Más violencia a días de los comicios – Opinión, Bolivia

658
Contexto de Nodal
El 18 de octubre Bolivia realizará nuevas elecciones presidenciales y legislativas luego de las realizadas en 2019 que concluyeron con un golpe de Estado contra el gobierno de Evo Morales. El Tribunal Supremo Electoral ratificó la fecha de votación promulgada por la presidenta de facto Jeanine Añez. Para ganar en primera vuelta la persona elegida deberá alcanzar más del 50% de los votos o un mínimo de 40% con una diferencia de 10 puntos sobre la segunda. Además de presidente y vice se eligen 36 bancas del Senado, 130 diputaciones y nueve representantes ante organismos supraestatales.

Los conceptos vertidos en esta sección no reflejan necesariamente la línea editorial de Nodal. Consideramos importante que se conozcan porque contribuyen a tener una visión integral de la región.

Las acciones violentas, amenazas y amedrentamientos a algunos candidatos y organizaciones políticas en carrera electoral, así como huelgas de algunos sectores que reclaman atención a sus demandas sectoriales son la antesala a los comicios generales que se celebrarán en el país el 18, para elegir al nuevo Presidente que gobernará Bolivia en los próximos cinco años.

El viernes, una casa de campaña de Comunidad Ciudadana (CC) fue atacada en Villa Pagador, zona sur de Cochabamba, provocando daños materiales de consideración y varios militantes resultaron heridos. El domingo esa misma organización política fue víctima de agresiones cuando realizaba campaña en la localidad de Pojo. La candidata a primera senadora por Cochabamba, Andrea Barrientos, llevó la peor parte porque un petardo pasó cerca de su oído. Los militantes fueron amedrentados y tuvieron que abandonar el lugar tras los hechos violentos porque, según dijeron, estaba en riesgo su propia vida.

En los últimos días se han reportado hechos violentos en varias regiones del país; en la mayoría de las denuncias están involucrados militantes y simpatizantes de CC y el Movimiento Al Socialismo (MAS) que son los partidos que lideran las encuestas de preferencia de los electores.

Lo que menos necesita el país y los electores en estos momentos es que se reporten hechos de violencia que alteran la tranquilidad y la paz.

Por otro lado, a las acciones agresivas se suman las amenazas lanzadas por candidatos y militantes del MAS, quienes han manifestado que volverían a las calles si es que no ganan las elecciones.

El ambiente previo a los comicios se calienta aún más con la protesta que mantiene un grupo de la Resistencia Juvenil Cochala (RJC) y cívicos del país en Sucre. Ellos piden la renuncia del fiscal General, Juan Lanchipa, a quien acusan de favorecer al partido del expresidente Evo Morales.

Mantienen una vigilia en las puertas de la Fiscalía en la capital del país. Ayer, protagonizaron acciones violentas y la Policía tuvo que utilizar agentes químicos para mantener la paz y tranquilidad en el lugar. Ahora, amenazan con radicalizar la protesta y anuncian que en las próximas horas llegarán “refuerzos” de varias ciudades.

También hay otras manifestaciones, aunque son aisladas y con demandas sectoriales que están alterando la paz en algunas ciudades de Bolivia.

Cuando faltan solo 11 días para que siete millones de bolivianos vayan a las urnas a elegir a los nuevos gobernantes es necesario que los actores políticos reflexionen y, en lugar de perder el tiempo protagonizando acciones violentas que les puede restar votos, deberían aprovechar esas semanas para acercarse a los votantes y explicarles sus propuestas, ya que hay un porcentaje elevado de ciudadanos que aún no han definido a quien apoyar. Urge mantener un clima de paz, tranquilidad y seguridad para votar o ¿hay algo más por detrás?

Opinión


VOLVER

Más notas sobre el tema