Incendios en Suramérica | Decretan emergencia nacional en Paraguay y se mantiene el fuego en Brasil, Argentina y Bolivia

1.019

Paraguay | Abdo decreta emergencia nacional por los incendios

En la tarde ayer se publicó el decreto N° 4116, por el cual se dispone la implementación de la ley N° 6627 “Que declara en situación de emergencia nacional a todo el territorio de la República, como consecuencia de los incendios y los daños ocasionados a los ecosistemas y al ambiente”.

Se faculta a los ministerios, a la Secretaría Nacional de Emergencia (SEN), a las Fuerzas Armadas y otros entes dependientes del Poder Ejecutivo, a prever los recursos presupuestarios y de gestión para apoyar las acciones de restauración y recuperación de los daños ocasionados por los incendios.

El Ministerio de Hacienda tendrá a su cargo disponer los recursos necesarios para dar cumplimiento a la citada norma, mientras que la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP) activará los mecanismos administrativos de excepción que se requieran.

Dicha ley fue promulgada el sábado y difundida en la víspera.

La propuesta surgió en la Cámara de Senadores a iniciativa del senador Salyn Buzarquis (PLRA), y fue tratado rápidamente durante una sesión extra convocada minutos después de la ordinaria del jueves 1 de octubre, atendiendo al desborde y destrucción generados por los numerosos focos de incendios que se registraron la semana pasada, en los días de extremo calor.

Horas después fue tratada en una sesión extraordinaria convocada de urgencias en la Cámara de Diputados, ocasión en que sancionaron la propuesta.

ABC Color


Brasil | Depois de três meses, governo Bolsonaro oficializa uso da Força Nacional nos incêndios no Pantanal

O governo Jair Bolsonaro publicou uma portaria que autoriza 40 bombeiros da Força Nacional de Segurança Pública a trabalharem no combate aos incêndios na região do Pantanal, em Mato Grosso do Sul. Os bombeiros atuarão na região por 30 dias, prazo que poderá ser prorrogado. O Pantanal teve um aumento de cerca de 180% na quantidade de focos de incêndio. Em 2019 foram registrados 10.025 focos. Só o mês de setembro teve pelo menos 80% das queimadas de todo o ano anterior.

Segundo a pasta, o envio atende a pedido do governador do MS, Reinaldo Azambuja. Além do efetivo da Força Nacional, o apoio ao estado conta com o envio de doze viaturas. O combate às queimadas será realizado por profissionais e equipamentos especializados para este tipo de ação.

Mais de 40 bombeiros da Força Nacional de Segurança Pública já atuam desde o dia 24 de setembro na região pantaneira, na divisa entre os estados de Mato Grosso e Mato Grosso do Sul. De acordo com ministério, os militares estão atuando em localidades da região do Pantanal, além de auxiliar na contenção em propriedades particulares e de áreas de preservação ambiental.

Brasil 247


Argentina | Se redujeron a cinco las provincias con incendios activos

El parte diario del Servicio Nacional de Manejo del Fuego indica que se registran incendios con actividad en Córdoba, San Luis, Tucumán, Salta y Formosa.

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, que conduce Juan Cabandié, informa que disminuyó la cantidad de provincias que registran incendios activos, por lo que quedan focos en actividad en Córdoba, San Luis, Tucumán, Salta y Formosa.

El delta del Paraná se encuentra sin focos activos. El Gobierno nacional desplegó brigadistas y medios aéreos para contener los incendios de pastizales de la zona, que comenzaron hace seis meses. Al respecto, Cabandié cuantificó el esfuerzo que demandó contener el fuego: “solo al Estado nacional le costó $20 millones por día el incendio en el delta del Paraná”.

Dado que la actividad del fuego en incendios forestales y de pastizales es una realidad dinámica que puede cambiar de manera constante, el ministro de Ambiente consideró “apelar a la responsabilidad y compromiso de los Estados provinciales, la justicia y los sectores productivos para evitar nuevos focos”.

