con América Latina, crear oportunidades adicionales en nuestras relaciones comerciales con estos países y ayudar a la diversificación de las cadenas de suministro de la economía europea”. También considera que el acuerdo con Mercosur “representa el mayor acuerdo de bloque a bloque de este tipo y tiene el potencial de crear un mercado abierto mutuamente benéfico en un área de aproximadamente 800 millones de personas”.

El texto de ese artículo también recuerda asimismo que “el acuerdo contiene un capítulo de obligado cumplimiento sobre desarrollo sostenible que debe ser cumplido y compromisos específicos sobre derechos laborales, protección medioambiental, incluyendo la implementación del Acuerdo del Clima de París”. Y a ese artículo, algo genérico, los eurodiputados de franceses del grupo liberal, los del partido de Emmanuel Macron, añadieron una enmienda que consiguió los votos suficientes para ser aprobada y que en la práctica supone la primera vez que el Parlamento Europeo se declara contrario el acuerdo.

La enmienda dice que el Parlamento Europeo “está preocupado por la política medioambiental de Jair Bolsonaro, que está en contradicción con los compromisos asumidos en el marco del Acuerdo de París, principalmente en materia de lucha contra el cambio climático y de protección de la biodiversidad”. Y la frase definitiva: “En estas condiciones, el acuerdo Unión Europea – Mercosur no puede ser ratificado en su estado”.

París aplaudió con ganas. Franck Riester, viceministro francés encargado de Comercio Exterior, escribió en Twitter: “Lo dijimos con el primer ministro Jean Castex: Francia no puede apoyar el proyecto de acuerdo UE-Mercosur en su estado ante el riesgo de deforestación y el no respeto al Acuerdo de París. Nuestras preocupaciones son ahora compartidas por el Parlamento Europeo, que llega a la misma conclusión”.

Pascal Canfin, presidente del Comité de Medio Ambiente de la Eurocámara y uno de los eurodiputados más influyentes del grupo liberal francés, fue aún más claro: “Por primera vez una mayoría en el Parlamento Europeo se pronuncia contra el acuerdo con Mercosur en su estado”.

La negativa del Parlamento Europeo –que fue confirmada con la aprobación de esa enmienda en el plenario por 345 votos a favor de la enmienda y 295 en contra.- es el último clavo en la caja en la que quedará guardado el acuerdo en los próximos años. La Comisión Europea tiene el texto preparado hace meses para presentarlo a los ministros de Comercio de la Unión Europea pero arrastra los pies y no lo presenta a votación a sabiendas de que ahora mismo sería rechazado.

La política comercial europea se decide por mayoría cualificada (no hace falta unanimidad de los 27) pero cada vez son más los países que rechazan el acuerdo. Tras su anuncio fueron Irlanda, Bélgica, Polonia y Francia. Todos argumentando que la Comisión Europea había cedido demasiado en materia agropecuaria. Poco a poco fue creciendo la preocupación tras los grandes incendios en el Amazonas. A las reticencias de esos países se unieron los parlamentos holandés y austríaco.

Jordi Cañas, eurodiputado liberal español y responsable del informe parlamentario sobre el acuerdo Mercosur-UE, votó contra la enmienda. El entorno de Cañas estima que todavía hay posibilidades de que el texto salga adelante.

Clarín


El Gobierno celebra que Europa haya hundido el acuerdo con el Mercosur de Macri y Bolsonaro

Por Ezequiel M. Chabay

Por la presión ejercida por Francia y a instancias del comité sobre Comercio Internacional, el Parlamento Europeo aprobó una resolución que pone en jaque la puesta en marcha del acuerdo de asociación estratégica entre el Mercosur y la Unión Europea (UE), concluido en su fase de negociaciones en junio de 2019 tras casi veinte años de discusiones.

En su primera sesión de votaciones de la semana, el pleno del Europarlamento aprobó una modificación al informe anual sobre puesta en ejecución de la política comercial continental con la que declara que el tratado birregional de comercio “no puede ser ratificado” en sus actuales condiciones por las acciones contrarias al Acuerdo de París del gobierno del presidente de Brasil, Jaír Bolsonaro.

La enmienda introducida sostiene que “el acuerdo de asociación entre la UE y el Mercosur representa el más grande acuerdo de este tipo entre dos bloques y podría crear un mercado abierto ventajoso para las dos partes, donde viven aproximadamente 800 millones de personas”, pero recuerda que “este acuerdo contiene un capítulo concerniente sobre el desarrollo durable que debe ser aplicado, puesto en marcha y plenamente evaluado, asi como compromisos específicos en lo que concierne a los derechos de los trabajadores y la protección del medioambiente, incluida la implementación del acuerdo climático de París y las normas de implementación relacionadas”.

