Bolivia | Una multitud recibió a Evo Morales en Chimoré: “Somos millones”

932

Una muchedumbre recibe a Morales como un héroe en el Chapare: ‘¡Volvimos millones!’

Por Miguel Gómez

Hace un año, Evo Morales era obligado a dejar el país. Tomaba un avión con destino a México, luego que le advirtieran que su vida corría peligro. Un día antes, acorralado, había renunciado a la Presidencia. Ese 11 de noviembre de 2019 lanzó la frase de Túpac Katari: “Volveré y seré millones”. Este miércoles, fue recibido por decenas de miles en su bastión, el Chapare, y pidió cuidar a su “delfín”, Luis Arce, quien fue posesionado presidente el anterior domingo.

“Somos millones”, arengó el cocalero al arribar a un atiborrado aeropuerto de Chimoré. Lo hizo en compañía de su exvicepresidente, Álvaro García Linera, quien lo acompañó en su mandato que inició en 2006 y fue cortado en noviembre, en medio de protestas cívicas, un motín policial y unas insubordinadas Fuerzas Armadas que le pidieron la dimisión, a la par de un polémico informe de la OEA que alimentó la teoría del fraude en las elecciones de ese año.

Visiblemente emocionado, el exmandatario llegó a la meta de su periplo de retorno que empezó el domingo, cuando llegó a La Quiaca, localidad fronteriza argentina. La siguiente jornada entró a Bolivia por Villazón, acompañado de su protector, el presidente de Argentina, Alberto Fernández, quien le dio refugio político. Luego, recorrió triunfalmente, con una caravana, por Potosí, Oruro (donde visitó su natal Orinoca) y este miércoles arribó al Chapare.

Morales expresó su alegría y mostró en un video a la muchedumbre que lo esperó y escuchó su discurso. “¡Volvimos millones! Desde los cuatro puntos cardinales de #Bolivia llegaron hasta Chimoré para formar un solo pueblo de más de un millón de corazones, en uno de los encuentros más impresionantes de los últimos años. Gracias, hermanas y hermanos” (sic), escribió en su cuenta personal de la red Twitter, que captó miles de reproducciones.

Eso no fue todo. “Un año atrás salimos del aeropuerto de Chimoré y dijimos que volveríamos millone. Aquí estamos, millones hoy. A nombre de las víctimas de las masacres, de los perseguidos y exiliados, a nombre de todos los que sufrieron, muchas gracias, hermana y hermanos, por no abandonarnos” añadió en la red social, en clara referencia a lo ocurrido en el gobierno transitorio de Jeanine Áñez, quien tomó las riendas del país el 12 de noviembre de 2019.

“Hermanos y hermanas, yo vuelvo y quiero decirles no soy vengativo, no vengo a vengarme con nadie, solo quiero decir que me dejen trabajar, somos trabajadores», dijo el líder cocalero ante sus seguidores. Estoy impresionado, (pero) esta es la unidad del pueblo boliviano… Yo siento que viene una dura lucha y tenemos que acompañar, tenemos que cuidar al hermano Lucho Presidente”, indicó sobre Arce, en su discurso, según una publicación de ABI.

Y comentó por qué se eligió al exministro de Economía como candidato del MAS: “Otro día les informaré de las reuniones (que tuvimos, pero) hay algunos compañeros que no querían que Lucho sea presidente y yo no podía entender (porque) era una cuestión económica, ya (había) empezado la crisis y necesitábamos otro candidato, entonces, no nos hemos equivocado en elegir al hermano Lucho (como) candidato (porque) ganamos (las elecciones de octubre)».

El Movimiento Al Socialismo (MAS) logró el 55,10% de los votos. “Tenemos que tener una buena lectura política para defender nuestro proceso de cambio, pero yo digo, con esta clase de actos, realmente derrotamos a la derecha y vamos a seguir derrotando a la derecha porque somos un pueblo organizado y movilizado, que tiene un proyecto político, que tiene su programa y que hemos demostrado en corto tiempo cómo se puede cambiar Bolivia».

Así, Morales ya está nuevamente en Bolivia, queda esperar si cumple los anuncios que hizo, de dedicarse plenamente a la formación de liderazgos y ser una especie de guía de su partido, de los militantes de éste; no ser parte del mandato de Arce. O cumplir sus deseos que expresó constantemente: retornar a su chaco, dedicarse a las tareas agrícolas, tener un restaurante para atender a la gente y contarle sus experiencias, y administrar un criadero de peces tambaquí.