“El 95 % de los fuegos son intencionales por distintos motivos: por especulación inmobiliaria, por uso y costumbre del sector agropecuario; y eso hace que la situación sea compleja porque no hay precipitaciones y porque hay mucho material combustible acumulado en distintas provincias”, manifestó Cabandié en declaraciones radiales.

El Gobierno nacional, a través del Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF), complementa y fortalece las estructuras de cada jurisdicción que demande recursos para combatir incendios. A la fecha, el Ministerio de Ambiente desplegó a Córdoba 65 brigadistas nacionales y 7 medios aéreos; a San Luis envió 76 brigadistas nacionales y dos aviones hidrantes; y tres aviones hidrantes para Jujuy, Catamarca y Tucumán, respectivamente.

Ámbito


Argentina | Las causas detrás de los incendios

En Córdoba se quemaron 181 mil hectáreas este año a causa de incendios forestales, que también se registran en San Luis, Corrientes, Chaco y Formosa. Esto implica sustanciales pérdidas económicas en términos de recursos forrajeros, leña, ganadería de monte, alambrados y gasto de recursos en extinción de los incendios, junto al daño sobre los ecosistemas, retracción del bosque nativo, la salud de la población y emisiones masivas de gases de efecto invernadero. Los incendios tienen por lo general un origen intencional, ya que el fuego suele utilizarse para estimular el rebrote y alimentar el ganado en un contexto climático extremo: la peor sequía en los últimos 40 años.

Por su parte, este año se quemó una quinta parte de la superficie del Delta del Paraná. En el Delta hay incendios intencionales en un contexto de fuerte bajante histórica de los ríos de la cuenca del Paraná, que hace de propagador del fuego, en un marco de creciente interés inmobiliario, agrícola-ganadero y minero por esas tierras.

Según la organización Global Forest Watch, Argentina está en el séptimo lugar entre los países que mayores alertas por el fuego emitieron este año. En primer lugar está Estados Unidos, ya que en California este año se quemaron 2 millones de hectáreas. En Europa también hay una alarma creciente por los incendios forestales y está el caso reciente del desastre en Australia. Los incendios cada vez más frecuentes e intensos son un problema de carácter global y están muy relacionados al cambio climático, porque los eventos de calor extremo y sequía aparecen cada vez más seguido.

Uno de los peores años

El Instituto Gulich (Universidad de Córdoba-CONAE) relevó a través de imágenes satelitales que este año se quemaron 181 mil hectáreas de las sierras de Córdoba. “Es el peor o uno de los peores años de los últimos veinte”, resume Juan Argañaraz, investigador del Conicet en ese instituto.

Los ingenieros Andrés Horacio Britos y Emmanuel De La Mata, del Ministerio de Agricultura, analizaron que el 60 por ciento de la superficie quemada corresponde a estados muy degradados, como pastizales o pajonales, arbustales abiertos y roquedales, la gran mayoría en zonas elevadas y con pendientes. Hay presencia de ganado vacuno y equino. Los bosques afectados representarían entre el 10 y el 30 por ciento de la superficie afectada, un porcentaje que no es más alto solo porque el bosque cada vez se retrae más y ya queda relativamente poco. Se calcula que sólo queda en pie el 3 por ciento del bosque nativo que había a principios del siglo XX.

Argañaraz advierte para evaluar el daño económico que hay que tener en cuenta la pérdida de recurso forrajero y ganadero, la reparación de alambrados y la plata que se gasta en extinguir el incendio a partir del avión hidrante y del combustible. Asimismo, hay un enorme daño que es imposible de medir en términos de erosión de suelo, consumo de oxígeno y emisión de dióxido de carbono, afectación del agua y pérdida de bosque.