En este sentido, el parlamento se manifestó “profundamente preocupado por la política ambiental de Jair Bolsonaro, que contradice los compromisos asumidos en el Acuerdo de París, particularmente en la lucha contra el calentamiento global y la protección de la biodiversidad”, y subraya que “en estos condiciones, el acuerdo UE-Mercosur no puede ser ratificado tal como está”.

Reacción cautelosa y positiva

El Gobierno de Alberto Fernández celebró por lo bajo que Europa terminara por bloquear la promulgación del acuerdo y de ese modo evitarse una discusión a futuro con los socios mercosurianos (Brasil, Paraguay y Uruguay), que están ansiosos por llevarlo a la práctica.

El canciller Felipe Solá transparentó la posición oficial del Gobierno respecto al acuerdo que el expresidente Mauricio Macri suscribió junto con Bolsonaro en junio de 2019, al cierre de la Cumbre de Líderes del G20 en Osaka, Japón, y que la entonces oposición interpretó como un espaldarazo político para el líder cambiemita de cara a las elecciones. Los negociadores políticos del acuerdo durante la gestión de Macri, por su parte, rechazaron comentar lo sucedido a El Cronista.

Solá sostuvo la semana pasada ante empresarios nucleados en el Consejo Interamericano de Comercio y Producción (Cicyp) que el pacto Mercosur-UE fue rubricado “sin que hubiera una consulta ni de rutina con el sector privado ni estudios de impacto sectoriales”, y reconoció que el Frente de Todos cambió su posición una vez asumido el poder.

“Nos oponíamos al acuerdo porque daba plazos peligrosos al respecto del ingreso de ciertos productos industriales, y porque no es nada generoso en materia agropecuaria”, dijo el canciller. “Pero estamos dispuestos a darle continuidad jurídica al acuerdo cuando Europa se decida”, repuso.

Sobre las críticas a Bolsonaro, el jefe de la diplomacia argentina reseñó que “todo el mundo vio los incendios en el Amazonas a raíz un incidente casi menor”, y consideró que la opinión pública europea ve que “todo producto que viene de Sudamérica proviene de una matriz que hace un uso irracional y absurdo de los recursos naturales”, lo cual descartó de plano.

En el ámbito propio de discusión del Mercosur, cuya presidencia ejerce hoy día el Uruguay, los representantes de los cuatro países fundadores no habían consensuado una respuesta en común ante el pronunciamiento europeo, ni tampoco Brasil había establecido una estrategia clara para responder a las quejas en el viejo continente.

Las relaciones entre socios no están en las mejores condiciones, teniendo en cuenta que Brasil le reclama a la Argentina la apertura de fronteras, sobre todo para la importación de vehículos, mientras que el vecino país ha decidido bajar unilateralmente las tarifas que aplica al trigo y el arroz extrazona, perjudicando eventuales ventas de sus vecinos.

El gobierno de Bolsonaro ha expresado recientemente que la oposición al acuerdo Mercosur-Unión Europea responde a una conflagración contra su figura, aunque pese a ello aceleró en los últimos días la creación de una oficina dedicada al Amazonas en su administración, como forma de respuesta a las críticas.

El Cronista


Paraguay | España y Paraguay dan su apoyo al Acuerdo UE-Mercosur y trabajan en una visita de Mario Abdo

Los Gobiernos de España y Paraguay han reafirmado este martes su interés en suscribir en breve el Acuerdo de Asociación Mercosur-UE, por tratarse de un instrumento de relevancia política que contribuirá a intensificar las relaciones económicas entre los dos países.

Según ha informado el Ministerio de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, así se ha constatado en la VI Reunión del Mecanismo de Consultas Políticas entre los dos Gobiernos, celebrada telemáticamente.

La Delegación paraguaya ha estado encabezada por el viceministro de Relaciones Exteriores, José Antonio Dos Santos, y la española por la Secretaria de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica y el Caribe, Cristina Gallach Figueras.

Las dos delegaciones expresaron su interés en mantener el alto nivel de las relaciones bilaterales y destacaron la importancia de una visita de estado del Presidente Mario Abdo Benítez a España, “en el momento que sea más conveniente”.

La visita será, ha explicado Exteriores, “la oportunidad idónea para reafirmar la voluntad de ambas naciones en mantener una alianza estratégica en base a valores compartidos”.

Además, han acordado celebrar la VII Reunión de la Comisión Mixta de Cooperación Científica, Técnica y Cultural, por videoconferencia, y la suscripción del Marco de Asociación País 2020-2023, en el transcurso del presente trimestre. La cooperación contemplada para dicho periodo tiene una estimación de un monto de aproximadamente 142 millones de euros.

En la reunión se han revisado los principales puntos de la agenda internacional, así como los desafíos que surgen en ambas regiones con la pandemia Covid-19 y la necesidad de la reactivación de la economía.

Infobae


VOLVER

Más notas sobre el tema