Perú | El Congreso debatirá el 31 de octubre si hay o no una nueva moción de censura contra Vizcarra

644

El Congreso peruano votará el sábado próximo para decidir si habrá una nueva moción de censura contra el presidente, Martín Vizcarra, en relación a unas acusaciones de corrupción por su presunta participación en la causa de corrupción conocida como Lava Jato.

La votación en el Congreso está pautada tres días antes de que el mandatario declare ante el equipo especial Lava Jato, que investiga el “Caso Club de la Construción”.

Tres testigos aseguran que Vizcarra recibió un soborno de 1,3 millones de soles (unos 282 millones de pesos argentinos) cuando era Gobernador de la región de Moquegua, en el sur del país, a cambio de facilitar una serie de contratos públicos, según el diario local El Comercio.

Para que la moción de censura sea aceptada, necesita el voto afirmativo del 40% de la Cámara, el equivalente a 52 parlamentarios, mientras que para destituirlo hace falta sumar 87 votos contra el actual Presidente.

Anteriormente, Vizcarra también se había visto salpicado por el ‘caso Swing’ en el que se acusa a varios miembros del entorno del presidente de facilitar la contratación irregular del cantante Ricardo Cisneros.

Por dicho caso, Vizcarra superó hace apenas un mes una moción de vacancia en el Congreso, en la que 32 congresistas votaron a favor de su destitución, 15 se abstuvieron y 78 votaron en contra.

Días atrás, al tomar conocimiento de la medida, Vizcarra cuestionó que “tras un mes del debate y el archivo de una primera moción de vacancia se haya planteado por segunda vez una moción similar en el Congreso de la República”.

“Uno trata de encontrar explicación. Estamos a poco más de cinco meses de las elecciones. ¿Quién quiere patear el tablero de la democracia? Quizá quien ve que no tiene ninguna posibilidad en las elecciones. Entonces, pateo el tablero democrático”, denunció en un mensaje desde el Palacio de Gobierno.

La nueva moción de vacancia contra Vizcarra fue promovida por la bancada Unión por el Perú (UPP) y contó con firmas de congresistas de Podemos Perú, Acción Popular y Frente Amplio.

Varios partidos políticos ya adelantaron que no apoyarán la solicitud, por lo que no está claro que se logren obtener los 52 votos necesarios para avanzar.

Desde que fuera admitido en la Constitución en la reforma de 1993, los procesos de vacancia contra un Presidente fueron puestos en marcha en cuatro oportunidades.

La primera ocasión se produjo en 2010 y derivó en la destitución de Alberto Fujimori, quien días antes había renunciado al cargo desde Japón.

El antecesor de Vizcarra, Pedro Pablo Kuczynski, fue sometido a dos procesos de vacancia en tres meses y, tras salir airoso del primero, en diciembre de 2017, renunció en marzo de 2018 para evitar ser destituido.

Entonces fue reemplazado justamente por Vizcarra, que era su primer vicepresidente, y que en septiembre pasado logró salir victorioso de la cuarta moción de vacancia aprobada en la historia del país.

Télam


Los otros intereses que se esconden detrás de la vacancia a Martín Vizcarra

Wilder Pari (*)

Autoridades y funcionarios, coincidieron en que detrás de los pedidos de vacancia contra el presidente Martín Vizcarra, se acogerían otros intereses. Así, antes que un espíritu sancionador contra los presuntos hechos de corrupción, se superpondrían motivaciones de diferentes tiendas políticas.

El Frente Amplio es una de las bancadas que presentó la última moción de vacancia, luego de conocerse más implicaciones de Vizcarra con el Club de la Construcción, durante su paso como gobernador de Moquegua. El parlamentario, José Luis Ancalle, descartó que su partido tenga segundos propósitos, pero aceptó que otras tiendas podrían verlo como una oportunidad.

“Dentro del Poder Legislativo, lamentablemente, las buenas intenciones, a veces son empañadas por intereses políticos, pero no tienen nada que ver con el Frente Amplio”, sostuvo Ancalle.

El legislador de izquierda acepta que una muestra de estos intereses subalternos, es el audio del líder etnocacerista, Antauro Humala, quien desde la cárcel, defendía la primera vacancia presidencial y apoyaba al presidente del Congreso Manuel Merino. La bancada de Humala, UPP, promovió los dos intentos de vacancia contra Vizcarra.

Algunos analistas, consideran que con la caída de Vizcarra, Antauro buscaría su libertad para postular a la presidencia. El cumple una condena hasta el 2024, por el Andahuaylazo.

Por ahora el Frente Amplio no declinó de su moción. Ancalle considera que si la iniciativa obtiene los votos suficientes, deberá seguir su curso. En el proceso de vacancia, recién decidirán votar a favor o en contra.

“Es cierto que puede haber otros intereses (…) pero también existe la falta de idoneidad ética del presidente, ligado al Club de la Construcción, eso no podemos dejarlo pasar por agua tibia”, dijo.

De otro lado, el gobernador regional de Cusco, Jean Paul Benavente, señaló que deben establecerse los reales motivos de los propulsores de la vacancia presidencial. “Debemos evaluar cuáles son las pretensiones de estas personas que tratan de generar zozobra y, en lugar de plantear reformas serias, generan este tipo de problemas”, manifestó el gobernador.

Ministros se pronuncian

En su paso por Arequipa, la ministra de Desarrollo e Inclusión Social, Patricia Donayre, dijo que una motivación detrás de la vacancia, sería el aplazamiento de las elecciones. Vizcarra reveló el lunes, que representantes de Acción Popular y Alianza para el Progreso, le hicieron el pedido.

“En la política siempre hay un juego de intereses, eso no lo podemos negar. Hemos visto una publicación con declaraciones de congresistas en el mes de abril, de modificar el cronograma electoral. Y aparentemente esa sería la intención, alargar el proceso electoral unos años más”.

Mientras que en Cusco, el ministro de Vivienda, Carlos Lozada, expresó que hay un intento de desestabilizar el sistema democrático. “Está claro que hay una intención también de romper el orden constitucional. Nosotros lo lamentamos. Los audios demuestran que hay un objetivo subalterno”.

La República


VOLVER

Más notas sobre el tema