Rubén Guinzburg, investigador del Grupo de Estudios de Sistemas Ecológicos en Ambientes Agrícolas de la FCEN-UBA, explica que en general los fuegos tienen un origen intencional vinculado a estimular el rebrote para alimentar el ganado. “Los focos fácilmente se salen de control porque estamos en presencia de la peor sequía en cuarenta años. Es un territorio muy favorable al fuego porque la expansión agrícola llevó a la ganadería a zonas en donde había bosque nativo, que es un ecosistema que impide la expansión del fuego”, indica. También hay informes que relatan las numerosas causas en la justicia cordobesa por incendios intencionales con fines especulativos en zonas en donde se apunta al desarrollo turístico, ganadero y minero.Por su parte, este año se quemó una quinta parte de la superficie del Delta del Paraná. En el Delta hay incendios intencionales en un contexto de fuerte bajante histórica de los ríos de la cuenca del Paraná, que hace de propagador del fuego, en un marco de creciente interés inmobiliario, agrícola-ganadero y minero por esas tierras.

Según la organización Global Forest Watch, Argentina está en el séptimo lugar entre los países que mayores alertas por el fuego emitieron este año. En primer lugar está Estados Unidos, ya que en California este año se quemaron 2 millones de hectáreas. En Europa también hay una alarma creciente por los incendios forestales y está el caso reciente del desastre en Australia. Los incendios cada vez más frecuentes e intensos son un problema de carácter global y están muy relacionados al cambio climático, porque los eventos de calor extremo y sequía aparecen cada vez más seguido.

Uno de los peores años

El Instituto Gulich (Universidad de Córdoba-CONAE) relevó a través de imágenes satelitales que este año se quemaron 181 mil hectáreas de las sierras de Córdoba. “Es el peor o uno de los peores años de los últimos veinte”, resume Juan Argañaraz, investigador del Conicet en ese instituto.

Los ingenieros Andrés Horacio Britos y Emmanuel De La Mata, del Ministerio de Agricultura, analizaron que el 60 por ciento de la superficie quemada corresponde a estados muy degradados, como pastizales o pajonales, arbustales abiertos y roquedales, la gran mayoría en zonas elevadas y con pendientes. Hay presencia de ganado vacuno y equino. Los bosques afectados representarían entre el 10 y el 30 por ciento de la superficie afectada, un porcentaje que no es más alto solo porque el bosque cada vez se retrae más y ya queda relativamente poco. Se calcula que sólo queda en pie el 3 por ciento del bosque nativo que había a principios del siglo XX.

Argañaraz advierte para evaluar el daño económico que hay que tener en cuenta la pérdida de recurso forrajero y ganadero, la reparación de alambrados y la plata que se gasta en extinguir el incendio a partir del avión hidrante y del combustible. Asimismo, hay un enorme daño que es imposible de medir en términos de erosión de suelo, consumo de oxígeno y emisión de dióxido de carbono, afectación del agua y pérdida de bosque.

Rubén Guinzburg, investigador del Grupo de Estudios de Sistemas Ecológicos en Ambientes Agrícolas de la FCEN-UBA, explica que en general los fuegos tienen un origen intencional vinculado a estimular el rebrote para alimentar el ganado. “Los focos fácilmente se salen de control porque estamos en presencia de la peor sequía en cuarenta años. Es un territorio muy favorable al fuego porque la expansión agrícola llevó a la ganadería a zonas en donde había bosque nativo, que es un ecosistema que impide la expansión del fuego”, indica. También hay informes que relatan las numerosas causas en la justicia cordobesa por incendios intencionales con fines especulativos en zonas en donde se apunta al desarrollo turístico, ganadero y minero.

Un problema global

En una entrevista publicada el pasado fin de semana a raíz de los incendios en California, Niklas Hagelberg, experto de cambio climático del United Nations Environmental Programme (UNEP), planteó que “en los últimos años vimos un crecimiento en la temperatura promedio, lo cual lleva a un aumento en la evaporación, junto a extendidas sequías. El ecosistema es tan seco después de muchos años de cambio gradual que hay un aumento en la frecuencia y la intensidad de los fuegos. La temporada de fuegos en los Estados Unidos es ahora 75 días más larga que en 1970. El planeta está alrededor de 1,1 grados más cálido que en la etapa pre-industrial y esto ya está cambiando el mundo alrededor nuestro. Entonces eventos que sucedían cada cien años ahora ocurren cada diez años”.