La Razón


García Linera acusa de racistas a opositores y dice que son “la basura de la historia”

En el regreso de Evo Morales a Chimoré, el exvicepresidente Álvaro García Linera, su “compañero de la vida”, no se ahorró palabras para atacar a sus opositores señalando que fueron víctimas de un golpe de Estado. Les dijo a sus seguidores del Movimiento Al Socialismo (MAS) que no se deben descuidar porque, caso contrario, “los racistas” volverán.

“Hace un año en este lugar con el llanto en los ojos, Evo y su compañero de la vida, Álvaro, levantaban vuelo. La maldad se apoderaba de nuestro país, gente maligna, destructora, un año de infamia se apoderó de nuestra patria. Mataron a hermanos, quemaron casas de dirigentes, la casa del presidente Evo. Mataron en Senkata, en Sacaba, 35 muertos, 800 heridos a bala, y una pandilla de ladrones se apoderó del Estado y tiene nombre y apellido, Tuto Quiroga, Carlos Mesa, (Jeanine) Áñez, (Arturo) Murillo, toda la escoria de la historia se unió para atacar al Estado y al pueblo y destruir las conquistas sociales”, afirmó en su discurso de este miércoles.

Hoy, como se lo propuso, Evo retornó a Chimoré, desde donde hace exactamente un año voló a México en calidad de refugiado durante un mes; luego pasó a Argentina.

Los acusó de “conspirar contra Bolivia” durante un año con ayuda de Estados Unidos, embajadas extranjeras y de algunos empresarios; afirmó que “quisieron deshacerse del pueblo”, sobornando policías y miembros de las Fuerzas Armadas para matar al expresidente. Defendió que Evo tomó “la decisión sabia” de renunciar y no quedarse a “resistir” para evitar que más gente siguiera muriendo.

“Me puse como obligación: yo voy a cuidar a la vida de Evo y aquí vengo a dejar a Evo”, añadió al señalar que por Morales es que fue vicepresidente.

García Linera afirmó también estar orgulloso de estar al lado de Evo y le prometió que no lo abandonará.

“Siempre estaré a tu lado para luchar, para ayudarte (…) Estoy muy emocionado de estar aquí, ellos (sus opositores) ensangrentaban humillaban y dañaban. Nosotros somos sacrificados, no somos maleantes, no somos de odio. Ellos entraron con odio en los ojos. Nosotros nos fuimos con lágrimas y hoy volvemos para sembrar futuro, trabajo, igualdad y bienestar”.

En su discurso no dejó de atacar a sus opositores y señaló que mientras tenga vida, seguirá “luchando” por los más humildes.

“Ellos no son Bolivia, ellos son la basura de la historia que se fueron y ahora nuevamente el pueblo está en el poder y el pueblo no debe dividirse ni descuidarse porque los racistas van a querer volver”, concluyó.

Correo del Sur


El exministro Romero dice que le pidieron en la cárcel involucrar a Morales en un caso de narcotráfico

Por Carlos Corz

El exministro de Gobierno Carlos Romero reveló este miércoles que en la administración de Jeanine Áñez le pidieron en la cárcel involucrar al expresidente Evo Morales en un caso de narcotráfico, a cambio de “recibir ayuda” en el proceso legal instaurado en su contra y por el que estuvo detenido en la cárcel de San Pedro.

“Me pidieron que lo involucre a Evo Morales en caso de narcotráfico a cambio de recibir ayuda jurídica, me he resistido tenazmente, se lo he comunicado a él (Morales) telefónicamente y por eso me siento orgulloso”, aseguró en Chimoré, donde participó del acto de recibimiento al expresidente.

Romero fue involucrado en el caso de corrupción en la Unidad Ejecutora de Lucha Integral Contra el Narcotráfico (Uelicn), unidad dependiente del Ministerio de Gobierno. Se denunció que en esa entidad se direccionó contratos que superan los $ 50 millones para el mantenimiento de aeronaves empleadas en la lucha contra el narcotráfico.

Fue enviado a la cárcel y luego beneficiado con la detención domiciliaria. El juez primero anticorrupción de La Paz, Alan Zárate, dejó sin efecto la imputación contra el exministro.

Este miércoles estuvo en Chimoré, en el acto de masas que recibió a Morales, quien llegó a Bolivia el lunes tras permanecer en el exilio por cerca de un año. Romero destacó en una entrevista con Radio Kawsachun Coca el liderazgo de Morales.

La Razón


VOLVER

Más notas sobre el tema