Secretario general de la ONU afirma que durante la pandemia 45 millones de personas cayeron en la pobreza en América Latina

1.040

Fatal para AL, retraso en el acceso a la vacuna contra el Covid: ONU

América Latina y el Caribe no pueden aceptar que un retraso en el acceso a la vacuna (contra Covid-19) amplíe las brechas de la desigualdad que hay ahora, afirmó António Guterres, secretario general de la Organización de Naciones Unidas.

La abrupta recesión que llegó con la pandemia ha llevado en la región a 44 millones de personas al desempleo, a 45 millones a la pobreza y a 28 millones a que no puedan cubrir necesidades básicas al sumarse a la pobreza extrema, explicó en su discurso inaugural del 38 periodo de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Durante el encuentro –que por la pandemia se lleva a cabo de manera remota por primera ocasión–, Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Cepal, explicó que la crisis sistémica que detonó el Covid-19 y las medidas para contenerlo aumentarán 4.1 por ciento los indicadores de desigualdad en la región, lo que implicará un retroceso de casi 15 años.

Adelantó que las recomendaciones de política pública para acelerar la recuperación económica se enfocarán en dar impulso a siete sectores, entre ellos la transición energética, la movilidad eléctrica del transporte público, la manufactura de insumos para la salud, la economía circular, la bioeconomía y el turismo sostenible.

Otros organismos internacionales también se pronunciaron sobre la condición de América Latina durante el encuentro. Kristalina Georgieva, directora gerente del FMI, explicó que en esta región se espera una de las recuperaciones económicas más lentas.

Estimados del FMI apuntan a que el producto interno bruto (PIB) de América Latina no regresará a niveles previos a la pandemia sino hasta 2023, e incluso esta proyección es incierta, reconoció Georgieva. Recomendó no retirar apoyos fiscales abruptamente y consignó que el organismo ha dado financiamiento a la región por 64 mil millones de dólares en estos países.

Ángel Gurría, secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, recalcó que América Latina y el Caribe enfrentan una de las crisis más graves de su historia, por lo que la única manera de salir de dicha recesión es reconstruir mejor, con bienestar y cohesión social. Con un nuevo pacto social, incluyente, sustentable, innovador y colaborativo.

Recalcó que la pandemia ha evidenciado los enormes riesgos de tener niveles de desigualdad tan altos y las barreras sistémicas para mujeres, indígenas, migrantes y jóvenes. Problemas a los que se suma que 64 por ciento de los ciudadanos en la región no confían en sus dirigentes, la productividad que hasta el año pasado era 40 por ciento del promedio de la OCDE y la baja recaudación a la que se suman los costos fiscales, la evasión y la elusión.

Más tarde, Fernando Lorenzo, presidente de la Red Sudamericana de Economía Aplicada, aseguró que los organismos financieros internacionales necesitan mayores recursos para responder a las necesidades de restructuraciones de endeudamiento que van a ser más generalizadas de lo que se cree en América Latina.

Entrado el último trimestre de año se estima que parecen haberse superado los efectos más dramáticos sobre la actividad económica; sin embargo, dadas las condiciones de financiamiento actuales, la política fiscal está sola y el margen de ésta se irá reduciendo a medida que dure la pandemia, abundó.

La Jornada


COMUNICADO | COSTA RICA ASUME LA PRESIDENCIA PRO TÉMPORE DE LA CEPAL

Costa Rica inauguró este lunes la ceremonia del 38° período de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) asumiendo la presidencia pro témpore por el período del 2020-2021, por espacio de dos años.

El gobernante costarricense declaró: “Hemos asumido esta presidencia con mucho entusiasmo y estamos comprometidos en impulsar el mandato de esta Comisión, considerando los principios de cooperación internacional, solidaridad y promoción de los derechos humanos, sin dejar a nadie atrás”.

En la sesión inaugural estuvieron también presentes el Secretario General de las Naciones Unidas, Antonio Guterres; el Secretario General de las Organización de Cooperación y Desarrollo, Angel Gurría; la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva; la Vicesecretaria General de las Naciones Unidas, Amina Mohammed; la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena; y el canciller de Costa Rica, Rodolfo Solano.

En su intervención, que se prolongó por 16 minutos, el presidente Carlos Alvarado se refirió a los impactos del COVID-19 en el mundo, que han agudizado aún más la desigualdad y la pobreza, así como al alto endeudamiento y el escaso espacio fiscal que limitan las posibilidades de los estados de responder de manera adecuada a la crisis sanitaria e invertir oportunamente para apoyar a las poblaciones más afectadas.

En ese contexto, planteó la necesidad de fortalecer y universalizar nuestros sistemas de salud, haciendo un llamado para acordar un “Plan Global” que nos permita, mediante una respuesta multilateral coordinada, recuperarnos de la pandemia y sus consecuencias.

Asimismo, solicitó el apoyo internacional para las iniciativas impulsadas por Costa Rica como son el Repositorio de Acceso a Tecnologías contra el COVID-19 (C-TAP) y el Fondo para Aliviar la Economía COVID-19 (FACE).