El informe “Salud, incendios y cambio climático en California”, editado por la Universidad de Berkeley, muestra que quince de los veinte peores incendios en la historia de la región ocurrieron en los últimos veinte años y que esto se debe en buena medida a que el período de lluvias se achicó y por ello las secas llegan antes y se van después. Desde principios de año, en California se quemaron 2 millones de hectáreas.

El año pasado, Australia fue noticia en todo mundo a raíz del “verano negro”, cuando se quemaron 18,6 millones de hectáreas. En tanto, un punto central de la problemática global del fuego es el Amazona, en donde desde principios de año hasta hace unas semanas se habían detectado 63 mil incendios en un contexto de destrucción intencional de la selva para el uso de la ganadería.

Página 12


Los focos de calor diario de este año superan a los de 2019 en un 22%

La Autoridad de Bosques y Tierras (ABT) informó que los focos de calor superan -en promedio- en 22% a los que se registraron el pasado año. El dato está en el reporte de esta entidad realizado del 28 de septiembre al 4 de octubre reciente.

“El promedio diario en esta última semana ha sido de 3.879 focos de calor, mayor que el promedio de 2019, que registró 3.173 focos por día, representando un aumento aproximado del 22%”, dice el informe de la ABT. Actualmente hay 57 incendios forestales activos en el país en los departamentos de Beni, Santa Cruz y Chuquisaca. La superficie afectada alcanza a más de 1,3 millones de hectáreas, menos que el total registrado en 2019, que superó las cinco millones de hectáreas, agrega el informe.

Más de 10.562 focos de calor, que representan el 39%, se encuentran en áreas sin cobertura, lo que significa que las tierras estaban destinadas a la producción agropecuaria, y 16.590 incendios, que significan el 61%, se localizan en áreas con bosques y matorrales.

Sin autorización

La ABT monitoreó y fiscalizó 16.429 focos de calor detectados en áreas no autorizadas. Identificó 243 predios en seis departamentos que están siendo notificados con el inicio de procesos administrativos. Muchos de los incendios se han desarrollado en zonas donde no se realizan actividades productivas, por lo que se cree que son intencionados. Las denuncias penales suman 20 y hay más de 500 procesos administrativos, manifestó el director ejecutivo de la ABT Víctor Áñez.

Chuquisaca

Autoridades de Chuquisaca pidieron ayuda internacional para sofocar los incendios que afectan el país. “Solicitar ayuda internacional toda vez que hasta la fecha el nivel central no tiene la capacidad financiera para atender el desastre por incendios en Bolivia”, señala el documento.

El fin de semana, esta Gobernación declaró desastre departamental por los incendios forestales en 19 municipios y la sequía en otros tres. Sólo en siete comunidades el fuego consumió unas 15.000 hectáreas, declaró el alcalde de Huacaya Henry Nogales.

Testimonios

Los brigadistas trabajan sin barbijo, guantes ni gafas en el Chaco chuquisaqueño por lo que piden colaboración. “No tenemos insumos para enfrentar esta bestia, nos sentimos impotentes. Ayúdennos a conseguir algo para pelear con el fuego, nos quemamos las manos por no tener guantes”, lamentó el brigadista Nevere Gareca y añadió que recorren largos tramos a pie para trasladar agua en botellas desechables.

El Ministro de Defensa vistará hoy Macharetí, la zona más afectada de Chuquisaca.

Santa Cruz

Mientras en Santa Cruz se registraron cuatro nuevos puntos de fuego, en total son 47 incendios forestales. Según la Secretaría de Medio Ambiente de la Gobernación, son 19 los municipios afectados.

Al municipio de Cabezas llegaron ayer 110 voluntarios de la Policía Boliviana para ayudar a controlar y sofocar el fuego. El subalcalde del lugar Rubén Villalba dijo que están esperando que llueva.

Ayer, el ministro de Defensa Fernando López visitó junto con otras autoridades la región de Roboré y San Matías, adonde el Gobierno envió más recursos humanos, maquinaria y combustible.

Página Siete


VOLVER

Más notas sobre el tema