República Dominicana | Luis Abinader: “China no puede invertir en áreas estratégicas porque la decisión es tener una alianza con Estados Unidos”

920

Luis Abinader: China puede invertir en áreas que no son estratégicas para el Gobierno

El presidente Luis Abinader declaró este viernes que el Gobierno dominicano ha decidido tener una alianza estratégica con los Estados Unidos y que ha dejado clara esa decisión a China.

“Si China quiere invertir en áreas no estratégicas del Gobierno dominicano es bienvenida su inversión, pero la decisión del Gobierno dominicano es tener una alianza estratégica con los Estados Unidos”, dijo el presidente Abinader durante una entrevista en inglés con el centro Wilson.

“Repito. Hemos sido claro en esta posición. Mi posición es que nosotros necesitamos estar en temas de alianzas estratégicas con los Estados Unidos”, expresó.

Al cuestionarle cuáles son esos temas estratégicos, Abinader dijo: “Puertos, aeropuertos, telecomunicaciones. Todas esas áreas, a eso me refiero”.

El mandatario señaló que en varios escenarios ha hablado de que el país necesitar priorizar la relación con los Estados Unidos. “Una relación especial de respeto porque tenemos los mismos valores”, dijo.

Diario Libre


Abinader se alínea con Trump sobre tema israelí

El gobierno dominicano ha dado un paso audaz en su política exterior al convertirse en apenas el cuatro país que se alinea con Estados Unidos de mudar sus embajadas a Jerusalén, con lo que de manera implícita reconoce a esta ciudad como la capital de Israel contrariando una resolución de las Naciones Unidas que recomienda no hacerlo debido a que también Palestina reclama derechos sobre ese territorio.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, conmovió al mundo árabe cuando en 2018 anunció su decisión de trasladar la embajada de su país de Tel Aviv hacia Jerusalén, en un reconocimiento de esta ciudad como la capital de Israel.

Sin embargo, el mundo se mantuvo cauto y no se produjo un efecto dominó como se esperaba. Solo Guatemala siguió los pasos de Trump y Paraguay también anunció que lo haría, pero cuatro meses después un nuevo gobierno paraguayo revertió la decisión.

Recientemente Serbia anunció lo propio, mientras que Kosovo también regularizaba sus relaciones diplomáticas con Israel.

Este viernes, la cancillería dominicana anunciaba que contempla mudar su embajada en Israel desde Tel Avi ha Jerusalén.

Hasta el momento del reconocimiento de Estados Unidos de Jerusalén como capital de Israel, ninguna otra nación lo había hecho, tras la anexión israelí de la parte oriental de la urbe en 1980, la ONU llamó a la comunidad internacional a retirar sus delegaciones de la Ciudad Santa.

Aunque Israel considera a Jerusalén su capital, la soberanía del país sobre la parte oriental de la urbe (Jerusalén Este) no está reconocida por gran parte de la comunidad internacional, y los palestinos quieren establecer allí la sede de su futuro estado.

Israel tiene la peculiaridad de ser considerada la ciudad Santa de los judíos, los cristianos y los musulmanes y Palestina lo tiene como parte de su territorio y espera que en el reconocimiento del Estado palestino sea allí donde pueda instalar la sede de su gobierno.

El ser considerada como una ciudad sagrada por los fieles de las tres grandes religiones monoteístas —judíos, cristianos y musulmanes— paradójicamente convirtió a Jerusalén en objeto de numerosas disputas que, a lo largo de siglos, derivaron en reiteradas conquistas y reconquistas.

Cuando en 1947 la Asamblea General de la ONU aprobó la resolución 181 para la partición de Palestina en un Estado judío y otro árabe, se pensó en considerar a Jerusalén como una «entidad aparte», una ciudad internacional que sería administrada durante diez años por la ONU antes de realizar un referendo para definir su destino.

El documento preveía además garantizar la protección, el libre acceso y la libertad de culto en los lugares sagrados de la ciudad, no solo para sus habitantes sino incluso para los extranjeros sin discriminación por causas de nacionalidad.

Este plan no llegó a aplicarse debido al estallido de la primera guerra árabe-israelí en 1948, que en la práctica derivó en la división de la ciudad en dos partes: Jerusalén este, bajo control árabe; y Jerusalén oeste, en manos de Israel.

La parte oriental de Jerusalén, que incluía la ciudad vieja y los lugares sagrados, quedaron en manos de Jordania desde entonces hasta 1967, cuando durante la Guerra de los Seis Días, Israel quedó en control de toda la ciudad.

Entonces, la Knesset (el Parlamento israelí) aprobó una ley de protección a los lugares sagrados, en la que garantizaba el acceso a estos por parte de los fieles de las distintas religiones.

Además, el gobierno israelí hizo un acuerdo con el Waqf islámico de Jerusalén, una fundación religiosa musulmana que quedó a cargo de la administración de lugares sagrados como la Explanada de las Mezquitas (o el Monte del Templo, para los judíos), complejo dentro del cual se encuentra la mezquita de Al Aqsa y el Domo de la Roca.

El Día


Luis Abinader: Situación de Haití es uno de los principales problemas del Gobierno dominicano

El presidente de República Dominicana, Luis Abinader, afirmó este viernes que la situación de Haití es uno de los principales problemas para el Gobierno dominicano.

Explicó que la falta de estabilidad en el vecino país y su pobreza, su estado de crisis y la gente en las calles es una situación difícil de controlar. Dijo que lamentablemente el gobierno haitiano no tiene las fuerzas para controlar la situación.

Indicó que proteger la frontera resulta muy costoso para República Dominicana, donde hay cerca 7,000 soldados y unos 800 miembros del Cuerpo Especializado en Seguridad Fronteriza Terrestre (CESFRONT), lo cual resulta muy costoso.

Agregó que se están buscando formas más tecnológicas para proteger la frontera.

Ayuda internacional

El presidente dominicano manifestó que puede convertirse en vocero en otros países de América, Francia (que tiene lazos históricos con Haití), Canadá y otras naciones para en conjunto implementar un plan de desarrollo para guiar a la vecina nación hacia la prosperidad y la democracia.

Dijo, no obstante, que esto no es tarea fácil porque es muy difícil ayudar a esa nación por la estructura de su Gobierno, pero entiende que un cambio en la Constitución, que se está planteando en estos momentos, podría ser un paso importante para ayudarles a tener un Gobierno más fuerte y a salir de la anarquía.

Listin Diario


VOLVER

Más notas sobre el tema