En respuesta a su llamado, tanto Angel Gurría como Alicia Bárcena resaltaron la trascendencia de la propuesta FACE, que busca proveer a los países en desarrollo los fondos necesarios para hacer frente a los impactos socioeconómicos de la pandemia sobre la economía y las personas, en términos concesionales y solidarios.

“Gracias señor presidente por esta iniciativa que nos recuerda el principio de responsabilidades recíprocas entre el mundo desarrollado y los países en desarrollo”, indicó Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL.

Una transformación necesaria

Asimismo, Alvarado se refirió a acciones puntuales que se impulsan en el país orientadas al cambio de patrones de consumo así como negocios e inversiones dirigidas hacia la sostenibilidad, las energías limpias y la descarbonización.

“Las soluciones a los desafíos actuales, basadas en la naturaleza como la agroecología, pueden ser instrumentos para restaurar ese balance, contribuyendo al aumento de la productividad y conservando al mismo tiempo los ecosistemas y los servicios que estos prestan”, reflexionó el gobernante costarricense.

Alvarado hizo referencia a la estrategia que lleva adelante Costa Rica para enfrentar la crisis, buscando potenciar las habilidades, destrezas, conocimientos y aportes al mercado de trabajo de todos -en particular de las mujeres-, la innovación, la digitalización y la generación de mayor valor agregado en la producción, creando capacidades y ampliando el acceso a las tecnologías y la conectividad.

Periodo de sesiones

Este martes, se realizará la presentación del documento de la CEPAL “Construir un nuevo futuro: una recuperación transformadora con igualdad y sostenibilidad”, que presentará una serie de propuestas de políticas públicas y recomendaciones donde también participará el presidente Alvarado.

El miércoles, los vicepresidentes de Costa Rica, Epsy Campbell y Marvin Rodríguez, participarán activamente de eventos de alto nivel.

La vicepresidenta Campbell, junto con CEPAL y UNFPA, presentará el informe “Afrodescendientes y la matriz de la desigualdad social en América Latina: retos para la inclusión”, un documento con un panorama actualizado sobre las desigualdades experimentadas por la población afrodescendiente de América Latina, en ámbitos claves del desarrollo como la incidencia de la pobreza, el acceso a la infraestructura básica, a la educación, a la salud, al trabajo decente y a la protección social.

Por su parte, el vicepresidente Rodríguez participará del evento: “Personas mayores, derechos humanos y protección social en el marco de la pandemia por COVID-19”. El vicepresidente elaboró un documento, con el apoyo técnico de la sede subregional de la CEPAL en México, que servirá de base para los debates del evento de alto nivel.

En este período de sesiones, que se extenderá hasta el miércoles 28 de octubre, se rendirá cuenta de las actividades de la CEPAL en 2019 y se analizarán las prioridades de la agenda de desarrollo sostenible en la región en un escenario caracterizado por la crisis provocada por la pandemia. También se presentarán políticas y propuestas para una recuperación transformadora con crecimiento, igualdad y sostenibilidad.

Presidencia de Costa Rica


México | Ebrard propone una asamblea extraordinaria en Naciones Unidas para apoyar la recuperación

Con la premisa de que América Latina y el Caribe verán un aumento en la desigualdad con el paso de la crisis por el Covid-19, Marcelo Ebrard Casaubon, secretario de Relaciones Exteriores de México, propuso a sus pares de la región impulsar una asamblea extraordinaria en la Organización de Naciones Unidas durante 2021, en la que se sienten las bases para la recuperación económica.

Subrayó que, a diferencia de las economías de Europa, América Latina no puede costear el endeudamiento para responder a la crisis. La solidaridad ha existido entre esos países y nosotros en muchos sentidos, nos han compartido demasiadas cosas, pero no en lo que hace al esfuerzo financiero y a las bases de la recuperación, sostuvo en el 38 periodo de sesiones de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Tras escuchar a sus pares de Argentina, Costa Rica y Guatemala, reconoció que las soluciones unilaterales que cada país pueda llevar a cabo no van a ser suficientes por su magnitud ni eficaces cualitativamente porque ya se han ensayado muchas ocasiones sin éxito.

Con un rebrote del Covid-19 al aproximarse el invierno en el hemisferio norte, ya asumido por el canciller, reconoció que el impacto económico para 2021 puede ser peor, por lo que reiteró a los países de AL la invitación a trabajar un punto en común para exponer a organismos financieros y otras economías la situación de la región.

Los organismos financieros estiman que América Latina se recupere al último de la crisis y se ahonden las brechas de desigualdad. Algunas economías de la región no tienen acceso a los mercados internacionales, otras se costean con tasas elevadas al comparar con los financiamiento en cero que están recibiendo economías avanzadas y otras tienen alto endeudamiento.

Sin embargo, la Iniciativa de Suspensión del Servicio de la Deuda que impulsan el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y el G20, o un mecanismo similar, no se ha resuelto para economías de América Latina, en su mayoría consideradas de ingreso medio, porque el alivio se ha dado únicamente para los países más pobres del mundo. Y ello sin cooperación del sector privado y con los intereses acumulándose a los pagos que a mediados de junio de 2021 los países beneficiados deberán pagar.

La Jornada


VOLVER

Más notas sobre el tema